so­le­dad

Ca­da nú­me­ro, tres lí­de­res de opi­nión nos de­fi­nen un con­cep­to des­de su pers­pec­ti­va y su ofi­cio.

Life and Style (México) - - OPINIÓN -

PI­LAR ADÓN EDI­TO­RA

Cuan­do era pe­que­ña, no me gus­ta­ba sa­lir a ju­gar, lo úni­co que que­ría era que­dar­me en ca­sa so­la y leer. Pun­to. La so­le­dad es un tér­mino que sue­le te­ner con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas. Es un tó­pi­co. La di­fe­ren­cia exis­te en­tre es­tar so­lo y sen­tir­se so­lo. Yo ne­ce­si­to es­tar so­la. Es­tar en so­le­dad pa­ra po­der es­cri­bir, pa­ra po­der leer. En­ton­ces pa­ra mí, nun­ca se­rá un as­pec­to ad­ver­so, por el con­tra­rio, tie­ne una con­no­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der desa­rro­llar lo que es mi pa­sión, que es la li­te­ra­tu­ra. Aun­que tam­bién com­pren­do la so­le­dad co­mo un mie­do. Co­mo con­se­cuen­cia, ca­da vez nos va­mos en­ce­rran­do más en no­so­tros mis­mos y de es­te cir­cui­to es de lo que a mí me gus­ta ha­blar en mis no­ve­las. El mie­do y la so­le­dad a ve­ces tie­nen una re­la­ción su­til, es al­go que im­preg­na nues­tras vi­das y des­de ahí me pre­gun­to: ¿Es la li­te­ra­tu­ra un lu­gar se­gu­ro? Pa­ra mí, ab­so­lu­ta­men­te, sí. La li­te­ra­tu­ra es el re­fu­gio ab­so­lu­to de la so­le­dad. Pi­lar es una es­cri­to­ra, edi­to­ra y tra­duc­to­ra es­pa­ño­la. Re­cien­te­men­te, pu­bli­có el li­bro de re­la­tos La vi­da su­mer­gi­da (Edi­to­rial Ga­la­xia Gu­ten­berg, 2017).

XA­VIER VE­LAS­CO ES­CRI­TOR

Siem­pre de­jo el al­ma en mis li­bros y eso ter­mi­na por va­ciar­te, cons­tan­te­men­te. Pe­ro lo que an­te­ce­de a ese va­cío, esa so­le­dad, es el mo­tor del to­do. El gran mo­tor. Tra­to de no de­jar en so­le­dad a mis li­bros y acom­pa­ñar­los. No los de­jo en el ol­vi­do y me com­pro­me­to con ellos y es, ca­si co­mo puen­te, que es­ta re­la­ción es la que me per­mi­te ex­pli­car­me qué es es­tar so­lo. Es­cri­bí, al­gu­na vez, que la in­ten­si­dad de una pa­sión se mi­de por la so­le­dad que la pre­ce­de, y creo fir­me­men­te que mi la­bor es no de­jar que mis tex­tos se que­den, de al­gún mo­do, so­los. Al me­nos, co­mo au­tor, es mi de­ber pro­vo­car que se mue­van, se dis­tri­bu­yan y no se que­den so­los. Así es co­mo en­tien­do tam­bién cuan­do yo es­toy so­lo. Cuan­do no quie­ro mo­ver­me ni pro­vo­car. Cuan­do, a vo­lun­tad, me quie­ro que­dar en so­le­dad. Cuan­do quie­ro el si­len­cio que sir­va jus­to co­mo anun­cio de que un nue­vo ob­je­to al que de­bo acom­pa­ñar es­tá por na­cer. Y la pa­sión lo avi­sa. Xa­vier es re­co­no­ci­do en Mé­xi­co y el mun­do gra­cias a su no­ve­la Dia­blo guar­dián, la cual se­rá adap­ta­da co­mo se­rie de te­le­vi­sión. Hoy, pre­sen­ta el li­bro de car­tas En­tre­ga in­sen­sa­ta.

BIBIANA CA­MA­CHO GUIO­NIS­TA

Pa­ra mí, la so­le­dad es un te­ma in­tere­san­tí­si­mo. Vi­vo cons­tan­te­men­te con ella. La es­cri­bo y tra­to de acer­car­me a ella a tra­vés de mi tra­ba­jo. Es­toy muy me­ti­da en eso. Na­ces y te mue­res so­lo. Tal vez sea un lu­gar, pe­ro, al fi­nal de to­do, es real. Pa­re­ce una pa­ra­do­ja y, al mis­mo tiem­po, es una cer­te­za. Tam­po­co creo que sea una ma­la con­di­ción. A mí me fas­ci­na es­tar so­la. Es el es­ta­do per­fec­to pa­ra crear, pa­ra que las his­to­rias se re­ve­len. El pro­ble­ma es jus­to no sa­ber es­tar so­los. Ocu­rre que hay una so­le­dad en la que tú bus­cas a los de­más pa­ra no en­fren­tar­te con­ti­go mis­mo, por­que a ve­ces no es lo más agra­da­ble. Creo que no­so­tros no nos cae­mos tan bien co­mo pen­sa­mos, y en­ton­ces no que­re­mos en­con­trar­nos. Ha­blar­nos. Pe­ro la so­le­dad es muy be­né­fi­ca y me pa­re­ce que de­be­ría­mos pro­pi­ciar­la un po­co más. En vez de juz­gar­la y eti­que­tar­la, de­be­ría­mos per­mi­tir y su­ge­rir que exis­ta co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Bibiana es na­rra­do­ra, edi­to­ra y guio­nis­ta te­le­vi­si­va. Es­te año, a tra­vés de edi­to­rial Al­ma­día, pu­bli­có su no­ve­la Lo­bo con la que bus­ca con­ti­nuar su ca­rre­ra co­mo na­rra­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.