SWEET & TEN­DER HOO­LI­GANS

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO AN­TO­NIO RO­SI­QUE FO­TOS GETTYIMAGES

La nue­va ge­ne­ra­ción de “ul­tras” ru­sos no tie­ne na­da que ver con los hoo­li­gans bri­tá­ni­cos o las ba­rras bra­vas sud­ame­ri­ca­nas de an­ta­ño. De he­cho, es­ta nue­va ca­ma­da de hoo­li­gans es de “al­to ren­di­mien­to”, y sus in­te­gran­tes ni si­quie­ra tie­nen vi­cios, co­mo las dro­gas o el alcohol, sino que su adic­ción es la vio­len­cia. Y es­to es al­go que po­dría man­char de ro­jo es­ta Co­pa del Mun­do.

LO LLA­MAN TE­RRO­RIS­MO DE­POR­TI­VO, PE­RO, PA­RA ELLOS, TO­DO SE RE­SU­ME A UN ES­TI­LO DE VI­DA. NA­CIE­RON EN EL REINO UNI­DO, PE­RO HOY NO HAY RIN­CÓN DEL MUN­DO DEL FUT­BOL QUE NO SU­FRA CON SUS ARREBATOS Y SU VIO­LEN­CIA Y RU­SIA NO SERÁ LA EX­CEP­CIÓN. LA PRE­GUN­TA ES­TÁ EN LA CANCHA: ¿TER­MI­NA­RÁ MAL LA FIES­TA DE LOS HIN­CHAS?

UNA DO­CE­NA DE VEIN­TEA­ÑE­ROS PRAC­TI­CA AR­TES MAR­CIA­LES EN UN GIM­NA­SIO DE ROS­TOV (RU­SIA). SI­GUEN, CON GRAN PRE­CI­SIÓN MI­LI­TAR, LAS ÓR­DE­NES DE SU EN­TRE­NA­DOR. QUIE­REN SER HOO­LI­GANS EN EL MUN­DIAL.

''No se pue­de fa­bri­car una dro­ga así. Si pu­die­ra em­bo­te­llar­la y guar­dar­la, ya lo ha­bría he­cho. Es el me­jor es­ti­mu­lan­te del mun­do”, con­fie­sa Ja­son Ma­rri­ner, quien, en su tiem­po, fue uno de los lí­de­res de los ‘Chel­sea Head­hun­ters’, uno de los gru­pos de hoo­li­gans más te­mi­bles de In­gla­te­rra.“Es mi­tad te­rror, mi­tad éx­ta­sis. Es la adre­na­li­na re­co­rrien­do tu cuer­po co­mo si fue­ra una co­rrien­te eléc­tri­ca”, re­cuer­da Tre­vor Tan­ner ex­miem­bro de la ‘Yid Army’, se­gui­do­res del Tot­ten­ham Hots­purs. “En los años 80, es­to era me­jor que el se­xo. En­tre una rubia y la vio­len­cia en el fut­bol, ele­gías la vio­len­cia, sin du­da al­gu­na”, cuen­ta Si­mon X, miem­bro de la ‘Sui­ci­de Squad’ del Burn­ley FC.

Es la vio­len­cia co­mo adic­ción. Es el ser hu­mano en una de sus peo­res ver­sio­nes. “Te­rro­ris­mo de­por­ti­vo”, le lla­man en In­gla­te­rra. Y co­mo ellos, fue­ron de­ce­nas de ban­das de “ul­tras” las que es­tre­me­cie­ron al fut­bol bri­tá­ni­co en­tre los años 60 y 80: los Bush­wac­kers, del Mill­wall FC; la In­ter City Firm, del West Ham Uni­ted; la Service Crew del Leeds Uni­ted, The Red Army, del Man­ches­ter Uni­ted; “The Ur­chins”, del Li­ver­pool FC, et­cé­te­ra.

“¿Es al­go más que una dro­ga? Cla­ro que lo es. Es un es­ti­lo de vi­da, una mo­da, una cul­tu­ra”, di­ce el actor bri­tá­ni­co Danny Dyer, quien pro­ta­go­ni­zó The Football Fac­tory (RU, 2004), una película de cul­to que re­tra­ta la vio­len­cia en el fut­bol in­glés y que ori­gi­nó una se­rie do­cu­men­tal ti­tu­la­da The Real Football Fac­to­ries (2006, Net­flix), mis­ma de la que se des­pren­den los tes­ti­mo­nios an­te­rio­res que de­jan en cla­ro, co­mo pun­to de par­ti­da, el origen de un fe­nó­meno que hoy le­van­ta mie­dos en Ru­sia. Y só­lo des­de aquí, po­de­mos en­ten­der al hoo­li­gan ru­so. LA HO­RA DE LA NUE­VA ES­PE­CIE Los chi­cos aho­ra ha­cen ab­do­mi­na­les. En el gim­na­sio de Ros­tov, ciu­dad se­de mun­dia­lis­ta pa­ra el Mun­dial Ru­sia 2018, la voz del en­tre­na­dor re­sue­na y ellos la si­guen. An­he­lan ganarse un lu­gar en la ‘Cen­tral Com­pany’, la ban­da de hoo­li­gans que se iden­ti­fi­ca con el Ros­tov FC. Pron­to, esos “no­va­tos” ten­drán su exa­men, y los que se desem­pe­ñen me­jor, se ganarán el ta­tua­je que les iden­ti­fi­ca­rá co­mo miem­bros. La “Cen­tral Com­pany” es só­lo una de las de­ce­nas de gru­pos vio­len­tos que han sur­gi­do en torno al fut­bol ru­so en las úl­ti­mas dos dé­ca­das: los “Gla­dia­do­res”, del Spar­tak de Mos­cú; los “Car­ni­ce­ros”, de Orel; el “Mu­sic Hall”, del Ze­nit de San Pe­tes­bur­go; los “Cor­ce­les va­lien­tes”, del CSKA Mos­cú, et­cé­te­ra.

Es­tas ban­das han es­ca­la­do el hoo­li­ga­nis­mo a un ni­vel alar­man­te. Son “ul­tras” de “al­to ren­di­mien­to”. “Al­gu­nos co­lec­cio­nan tim­bres pos­ta­les, o es­tam­pas, a otros le gus­ta el sen­de­ris­mo, o los au­to­mó­vi­les, no­so­tros pe­lea­mos en las ca­lles, en los par­ques. No veo na­da de ma­lo en ello. Na­die es­ta aquí a la fuer­za. Pien­so que es­to es me­jor que to­mar alcohol, fumar o con­su­mir dro­gas”, ex­pli­ca De­nis Nikitin, pe­lea­dor se­mi pro­fe­sio­nal de ar­tes mar­cia­les mix­tas e hin­cha vio­len­to, en el no­ta­ble do­cu­men­tal Rus­sian Hoo­li

gans: Sport Te­rro­rism (2017), pro­du­ci­do por la BBC. “Hu­bo una épo­ca en que, cuan­do se ha­bla­ba del hom­bre ru­so, se ha­cia men­ción del vod­ka, las gui­ta­rras y las bo­tas pe­lu­das, eso se aca­bó. Que­re­mos que di­gan que los hom­bres ru­sos somos pe­lea­do­res, gue­rre­ros, co­mo los osos ru­sos”, de­cla­ra De­nis.

El “hoo­li­ga­nis­mo” es un vi­rus muy vie­jo que ha infectado el fut­bol des­de sus orí­ge­nes. Hay re­gis­tros de vio­len­cia al­re­de­dor del jue­go des­de ha­ce sie­te si­glos. En 1314, el rey Eduar­do II de In­gla­te­rra prohi­bió el fut­bol en Lon­dres. Aque­lla ver­sión primitiva del jue­go se dispu­taba en las ca­lles e in­vo­lu­cra­ba a mul­ti­tu­des que pa­tea­ban, lan­za­ban o aca­rrea­ban una pe­lo­ta, he­cha con la ve­ji­ga de un cer­do, has­ta el ba­rrio o la vi­lla ve­ci­na. No ha­bía re­glas. Era un jue­go caó­ti­co que ge­ne­ra­ba dis­tur­bios y le­sio­nes; per­tur­ba­ba la paz en las ca­lles y afec­ta­ba el co­mer­cio. Una vez que el fut­bol se re­gla­men­tó en 1863, el “hoo­li­ga­nis­mo” en­con­tró tam­bién la ma­ne­ra de se­guir in­fec­tan­do es­te de­por­te.

In­gla­te­rra ha estado siem­pre a la van­guar­dia del fut­bol. Los in­gle­ses fue­ron los pri­me­ros en re­gla­men­tar el jue­go, ex­por­tar­lo, pro­fe­sio­na­li­zar­lo, co­mer­cia­li­zar­lo, te­le­vi­sar­lo, y tam­bién en “hoo­li­ga­ni­zar­lo”. Ca­da gru­po vio­len­to que azo­tó los es­ta­dios en los años 70 y 80, ali­men­tó tam­bién un fe­nó­meno in­ter­na­cio­nal que se co­no­ció en Eu­ro­pa co­mo la En­glish Di­sea­se (la en­fer­me­dad in­gle­sa), y que fas­ti­dió la repu­tación bri­tá­ni­ca. Los fa­ná­ti­cos in­gle­ses se con­vir­tie­ron en si­nó­ni­mo de des­or­den, vio­len­cia y abu­so. A don­de via­ja­ban de­ja­ban su ras­tro de caos. El peor de to­dos: la tra­ge­dia

de Hey­sel, con un sal­do de 39 muer­tos du­ran­te la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa de 1985, en­tre la Ju­ven­tus de Tu­rín y el Li­ver­pool FC. Aque­lla ca­tás­tro­fe pro­vo­có que los clu­bes in­gle­ses fue­ran ex­pul­sa­dos de las com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les du­ran­te cin­co años y que Mar­ga­ret That­cher, Pri­me­ra Mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, for­ma­ra un “ga­bi­ne­te de guerra” pa­ra ata­car el pro­ble­ma. La crea­ción de una le­gis­la­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra el fut­bol (The Football Act 1991), cas­ti­gos se­ve­ros, can­ce­la­ción de pa­sa­por­tes, des­apa­ri­ción de tri­bu­nas de a pie, in­cre­men­to en los pre­cios de los bo­le­tos, etc., re­du­je­ron sen­si­ble­men­te la vio­len­cia. Sin em­bar­go, el mal bro­tó con fuer­za en otros lu­ga­res del mun­do.

EL GOL­PE DE­FI­NI­TI­VO

Es el ve­rano de 2016 y Fran­cia ce­le­bra la Eu­ro­co­pa, el tor­neo de na­cio­na­les de la Unión Eu­ro­pea de Fut­bol. Mi­les de fa­ná­ti­cos in­gle­ses han to­ma­do el Puer­to Vie­jo de Mar­se­lla. Los hin­chas bri­tá­ni­cos se em­bo­rra­chan en el Pub Queen Vic­to­ria y en las te­rra­zas de los ba­res ale­da­ños. Si­guien­do su añe­ja cos­tum­bre, can­tan God Sa­ve the Queen, y pa­ra en­tre­te­ner­se se bur­lan de los afi­cio­na­dos del Olym­pi­que de Mar­se­lla, mu­chos de ellos mu­sul­ma­nes: “ISIS, ¿dón­de es­tás?”, les gri­tan. La po­li­cía an­ti­mo­ti­nes les vi­gi­la de cer­ca. Sin em­bar­go, no po­drán evi­tar el ba­ño de san­gre que es­tá por desatar­se. Unos 200 hin­chas ru­sos han via­ja­do al sur de Fran­cia con el fin de dar­le una pa­li­za a los in­gle­ses... los ru­sos se han pre­pa­ra­do pa­ra es­to.

Dou­gie Brim­son es un fa­ná­ti­co del Wat­ford FC del Reino Uni­do, du­ran­te 18 años tra­ba­jó co­mo in­ge­nie­ro me­cá­ni­co pa­ra la Real Fuer­za Aé­rea Bri­tá­ni­ca. Dou­gie par­ti­ci­pó en la guerra de las Mal­vi­nas y en la pri­me­ra guerra del gol­fo Pér­si­co. En 1994 de­jó las fuer­zas ar­ma­das pa­ra aven­tu­rar­se en la li­te­ra­tu­ra y pa­ra es­cri­bir, par­ti­cu­lar­men­te, so­bre un te­ma que co­no­cía des­de aden­tro: la vio­len­cia al­re­de­dor del fut­bol. Everywhere We Go (1996) se con­vir­tió en su pri­mer li­bro y en el tram­po­lín pa­ra 14 obras más, la ma­yo­ría de­di­ca­das al “hoo­li­ga­nis­mo”. En 2005, su fa­ma se dis­pa­ró al triun­far en Holly­wood con el guión de la fa­mo­sa película Green Street Hoo­li­gans, es­te­la­ri­za­da por Eli­jah Wood y ba­sa­da en los fa­ná­ti­cos vio­len­tos del West Ham Uni­ted FC. Mu­chos con­si­de­ran a Brim­son el pa­dre de la Hoo­lie-lit, la li­te­ra­tu­ra so­bre hoo­li­gans.

“En lo que se equi­vo­ca­ron los “in­te­lec­tua­les” es que aque­llos que for­man par­te de los ac­tos vio­len­tos al­re­de­dor del fut­bol pro­vie­nen de to­dos los seg­men­tos de la so­cie­dad y ven en el fut­bol su es­ca­pe de las pre­sio­nes dia­rias del tra­ba­jo y de la vi­da. (…) Du­ran­te mi épo­ca co­no­cí a hom­bres bien pa­ga­dos, pro­fe­sio­nis­tas pre­pa­ra­dos, que se in­vo­lu­cra­ron en la or­ga­ni­za­ción y eje­cu­ción de ac­tos vio­len­tos. No eran ca­sos ais­la­dos, sino gru­pos nu­me­ro­sos. (…) Lo tris­te es que si les pre­gun­tas por qué lo ha­cen, en­con­tra­rás siem­pre la mis­ma res­pues­ta: la gen­te pe­lea por­que le gus­ta pe­lear. Y el fut­bol se con­vir­tió en el vehícu­lo que uti­li­zan pa­ra agru­par­se y jus­ti­fi­car la vio­len­cia”, ex­pli­ca Brim­son, con to­tal cla­ri­dad.

Fue­ron 200 “pro­fe­sio­na­les” con­tra 2,000 ama­teurs los que pro­ta­go­ni­za­ron la “ba­ta­lla” de Mar­se­lla du­ran­te la Eu­ro 2016. Los ru­sos – en in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca– ata­ca­ron y se re­ti­ra­ron co­mo una uni­dad sin­cro­ni­za­da. Es­tu­dia­ron el te­rreno, blo­quea­ron las ca­lles ale­da­ñas, lle­va­ban zapatos ade­cua­dos, ven­das en las ma­nos, se en­va­se­li­na­ron la ca­ra, tal y co­mo los ha­cen los bo­xea­do­res. Apro­ve­cha­ron que los in­gle­ses es­ta­ban al­coho­li­za­dos pa­ra ha­cer­les vi­vir una pe­sa­di­lla. Ade­más, se die­ron el lu­jo de gra­bar el asal­to con sus “Go-Pro” pa­ra ex­hi­bir­lo en las re­des so­cia­les. El “ata­que” en Mar­se­lla fue el peor in­ci­den­te de “hoo­li­ga­nis­mo” que se ha vis­to en Eu­ro­pa en las úl­ti­mas dos dé­ca­das y dis­pa­ró las alar­mas de la FIFA. Ru­sia, an­fi­trión de la Co­pa Mun­dial 2018, es­ta­ba lla­ma­do la aten­ción del pla­ne­ta, no por el de­sem­pe­ño de su equipo de fut­bol, ubi­ca­do en el pues­to 66 del ran­king (ma­yo 2018), sino por sus “ul­tras”. El vie­jo “vi­rus” del hoo­li­ga­nis­mo se­guía vi­vo y ha­bía vuel­to for­ta­le­ci­do.

Du­ran­te años, el fla­ge­lo se in­cu­bó en la ge­ne­ra­ción de ni­ños que cre­ció tras la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca y la Eu­ro 2016 fue el es­ce­na­rio de su reapa­ri­ción in­ter­na­cio­nal. “Le da­ré un con­se­jo a to­dos los afi­cio­na­dos que ven­gan a Ru­sia a la Co­pa del Mun­do: co­noz­can nues­tra his­to­ria. He­mos estado en guerra ca­da 100 años. Somos gue­rre­ros na­tu­ra­les, es­tá en nues­tra san­gre. Así es que si al­guien se atre­ve a ve­nir aquí con una es­pa­da, mo­ri­rá tam­bién por la es­pa­da”, di­ce un fa­ná­ti­co vio­len­to del CSKA Mos­cú, el antiguo club del Ejér­ci­to Ro­jo, a la BBC.

“Lo más lla­ma­ti­vo de los hoo­li­gans ru­sos es que es­tán cla­ra­men­te or­ga­ni­za­dos, ata­can so­brios, mu­chos de ellos tie­nen fí­si­cos tra­ba­ja­dos en los gim­na­sios, usan tác­ti­cas pa­ra com­ba­tir en las ca­lles”, de­cla­ra el doc­tor Geoff Pear­son, ex­per­to en hoo­li­ga­nis­mo y ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Man­ches­ter. “Los in­gle­ses se en­fren­ta­ron a una so­fis­ti­ca­da má­qui­na que les pa­só por en­ci­ma co­mo una ava­lan­cha”, re­la­ta Ale­xan­der Shpry­gin, pre­si­den­te de la ex­tin­ta Aso­cia-

ción de Fa­ná­ti­cos del Fut­bol de Ru­sia (ARFA). An­te tal es­ce­na­rio, la Unión Eu­ro­pea de Fut­bol ame­na­zó a ru­sos e in­gle­ses con ex­pul­sar­los de la Eu­ro 2016 si se veían en­vuel­tos en más en­fren­ta­mien­tos. En res­pues­ta, Igor Le­be­dev, miem­bro del Par­la­men­to ru­so, pu­bli­có en Twit­ter: “No veo na­da ma­lo en nues­tros fa­ná­ti­cos. Al con­tra­rio. ¡Bien he­cho, chi­cos! Si­gan así”.

Me­ses más tar­de, al ser en­tre­vis­ta­do por la BBC, Le­be­dev hi­zo una ver­gon­zo­sa pro­pues­ta: le­ga­li­zar los en­fren­ta­mien­tos en­tre afi­cio­na­dos y con­ver­tir­los en un de­por­te re­gla­men­ta­do. Su idea plan­tea po­ner en com­ba­te a gru­pos de 20 per­so­nas, des­ar­ma­das y en un es­ta­dio con tri­bu­nas lle­nas. “Ru­sia pue­de ser pionera de un nue­vo de­por­te, “Dra­ka” (“lu­cha”, en ru­so)”, agre­gó Le­be­dev, quien es tam­bién miem­bro de la Fe­de­ra­ción de Fut­bol de su país.

Pe­ro no to­dos en Ru­sia pien­san co­mo él. Des­de el día en que Ru­sia ga­nó la se­de mun­dia­lis­ta, el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin de­cla­ró que ga­ran­ti­za­ría la paz du­ran­te el even­to. De he­cho, Pu­tin ca­li­fi­có lo ocu­rri­do en Mar­se­lla co­mo una “ab­so­lu­ta des­gra­cia” y pro­me­tió que tra­ba­ja­ría pa­ra dis­ci­pli­nar a los afi­cio­na­dos.

Los li­bros y pe­lí­cu­las con te­má­ti­ca hoo­li­gan han te­ni­do tal éxi­to en Eu­ro­pa que, en 2002, la em­pre­sa ho­lan­de­sa Dar­xa­bre creó el vi­deo­jue­go Hoo­li­gans: Storm Over Eu­ro­pe, en el que el ob­je­ti­vo es lo­grar que tu ban­da de hoo­li­gans triun­fe so­bre otras a lo lar­go de la tem­po­ra­da de fut­bol. En ca­da ni­vel se pre­sen­ta una ciu­dad dis­tin­ta y un es­ta­dio di­fe­ren­te. Aquel que lo­gra de­jar fue­ra de com­ba­te a más ri­va­les avan­za en el jue­go. Ca­da ban­da es in­te­gra­da por un lí­der, el úni­co que pue­de usar ar­mas de fue­go; por un hoo­li­gan “ra­ta”, ca­paz de en­trar en ca­sas, co­mer­cios, etc.; uno ex­per­to en ex­plo­si­vos; un “mas­to­don­te”, un gam­be­rro muy di­fí­cil de de­rri­bar, etc. El vi­deo­jue­go cau­só tan­ta in­co­mo­di­dad en Ho­lan­da que va­rios po­lí­ti­cos so­li­ci­ta­ron su prohi­bi­ción.

Lle­gó el día. Lue­go de se­ma­nas de en­tre­na­mien­to los “no­va­tos” de la Cen­tral Com­pany es­tán lis­tos pa­ra su prue­ba de fue­go. Los jó­ve­nes son lle­va­dos a un bos­que cer­cano pa­ra en­fren­tar­se, en igual­dad nu­mé­ri­ca, a otra ban­da de as­pi­ran­tes. El lu­gar y la ci­ta han si­do pac­ta­dos. La única re­gla es: no ma­tar. Los de la Cen­tral Com­pany pe­lea­rán sin ca­mi­sa, mien­tras que los opo­nen­tes vis­ten de ne­gro. Al­gu­nos se han pues­to zapatos de fut­bol pa­ra te­ner me­jor trac­ción. Los dos gru­pos se for­man ho­ri­zon­tal­men­te, unos fren­te a otros. Has­ta que de­to­na la vio­len­cia. El en­fren­ta­mien­to du­ra unos cuan­tos mi­nu­tos, sin em­bar­go, son su­fi­cien­tes pa­ra que se pro­duz­can es­ce­nas dan­tes­cas que cual­quie­ra pue­de en­con­trar en YouTu­be. Cuan­do la mi­tad de los pe­lea­do­res es­tán en el sue­lo y son pa­tea­dos de ma­ne­ra in­cle­men­te, uno de los lí­de­res sue­na un sil­ba­to. Es la se­ñal de que el com­ba­te ter­mi­nó. No ha­ce fal­ta se­pa­rar a los com­ba­tien­tes. Ellos se de­tie­nen y al­gu­nos se dan la mano o, in­clu­so, se abra­zan, co­mo si aque­llo fue­ra un jue­go, un te­rri­ble jue­go. El exa­men ha ter­mi­na­do.

HU­MO, BEN­GA­LAS Y GOL

La vio­len­cia en Mar­se­lla fue tan bar­bá­ri­ca aquel ve­rano de 2016 ,que la po­li­cía bri­tá­ni­ca ac­ti­vó su plan de con­tin­gen­cia an­ti­te­rro­ris­ta. Se­gún los re­por­tes, al me­nos 100 in­gle­ses hu­ye­ron le­sio­na­dos de la zo­na de desas­tre; 30 fue­ron hos­pi­ta­li­za­dos y cin­co su­frie­ron

"(LOS HOO­LI­GANS RU­SOS) ES­TÁN OR­GA­NI­ZA­DOS, ATA­CAN SO­BRIOS, TIE­NEN FÍ­SI­COS TRA­BA­JA­DOS Y USAN TÁC­TI­CAS PA­RA COM­BA­TIR".

agre­sio­nes que pu­sie­ron en ries­go su vi­da. Dos de ellos es­tu­vie­ron en co­ma du­ran­te se­ma­nas y aca­rrea­rán las se­cue­las el res­to de su vi­da.

Se­gún Sky News, los tre­nes Eu­ros­tar que lle­ga­ron a la es­ta­ción de St. Pan­cras, en Lon­dres, las ho­ras pos­te­rio­res al ata­que, pa­re­cían “hos­pi­ta­les” am­bu­lan­tes. Una de las peo­res imá­ge­nes en esos va­go­nes fue la de un fa­ná­ti­co que lle­va­ba aún una bo­te­lla ro­ta en­ca­ja­da en el cue­llo. A otro, los “ul­tras” ru­sos le cor­ta­ron el ten­dón de Aqui­les pa­ra que no pu­die­ra es­ca­par. Un cen­te­nar de in­gle­ses to­da­vía son bus­ca­dos por la po­li­cía, y unos 40 ya en­fren­tan car­gos. Del otro la­do, unos 40 ru­sos fue­ron de­por­ta­dos por la po­li­cía fran­ce­sa, y una do­ce­na fue­ron en­car­ce­la­dos con pe­nas que van de 18 me­ses de pri­sión has­ta 15 años por in­ten­to de ho­mi­ci­dio. La pes­qui­sa con­ti­núa.

RU­SIA CON­TRA TO­DOS

El pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin ha de­ja­do cla­ro que no per­mi­ti­rá que el “hoo­li­ga­nis­mo” em­pa­ñe la Co­pa del Mun­do, por lo que im­plan­tó una po­lí­ti­ca de Ce­ro To­le­ran­cia al­re­de­dor del fut­bol. Me­di­das re­pre­si­vas es­tán en fun­cio­na­mien­to. “En es­tos días te pue­den cas­ti­gar has­ta por en­cen­der un cigarro den­tro del es­ta­dio”, di­jo un fa­ná­ti­co del Spar­tak de Mos­cú a la ca­de­na Al Ja­zee­ra. Co­mo re­sul­ta­do, al­gu­nas ban­das pre­fie­ren ir a bus­car plei­to fue­ra del país, co­men­ta Ale­xan­der Shpry­gin, ex­pre­si­den­te de la ARFA. To­do in­di­ca que el go­bierno ru­so es­tá ga­nan­do la ba­ta­lla so­bre sus hoo­li­gans. Aun así, la po­li­cía bri­tá­ni­ca te­me lo que pue­da ocu­rrir du­ran­te del Mun­dial.

“La adre­na­li­na en­ve­ne­na tu san­gre y, de pron­to, sien­tes que es­tás en la ci­ma del Eve­rest y que pue­des lo­grar cual­quier co­sa. Esa sen­sa­ción pue­de ser com­pa­ra­da, pro­ba­ble­men­te, con el or­gas­mo, y eso es fan­tás­ti­co”, cuen­ta Vas­sily Ste­pa­nov, me­jor co­no­ci­do co­mo “The Ki­ller” y uno de los fun­da­do­res de los “Gla­dia­do­res”, fa­ná­ti­cos vio­len­tos del Spar­tak de Mos­cú. Vas­sily es un hoo­li­gan de fa­ma in­ter­na­cio­nal. Él no es­tu­vo en Mar­se­lla du­ran­te la Eu­ro 2016 por­que se que­dó en Ru­sia pa­ra el na­ci­mien­to de su hi­jo. Las au­to­ri­da­des lo tie­nen ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­do, por lo que, apa­ren­te­men­te, se ha re­ti­ra­do de su te­rri­ble “pa­sa­tiem­po”. Él ase­gu­ra que los afi­cio­na­dos que via­jen a Ru­sia 2018 no co­rre­rán nin­gún pe­li­gro, ya que el go­bierno tie­ne controlada la si­tua­ción y ha ad­ver­ti­do a los hoo­li­gans ru­sos de las con­se­cuen­cias que pue­den su­frir si per­tur­ban el Mun­dial.

“Si un fa­ná­ti­co in­glés me ve en al­gún es­ta­dio y me re­co­no­ce, no de­be te­ner mie­do, me­jor que se acer­que y que me pi­da una sel­fie, de­cla­ró Vas­sily, al pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Sun.

Aun así, el vie­jo vi­rus del “hoo­li­ga­nis­mo”, si­gue vi­vo, ha mu­ta­do, y ame­na­za al fut­bol, tal y co­mo ocu­rría en In­gla­te­rra. To­da­vía no se en­cuen­tra una va­cu­na que lo eli­mi­ne y Ru­sia será otra opor­tu­ni­dad de en­con­trar­la... aun­que pa­re­ce im­po­si­ble.

Los chi­cos si­guen en­tre­nan­do en el gim­na­sio. Aho­ra, tra­ba­jan los bra­zos. Uno de ellos mues­tra he­ri­das, pe­ro es­to no lo de­tie­ne. Él quiere su bo­le­to al Mun­dial. Él quiere vio­len­cia. Tra­ba­ja por y pa­ra ella. Él quiere ser hoo­li­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.