DOS VE­CES GI­GAN­TE

Life and Style (México) - - LIFE / FUTBOL -

En al­gún mo­men­to, Fi­go fue el fut­bo­lis­ta que más po­la­ri­za­ba; hoy, es un fac­tor de cam­bio, co­mo em­ba­ja­dor de Fun­da­ción Lau­reus.

En el fut­bol ge­ne­ral­men­te no hay tér­mi­nos me­dios, y Luis Fi­go lo sa­be muy bien. El ex­me­dio­cam­pis­ta por­tu­gués ha sen­ti­do qui­zás, co­mo nin­gún otro fut­bo­lis­ta, el pe­so y los co­lo­res de las ca­mi­se­tas.

Re­cuer­da que ves­tir el uni­for­me de la Se­lec­ción lu­si­ta­na en los mun­dia­les de 2002 y 2006 fue co­mo car­gar con to­ne­la­das de ilu­sio­nes de su país. “To­dos los par­ti­dos que ju­gué con mi equipo na­cio­nal fue­ron muy es­pe­cia­les por­que ju­ga­ba por los co­lo­res de mi na­ción. […] Cla­ro que el sen­ti­mien­to de de­fen­der a Por­tu­gal es di­fe­ren­te, son 11 mi­llo­nes de per­so­nas apa­sio­na­das que te apo­yan. Tra­tar de lo­grar un mo­men­to fan­tás­ti­co con tu se­lec­ción es siem­pre la me­ta. Lo he di­cho an­tes, la Co­pa del Mun­do es la me­jor com­pe­ti­ción”, ex­pli­ca Fi­go, quien es em­ba­ja­dor de Fun­da­ción Lau­reus, cu­yo ob­je­ti­vo es em­plear el de­por­te co­mo he­rra­mien­ta de cam­bio so­cial.

Al fi­nal, co­mo fut­bo­lis­ta, to­do se re­du­ce a to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en el mo­men­to in­di­ca­do y, pe­se a la pre­sión, eje­cu­tar­las con es­ti­lo. El ele­gan­te jue­go de Fi­go era una sin­cro­nía en­tre su afi­na­da men­te y su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta fí­si­ca cuan­do te­nía el ba­lón pe­ga­do al bo­tín de­re­cho. Sus más cer­ca­nos lo des­cri­ben co­mo un ni­ño de Al­ma­da, Por­tu­gal, des­ta­ca­do en las ma­te­má­ti­cas, y al­go de ese des­te­llo aca­dé­mi­co se lle­vó a la cancha por­que sus pa­ses fil­tra­dos, en apa­rien­cia im­po­si­bles, te­nían al­go de un maes­tro de fí­si­ca que cal­cu­la, a la per­fec­ción, las ecua­cio­nes so­bre el tiem­po y el es­pa­cio.

Des­de la ado­les­cen­cia, su ta­len­to lo lle­vó a las fuer­zas bá­si­cas del Spor­ting de Lis­boa y a bri­llar con la se­lec­ción sub-16, con la que fue cam­peón de Eu­ro­pa en 1989 y del Mun­do en 1991, con la sub-20.

Su lle­ga­da al fut­bol es­pa­ñol re­sul­tó el pri­mer ca­pí­tu­lo de un dra­ma fut­bo­lís­ti­co de di­men­sio­nes épi­cas en el ba­lom­bié ibé­ri­co. Jor­ge Val­dano, di­rec­tor de­por­ti­vo del Real Ma­drid, in­sis­tía en la con­tra­ta­ción del por­tu­gués, pe­ro 40 mi­llo­nes de pe­se­tas no fue­ron su­fi­cien­tes. Arri­bó al Bar­ce­lo­na de Johan Cruyff, pa­ra su­plir a Mi­chael Lau­drup, el odia­do da­nés que fi­chó por el Real Ma­drid. Fi­go lle­gó al Ba­rça en 1995 con la es­pe­ran­za de sa­nar la he­ri­da de la trai­ción. Y lo hi­zo (por un ra­to). Se con­vir­tió en el ca­pi­tán cu­lé y li­de­ró en los si­guien­tes cin­co años a su equipo a ga­nar dos li­gas es­pa­ño­las, dos Co­pas del Rey y una Co­pa de Cam­peo­nes de Eu­ro­pa.

Pe­ro, en 2000, fue él mis­mo quien vol­vió a abrir la ci­ca­triz que cu­ró cuan­do de­ci­dió —por 61 mi­llo­nes de eu­ros, el tras­pa­so más ca­ro de la his­to­ria en ese en­ton­ces— ves­tir la ca­mi­se­ta del Real Ma­drid, a tan só­lo unos me­ses de ser cam­peón con Bar­ce­lo­na y ha­ber can­ta­do fren­te a cien­tos de fans cu­lés: “Blan­cos, llo­ro­nes, felicita a los cam­peo­nes”.

Es en es­te mo­men­to, en es­ta de­ci­sión ex­tre­ma, cuan­do la his­to­ria de Fi­go y su re­le­van­cia co­mo per­so­na­je co­bra una di­men­sión di­fe­ren­te. Se mag­ni­fi­ca por­que, co­mo él lo di­jo mu­chas ve­ces, “nin­gún fut­bo­lis­ta ha te­ni­do un am­bien­te tan en con­tra co­mo yo”. ¿No es aca­so en la ad­ver­si­dad cuan­do la ver­da­de­ra con­di­ción hu­ma­na sa­le a flo­te? El 10 me­ren­gue de­mos­tró que tie­ne el tem­ple pa­ra so­por­tar el odio sos­te­ni­do. Pu­do pa­rar­se en el es­ta­dio Camp Nou, con la ca­mi­sa del eterno ri­val, el 21 de oc­tu­bre de 2000 y se­guir ju­gan­do con la mis­ma ele­gan­cia fren­te a unas gra­das aba­rro­ta­das en la que afi­cio­na­dos ira­cun­dos le sil­ba­ban y le arro­ja­ban ob­je­tos cuan­do se acer­ca­ba a las ban­das.

Fue el pri­me­ro de “Los Ga­lác­ti­cos”, ese gru­po de fut­bo­lis­tas de lu­jo (Ro­nal­do, Zidane y Beck­ham) que reunió Florentino Pé­rez, el pre­si­den­te me­ren­gue. El año de su tras­pa­so con­si­guió el Ba­lón de Oro, pa­ra lue­go ga­nar dos li­gas es­pa­ño­las y dos Sú­per Co­pas de Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, Fi­go sa­be que las es­ta­dís­ti­cas no lo son to­do. Cuan­do se le pre­gun­ta por el me­jor fut­bo­lis­ta de la his­to­ria de su país, no ve ha­cia el presente, sino ha­cia el pa­sa­do. “Es muy sub­je­ti­vo, pe­ro, en mi opi­nión, no hay na­die por en­ci­ma de Eu­se­bio. Aun­que, pro­ba­ble­men­te, Cris­tiano Ro­nal­do lo su­pere en ré­cords y se­gu­ro será re­cor­da­do”. Se­gún Fi­go, pa­ra que CR7 sea re­cor­da­do al ni­vel de Ma­ra­do­na o Pe­lé, el de­lan­te­ro por­tu­gués tie­ne que ga­nar el Mun­dial. “Si quiere ser re­cor­da­do co­mo ellos, cla­ro que tie­ne que ga­nar. Pe­ro pa­ra su ima­gen en ge­ne­ral y su pres­ti­gio, no creo que él ne­ce­si­te eso”.

A sus 45 años, la fi­gu­ra de Fi­go dis­ta mu­cho de aquel fut­bo­lis­ta que des­per­ta­ba pa­sio­nes encontradas. Si en al­gún mo­men­to su pre­sen­cia tor­cía ros­tros, hoy en día, es va­lo­ra­do por su fut­bol —que con­clu­yó pro­fe­sio­nal­men­te en 2009, tras cua­tro tem­po­ra­das con el In­ter de Mi­lán— y no por el co­lor de las pla­ye­ras que por­tó.

No ca­be du­da de que de­por­ti­va­men­te, Fi­go fue dos ve­ces gi­gan­te por ha­ber bri­lla­do en los dos equi­pos más res­pe­ta­dos de Es­pa­ña, lle­van­do así la ri­va­li­dad —y, en el fut­bol, es­te con­cep­to es al­go bueno que só­lo su­ma al es­pec­tácu­lo— a un nue­vo ni­vel de in­ten­si­dad.

Pe­ro Fi­go, ac­tual ase­sor de la Liga de Cam­peo­nes de la UEFA, tam­bién fue dos ve­ces gran­de en la vi­da por­que no só­lo car­gó con la fe­li­ci­dad de mi­llo­nes de afi­cio­na­dos, sino que, ac­tual­men­te, apo­ya a ni­ños co­mo em­ba­ja­dor de Lau­reus. “Tan só­lo ver sus son­ri­sas pue­de cam­biar­te el día. Un ac­ción pe­que­ña pue­de mi­ni­mi­zar lo que ellos es­tán su­frien­do o mo­ti­var­los. És­tos son los mo­men­tos en los que te das cuen­ta de la di­fe­ren­cia que el de­por­te pue­de ha­cer en las vi­das de tan­tas per­so­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.