PAU­LI­NA DÁVILA, LA BE­LLA AC­TRIZ CO­LOM­BIA­NA A QUIEN ES­PE­RA­MOS VER MÁS DES­PUÉS DE LA SE­RIE SO­BRE LUIS MI­GUEL.

ENTREVISTAMOS APA UL IN AD Á VI LA, LA AC­TRIZ COLOMBIA NA DEL MO­MEN­TO, Y DES­CU­BRI­MOS QUE ES MÁS IN­TERE­SAN­TE Y PRO­FUN­DA QUE LOS PER­SO­NA­JES QUE IN­TER­PRE­TA.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO SAL­VA­DOR CIS­NE­ROS FO­TOS ANA HOP STYLING OLI­VIA ME­ZA Y CELESTE AN­ZU­RES

Si ves a Pau­li­na di­rec­to a los ojos, es muy pro­ba­ble que te de­vuel­va la mi­ra­da de ma­ne­ra sos­te­ni­da, que no la des­víe, que no se aver­güen­ce, por­que es­te sen­ti­mien­to es ca­da vez más ajeno a ella. “Es muy in­tere­san­te ese jue­go de la mi­ra­da. La for­ma en que ves a al­guien re­ve­la mu­cho más de ti que a quién es­tás mi­ran­do”, di­ce Pau­li­na en ex­clu­si­va a Li­fe

and Sty­le y, aun­que pu­die­ra pa­re­cer­lo, ella no ha­bla so­bre el co­que­teo, su re­fle­xión es más pro­fun­da, aca­dé­mi­ca.

Es una ma­ña­na de ma­yo y con un ca­fé en­tre las ma­nos, la ac­triz —quien es­te año ga­nó no­to­rie­dad al co­pro­ta­go­ni­zar Luis Mi­guel, La Se

rie— re­ve­la que si bien ja­más ha si­do in­tro­ver­ti­da, fue en la uni­ver­si­dad cuan­do hi­zo un es­fuer­zo cons­cien­te por de­jar atrás ese las­tre emo­cio­nal que es la ver­güen­za, por­que la ex­plo­ró co­mo con­cep­to en su te­sis para gra­duar­se en la ca­rre­ra de Ar­tes Vi­sua­les.

En esa épo­ca, en Bogotá, en la que la ac­tua­ción era só­lo un pro­yec­to al­terno y no ima­gi­na­ba que de­bu­ta­ría co­mo ac­triz en Mé­xi­co con la pe­lí­cu­la Re­ze­ta (2012), Pau­li­na se re­tó a sí mis­ma y, de ma­ne­ra di­rec­ta, tam­bién a otros con su des­nu­dez y la mi­ra­da.

Co­mo par­te de su te­sis, que pri­me­ro tu­vo co­mo tí­tu­lo ten­ta­ti­vo “Ejer­ci­cios para per­der la ver­güen­za”, pe­ro fi­nal­men­te se lla­mó “Sin ver­güen­za”, ella em­pleó per­for­man­ce, vi­deos y es­ce­no­gra­fías co­mo “he­rra­mien­tas para pro­vo­car y vi­vir la ten­sión y el jue­go de mi­ra­das o de sor­pre­sas ines­pe­ra­das que se dan en la eje­cu­ción de cier­tas ac­cio­nes”, se­gún es­cri­bió en su pro­yec­to fi­nal de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na. Su me­ta era, pa­ra­fra­seán­do­la, ser un ob­je­to que, pe­se a ser con­di­cio­na­do por la ver­güen­za, se ex­po­ne a un ex­pe­ri­men­to en el que ella (la ar­tis­ta) con­fron­ta a quien la ob­ser­va (el pú­bli­co) y a sí mis­ma (sus lí­mi­tes, su ego).

Uno de esos ejer­ci­cios, el más di­fí­cil para ella, con­sis­tió en en­trar a una bar­be­ría —un si­tio com­ple­ta­men­te mas­cu­lino en don­de se tien­de a ob­je­ti­var a la mu­jer— para ha­cer un per­for­man­ce dis­rup­ti­vo en el que la mi­ra­da era un ele­men­to clave.

Y así, un día de fe­bre­ro de 2011, se des­nu­dó sor­pre­si­va­men­te fren­te a un barbero y sus clien­tes, mien­tras un fo­tó­gra­fo cap­tu­ró el mo­men­to. “Yo creo que el cuer­po es sa­gra­do, di­vino, es­té­ti­co, ma­ra­vi­llo­so de ver. El pro­ble­ma lo tie­ne quien lo mi­ra, por­que quien ve emi­te un jui­cio. Yo só­lo me pu­se ahí, a dis­po­si­ción de la mi­ra­da aje­na”, re­cuer­da la tam­bién pro­ta­go­nis­ta de Aquí en la tie­rra, se­rie po­lí­ti­ca crea­da por Gael Gar­cía. Pau­li­na re­pi­tió la fór­mu­la en una li­bre­ría, una tien­da y un ta­ller me­cá­ni­co. “Fue muy in­tere­san­te por­que des­cu­brí que si al­guien me veía con una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va, es­ta­ba ha­blan­do de él mis­mo y no de mí. De có­mo esa per­so­na ve la se­xua­li­dad y el cuer­po fe­me­nino”.

Ade­más de que es­te ejer­ci­cio for­mó par­te de su te­sis, le pro­pu­so a una re­co­no­ci­da re­vis­ta co­lom­bia­na que la re­tra­ta­ra en el pro­ce­so del per­for­man­ce en los si­tios an­tes men­cio­na­dos y se pu­bli­có el por­ta­fo­lio. “Uti­li­cé a un me­dio ma­si­vo y, cla­ro, tam­bién ellos a mí. Pe­ro fui yo quien pro­pu­so la idea por­que co­no­cía a la edi­to­ra de fo­to de esa re­vis­ta”, ex­pli­ca.

Po­co des­pués, Pau­li­na vol­vió a re­pe­tir la man­cuer­na con esa pu­bli­ca­ción, pe­ro con un ejer­ci­cio en el que se hi­zo pa­sar por Sha­ki­ra. De esa ex­pe­rien­cia reali­zó una cró­ni­ca en la que des­cri­bió có­mo se sin­tió al pa­de­cer, por un día en Bogotá, la fa­ma de esa can­tan­te con la que siem­pre la han con­fun­di­do, al gra­do de pe­dir­le au­tó­gra­fos en la ca­lle o de ella mis­ma po­der sa­car ven­ta­ja de su se­me­jan­za para te­ner ac­ce­so a un ex­clu­si­vo bar en Bar­ce­lo­na. “Oja­lá pron­to ha­gan la se­rie de Sha­ki­ra para que yo aún es­té en edad de in­ter­pre­tar­la”, bro­mea la ac­triz, de 29 años.

Si a Pau­li­na la re­co­no­cen en la ca­lle, aho­ra es por el pe­so de su pro­pia fa­ma, gra­cias a su in­ter­pre­ta­ción de Ma­ria­na Yaz­bek ( Luis Mi­guel, La Se­rie) y Eli­sa ( Aquí en la tie­rra), am­bas fo­tó­gra­fas –pa­sión que com­par­te con es­tos per­so­na­jes–. “Creo que es una coin­ci­den­cia… o, de pron­to, es un men­sa­je de la vi­da para que re­to­me la fo­to­gra­fía”.

El fe­nó­meno que vi­ve por la bio­se­rie de Luis Mi­guel le pa­re­ce tan di­ver­ti­do co­mo in­tere­san­te. Ja­más imaginó ser par­te de al­go así, pues na­ció en Me­de­llín, pe­ro fue cria­da en San­ta Mar­ta, en el seno de una fa­mi­lia ale­ja­da del es­pec­tácu­lo: su ma­dre tra­ba­ja en una fun­da­ción que apo­ya a ni­ños de es­ca­sos re­cur­sos, mien­tras que su pa­dre se ha de­di­ca­do a sus fin­cas en las que cosecha ca­fé, plá­tano y pi­ña.

Aun­que ya ha­bía de­bu­ta­do co­mo ac­triz en Re­ze­ta, Pau­li­na su­po que la ac­tua­ción no se­ría un pa­sa­tiem­po tras re­gre­sar de un via­je de cin­co me­ses por Asia, que se fi­nan­ció tra­ba­jan­do en una agen­cia de pu­bli­ci­dad. Una vez en Bogotá, con­si­guió el pro­ta­gó­ni­co de Que vi­va la mú­si­ca (2015), adap­ta­ción de la no­ve­la de An­drés Caicedo, un au­tor de cul­to en­tre los jó­ve­nes colombianos.

La tra­ma del fil­me, que for­mó par­te del Fes­ti­val de Sun­dan­ce, es un re­tra­to de la vi­da Ma­ría del Car­men, una jo­ven ru­bia de una per­so­na­li­dad mag­né­ti­ca que vi­ve a to­pe las no­ches de rum­ba en el Me­de­llín de los años 70. En la no­ve­la de Caicedo, na­rra­da en pri­me­ra per­so­na por Ma­ría del Car­men, ella se des­cri­be así: “Mi po­de­ro­sí­si­ma energía no frus­tra a los hom­bres que no me tie­nen por­que, de tan­to mi­rar­me, les lle­ga la con­cien­cia de exac­ta­men­te por qué no me me­re­cen”. Tras ver a Pau­li­na y con­ver­sar con ella, es evi­den­te la ra­zón por la que fue ele­gi­da para in­ter­pre­tar a es­te per­so­na­je, pa­pel que le de­jó en cla­ro que la ac­tua­ción era el camino a se­guir.

Ves­ti­do Gan­ni, en Sioux. SIN VER­GÜEN­ZA. Na­die pue­de ne­gar el pa­re­ci­do de Pau­li­na con Sha­ki­ra, no obs­tan­te, bas­ta pla­ti­car un po­co con ella para ver lo dis­tin­ta que es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.