ADRE­NA­LI­NA EN LAS VE­GAS

MÁS ALLÁ DE LOS CA­SI­NOS Y LOS BUFFETS BA­RA­TOS, HOY, LAS VE­GAS SE HA CON­VER­TI­DO EN UN DES­TINO MUL­TI­FA­CÉ­TI­CO, CAR­GA­DO DE ADRE­NA­LI­NA Y MU­CHO LU­JO.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO AL­FRE­DO SÁN­CHEZ FO­TO TAN­YA CHÁVEZ

Es di­fí­cil des­po­jar es­ta ciu­dad de Ne­va­da de sus cli­chés –que si­guen exis­tien­do–. Só­lo que es­te re­co­rri­do de 72 ho­ras por Las Ve­gas ex­plo­ra ex­pe­rien­cias muy ale­ja­das de los ca­si­nos. So­bre­vo­lar el Gran Ca­ñón, de­gus­tar su me­jor mi­xo­lo­gía, apren­der a co­ci­nar en uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do y, tam­bién, ma­ne­jar un Lam­borg­hi­ni Hu­ra­cán Per­for­man­te.

De­jar­se lle­var por los ca­li­fi­ca­ti­vos que le han asig­na­do a la ur­be más im­por­tan­te de Ne­va­da —la Ciu­dad del Pe­ca­do, Dis­ney­lan­dia para adul­tos y un lar­go et­cé­te­ra—, re­sul­ta tan re­duc­ti­vo co­mo im­po­si­ble en es­tos días. La mis­ma na­tu­ra­le­za de los tiem­pos ha pro­vo­ca­do que un des­tino tan tu­rís­ti­co co­mo Las Ve­gas, ha­ya ido aglu­ti­nan­do una ofer­ta muy vas­ta que sa­tis­fa­ce cual­quier ti­po de ne­ce­si­da­des de en­tre­te­ni­mien­to. Y no es que los buffets de 9 dó­la­res ni las má­qui­nas tra­ga­mo­ne­das ha­yan des­apa­re­ci­do, sim­ple­men­te, son só­lo una mí­ni­ma mues­tra de lo que la ciu­dad tie­ne para ofre­cer en es­tos días. Si lo que bus­cas es ale­jar­te del cli­ché que en­vuel­ve la ciu­dad y que tu vi­si­ta es­té car­ga­da de un po­co de adre­na­li­na, com­bi­na­da con co­mi­da de­li­cio­sa y la obli­ga­da be­bi­da, con­ti­núa le­yen­do.

DÍA 1: POL­VO Y AI­RE

Bas­ta so­bre­vo­lar el Gran Ca­ñón, para amar Las Ve­gas. Cier­to, es­ta afir­ma­ción es un po­co tram­po­sa, pues es­te lu­gar en sí no for­ma par­te del con­jun­to ur­bano, no obs­tan­te, con el tiem­po, és­ta se ha en­car­ga­do de asi­mi­lar­lo y se ha vuel­to una ex­ten­sión de la ciu­dad. Pe­ro para en­trar en ca­lor­ci­to y prepararse para una jor­na­da de aven­tu­ra de- sér­ti­ca, lo pri­me­ro que hay que ha­cer un día an­tes, tras de­jar las ma­le­tas y re­fres­car­se en una Cor­ner Sui­te del ho­tel Aria (po­cas vis­tas de la ciu­dad co­mo des­de esa ha­bi­ta­ción), es di­ri­gir­se a una no­che ca­sual de tra­gos en el bar Fran­klin, una op­ción re­la­ja­da y, a la vez, ele­gan­te para po­ner­se a tono con la ciu­dad. Ubi­ca­do en el lobby del ho­tel De­lano, don­de Dan Mo­li­tor, el ge­ren­te de Ali­men­tos y Be­bi­das se ha en­car­ga­do de dar­le el lu­gar que me­re­ce la coc­te­le­ría —es un geek de li­bros so­bre coc­te­le­ría de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do— ha sa­bi­do in­cor­po­rar coc­te­les in­sig­nia a su me­nú, que con­vi­ven con otras ofer­tas más con­tem­po­rá­neas. Im­po­si­ble huir­le a un par de whis­key jou­leps muy po­ne­do­res y ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios para sa­cu­dir la di­fe­ren­cia de ho­ra­rio e hi­dra­tar­se para la aven­tu­ra que es­pe­ra al día si­guien­te.

Hay que te­ner vo­lun­tad para ma­dru­gar, pe­ro el es­fuer­zo se pa­ga con cre­ces. Es ne­ce­sa­rio sa­lir a las 8 am, por­que el pun­to de par­ti­da para la ex­pe­rien­cia se ubi­ca en el lí­mi­te en­tre los es­ta­dos de Ari­zo­na y Ne­va­da, y exis­te una di­fe­ren­cia de ho­ra­rio en­tre am­bos es­ta­dos. La em­pre­sa Sun­dan­ce He­li­cop­ters es la me­jor op­ción sin lu­gar a du­das, no só­lo por la flo­ti­lla de ae­ro­na­ves que tie­ne, y la di­ver­si­dad de ru­tas en es­te ti­po de vue­los, sino por­que, re­cien­te­men­te, se aso­ció con Las Ve­gas Out­doors Ad­ven­tu-

res, cu­yo por­ta­fo­lio de ac­ti­vi­da­des os­ci­la en­tre un mons­ter truck, que po­ne los pe­los de pun­ta, ti­ro, na­do (cuan­do el agua del la­go lo per­mi­te) y un re­co­rri­do a bordo de cua­tri­mo­tos por el de­sier­to.

Pun­tual en el lobby del ho­tel Aria, es­tá la Van que me con­du­ci­rá a mi des­tino. Trans­cu­rren 50 mi­nu­tos a bordo, tiem­po que, en­tre otras co­sas, me sir­ve para per­ca­tar­me de la se­quía que ha su­fri­do el la­go Mead en los úl­ti­mos años. El lu­gar don­de se en­cuen­tran los

head­quar­ters de Las Ve­gas Out­doors Ad­ven­tu­res no pa­sa des­aper­ci­bi­do, ade­más del le­tre­ro que in­di­ca Ari­zo­na Last Stop, hay una ca­sa muy pe­cu­liar, con fa­cha­da co­lor azul ador­na­da con gra­fi­tis de hé­roes del ce­lu­loi­de de Hollywood. En su in­te­rior res­guar­da un res­tau­ran­te de ham­bur­gue­sas y una tien­da de sou­ve­nirs ba­ra­tos.

A ma­ne­ra de cor­te­sía para po­ner la adre­na­li­na a to­pe, la em­pre­sa ofre­ce un ri­de de cin­co mi­nu­tos a bordo del mons­ter truck que nos ter­mi­na de despertar a mí y al pe­que­ño gru­po que me acom­pa­ña, en un cir­cui­to de te­rra­ce­ría que tie­ne bien ar­ma­do ahí. Des­pués, una bre­ve clí­ni­ca del guía nos ins­tru­ye so­bre el re­co­rri­do que ha­re­mos en las cua­tri­mo­tos. Me aguar­dan 35 ki­ló­me­tros —ca­si tres ho­ras— a lo lar­go de una ru­ta es­cé­ni­ca ma­jes­tuo­sa den­tro del Par­que Na­cio­nal La­go Mead, con un des­can­so a me­dia ru­ta, en una ri­be­ra del río Co­lo­ra­do. A lo lar­go del sen­de­ro de te­rra­ce­ría, tra­za­do de ma­ne­ra na­tu­ral, hay pe­que­ños obs­tácu­los que po­nen a prue­ba las 4X4, pe­ro tam­bién hay tra­mos don­de es po­si­ble aven­tar­se uno que otro de­rra­pón. En ve­rano, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra del río es bon­da­do­sa, en el pun­to de des­can­so, es po­si­ble re­fres­car­se con un li­ge­ro cha­pu­zón.

De vuel­ta a don­de co­men­za­mos la ru­ta, to­dos em­pol­va­dos, la Van nos re­gre­sa al din­ner don­de una man­gue­ra de ai­re nos aci­ca­la y lue­go, un po­co del fol­clor grin­go, y otro po­co el ham­bre que se ha acu­mu­la­do, con­vier­ten la ham­bur­gue­sa que nos sir­ven de al­muer­zo, en un man­jar que no le pi­de na­da a una pre­pa­ra­da por Tho­mas Ke­ller o al­gún

otro res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lin. Re­car­ga­das las ba­te­rías, el pla­ti­llo fuer­te es­tá afue­ra, en for­ma de un he­li­cóp­te­ro con­du­ci­do por una sim­pá­ti­ca pi­lo­to que nos mos­tra­rá, a lo lar­go de 32 ki­ló­me­tros, las bon­da­des del de­sier­to de Mo­ja­ve y el Gran Ca­ñón. El high­light in­dis­cu­ti­ble del vue­lo —ade­más de un des­cen­so de 10,000 me­tros para ad­mi­rar el río Co­lo­ra­do mien­tras be­be­mos una co­pa de cham­pag­ne— es el mo­men­to en que, cru­zan­do el de­sier­to, se abre la in­men­sa pro­fun­di­dad del ca­ñón.

DÍA 2: BON VI­VANT

Ex­ta­sia­dos pe­ro mo­li­dos por la jor­na­da an­te­rior, el si­guien­te día es para re­du­cir la ve­lo­ci­dad, re­la­jar­se y, ¿por qué no?, apren­der al­go nue­vo. La jor­na­da co­mien­za tar­de des­pués de un me­re­ci­do y ex­ten­so sue­ño. Sal­go a las 11 del ho­tel para di­ri­gir­me al Cae­sar’s Pa­la­ce, que al­ber­ga el úni­co res­tau­ran­te fue­ra de Fran­cia del fa­mo­so Guy Sa­voy de Pa­rís, y que, por cier­to, fue nom­bra­do el me­jor del mun­do en

SLOTZILLA ES UNA IN­NO­VA­DO­RA VUEL­TA DE TUER­CA PARA APRE­CIAR LA FREEMONT STREET EX­PE­RIEN­CE.

2017 por La Lis­te, con un pun­ta­je ca­si per­fec­to, de 99.75. Aho­ra bien, mi vi­si­ta es un po­co dis­tin­ta a la de una co­mi­da or­di­na­ria: apren­de­ré a co­ci­nar lo que me lle­va­ré a la bo­ca, ob­vio, de la mano del chef eje­cu­ti­vo, Ju­lien As­seo. Una ex­pe­rien­cia que cual­quier co­men­sal pue­de te­ner, si así lo desea.

Ca­da crea­ción de Guy Sa­voy es­tá su­je­ta al es­cru­ti­nio del ojo, el ol­fa­to, el gus­to y el tac­to. Los in­gre­dien­tes de tem­po­ra­da se com­bi­nan para ha­cer que sus sa­bo­res se mez­clen en perfecta ar­mo­nía, o para ha­cer que sus di­fe­ren­cias jue­guen en­tre ellas. Y es­to lo apren­do mien­tras des­cu­bro los tru­cos de As­seo, un fran­cés ca­ris­má­ti­co que uno vi­sua­li­za más có­mo­do acam­pan­do en la cam­pi­ña fran­ce­sa, que en la cocina de un res­tau­ran­te con dos es­tre­llas Mi­che­lin.

La cla­se va mu­cho más allá de te­ner un mo­men­to me­mo­ra­ble al apren­der a pre­pa­rar pla­ti­llos de al­ta cocina. La idea que tie­ne el chef, con es­tas ex­pe­rien­cias, es la de ate­rri­zar­la a un ni­vel prác­ti­co y acer­car a sus apren­di­ces-co­men­sa­les a la cocina, en­se­ñán­do­les, par­ti­cu­lar­men­te a los hom­bres, a que des­cu­bran un par de se­cre­tos que pue­den ha­cer­les más sen­ci­lla la vi­da co­ti­dia­na.Y no es que las cos­ti­llas de cor­de­ro o el ce­vi­che de salmón que pre­pa­ro es­te día no ha­yan que­da­do para chu­par­se los de­dos, pe­ro, por lo que la cla­se va­le la pe­na, es por los tru­cos que uno pue­de apli­car para una co­mi­da o ce­na con ami­gos cuan­do lle­gue ese mo­men­to en el que uno desee ju­gar­le al an­fi­trión.

Al ter­mi­nar la co­mi­da, con su res­pec­ti­vo ma­ri­da­je, y una vez con el es­tó­ma­go sa­tis­fe­cho, es po­si­ble in­yec­tar­le al cuer­po un po­co de adre­na­li­na. Y es jus­to lo que ofre­ce el si­guien­te pun­to de nues­tro re­co­rri­do, ubi­ca­do den­tro del ho­tel MGM Grand. Su más re­cien­te atrac­ción, lla­ma­da Ze­ro La­tency VR, es una aven­tu­ra a ma­ne­ra de jue­go que le abre los ojos has­ta al más es­cép­ti­co so­bre las po­si­bi­li­da­des que brin­da la reali­dad virtual. En­fun­da­do en un equi­po que con­sis­te en una es­pe­cie de back­pack y un cas­co con vi­sor, me aden­tro, jun­to a un equi­po de ju­ga­do­res, en un cuar­to os­cu­ro de cua­tro pa­re­des, para par­ti­ci­par en dos jue­gos. El pri­me­ro es un pa­seo por un mun­do su­rrea­lis­ta sa­ca­do de la men­te de Es­cher, en el que nues­tro ce­re­bro no pue­de evi­tar con­fun­dir la reali­dad con lo que ve­mos pro­yec­ta­do, y nues­tra per­cep­ción ha­ce que in­clu­so dar un pa­so en ese mun­do, sea to­da una proeza. El otro jue­go es­tá más de­di­ca­do a des­fo­gar­nos

ma­tan­do zom­bis, co­mo si es­tu­vié­ra­mos vi­vien­do el apo­ca­lip­sis de la pe­lí­cu­la Ex­ter­mi­nio. “Bus­cá­ba­mos traer un ele­men­to de en­tre­te­ni­mien­to úni­co a MGM Grand y, al dis­po­ner de una tec­no­lo­gía in­creí­ble, Ze­ro La­tency re­sul­tó un jue­go in­te­rac­ti­vo de iti­ne­ran­cia li­bre que reúne a las per­so­nas para ju­gar en con­jun­to”, co­men­ta Matt Pi­nal, vi­ce­pre­si­den­te de Ope­ra­cio­nes de Re­tail de MGM Grand Ho­tel & Ca­sino.

La se­sión de reali­dad virtual nos de­ja se­dien­tos, así que, an­tes de ir a vi­vir un par­ti­do de basquetbol co­le­gial, co­mo nues­tros ve­ci­nos del nor­te lo vi­ven, hay tiem­po para qui­tar­nos la sed con una bue­na cer­ve­za o qui­zás, dos. El lu­gar para ha­cer­lo es Beer­haus at the Park, cu­ya ofer­ta de cer­ve­zas de ba­rril y em­bo­te­lla­das es tan am­plia, que cu­bre to­dos los gus­tos y áni­mos. Acep­to la su­ge­ren­cia de una Kolsch de una cer­ve­ce­ra lo­cal, que me de­ja un aro­ma a ca­fé que du­ra has­ta que sa­li­mos para di­ri­gir­nos al par­ti­do en la T-Mo­bi­le Are­na.

Des­pués de las emo­cio­nes que nos brin­dan am­bos equi­pos en la due­la, la su­ge­ren­cia es ba­jar la ve­lo­ci­dad y di­ri­gir­se a un bar que ofrez­ca bue­na mú­si­ca, am­bien­te re­la­ja­do y ex­ce­len­te mi­xo­lo­gía –y den­tro de Las Ve­gas la de­ci­sión es di­fí­cil–. Op­ta­mos por The Dor­sey, el bar apos­ta­do en The Ve­ne­tian, di­se­ña­do por Tho­mas Schles­ser, de fa­ma por te­ner un pre­mio Ja­mes Beard ba­jo el bra­zo. No ca­be du­da de que el bar es­tá he­cho para ha­cer­lo sen­tir a uno co­mo en su ca­sa. La pro­ta­go­nis­ta del lu­gar es una es­pe­cie de bi­blio­te­ca, con una chi­me­nea en el cen­tro, que se antoja ha­cer tu es­pa­cio por un buen ra­to. Nos aco­mo­da­mos en uno de los con­for­ta­bles sillones con el plan de de­jar­nos con­sen­tir por el in­ven­ti­vo me­nú de coc­te­les di­se­ña­do por el ga­lar­do­na­do bar­man Sam Ross, del At­ta­boy, de Nue­va York. Si hay que ele­gir só­lo uno para beber, la re­co­men­da­ción es el Pe­ni­ci­lin, una re­fres­can­te re­ce­ta de scotch, li­món, jen­gi­bre y miel.

DÍA 3: EN LA PIS­TA

Po­cas for­mas tan me­mo­ra­bles para des­pe­dir­se de Las Ve­gas, co­mo ha­cer­lo con­du­cien­do un su­per­de­por­ti­vo en una pis­ta de ca­rre­ras. Y así co­mien­za mi úl­ti­mo día, di­ri­gién­do­me al cir­cui­to de la com­pa­ñía Exo­tis Ra­cing, que pue­de con­ce­der­te es­te sue­ño, al con­tar con una muy am­plia ga­ma de mo­de­los —y el personal para que los dis­fru­tes con ple­na se­gu­ri­dad—, en­tre los que se en­cuen­tran Fe­rra­ris, McLa­rens, Lam­bos y Pors­ches GT3, en­tre mu­chos otros. Me de­ci­do por ma­ne­jar sie­te vuel­tas al­re­de­dor de la pis­ta a bordo de un Lam­borg­hi­ni Hu­ra­can Per­for­man­te y, co­mo ce­re­za del pas­tel, un pi­lo­to me da­rá un par de vuel­tas con drif­tings a bordo de un muscu­loso Dod­ge Char­ger SRT Hell­cat.

La em­pre­sa ofre­ce di­fe­ren­tes pa­que­tes en los que va­ría la can­ti­dad de vuel­tas que el clien­te desee dar al cir­cui­to. An­tes de po­ner­te al vo­lan­te, es ne­ce­sa­rio re­ci­bir una clí­ni­ca en la que un ins­truc­tor te in­di­ca los pun­tos im­por­tan­tes so­bre se­gu­ri-

dad que hay que to­mar en cuen­ta al con­du­cir en pis­ta, ade­más de un re­co­rri­do a bordo de una Ca­yen­ne, don­de el mis­mo ins­truc­tor te di­bu­ja el tra­zo del cir­cui­to al que te vas a en­fren­tar. El mo­tor del Per­for­man­te es mú­si­ca para mis oídos, y la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jar­lo a lo lar­go de 5 vuel­tas, con­lle­va la do­sis ne­ce­sa­ria de adre­na­li­na que te pre­pa­ra para el mo­men­to en que te to­que ir de co­pi­lo­to en el Hell­cat, con el pi­lo­to pro­fe­sio­nal. En cuan­to a co­ches se re­fie­re, no to­do lo que su­ce­de en Las Ve­gas se que­da ahí, pues Exo­tic Cars te da de ob­se­quio un video con cá­ma­ras que han gra­ba­do des­de dis­tin­tos án­gu­los, tan­to tu desem­pe­ño en el co­che, co­mo tu ros­tro a lo lar­go de los di­fe­ren­tes pun­tos del drif­ting – para que ten­gas al­go de qué reír­te.

El al­muer­zo re­pa­ra­dor de ese día de­be es­tar a la al­tu­ra de la ex­pe­rien­cia que se ha te­ni­do, y Wic­ked Spoon, un de­li­cio­so buf­fet den­tro de The Cos­mo­po­li­tan, tie­ne to­do para sa­tis­fa­cer los más exi­gen­tes ape­ti­tos. Así que, an­tes de di­ri­gir­me al ae­ro­puer­to, es mo­men­to de vi­vir la que, se­gún di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de via­je del mun­do en 2017: el Slotzilla, en pleno Freemont Street. Ubi­ca­da en el down­tonwn, Slotzilla es una es­pe­cie de ti­ro­le­sa dis­pues­ta a lo lar­go de es­ta em­ble­má­ti­ca ca­lle de Las Ve­gas. Exis­ten dos op­cio­nes, la pri­me­ra es aven­tar­se sen­ta­do ama­rra­do a un ar­nés des­de una al­tu­ra de 25 me­tros. La otra, más in­tere­san­te, es des­pe­gar re­cos­ta­do bo­ca aba­jo, co­mo Su­per­man, des­de unos 35 me­tros de al­tu­ra y de­jar­te caer en un vue­lo de 260 me­tros —la mi­tad de la lon­gi­tud de la Freemont Street Ex­pe­rien­ce— has­ta lle­gar a una pla­ta­for­ma de ate­rri­za­je que se lo­ca­li­za en un pun­to de al­tu­ra me­dio, en­tre 3rd Street y el Ca­sino Cen­ter.

La adre­na­li­na es­tá a to­pe cuan­do, una vez ajus­ta­do el ar­nés, se abren las com­puer­tas y tu mi­ra­da ve ha­cia aba­jo, en di­rec­ción a la es­pec­ta­cu­lar ca­lle que des­de ahí lu­ce di­mi­nu­ta. Es un gran cie­rre para es­ta vi­si­ta, una ma­ne­ra dis­tin­ta de aso­mar­se a es­te pun­to tan tra­di­cio­nal de es­ta ciu­dad, tan en­ca­si­lla­da en los ca­si­nos y las lu­ces de neón, pe­ro, a la vez, con un sin­fín de po­si­bi­li­da­des de rein­ven­tar­se para ofre­cer, ca­da vez más, atrac­cio­nes que sa­tis­fa­gan cual­quier ti­po de gus­tos y exi­gen­cias. To­do por la di­ver­sión.

CLÁ­SI­COS En el bar Fran­klin del ho­tel De­lano, el me­nú de coc­te­les res­ca­ta mu­chos de los gran­des clá­si­cos de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do.

CON­TEM­PO­RÁ­NEO Con una sa­la que re­crea una li­bre­ría, el bar Dor­sey, den­tro del Ve­ne­tian, tie­ne una co­lec­ción de in­tere­san­tes recetas.

DÉ­JA­TE CAER La atrac­ción lla­ma­da Slotzilla es una ti­ro­le­sa que re­co­rre to­do Freemont Street, cu­yo pun­to más al­to es­tá a 35 me­tros.

DA­LE PLAY La me­jor ex­pe­rien­cia de reali­dad virtual y una de las me­jo­res are­nas de­por­ti­vas de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién se en­cuen­tran aquí.

VE­LO­CI­DAD PU­RA La com­pa­ñía Exo­tics Ra­cing tie­ne un por­ta­fo­lio am­plí­si­mo de su­per­de­por­ti­vos y una pis­ta don­de co­rrer­los a to­da ve­lo­ci­dad.

QUE­MA LLAN­TA Ade­más de la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar su­per­de­por­ti­vos, un pi­lo­to de la em­pre­sa te da un drif­ting en el cir­cui­to. La bol­sa para el ma­reo no es­tá in­clui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.