LA JO­YA DE LAOS

UBI­CA­DA EN LAOS, EN­TRE LOS RÍOS ME­KONG Y NAM KHAN, ES­TA PE­QUE­ÑA Y ENCANTADORA CIU­DAD DE LAOS ES EL NUE­VO “HOT SPOT” DEL SU­R­ES­TE DE ASIA.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - POR MA­YA­LEN ELI­ZON­DO

Cuan­do ha­bla­mos de des­ti­nos en el su­r­es­te asiá­ti­co, lo que sue­le ve­nir a la men­te son paí­ses co­mo Tailandia, Vietnam o Cam­bo­ya. No obs­tan­te, Laos tie­ne sus en­can­tos, tan­to en ar­qui­tec­tu­ra, co­mo en gas­tro­no­mía, y una pe­que­ña po­bla­ción lla­ma­da Luang Pra­bang.

Asia siem­pre ha si­do uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos de los via­je­ros ex­pe­ri­men­ta­dos –y de los que no lo son tan­to–, es­pe­cial­men­te, paí­ses del su­r­es­te, co­mo Vietnam, Tailandia o Cam­bo­ya, que re­ci­ben mi­llo­nes de tu­ris­tas ca­da año, pe­ro en esas la­ti­tu­des hay una jo­ya que, des­de ha­ce po­cos años, lla­ma la aten­ción del mun­do: Luang Pra­bang, en Laos.

La del­ga­da pe­nín­su­la que al­ber­ga la ciu­dad, es­tá en­tre los ríos Me­kong y Nam Khan; fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO en 1995 y es ape­nas aho­ra cuan­do el pue­bli­to se ha­ce pre­sen­te en los des­ti­nos más so­li­ci­ta­dos del con­ti­nen­te asiá­ti­co; es­te año apa­re­ció en la lis­ta de The New York Ti­mes: 52 pla­ces to vi­sit in 2018. Es­tá ubi­ca­da en el nor­te de Laos, un país que for­mó par­te de la In­do­chi­na fran­ce­sa. Des­pués de la co­lo­nia, su­frió una gue­rra ci­vil lar­ga –60 años– y san­grien­ta, va­rios gol­pes de Es­ta­do y bom­bar­deos bru­ta­les por par­te de Es­ta­dos Uni­dos que, du­ran­te la gue­rra de Vietnam, bus­ca­ba evi­tar la pro­pa­ga­ción del co­mu­nis­mo en la zo­na, ob­je­ti­vo que no lo­gró. Des­de 1991, cuan­do se creó su Cons­ti­tu­ción, Laos ha ido re­gre­san­do –muy len­ta­men­te– a las prácticas ca­pi­ta­lis­tas y, hoy en día, el tu­ris­mo co­bra ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia para la eco­no­mía de es­ta pe­que­ña na­ción.

¿Qué ha­ce de Luang Pra­bang un des­tino es­pe­cial? Mu­chas co­sas: los mon­jes bu­dis­tas que vi­ven ahí, sal­pi­can las ca­lles con sus tú­ni­cas de co­lor na­ran­ja; la cul­tu­ra de si­glos que aún se con­ser­va, las son­ri­sas y la ama­bi­li­dad de su gen­te, los edi­fi­cios co­lo­nia­les mal con­ser­va­dos que lu­cen di­vi­nos, los tem­plos y los bu­das do­ra­dos, los ríos y las vis­tas, las ca­lle­ci­tas de res­tau­ran­tes y tien­das, el mer­ca­do noc­turno, la co­mi­da, los paseos en bi­ci­cle­ta y las ca­mi­na­tas.

UNA CIU­DAD ÚNI­CA

Vi­si­tar Luang Pra­bang es re­tro­ce­der en el tiem­po: se ven co­ches muy an­ti­guos, edi­fi­cios con po­co man­te­ni­mien­to y res­tau­ran­tes lo­ca­les. No hay McDo­nald’s ni Starbucks, de­ta­lle que se agra­de­ce. La gen­te vis­te de for­ma sen­ci­lla; to­do es re­la­ja­do, no hay pri­sa; se per­ci­ben una tran­qui­li­dad y una energía es­pe­cial, los que sa­ben, di­cen que es un san­tua­rio es­pi­ri­tual, da­to que no sor­pren­de­ría a mu­chos, pues siem­pre ha si­do un cen­tro bu­dis­ta im­por­tan­te don­de vi­ven y es­tu­dian al­re­de­dor de 1,000 mon­jes –un nú­me­ro con­si­de­ra­ble si se to­ma en cuen­ta que la po­bla­ción de la ciu­dad es de po­co más de 20,000 per­so­nas.

La me­jor ma­ne­ra de co­no­cer el des­tino es a pie o en bi­ci­cle­ta, y por suer­te, la ma­yo­ría de los ho­te­les tie­ne al­gu­nas dis­po­ni­bles para sus hués­pe­des. Du­ran­te los tra­yec­tos te to­pa­rás con más de 30 tem­plos, co­no­ci­dos co­mo wats, sien­do los más po­pu­la­res Wat Xieng Thong (Tem­plo do­ra­do) y Haw Pha Bang (Tem­plo real), que es­tá en el Mu­seo del Pa­la­cio Real y res­guar­da al bu­da más im­por­tan­te de Laos, el que le da el nom­bre a la ciu­dad: Bu­da Ph­ra Bang. Tam­bién ve­rás edi­fi­cios de la era co­lo­nial fran­ce­sa; cons­truc­cio­nes co­lo­nia­les, tem­plos do­ra­dos y edi­fi­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les de ma­de­ra, que le otor­gan un to­que es­pe­cial al pai­sa­je ur­bano del lu­gar.

En al­gu­na de tus ca­mi­na­tas, con cer­te­za, te en­con­tra­rás con un encantador y sen­ci­llo puen­te de bam­bú, si­tua­do so­bre el río Nam Khan. En tem­po­ra­da de llu­vias, cuan­do el cau­dal del río es in­ten­so, tal vez no te per­mi­tan cru­zar­lo, pe­ro si el río es­tá ba­jo, haz­lo tran­qui­la­men­te.

A me­dio­día, cuan­do el ca­lor es más fuer­te, es bue­na idea ir a Ock Pop Tock, un cen­tro tex­til cu­yos ar­te­sa­nos tra­ba­jan con ma­te­ria­les lo­ca­les, co­mo se­da o al­go­dón, para rea­li­zar di­se­ños mo­der­nos y lla­ma­ti­vos con téc­ni­cas an­ti­guas, co­mo te­la­res de cin­tu­ra, para sus crea­cio­nes. El con­cep­to fue ini­cia­do por y para mu­je­res, ac­tual­men­te, da tra­ba­jo a más de 500 ar­te­sa­nos en el país. Pue­des vi­si­tar el mu­seo tex­til, apren­der a te­ñir se­da o to­mar un té al la­do del río, to­das, gran­des ex­pe­rien­cias. Hay una su­cur­sal pe­que­ña en la ca­lle prin­ci­pal (Si­sa­vang­vong), pe­ro la vi­ven­cia com­ple­ta la en­cuen­tras en el mu­seo que es­tá un po­qui­to más le­jos. Ir en bi­ci­cle­ta es ideal, aun­que tam­bién es bue­na idea to­mar un tuk-tuk –la tra­di­cio­nal mo­to con ca­bi­na para pa­sa­je­ros.

Uno de los si­tios que no te pue­des per­der es el mon­te Phou­si o “mon­ta­ña sagrada”, un tem­plo ubi­ca­do en la ci­ma que ofre­ce la vis­ta más es­pec­ta­cu­lar de Luang Pra­bang. Des­de ahí pue­des ver los ríos Me­kong y Nam Khan, jun­to con el pai­sa­je ver­de y fron­do­so de los al­re­de­do­res. La me­jor ho­ra para as­cen­der es al ama­ne­cer, cuan­do el cli­ma aún es fres­co, así, la es­ca­la­da de los más de 300 es­ca­lo- nes que te lle­van has­ta la ci­ma no se­rá un mar­ti­rio. No obs­tan­te, el mo­men­to más po­pu­lar para su­bir es el atar­de­cer. La de­ci­sión es tu­ya: la vis­ta es in­creí­ble, pe­ro es cuan­do es­tá más con­ges­tio­na­do, y el gen­tío pue­de im­pe­dir que tu ex­pe­rien­cia sea gra­ta.

Si no te im­por­ta le­van­tar­te muy tem­prano, es de­cir, an­tes de que sal­ga el sol, po­drás vi­vir un mo­men­to clave en la ru­ti­na dia­ria de los lu­ga­re­ños: el Tak Bak. Para es­te ri­tual, cien­tos de mon­jes bu­dis­tas que vi­ven en la ciu­dad sa­len por las ca­lles a re­co­lec­tar li­mos­nas, que, nor­mal­men­te, con­sis­ten en arroz y ve­ge­ta­les y que la gen­te les re­ga­la to­dos los días para su sub­sis­ten­cia. La pro­ce­sión se lle­va a ca­bo po­co an­tes del ama­ne­cer y es un even­to que va­le la pe­na pre­sen­ciar en si­len­cio y con res­pe­to. Cuan­do ter­mi­na el des­fi­le de los mon­jes es buen mo­men­to para ir al mon­te Phou­si y dis­fru­tar, des­de lo al­to, la ma­ña­na que co­mien­za.

Una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias del via­je es na­ve­gar por el Me­kong, el río cu­yo cau­ce em­pie­za en el Tí­bet y ter­mi­na en Vietnam. A unas dos ho­ras de Luang Pra­bang, en la ori­lla del río, es­tán las dos pe­que­ñas cue­vas Pak Ou: Tham Thing (la de aba­jo) y Tham Theung (la de arri­ba). Am­bas se ubi­can en una mon­ta­ña de pie­dra. Lo que hay aden­tro es muy in­tere­san­te, cien­tos de bu­das, gran­des, me­dia­nos, mi­nia­tu­ra, de me­tal o de ma­de­ra, to­dos co­lo­ca­dos cui­da­do­sa­men­te en los plie­gues y for­ma­cio­nes na­tu­ra­les de la cue­va. La gen­te los lle­va ahí co­mo ofren­da o los de­ja cuan­do ya es­tán de­te­rio­ra­dos y no los quie­ren des­truir. Las di­fe­ren­tes re­pre­sen­ta­cio­nes de Bu­da se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.