MÓ­NA­CO EX­CLU­SI­VO

Life and Style (México) - - CONTENIDO -

Un ex­cep­cio­nal via­je en el tiem­po que se ce­le­bra ca­da dos años: la ca­rre­ra de au­tos an­ti­guos de nom­bre Gran Pre­mio de Mó­na­co His­tó­ri­co.

Mon­te­car­lo es si­nó­ni­mo de automovilismo y ele­gan­cia. Des­de 1929, el prin­ci­pa­do ha si­do se­de del Gran Pre­mio de Mó­na­co y, hoy en día, jun­to con las 500 mi­llas de In­dia­ná­po­lis y las 24 Ho­ras de Le Mans, for­man la tri­ple co­ro­na del automovilismo mun­dial. Aun así, com­pa­ra­do con es­tas com­pe­ten­cias, hay un ai­re que se­pa­ra es­ta ca­rre­ra de cual­quier otra. En nin­gún otro lu­gar, los au­tos del Grand Prix, lu­cen tan bien co­mo por las es­tre­chas ca­lles del prin­ci­pa­do, y es ahí don­de las vis­tas y los so­ni­dos de los mo­to­res de F1 pa­re­cen más en ar­mo­nía.

Así, con es­te le­ga­do y distinción, el Au­to­mo­bi­le Club de Mo­na­co se en­car­ga de or­ga­ni­zar la com­pe­ten­cia de au­tos clá­si­cos lla­ma­da Gran Pre­mio de Mó­na­co His­tó­ri­co, y lo ha­ce con el mis­mo en­can­to y pa­sión que en 1929. Es­te even­to, ce­le­bra­do des­de 1997, es el acon­te­ci­mien­to más pres­ti­gio­so

del cir­cui­to “clas­sic ra­cing” y reúne —ca­da dos años— a pi­lo­tos y aman­tes de la me­cá­ni­ca an­ti­gua en una com­pe­ten­cia de au­to­mó­vi­les de ca­rre­ras clá­si­cos, que es la más ecléc­ti­ca y más pres­ti­gio­sa de to­das. És­ta se desa­rro­lla exac­ta­men­te so­bre el mis­mo tra­za­do que re­co­rre el Gran Pre­mio de Fór­mu­la 1, que se lle­va a ca­bo quin­ce días más tar­de.

Para es­ta ca­rre­ra, la Ro­ca mo­ne­gas­ca se trans­for­ma en un au­tén­ti­co tem­plo del au­to­mó­vil vin­ta­ge. La pa­sión de los pi­lo­tos con­ta­gia tan­to a par­ti­ci­pan­tes co­mo asis­ten­tes. Para mu­chos, es­ta ci­ta bi­a­nual de los fa­ná­ti­cos del de­por­te mo­tor, bien me­re­ce ha­cer el via­je, pues reúne a co­ches muy di­ver­sos, pro­ce­den­tes de los me­jo­res fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les. En es­te 2018, 50 años de his­to­ria de ca­rre­ras au­to­mo­vi­lís­ti­cas con­ver­gie­ron en una com­pe­ten­cia que se ce­le­bró del 11 al 13 de ma­yo. Y cual­quie­ra que crea que es­ta com­pe­ten­cia no se vi­ve con la mis­ma emo­ción que la del cir­cui­to de Fór­mu­la 1, es­tá muy equi­vo­ca­do. Las prue­bas de ve­lo­ci­dad del Gran Pre­mio His­tó­ri­co se ha­ce en con­di­cio­nes reales, y los pi­lo­tos li­bran au­tén­ti­cas ba­ta­llas al vo­lan­te de au­to­mó­vi­les de co­lec­ción re­par­ti­dos en sie­te ca­te­go­rías.

Pon­ga­mos en pers­pec­ti­va el he­cho de que to­dos los pi­lo­tos de Fór­mu­la 1 sue­ñan con ga­nar en es­te cir­cui­to —el más len­to y di­fí­cil del campeonato mun­dial de es­ta ca­te­go­ría—. El que ob­tie­ne la vic­to­ria en Mó­na­co lo me­re­ce sin cues­tio­na­mien­to al­guno, por­que in­clu­so un pe­que­ño error en las ca­lles del prin­ci­pa­do pue­de ser fa­tal. Las ca­li­fi­ca­cio­nes son siem­pre de­ter­mi­nan­tes, el pa­so ele­va­do es ca­si im­po­si­ble. Sin em­bar­go, el nú­me­ro de aban­do­nos es al­to, un buen con­trol pue­de ase­gu­rar un lu­gar en la pun­tua­ción.

Po­de­mos re­vi­sar un po­co la his­to­ria: Mó­na­co fue el se­gun­do cir­cui­to de la his­to­ria en re­ci­bir la Fór­mu­la 1, en 1950 (21 de ma­yo), des­pués de Sil­vers­to­ne, pe­ro hu­bo ca­rre­ras des­de 1929. Es uno de los úl­ti­mos “cir­cui­tos de hom­bres” don­de el ta­len­to del pi­lo­to aún pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. Ayr­ton Sen­na lo ga­nó ni más ni me­nos que en seis oca­sio­nes. Su tra­zo –que se ha man­te­ni­do ca­si idén­ti­co des­de 1950– exi­ge con­cen­tra­ción y des­tre­za a lo lar­go de sus 3.34 km de lon­gi­tud. Los co­ches arran­can des­de la lí­nea de sa­li­da para en­fren­tar la

cur­va Sain­te Dé­vo­te, lu­gar don­de han ocu­rri­do mu­chos ac­ci­den­tes. La pis­ta sube has­ta la iz­quier­da del Ca­sino de Mon­te­car­lo, para ba­jar fren­te al Ho­tel de Pa­ris, des­de allí des­cien­de nue­va­men­te a la cur­va de­re­cha del Mi­ra­beau. Con­ti­núa en­ton­ces has­ta la cur­va más len­ta del campeonato: Vi­ra­ge Fair­mont (an­te­rior­men­te Vi­ra­ge Loews), lu­gar don­de se en­cuen­tra el Fair­mont Ho­tel Mon­te-Car­lo. La sec­ción del Por­tier con­du­ce ha­cia el mar, don­de la pis­ta to­ma pres­ta­do un tú­nel y lo lle­va a la chi­ca­na cer­ca del puer­to, a un la­do del ho­tel Port Pa­la­ce Mo­na­co y del ho­tel Mi­ra­mar Mo­na­co. Lue­go hay que vi­rar a la iz­quier­da de la tien­da de ta­ba­co, la sec­ción de la pis­ci­na, para gi­rar a la de­re­cha con Ras­cas­se, en­se­gui­da, hay que se­guir por la cur­va Anthony Nog­hes, y, fi­nal­men­te, se lle­ga a la lí­nea de las gra­das.

De la mis­ma ma­ne­ra en que el cir­cui­to per­ma­ne­ce prác­ti­ca­men­te igual, lo mis­mo el es­pí­ri­tu, que ha es­ta­do pre­sen­te des­de las pri­me­ras com­pe­ten­cias en Mó­na­co. Los con­trin­can­tes más an­ti­guos que se pre­sen­ta­ron es­te año se re­mon­tan a los años 1930, cuan­do Bu­gat­ti y Al­fa Romeo do­mi­na­ban las ca­rre­ras. Por otro la­do, los mo­de­los de los pre­mios de Fór­mu­la 1 de las dé­ca­das de los 50, 60 y 70 son, sin du­da, al­go así co­mo las rei­nas más lin­das del bai­le. Lola, McLa­ren y otros Ty­rell, por su par­te, re­vi­vie­ron la his­to­ria de los pro­gre­sos del ae­ro­di­na­mis­mo y la in­ves­ti­ga­ción so­bre los mo­to­res. Por úl­ti­mo, unos GT fa­bri­ca­dos du­ran­te la dé­ca­da de 1960 en las plan­tas de Fe­rra­ri, Ma­se­ra­ti, Ja­guar, o in­clu­so, As­ton Mar­tin, re­pre­sen­tan el es­pí­ri­tu del gentle­man dri­ver por ex­ce­len­cia. La ge­nia­li­dad del Gran Pre­mio His­tó­ri­co de Mó­na­co es su po­der de de­vol­ver­les a es­tas má­qui­nas le­gen­da­rias su vo­ca­ción de siem­pre: ha­cer ru­gir sus mo­to­res y con­du­cir a los pi­lo­tos a la vic­to­ria —mien­tras los afi­cio­na­dos no pue­den ha­cer otra co­sa que ova­cio­nar.

Al igual que en el cir­cui­to de Fór­mu­la 1, los ce­rra­dos vi­ra­jes de la Con­da­mi­ne, la le­gen­da­ria hor­qui­lla de la Ras­cas­se, el rá­pi­do tú-

nel o la te­mi­da cur­va de Sain­te Dé­vo­te fi­gu­ran en el pro­gra­ma de los tres días que du­ra la ca­rre­ra y re­pre­sen­tan las mis­mas exi­gen­cias para es­te ti­po de au­to­mó­vi­les. Los pe­li­gros son tan­gi­bles, tan­to para los pi­lo­tos co­mo para esos cor­ce­les de cua­tro rue­das. Los par­ti­ci­pan­tes lle­gan a al­can­zar ve­lo­ci­da­des su­pe­rio­res a 240 km/h y cual­quier re­ba­se es una ba­ta­lla, co­mo siem­pre su­ce­de en la es­tre­cha pis­ta del cir­cui­to de Mó­na­co. La ca­rre­ra, au­tén­ti­ca y re­ñi­da, es la ra­zón de ser de es­te Gran Pre­mio: tan in­ten­sa y apre­cia­da en la que la ve­lo­ci­dad no es­tá en te­la de jui­cio, y la vic­to­ria es una cues­tión de pres­ti­gio.

Sin im­por­tar que uno sea o no en­tu­sias­ta de las ca­rre­ras de co­ches, na­die pue­de ne­gar la cua­li­dad de ex­tra­or­di­na­ria re­tros­pec­ti­va de mo­de­los –des­de an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y has­ta 1976– , que des­fi­lan en el Gran Pre­mio de Mo­na­co His­tó­ri­co, la cual pue­de ser el pre­tex­to para que uno lo anote den­tro de su buc­ket list.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.