TA­COS DE CAR­NI­TAS

Life and Style (México) - - LIFE / PLATO DE AUTOR -

Re­co­no­ci­do co­mo uno de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les que de­jó ma­yor hue­lla, Her­nán Cor­tés era ori­gi­na­rio de Me­de­llín, Ex­tre­ma­du­ra. En 1504 lle­gó a las In­dias, re­cien­te­men­te des­cu­bier­tas por Cris­tó­bal Co­lón, y se es­ta­ble­ció co­mo es­cri­bano y te­rra­te­nien­te en San­to Domingo. Pe­ro su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro le im­pe­día que­dar­se en un so­lo lu­gar, así que, años más tar­de, par­ti­ci­pó en las ex­pe­di­cio­nes a Cu­ba y a Yu­ca­tán, lue­go na­ve­gó ha­cia Co­zu­mel y Ta­bas­co; ahí derrotó a los ma­yas y, en­tre otros re­ga­los, re­ci­bió a do­ña Ma­ri­na, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ma­lin­che, quien se­ría su aman­te, in­tér­pre­te y con­se­je­ra du­ran­te sus tra­ve­sías.

Sus vic­to­rias las ce­le­bra­ba con gran­des co­mi­lo­nas, una de las más im­por­tan­tes fue des­pués de la con­quis­ta de Te­noch­titlán. Ber­nal Díaz del Castillo, en His­to­ria ver­da­de­ra de la con­quis­ta de la Nue­va Es­pa­ña, des­cri­be que, des­pués de ha­ber aprehen­di­do a Cuauh­té­moc y a su fa­mi­lia, el 13 de agos­to de 1521, el con­quis­ta­dor or­de­nó un ban­que­te en Co­yoa­cán; para ello, te­nía un na­vío (re­cién lle­ga­do de Cas­ti­lla al puer­to de la Vi­lla Ri­ca de la Ve­ra Cruz) de Cu­ba lleno de vino y cer­dos. Co­ci­na­ron és­tos en su pro­pia man­te­ca, se die­ron cuen­ta de que no te­nían tri­go para ha­cer pan. Así que los tlax­cal­te­cas, que tam­bién es­ta­ban in­vi­ta­dos al fes­te­jo por­que fue­ron alia­dos de los es­pa­ño­les, hi­cie­ron tor­ti­llas, y ahí pu­sie­ron los tro­zos de car­ne. No se die­ron cuen­ta de que es­ta­ban ha­cien­do uno de los gran­des pla­ti­llos del mes­ti­za­je y que Her­nán Cor­tés se con­vir­tió en su es­tan­dar­te: los irre­sis­ti­bles ta­cos de car­ni­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.