UNA PERS­PEC­TI­VA PO­CO VIS­TA PARA VIA­JAR A AUS­TRA­LIA: EN­FREN­TAR­SE A SUS DESAFÍOS EN UNA TRA­VE­SÍA MUY FA­MI­LIAR.

UN MA­TRI­MO­NIO Y SUS DOS HI­JOS ADUL­TOS DE­CI­DEN PER­SE­GUIR AL SOL, DES­DE EL AMA­NE­CER Y HAS­TA LA ÚL­TI­MA GO­TA DE LUZ, EN UN IN­TEN­SO Y LAR­GO DÍA DE CON­TRAS­TES EN EL G REATO CEA N RO A D.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO JOR­GE VA­LEN­CIA FO­TOS AN­DRÉS VA­LEN­CIA

Pe­ro de eso se tra­ta­ba: de ga­nar­le la ca­rre­ra al Sol. Cla­ro que a esa ho­ra no po­día sa­ber qué tan in­ten­sa, alo­ca­da y her­mo­sa se­ría es­ta ma­ra­tón para ex­pri­mir de pun­ta a pun­ta un día en­te­ro en el Great Ocean Road de Aus­tra­lia. Si­guien­do la efí­me­ra luz que flo­re­ce y mue­re en una so­la jor­na­da, acom­pa­ñan­do y ad­mi­ran­do el tra­ba­jo de un fo­tó­gra­fo mien­tras se es­fuer­za por que­dar­se con los im­po­si­bles co­lo­res que pa­san an­te nues­tros ojos. Mi­rar y cau­ti­var­se de­be­ría ser su­fi­cien­te, pe­ro un fo­tó­gra­fo bus­ca más: quie­re apro­piar­se, ro­bar para sí mis­mo esa co­sa eté­rea lla­ma­da el mo­men­to.

El Great Ocean Road es una ca­rre­te­ra fa­mo­sa —su nom­bre ofi­cial es un ino­cuo B100— que une las ciu­da­des de Mel­bour­ne y Warrnam­bool, en el sur de es­te país con for­ma de con­ti­nen­te. Sus 345 ki­ló­me­tros os­ci­lan en­tre pla­yas y acan­ti­la­dos que de­jan sin alien­to y bos­ques hú­me­dos que re­cuer­dan un pa­sa­do de di­no­sau­rios y he­le­chos gi­gan­tes po­blan­do la Tie­rra. Pe­ro de­cir que es una ca­rre­te­ra ha­ce muy po­co ho­nor a la ex­pe­rien­cia pro­fun­da que la ru­ta te ofre­ce: el asom­bro se sien­ta a tu la­do y, co­mo un pa­sa­je­ro más, va mi­ran­do por la ven­ta­na y se­ña­lan­do “mi­ra allí”, “uf, qué co­sa” o ha­cien­do un ges­to si­len­cio­so con la ca­be­za, im­pli­can­do al­go que só­lo pue­de de­cir­se sin pa­la­bras.

La pro­me­sa de un día de sol ha­bía apa­re­ci­do me­ses an­tes, cuan­do en­tre los cua­tro via­je­ros de­ba­tía­mos, apa­sio­na­da­men­te, los pun­tos a cu­brir en nues­tra ru­ta. ¿Los per­so­na­jes in­vo­lu­cra­dos? An­drés, fo­tó­gra­fo, es­ca­la­dor y sur­fis­ta, in­tere­sa­do en to­do el es­pec­tro vi­sual de la reali­dad; Ana Lu­cía, neu­ro­cien­tí­fi­ca en for­ma­ción, aman­te de los ani­ma­les y, por lo tan­to, ve­ge­ta­ria­na; Ma­xi­ne, psi­coa­na­lis­ta apa­sio­na­da que ha he­cho de la sen­sa­tez su vo­ca­ción y su mo­do de vi­da. Yo, que en­ca­be­zo una pe­que­ña em­pre­sa, dis­fru­to ac­tuar co­mo lí­der de es­ta pan­di­lla. En ese pa­pel me man­tu­ve al vo­lan­te por 2,200 ki­ló­me­tros en un vehícu­lo que fue, ade­más, nues­tra ca­sa por dos se­ma­nas.

És­ta es, ade­más, mi fa­mi­lia: Ma­xi­ne, mi es­po­sa des­de ha­ce ya ca­si 30 años, An­drés, mi hi­jo de 26, y Ana Lu­cía, nues­tra “pe­que­ña”, que aho­ra tie­ne 23 años y via­jó a Aus­tra­lia para com­ple­tar sus es­tu­dios de psi­co­lo­gía, he­cho que nos dio el pre­tex­to ideal para ir a vi­si­tar­la y ha­cer unas va­ca­cio­nes lle­nas de na­tu­ra­le­za y des­cu­bri­mien­to.

OTRO TI­PO DE JUE­GO

VIA­JAR CON HI­JOS ADUL­TOS ES UN JUE­GO DI­FE­REN­TE. HAN VI­VI­DO EN OTROS PAÍ­SES, POR SU CUEN­TA, Y HAN VIA­JA­DO CON SUS PRO­PIOS ME­DIOS. QUIE­REN NE­GO­CIAR. Y TIE­NEN RA­ZÓN.

De­bo con­fe­sar que te­nía mis te­mo­res al pla­near es­te via­je. Has­ta ha­ce po­cos años, los ro­les es­ta­ban cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­dos en nues­tras va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res: Ma­xi­ne y yo, co­mo pa­dres, nos en­car­gá­ba­mos de la lo­gís­ti­ca, car­gá­ba­mos con to­da la res­pon­sa­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y ope­ra­ti­va, y te­nía­mos tam­bién la ta­rea de to­mar las de­ci­sio­nes, pen­san­do en el “bien co­mún”, es cier­to, pe­ro con la in­ne­ga­ble ven­ta­ja de no te­ner que dis­cu­tir de­ma­sia­do las op­cio­nes. Ana y An­drés, nues­tros hi­jos, eran in­for­ma­dos (“ire­mos a la pla­ya”, “el ho­tel se­rá La Ca­sa de Juan”, “es­ta­re­mos un día y me­dio en Ma­chu Pic­chu”…) y go­za­ban de un cier­to ran­go de op­cio­nes para ele­gir, co­mo dón­de ce­nar o si pre­fe­rían vi­si­tar una la­gu­na en ka­yak o en bi­ci­cle­ta. El mun­do era sim­ple: los pa­dres pla­nea­mos y eje­cu­ta­mos, los chi­cos dis­fru­tan. Nues­tro pla­cer era pro­veer­les una ex­pe­rien­cia sin preo­cu­pa­cio­nes.

Pe­ro via­jar con hi­jos adul­tos es un jue­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Ana y An­drés, para to­do mi or­gu­llo, han cre­ci­do para con­ver­tir­se en adul­tos fuer­tes, de­ter­mi­na­dos, con ideas cla­ras de lo que bus­can y una vo­lun­tad de hie­rro para lo­grar­lo. Han vi­vi­do en otros paí­ses, por su cuen­ta, y han via­ja­do con sus pro­pios me­dios. Quie­ren ne­go­ciar. Y tie­nen ra­zón.

Las va­ca­cio­nes aho­ra co­mien­zan co­mo un ac­to par­la­men­ta­rio, don­de hay po­nen­cias, po­si­cio­na­mien­tos, alian­zas: dón­de ire­mos, por qué, qué desea ha­cer ca­da uno, có­mo ase­gu­ra­mos que ha­ya op­cio­nes ve­ge­ta­ria­nas para Ana o una tar­de de surf para An­drés… Y yo

no só­lo par­ti­ci­po, soy una es­pe­cie de ac­tor-es­pec­ta­dor que mi­ra con una di­si­mu­la­da son­ri­sa in­te­rior có­mo se apren­de en fa­mi­lia el de­li­ca­do ar­te de ne­go­ciar, don­de ca­da uno ce­de para ga­nar en con­jun­to. Por­que hoy nues­tro re­to no es có­mo ayu­dar­los a con­ver­tir­se en adul­tos, sino có­mo ejer­cer esa con­di­ción para te­jer con­sen­sos, in­clu­so, en un mun­do en el que es­te ob­je­ti­vo es muy po­co co­mún.

Se va­le pe­dir un tra­to es­pe­cial y se es­pe­ra la co­la­bo­ra­ción de los otros, por­que se da por des­con­ta­do que ca­da uno es­tá dis­pues­to a bus­car lo me­jor para los de­más. An­drés que­ría un día de luz, es de­cir, un día para do­cu­men­tar có­mo el sol trans­for­ma el co­lor de las co­sas, con­for­me cum­ple su trán­si­to de la au­ro­ra al cre­púscu­lo.

UNA CA­SA QUE RUE­DA

Siem­pre tu­ve la ten­ta­ción de ha­cer una lar­ga ru­ta en una ca­sa ro­dan­te.

Ca­da for­ma de via­jar es­tá acom­pa­ña­da por una ver­sión di­fe­ren­te del pai­sa­je. El avión nos re­ga­la por las es­co­ti­llas una mi­ra­da a un mun­do en mi­nia­tu­ra: una cor­di­lle­ra es só­lo el plie­gue de sá­ba­na, las nu­bes son al­go­do­nes de azúcar y los gran­des ríos son hi­los de pla­ta en­gar­za­dos por un or­fe­bre en un co­llar ca­pri­cho­so. Re­co­no­ce­mos, con una ale­gría ca­si in­fan­til, los ras­gos mi­núscu­los de un mun­do que ape­nas así ad­mi­ra­mos en su gran­de­za. El tren nos lle­va al ci­ne: la ven­ta­ni­lla es una pan­ta­lla a un uni­ver­so que ocu­rre más en la ima­gi­na­ción que en la reali­dad y mi­ra­mos esas rá­pi­das es­ce­nas pa­sar co­mo si fue­ran un re­la­to ar­ti­cu­la­do para cons­truir al­gún sen­ti­do na­rra­ti­vo. El au­to es otra co­sa: su len­ti­tud y su ver­sa­ti­li­dad te ha­cen pro­ta­go­nis­ta del pai­sa­je. Via­jar en ca­rre­te­ra es una opor­tu­ni­dad per­ma­nen­te de asir tu en­torno. Si en­cuen­tras un ria­chue­lo, te de­tie­nes; si hay un lu­gar para desa­yu­nar, te de­tie­nes; si hay un mi­ra­dor, si un koa­la des­can­sa en un ár­bol, si quie­res ca­mi­nar un par de ki­ló­me­tros en un sen­de­ro de bos­que que se mi­ra pro­me­te­dor… te de­tie­nes.

Es­tas va­ca­cio­nes en Aus­tra­lia ofre­cían la perfecta opor­tu­ni­dad para ren­tar una ca­sa ro­dan­te: es un país lleno de ca­rre­te­ras, bue­nos ser­vi­cios y cien­tos de lu­ga­res para es­ta­cio­nar­se con se­gu­ri­dad. Así que de­ci­di­mos ha­cer la ru­ta de Syd­ney a Mel­bour­ne, por la cos­ta y la mon­ta­ña, y ce­rrar nues­tros 15 días de via­je con un cir­cui­to por el Great Ocean Road. El día pro­me­ti­do para An­drés se­ría uno en los al­re­de­do­res de los Do­ce Após­to­les (Twel­ve Apostles).

Plan­tear­se se­guir al sol du­ran­te un día pue­de ser un re­to, pe­ro na­die cal­cu­ló que se­ría aún ma­yor en la la­ti­tud en que nos en­con­trá­ba­mos: en el ve­rano del sur aus­tra­liano, los días co­mien­zan a las cin­co de la ma­ña­na y ter­mi­nan a las nue­ve de la no­che, y con los pro­le­gó­me­nos de la au­ro­ra y el len­to mo­rir del cre­púscu­lo, tie­nes al­go de luz por ca­si 18 ho­ras en el día, una lo­cu­ra se­gún nues­tros es­tán­da­res tro­pi­ca­les.

OCHO VA­LEN POR 12

Los Do­ce Após­to­les es, sin du­da, la atrac­ción más co­no­ci­da de to­da la ru­ta: un con­jun­to de co­lum­nas mag­ní­fi­cas den­tro del mar, al­gu­nas de ca­si 50 me­tros de al­tu­ra. En reali­dad son re­ma­nen­tes del acan­ti­la­do, re­ba­na­dos por los ele­men­tos co­mo si fue­sen pe­da­zos de un pas­tel. Los Após­to­les hoy son só­lo ocho fi­gu­ras mo­nu­men­ta­les, por­que la ero­sión ha­ce su tra­ba­jo de es­cul­tor sin pau­sas: ape­nas 2005 es la fe­cha del más re­cien­te de­rrum­be de una de es­tas to­rres.

Allí des­em­bar­can cien­tos de ca­mio­nes con hor­das de tu­ris­tas. Lle­gar muy tem­prano es la úni­ca al­ter­na­ti­va ra­zo­na­ble, ya que esos ca­mio­nes vie­nen des­de Me­bour­ne por el día. Así sur­gió la pro­pues­ta de An­drés: “¿Y si lle­ga­mos al ama­ne­cer? Es la me­jor ho­ra para sa­car fo­to­gra­fías…” Di­ji­mos que sí, y pron­to el pro­pó­si­to se con­vir­tió en es­tar allí an­tes que el al­ba, sin sa­ber a qué nos com­pro­me­tía­mos. Y es que, cuan­do tie­nes una ca­sa ro­dan­te, na­die pue­de que­dar­se en el ho­tel mien­tras los in­tré­pi­dos ma­dru­gan: “Mi ca­sa es tu au­to”, se po­dría de­cir. Para mo­ver el vehícu­lo, hay que des­en­chu­far la energía ex­ter­na y las co­ne­xio­nes de agua y dre­na­je, ce­rrar el gas, or­de­nar el in­te­rior y guar­dar to­do en las ga­ve­tas, con ra­pi­dez pe­ro me­ticu­losa­men­te, para evi­tar que en una cur­va o una sú­bi­ta fre­na­da se te ven­gan en­ci­ma va­sos, cu­chi­llos y cal­ce­ti­nes. Tu­vi­mos que abrir los ojos a las 4:15 para lo­grar sa­lir a las 4:45 de la ma­ña­na.

Por suer­te, nues­tro trai­ler park es­ta­ba a só­lo unos seis ki­ló­me­tros del es­ta­cio­na­mien­to de los Do­ce Após­to­les, por­que ma­ne­jar un vehícu­lo de tres to­ne­la­das, ocho me­tros de lar­go, ex­ce­so de an­cho, con el vo­lan­te en el la­do opues­to, ade­más de tu fa­mi­lia den­tro, es un ac­to te­me­ra­rio en esas con­di­cio­nes. Y mien­tras rue­das, sin energía ex­ter­na o gas cir­cu­lan­te, no pue­des pre­pa­rar­te un ca­fé, así que una fría Co­ca-Co­la Light se con­vier­te en la fuen­te de elec­ción para la an­sia­da ca­feí­na. Eso y la mú­si­ca de Ali Far­ka Tou­ré, que te le­van­ta el áni­mo co­mo el abra­zo de un her­mano, fue­ron las ar­mas se­cre­tas para via­jar a sal­vo.

Cuan­do lle­ga­mos, cer­ca de las cin­co, el es­ta­cio­na­mien­to es­ta­ba prác­ti­ca­men­te va­cío: las ins­ta­la­cio­nes de ser­vi­cio abren has­ta las 6:30, pe­ro el si­tio es vi­si­ta­ble to­do el tiem­po. Nos en­ca­mi­na­mos rá­pi­da­men­te a la ori­lla del mar para ver un es­pec­tácu­lo ex­tra­or­di­na­rio: el sol se ele­va so­bre el con­ti­nen­te e ilu­mi­na un mar bra­vo, lleno de ca­ba­llos de es­pu­ma. Lue­go, la luz pin­ta, po­co a po­co, a ca­da uno de los Após­to­les, re­gre­san­do a la vi­da en un ri­to dia­rio al con­jun­to de gi­gan­tes azo­ta­dos por el vien­to. El re­sul­ta­do es abru­ma­do­ra­men­te be­llo y te ha­ce sen­tir tan pe­que­ño co­mo nin­gu­na ca­te­dral po­dría lo­grar­lo.

La cos­ta es­tá ali­nea­da en una dia­go­nal noreste-su­r­es­te y es­to co­lo­ca la sa­li­da del sol en un án­gu­lo par­ti­cu­lar. Mien­tras veía la obli­cua luz del ama­ne­cer ilu­mi­nar a ca­da Apóstol, de uno por uno, me acor­dé del efec­to si­mi­lar que pro­du­ce una serpiente de luz ba­jan­do las es­ca­li­na­tas de El Castillo de Chi­chén It­zá. Y fue cu­rio­so re­cor­dar­lo pre­ci­sa­men­te en es­te lu­gar, por­que el pues­to de ob­ser­va­ción en los Do­ce Após­to­les se co­no­ce co­mo El Castillo, una for­ma­ción de ro­ca que se aden­tra en el mar con una vis­ta pri­vi­le­gia­da. Di­ga­mos que es co­mo uno de los Após­to­les, pe­ro aún se en­cuen­tra uni­do a tie­rra por un es­tre­cho pa­si­llo.

An­drés tre­pó por en­ci­ma de las va­llas para ca­mi­nar ha­cia la pun­ta de El Castillo, con­tra mis re­co­men­da­cio­nes, y aun­que de­bo de­cir que no fue el úni­co fo­tó­gra­fo en ha­cer­lo, eso no ali­via­ba mis an­gus­tias pa­ter­nas, por­que si hay al­go que sa­ben ha­cer es­tos acan­ti­la­dos es de­rrum­bar­se.

Cer­ca de las ocho y me­dia re­gre­sa­mos a nues­tro mo­tor ho­me, en el es­ta­cio­na­mien­to ya po­bla­do por una mul­ti­tud. Y allí desa­yu­na­mos sonrientes y lle­nos de ama­ne­cer: los hue­vos con sal­chi­chas y ca­fé con pan sa­ben a glo­ria cuan­do lle­vas ca­si cua­tro ho­ras de ac­ti­vi­dad. Lue­go, una sies­ta re­pa­ra­do­ra y es­ta­mos lis­tos para con­ti­nuar la ru­ta… Una de las ven­ta­jas de via­jar con la ca­sa a cues­tas, co­mo una fa­mi­lia-ca­ra­col.

MA­NE­JAR UN VEHÍCU­LO DE TRES TO­NE­LA­DAS, OCHO ME­TROS DE LAR­GO, EX­CE­SO DE AN­CHO, CON EL VO­LAN­TE EN EL LA­DO OPUES­TO, ADE­MÁS DE TU FA­MI­LIA DEN­TRO, ES UN AC­TO TE­ME­RA­RIO.

BAHÍAS LLE­NAS DE IS­LAS

Se­gui­mos la ca­rre­te­ra por 30 ki­ló­me­tros más, has­ta el pun­to en don­de se se­pa­ra del mar, rum­bo a Warrnam­bool. Se le co­no­ce co­mo Bay of Islands por­que son de­ce­nas de pe­que­ñas bahías sal­pi­ca­das por mi­nús­cu­las is­las: en reali­dad, otros re­si­duos de acan­ti­la­do, aun­que mu­cho más pe­que­ños que los que mi­ra­mos al ama­ne­cer. Si bien la ex­pe­rien­cia de los Do­ce Após­to­les es mo­nu­men­tal, la cos­ta se vuel­ve más ín­ti­ma y has­ta personal en Bay of Islands: aquí hay mu­cho me­nos tu­ris­tas, los acan­ti­la­dos tie­nen una al­tu­ra de só­lo 10 o 15 me­tros y hay una pe­que­ña ram­pa que te per­mi­te ba­jar has­ta el agua, que es sor­pren­den­te­men­te tran­qui­la. Tan­to, que Ana pu­do prac­ti­car los pa­ti­tos, co­mo si se tra­ta­ra de un la­go. Em­pa­ca­mos y, a su­ge­ren­cia de al­gu­nos lo­ca­les, nos fui­mos a dar­nos un cha­pu­zón en la bahía con­ti­gua, Bay of Martyrs, que ofre­ce un par de pla­yas an­chas de are­na blan­ca. El agua, aun en ve­rano, es muy fría, por­que lle­ga de la An­tár­ti­da sin in­ter­me­dia­cio­nes, así que es­tu­vi­mos ape­nas unos mi­nu­tos na­dan­do.

Las pe­que­ños de­dos de mar que for­man Bay of Islands y Bay of Martyrs es­tán co­nec­ta­dos en tie­rra por sen­de­ros muy bien cuidados co­no­ci­dos co­mo Cliff Top Walk, así que pue­des re­co­rrer ca­si to­da la geo­gra­fía y acer­car­te a la rom­pien­te para ad­mi­rar la fuer­za in­can­sa­ble del mar. Una su­ce­sión de ver­des, tur­que­sas y agua­ma­ri­nas cam­bian­tes ba­jo los ra­yos del sol. “Es­tá ma­ra­vi­llo­sa la luz”, le gri­to a An­drés en una for­ma­ción ro­co­sa, tra­tan­do de pro­yec­tar mi voz por en­ci­ma del rui­do de las olas. “La ver­dad, ya no”, me con­tes­ta y ha­ce con la mano la fi­gu­ra de un ha­cha ca­yen­do… tie­ne ra­zón, la luz en pleno me­dio­día es in­ser­vi­ble para un fo­tó­gra­fo: de­ma­sia­do ca­te­gó­ri­ca, sin ma­ti­ces, to­do se vuel­ve du­ro ba­jo la lám­pa­ra de es­te sol in­cle­men­te. Le ha­bía­mos ga­na­do al sol, pe­ro aho­ra nos ha­bía al­can­za­do.

DE VUEL­TA A LA SEL­VA

“¿Y si va­mos a Beech Fo­rest?”, su­gi­rió Ana. Ha­bía­mos con­si­de­ra­do la po­si­bi­li­dad en el camino des­de Mel­bour­ne, pe­ro aho­ra me pa­re­cía una lo­cu­ra re­gre­sar a la mon­ta­ña, es­tan­do ya en la pla­ya. Sin em­bar­go, al ver el ma­pa se veía po­si­ble… só­lo 80 ki­ló­me­tros. Así que en­fi­la­mos ha­cia es­te bos­que hú­me­do, que for­ma par­te de los Ot­way Ran­ges y es ho­gar de uno de los más al­tos y an­ti­guos ár­bo­les de Aus­tra­lia, el Myrtle Beech, al que de­be su nom­bre.

La ca­rre­te­ra se­cun­da­ria que se aden­tra en el bos­que, se­pa­rán­do­nos de la ca­rre­te­ra prin­ci­pal, es en sí mis­ma una ex­pe­rien­cia úni­ca. Co­mien­za por ad­ver­tir­te que no de­be­rías en­trar en un mo

tor­ho­me, por­que las cur­vas son muy ce­rra­das y, de pron­to, la ve­ge­ta­ción se apro­pia del camino, re­du- cién­do­lo a un so­lo ca­rril. Pe­ro co­mo so­mos aven­tu­re­ros, de­ci­di­mos ig­no­rar el anun­cio. Así que Ma­xi­ne, mi co­pi­lo­to en ese tra­mo, de­bía man­te­ner un ojo en las alturas, para aler­tar­me de ra­mas de ár­bo­les col­gan­do so­bre el camino, mien­tras yo fi­ja­ba la vis­ta en la del­ga­da cin­ta as­fál­ti­ca. He­le­chos gi­gan­tes, ár­bo­les in­men­sos, sel­va ce­rra­da, can­to de pá­ja­ros de to­do ti­po… el pai­sa­je no po­día ser más di­fe­ren­te que la ári­da y pla­na lí­nea cos­te­ra de don­de ve­nía­mos, en só­lo unas de­ce­nas de ki­ló­me­tros.

Rum­bo a la cas­ca­da de Ho­pe­toun Falls, la ca­rre­te­ra se con­vier­te de pron­to en una te­rra­ce­ría y, aun­que se veía en buen es­ta­do, el se­gu­ro con­tra­ta­do no nos cu­bría por des­per­fec­tos en ese ti­po de ca­mi­nos. Así que a mo­ver­se con cui­da­do y es­pe­rar lo me­jor. Pe­ro la re­com­pen­sa fue gran­de. Tras un par de cur­vas, vi­mos sal­tar un zo­rro que huía de no­so­tros y, un po­co más ade­lan­te, des­cu­bri­mos a un koa­la to­man­do una sies­ta en un ár­bol. Nos de­tu­vi­mos para ad­mi­rar­lo, mien­tras An­drés tre­pa­ba al ár­bol ve­cino para te­ner un me­jor án­gu­lo de ti­ro; en el mo­men­to jus­to, el koa­la abrió los ojos por los bre­ves se­gun­dos ne­ce­sa­rios para ha­cer la fo­to y re­gre­só a su le­tar­go.

Para lle­gar a la cas­ca­da se si­gue a pie un sen­de­ro en el bos­que, ba­jo ár­bo­les in­men­sos que en­tre­te­jen una cu­bier­ta alu­ci­nan­te. Vis­tas des­de aba­jo, sus co­pas for­man un pai­sa­je de frac­ta­les en el ai­re, una geo­gra­fía in­su­lar don­de la luz flu­ye co­mo un río.

La cas­ca­da es una ex­pe­rien­cia in­mer­si­va, li­te­ral­men­te, por­que lle­gas a una es­pe­cie de ho­ya en el bos­que y es­tás ro­dea­do de exu­be­ran­te na­tu­ra­le­za y, ade­más, por­que la caí­da de agua pro­du­ce tan­ta hu­me­dad que te obli­ga a usar un impermeable.

Tras Ho­pe­toun nos fui­mos a otra cas­ca­da cer­ca­na, Beau­champ Falls, que es si­mi­lar, pe­ro ofre­ce una ex­pe­rien­cia li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te: para lle­gar hay que de­jar el mo­tor­ho­me más le­jos, ba­jar cien­tos de es­ca­lo­nes y trans­cu­rrir por sen­de­ros más hú­me­dos, en oca­sio­nes, so­bre un pa­si­llo de ma­de­ra por­que hay tan­ta agua que se­ría muy di­fí­cil ca­mi­nar allí. Y en Beau­champ caen li­bre­men­te cua­tro hi­los de agua, mien­tras que en Ho­pe­toun los flu­jos van cho­can­do con­tra la ro­ca en su des­cen­so, crean­do una fuen­te na­tu­ral de brisa.

Se­rían al­re­de­dor de las cin­co de la tar­de cuan­do sa­li­mos del bos­que y de­ci­di­mos re­gre­sar por una ca­rre­te­ra di­fe­ren­te, de­bi­do una nos­tal­gia re­cién ad­qui­ri­da. En nues­tra ru­ta ha­cia los Do­ce Após­to-

les, días an­tes, ha­bía­mos pa­sa­do por Apo­llo Bay y nos ha­bía­mos de­te­ni­do por ca­sua­li­dad a co­mer unos pays y que­ría­mos re­pe­tir la ex­pe­rien­cia. Así que vol­vi­mos a la Apo­llo Bay Ba­kery a co­mer unos Sca­llop Pie co­mo no hay en nin­gún otro lu­gar de Aus­tra­lia —y tal vez, del mun­do—. Sa­tis­fe­cho el ape­ti­to, le pre­gun­té a una de las me­se­ras por un buen lu­gar para bus­car can­gu­ros, por­que no nos ha­bía to­ca­do ver­los an­tes, más allá de uno que hu­yó rá­pi­da­men­te de no­so­tros en un sen­de­ro bos­co­so cer­ca de Syd­ney. Me mi­ró co­mo si yo fue­ra un hu­mo­ris­ta frus­tra­do in­ten­tan­do ha­cer un chis­te: “¿Can­gu­ros, no han vis­to can­gu­ros? Es­tán en to­dos la­dos…”

Y cla­ro, el des­tino se bur­la de no­so­tros: ape­nas cin­co mi­nu­tos des­pués de ha­cer el ri­dícu­lo al pre­gun­tar por can­gu­ros co­mo si fue­ran una es­pe­cie en ex­tin­ción, nos los en­con­tra­mos pas­tan­do tran­qui­la­men­te, por de­ce­nas, al­re­de­dor de nues­tro

mo­tor­ho­me es­ta­cio­na­do.

LOS QUE SE QUE­DAN: EVA Y TOM

To­ma­mos la ca­rre­te­ra de nue­vo, es­ta vez para di­ri­gir­nos ha­cia Loch Ard Gor­ge. En el camino en­con­tra­mos un le­tre­ro carretero, mo­di­fi­ca­do por su­ce­si­vos ar­tis­tas anó­ni­mos, que ad­vier­te de la po­si­bi­li­dad de en­con­trar al­go de fau­na fan­tás­ti­ca en la ru­ta. Hu­mor aus­tra­liano, pues.

Loch Ard Gor­ge es tam­bién un si­tio en la cos­ta con tro­zos de acan­ti­la­dos, pe­ro de nue­vo tie­ne su va­lor úni­co: aquí, los re­ma­nen­tes son más ma­si­vos y en la luz ya ca­si cre­pus­cu­lar de las 7 pm, nos ofre­cie­ron vis­tas im­pre­sio­nan­tes con pro­fun­dos co­lo­res. El nom­bre de es­te lu­gar es el re­cor­da­to­rio de una tra­ge­dia y de ac­tos he­roi­cos, pues en es­te pa­ra­je inac­ce­si­ble nau­fra­gó en el si­glo XIX un ve­le­ro in­glés de tres más­ti­les lla­ma­do Loch Ard, que se in­ter­nó en la gar­gan­ta de es­tos acan­ti­la­dos bus­can­do re­fu­giar­se de una tor­men­ta. Tras tres me­ses de via­je y a só­lo unas mi­llas de su des­tino en Mel­bour­ne, el ve­le­ro se es­tre­lló con­tra las ro­cas y el mar re­cla­mó la vi­da de 52 de sus pa­sa­je­ros ca­si in­me­dia­ta­men­te. Só­lo que­da­ron vi­vos dos jó­ve­nes de 19 años: él era un ayu­dan­te de cocina que la es­cu­chó gri­tar en las olas, la res­ca­tó y lue­go es­ca­ló co­mo pu­do el acan­ti­la­do para bus­car ayu­da. En 2009, un arco que es­ta­ba en me­dio de la bahía co­lap­só y que­da­ron dos ma­ci­zos ro­co­sos se­pa­ra­dos, que des­de en­ton­ces lle­van los nom­bres de Tom y Eva en ho­nor a esos so­bre­vi­vien­tes. Ma­xi­ne, Ana y yo nos sen­ta­mos en una ban­ca a ob­ser­var dos fe­nó­me­nos sor­pren­den­tes: el len­to pe­ro glo­rio­so des­cen­so del sol, que po­ne una cha­pa de oro en to­do lo que to­ca, y el afa­no­so tra­ji­nar de An­drés, in­can­sa­ble e in­con­for­me, mur­mu­ran­do a lo le­jos su bús­que­da de la fo­to im­po­si­ble. Am­bos son es- pec­tácu­los ex­tra­or­di­na­rios: pe­ro uno es nues­tro y en­tra­ña­ble, y así lo re­co­no­ci­mos en la mi­ra­da cóm­pli­ce de los tres que ha­bi­tá­ba­mos es­ta ban­ca de pri­me­ra fi­la.

UN CRE­PÚSCU­LO PARA CE­RRAR

Que­ría­mos ter­mi­nar el día de nue­vo en los Do­ce Após­to­les, co­mo un ri­to den­tro del pac­to sim­bó­li­co que ha­bía­mos es­ta­ble­ci­do con el Sol: es­tar allí pun­tua­les en ca­da ci­ta para ren­dir­le tri­bu­to. Así que cer­ca de las ocho de la no­che re­gre­sa­mos al es­ta­cio­na­mien­to, an­ti­ci­pan­do un cre­púscu­lo fe­no­me­nal, por­que el cie­lo nos re­ga­la­ba las nu­bes ne­ce­sa­rias para ser­vir de lien­zo. Pe­ro el es­ta­cio­na­mien­to pa­re­cía un even­to del Black Fri­day y nos fue im­po­si­ble ate­rri­zar allí.

Ana, tras una rá­pi­da bús­que­da en in­ter­net, su­gi­rió mo­ver­nos unos cien­tos de me­tros, a los Gib­son Steps. És­ta es una es­ca­li­na­ta muy pe­cu­liar, por­que ba­ja cer­ca de 70 me­tros, des­de el acan­ti­la­do has­ta la pla­ya, con es­ca­lo­nes ex­ca­va­dos en la ro­ca vi­va. Des­de allí se pue­de ad­mi­rar El Castillo, don­de co­men­zó nues­tro día, y, so­bre to­do, se tie­ne de fren­te la im­po­nen­te pre­sen­cia de dos gi­gan­tes, las ro­cas Gog y Magog, que mi­ra­das des­de el ni­vel del agua co­bran una di­men­sión apa­bu­llan­te. El sol fue des­cen­dien­do en­tre am­bas to­rres, pin­tan­do el cie­lo en­te­ro, mien­tras ca­da uno de no­so­tros desa­rro­lla­ba su pa­pel en una obra no en­sa­ya­da pe­ro que pa­re­cía­mos sa­ber de me­mo­ria: An­drés, so­bre una pe­que­ña ro­ca, li­dian­do con los em­ba­tes de la cre­cien­te ma­rea para cap­tu­rar la dia­ria muer­te del sol; yo, de­trás de él, tra­tan­do de cap­tar, hu­mil­de­men­te, mi atar­de­cer con un iPho­ne y fo­to­gra­fián­do­lo a él en su pro­pia bús­que­da; Ana y Ma­xi­ne re­car­ga­das la una en la otra, dis­fru­tán­do­se y dis­fru­tan­do el día que el sol nos se­guía re­ga­lan­do.

Re­sul­ta que ha­bía­mos he­cho es­te día por An­drés, o eso ha­bía­mos creí­do: una ne­go­cia­ción en be­ne­fi­cio de uno de los miem­bros, ¿no es eso lo que ha­cen las fa­mi­lias? Pe­ro la ver­dad es que to­dos nos lle­va­mos al­go, de ma­ne­ra in­di­vi­dual, y lo­gra­mos un te­so­ro co­mo equi­po: se­guir al Sol es ser cons­cien­te del pa­so del tiem­po, de su fu­ga­ci­dad y su im­per­ma­nen­cia. Sin em­bar­go, atra­pa­mos el otro as­pec­to del tiem­po: es lo úni­co que es nues­tro, al me­nos, por un mo­men­to, y ha­bía­mos lo­gra­do re­ga­lár­nos­lo co­mo fa­mi­lia, unos a los otros.

Mien­tras la ma­yo­ría de los días pa­san por la vi­da sin ape­nas de­jar una hue­lla, al­gu­nos son co­mo una fá­bri­ca de re­cuer­dos, una ex­plo­sión de ex­pe­rien­cias, y uno se pre­gun­ta, tiem­po des­pués, có­mo fue po­si­ble lle­nar el ál­bum de los re­cuer­dos con tan­tas y tan di­ver­sas es­tam­pas de una so­la jor­na­da. Así fue nues­tra ca­rre­ra con­tra el Sol en Great Ocean Road.

TIE­RRA AN­CES­TRAL. Es­te pa­raí­so es par­te del Great Ocean Road, un re­co­rri­do que de­ja ver las ma­ra­vi­llas de es­te le­jano país.

GOG Y MAGOG. Dos im­po­nen­tes ma­ci­zos de ro­ca sir­ven de mar­co mien­tras cap­tu­ra­mos el atar­de­cer, en los Gib­son Steps, mien­tras al fon­do El Castillo re­cor­ta su si­lue­ta amu­ra­lla­da.

PA­SA­DO DE DI­NO­SAU­RIOS. El Beech Fo­rest, a 80 ki­ló­me­tros de la pla­ya, for­ma par­te de los Ot­way Ran­ges y es ho­gar de uno de los más al­tos y an­ti­guos ár­bo­les de Aus­tra­lia, el Myrtle Beech, al que de­be su nom­bre.

TIE­RRA MÁGICA. Arri­ba, las al­tí­si­mas co­pas de los ár­bo­les que ge­ne­ran una atrac­ción hip­nó­ti­ca en la ru­ta a Ho­pe­toun Falls, en Bee­cham Fo­rest. A la de­re­cha, un can­gu­ro en la cos­ta aus­tra­lia­na mi­ra a la cá­ma­ra con una cu­rio­si­dad idén­ti­ca a la del fo­tó­gra­fo.

04

01

03

02

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.