FE­DE­RI­CO MASTROGIOVANNI

ES­CRI­TOR

Life and Style (México) - - OPINIÓN -

El con­cep­to de ocio en nues­tros tiem­pos tie­ne una lec­tu­ra ne­ga­ti­va. A mí me gus­ta mu­cho la eti­mo­lo­gía, por eso quie­ro ser pre­ci­so. Otium, un tér­mino la­tino abs­trac­to aso­cia­do a ale­jar­se de las ac­ti­vi­da­des for­ma­les co­ti­dia­nas. Oc­tium era el po­si­ti­vo, su ne­ga­ción era el neg-otium: ne­go­cio, ocu­pa­ción o tra­ba­jo. Ocio no quie­re de­cir es­tar sin ha­cer na­da, quie­re de­cir es­tar en una si­tua­ción de bie­nes­tar sin ne­ce­si­dad de ser efi­cien­te, ope­ra­ti­vo, de es­tar tra­ba­jan­do. Es­ta con­di­ción yo tra­to de bus­car­la lo más que pue­da. Creo que se em­pa­re­ja con una de­fi­ni­ción de mi ofi­cio, que es com­pli­ca­do, di­fí­cil, a ve­ces pe­li­gro­so, muy can­sa­do, pe­ro siem­pre es me­jor que tra­ba­jar. Re­cu­pe­rar es­ta di­men­sión la­ti­na del ocio me pa­re­ce muy va­lio­sa en un tiem­po en el que se con­si­de­ra la uti­li­dad lo más im­por­tan­te. Ade­más, creo que cuan­do se da el tiem­po de de­jar de­can­tar las ideas, sin pen­sar en ellas, es cuan­do se re­suel­ven mu­chos pro­ble­mas.

Es­cri­tor, pe­rio­dis­ta, fo­to­rre­por­te­ro y rea­li­za­dor de do­cu­men­ta­les. El ase­sino que no se­re­mos (2017) es su más re­cien­te li­bro pu­bli­ca­do ba­jo el se­llo De­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.