JOR­GE RA­MOS PU­BLI­CA UN LI­BRO SO­BRE SU VI­DA CO­MO IN­MI­GRAN­TE EN LA ERA TRUMP. EL PE­RIO­DIS­TA ES PAR­TE DE NUES­TRO ES­PE­CIAL 'HOM­BRES DE PO­DER'.

DES­DE HA­CE MÁS DE 30 AÑOS CON­DU­CE EL NOTICIERO EN ES­PA­ÑOL MÁS IM­POR­TAN­TE DE ES­TA­DOS UNI­DOS. SU ES­TI­LO AGRE­SI­VO DE ENTREVISTAR, PLAN­TEA­DO CO­MO UNA BA­TA­LLA, HA EX­HI­BI­DO A MÁS DE UN GO­BER­NAN­TE. ¿QUÉ TI­PO DE PO­DER TIE­NE QUIEN DE­CI­DE EN­FREN­TAR A LOS PO­DE­RO­SOS?

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO JO­NAT­HAN SAL­DA­ÑA FO­TO TAN­YA CHÁ­VEZ

Ha en­tre­vis­ta­do a pre­si­den­tes, ex­pre­si­den­tes y as­pi­ran­tes a pre­si­den­tes; a can­tan­tes, escritores, po­lí­ti­cos, lí­de­res migrantes y an­ti­in­mi­gran­tes, re­li­gio­sos y em­pre­sa­rios. La de Jor­ge Ra­mos es una de las vo­ces más in­flu­yen­tes de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se des­de ha­ce va­rios años, pe­ro su im­por­tan­cia ha au­men­ta­do con Trump. Ra­mos es un pre­gun­tón desobediente que no es­pe­ra a que los po­de­ro­sos le ce­dan la pa­la­bra, por el con­tra­rio, es­tá dispuesto a le­van­tar­se de la có­mo­da si­lla en me­dio de una con­fe­ren­cia de pren­sa pa­ra ha­cer­se es­cu­char con las pre­gun­tas so­bre te­mas re­le­van­tes pa­ra los la­ti­nos que vi­ven en el país del nor­te.

És­te no es un miér­co­les cual­quie­ra en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Hoy, la se­lec­ción na­cio­nal, a pe­sar de que per­dió su ter­cer par­ti­do de la pri­me­ra fa­se del Mun­dial, con­tra Sue­cia, se ga­nó el pa­se a los oc­ta­vos de fi­nal gra­cias al triun­fo inesperado de una de­bi­li­ta­da Co­rea del Sur so­bre la po­de­ro­sa Ale­ma­nia. Días des­pués, Bra­sil eli­mi­na­ría al equi­po tri­co­lor, pe­ro el gru­po de afi­cio­na­dos que aho­ra fes­te­ja al­re­de­dor del Án­gel de la In­de­pen­den­cia aún no lo sa­be. Por lo pron­to, ce­le­bran al igual que lo ha­ce Jor­ge Ra­mos, quien de ni­ño que­ría ser fut­bo­lis­ta.

El pe­rio­dis­ta de ori­gen me­xi­cano es­tá en la ca­pi­tal del país pa­ra par­ti­ci­par en la co­ber­tu­ra in­for­ma­ti­va de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en las que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor re­sul­tó elec­to. La ci­ta es en las ofi­ci­nas de la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se en es­pa­ñol Uni­vi­sion, ubi­ca­das cer­ca del em­ble­má­ti­co mo­nu­men­to don­de se ce­le­bran las vic­to­rias de los de­por­tis­tas na­cio­na­les, aun­que, en es­te ca­so, se tra­te de una de­rro­ta.

—Ho­la, soy Jor­ge Ra­mos. Así se pre­sen­ta el hom­bre que, en agos­to de 2015, se le­van­tó de su asien­to du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en Io­wa pa­ra ha­cer­le una pre­gun­ta in­có­mo­da al en­ton­ces can­di­da­to re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Con el ar­gu­men­to de que no ha­bía es­pe­ra­do su turno, Ra­mos fue sa­ca­do del lu­gar por una per­so­na de se­gu­ri­dad, un ac­to que que­dó re­gis­tra­do por las cá­ma­ras y le dio la vuel­ta al mun­do. An­te la pre­sión de otros pe­rio­dis­tas, lo de­ja­ron vol­ver al sa­lón y pu­do in­te­rro­gar a Trump, pe­ro la ima­gen de su ex­pul­sión se con­vir­tió en una se­ñal omi­no­sa de la in­to­le­ran­cia del hoy man­da­ta­rio con la pren­sa.

NA­CI­DO PA­RA SER PE­RIO­DIS­TA

Obe­de­cer y no in­te­rrum­pir a las per­so­nas cuan­do ha­blan son dos có­di­gos de con­duc­ta que los pa­dres sue­len en­se­ñar a sus hi­jos des­de pe­que­ños. És­tas fue­ron las pri­me­ra re­glas que Jor­ge rom­pió. Na­ció en 1958 y cre­ció en los su­bur­bios de la Ciu­dad de Mé­xi­co en una fa­mi­lia con cua­tro her­ma­nos, una ma­dre fe­mi­nis­ta y un pa­dre al que ca­li­fi­ca co­mo au­to­ri­ta­rio que lo en­vió a un co­le­gio ca­tó­li­co de re­li­gio­sos que, re­cuer­da, eran gol­pea­do­res.

“Mi úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir fue cues­tio­nan­do y pro­tes­tan­do e in­te­rrum­pien­do a mi pa­pá, a los sa­cer­do­tes y a los po­lí­ti­cos. Cre­cí re­be­lán­do­me an­te ese Mé­xi­co que me aho­ga­ba”, ase­gu­ra.

Pa­ra su pa­dre ar­qui­tec­to, ade­más de la su­ya, só­lo exis­tían otras tres pro­fe­sio­nes le­gí­ti­mas: abo­ga­cía, in­ge­nie­ría y me­di­ci­na. Pe­ro a Jor­ge no le in­tere­sa­ban. Es­tu­dió Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, un tan­to por gus­to y otro tan­to, con­fie­sa, por el gra­do de re­bel­día.

El 30 de mar­zo de 1981, John Hinc­kley Jr., un hom­bre ob­se­sio­na­do con la cin­ta Ta­xi Dri­ver y, so­bre to­do, con el per­so­na­je de Jo­die Fos­ter, in­ten­tó ase­si­nar al pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan a su sa­li­da de una con­fe­ren­cia en el ho­tel Hil­ton de Was­hing­ton D.C. En la es­ta­ción de ra­dio don­de tra­ba­ja­ba Jor­ge Ra­mos, ne­ce­si­ta­ban a un corresponsal que via­ja­ra a la ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se pa­ra cu­brir la no­ti­cia. Él era el úni­co con una visa vi­gen­te y que, me­dia­na­men­te, ha­bla­ba in­glés.

En me­dio del caos de su pri­me­ra co­ber­tu­ra in­ter­na­cio­nal, Ra­mos com­pren­dió que ha­bía na­ci­do pa­ra ser pe­rio­dis­ta. “Es­ta­ba en el lu­gar del mun­do en el que pa­sa­ba al­go im­por­tan­te”, di­ce.

Más ade­lan­te pro­bó suer­te en la te­le­vi­sión. Lo con­tra­ta­ron en la em­pre­sa te­le­vi­si­va más im­por­tan­te del país, pe­ro, en 1982, re­nun­ció a su tra­ba­jo en el pro­gra­ma 60 mi­nu­tos de Televisa. La ra­zón es que lo ha­bían cen­su­ra­do al no de­jar­le trans­mi­tir un reportaje con opiniones crí­ti­cas de in­te­lec­tua­les so­bre la fi­gu­ra pre­si­den­cial. A los 24 años y con una carrera pe­rio­dís­ti­ca que en Mé­xi­co se le an­to­ja­ba im­po­si­ble, de­ci­dió que lo me­jor que po­día ha­cer era emi­grar.

EN EL MIS­MO IDIO­MA

Sergio Agui­rre ha cru­za­do la fron­te­ra dos ve­ces. La pri­me­ra fue en 1998, con pa­pe­les fal­sos pe­ro por una ga­ri­ta. La se­gun­da, en 2005, ca­mi­nó cer­ca de 10 ho­ras por el de­sier­to. En esa oca­sión lle­gó a San Fran­cis­co don­de tra­ba­jó co­mo car­ni­ce­ro en La Mi­choa­ca­na, una tien­da de aba­rro­tes pro­pie­dad de un hom­bre de ori­gen ára­be. Una de las cosas que más re­cuer­da de esos años era re­gre­sar a la ca­sa don­de otra fa­mi­lia de in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos le ren­ta­ba un cuar­to y ver el noticiero de la no­che.

Sergio se en­te­ra­ba de lo que pa­sa­ba en Mé­xi­co a tra­vés del te­le­vi­sor. Man­te­nía el in­te­rés de lo que ocu­rría en su país, don­de es­ta­ba el res­to de su fa­mi­lia, al es­cu­char la in­for­ma­ción en voz de un hom­bre que ha­bla­ba su mis­mo idio­ma. Era la voz de Jor­ge Ra­mos.

Cuan­do Jor­ge se mu­dó a Los Án­ge­les en 1983, es­tu­dió un cur­so es­pe­cia­li­za­do en pe­rio­dis­mo y te­le­vi­sión en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA). Un año des­pués co­men­zó a tra­ba­jar en Uni­vi­sión y, des­de 1986, es el con­duc­tor ti­tu­lar del noticiero más im­por­tan­te de la ca­de­na. Des­de ahí se ha con­ver­ti­do en una de las vo­ces más fuer­tes de la co­mu­ni­dad la­ti­na y, en 2015, la re­vis­ta Ti­me lo in­clu­yó en su lis­ta de las 100 per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do.

“Ver­lo era muy im­por­tan­te por­que nos re­pre­sen­ta­ba a no­so­tros. Él ha­bla­ba por la gen­te”, afir­ma Sergio Agui­rre.

LAS AR­MAS DE SU GUE­RRA

La escritora y pe­rio­dis­ta Oria­na Fa­lla­ci fue uno de sus re­fe­ren­tes. Jor­ge la ad­mi­ra des­de que le­yó su li­bro En­tre­vis­ta con la his­to­ria, que re­co­pi­la al­gu­nos de sus en­cuen­tros con lí­de­res mun­dia­les, co­mo Henry Kis­sin­ger, Gol­da Meir, Ya­sir Ara­fat, el rey Hus­sein de Jor­da­nia o In­di­ra Gand­hi. La ita­lia­na de­cía que “las en­tre­vis­tas son co­mo una gue­rra, a ve­ces ga­na el en­tre­vis­ta­do y a ve­ces ga­na el en­tre­vis­ta­dor”, di­ce Ra­mos, quien coin­ci­de con es­ta for­ma de pen­sar.

Con es­ta idea ha em­pren­di­do ba­ta­llas ver­ba­les con­tra per­so­na­jes cru­cia­les en mo­men­tos his­tó­ri­cos: Ba­rack Oba­ma, Fi­del Cas­tro, Hu­go Chá­vez, Bill y Hi­llary Clin­ton, Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, Vi­cen­te Fox, En­ri­que Pe­ña Nie­to y to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en las pa­sa­das elec­cio­nes de Mé­xi­co, por men­cio­nar al­gu­nos.

A to­dos es­tos en­fren­ta­mien­tos se ha pre­sen­ta­do con una so­la ar­ma. “Nues­tro gran po­der co­mo pe­rio­dis­tas es­tá en la pre­gun­ta”, ase­gu­ra. Sa­lir vic­to­rio­so de­pen­de de ha­cer el cues­tio­na­mien­to que rom­pa al en­tre­vis­ta­do, en­con­trar su prin­ci­pal de­bi­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad: si ha men­ti­do, si ha di­cho cosas con­tra­dic­to­rias o si ha abu­sa­do del po­der. “Si an­tes de ha­cer una pre­gun­ta es­tás ner­vio­so y te su­dan las ma­nos, ésa es la pre­gun­ta que tie­nes que ha­cer”, aña­de.

Es­to no es al­go que ha­ya sa­bi­do des­de siem­pre. “Me to­mó años y to­da­vía fa­llo. Aún pier­do mu­chas en­tre­vis­tas”, con­fie­sa. Pe­ro su tra­ba­jo, agre­ga, es ase­gu­rar­se de que se sepa la ver­dad en so­cie­da­des don­de los po­lí­ti­cos mien­ten. Se­gún su vi­sión, el pe­rio­dis­mo es un ser­vi­cio pú­bli­co y su fun­ción prin­ci­pal es evi­tar que los de arri­ba abu­sen de su po­der. Por eso, el pe­rio­dis­ta siem­pre es­tá en con­tra de los po­de­ro­sos. “Tu tra­ba­jo no es con­fiar, tu tra­ba­jo es des­con­fiar de to­do y de to­dos. Nues­tra la­bor co­mo pe­rio­dis­tas es ser con­tra­po­der”, di­ce.

“Hu­go Chá­vez era muy men­ti­ro­so, de­ma­go­go, dic­ta­to­rial, te­nía pre­sos po­lí­ti­cos y cen­su­ró a la pren­sa... y era muy buen en­tre­vis­ta­do”.

VI­VIR EN LOS TIEM­POS DE TRUMP

“Los ma­los son muy bue­nos en­tre­vis­ta­dos”. A es­ta con­clu­sión lle­gó des­pués de años de en­cuen­tros con lí­de­res in­ter­na­cio­na­les. Co­mo la se­gun­da vez que ha­bló con Hu­go Chá­vez, cuan­do el en­ton­ces pre­si­den­te ve­ne­zo­lano lo lle­vó a una pro­vin­cia muy cer­ca de la fron­te­ra con Co­lom­bia y ro­deó las dos si­llas me­tá­li­cas don­de se sen­ta­ron a con­ver­sar, en el cen­tro de una can­cha de ba­lon­ces­to, de sim­pa­ti­zan­tes cha­vis­tas que abu­chea­ban los cues­tio­na­mien­tos de Ra­mos.

“Chá­vez era una per­so­na muy men­ti­ro­sa, de­ma­go­go, dic­ta­to­rial, te­nía pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y cen­su­ró a la pren­sa, y era muy buen en­tre­vis­ta­do”, se­ña­la Jor­ge. Tan bueno co­mo el dic­ta­dor cubano Fi­del Cas­tro e igual de in­tere­san­te que el ex­pre­si­den­te me­xi­cano Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri.

Sus más de 30 años en es­te ofi­cio le di­cen que es a es­tos mo­men­tos a los que hay que lle­gar con las ar­mas lis­tas y ha­cer la pre­gun­ta que los va a gol­pear, he­rir y des­nu­dar. Ins­tan­tes di­fí­ci­les de ol­vi­dar en los que ha es­ta­do fren­te a per­so­na­jes que tie­nen el po­der de cam­biar el des­tino de sus pueblos.

Co­mo se men­cio­nó, Do­nald Trump fue un ca­so par­ti­cu­lar pa­ra el pe­rio­dis­ta me­xi­cano, quien tam­bién tie­ne la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se. En ju­nio de 2015, le en­vió una car­ta ma­nus­cri­ta so­li­ci­tán­do­le una en­tre­vis­ta pa­ra dia­lo­gar so­bre sus de­cla­ra­cio­nes en con­tra de los migrantes me­xi­ca­nos. Co­mo res­pues­ta, Trump pu­bli­có una fo­to de la car­ta en su cuen­ta de Ins­ta­gram, jun­to con el nú­me­ro del te­lé­fono ce­lu­lar de Ra­mos. Es­te ac­to fue el preám­bu­lo pa­ra el epi­so­dio en que el equi­po del po­lí­ti­co sa­có a Jor­ge de la con­fe­ren­cia de pren­sa en Io­wa, cuan­do co­men­za­ba a ar­ti­cu­lar una pre­gun­ta so­bre los 11 mi­llo­nes de migrantes que Trump pre­ten­de ex­pul­sar del país y el mu­ro que quie­re cons­truir en la fron­te­ra con Mé­xi­co.

“A ve­ces pien­so que me he es­ta­do pre­pa­ran­do du­ran­te to­da mi vi­da pa­ra es­te mo­men­to”, es­cri­be en su li­bro más re­cien­te, Stran­ger, el de

sa­fío de un in­mi­gran­te la­tino en la era de Trump, edi­ta­do por Gri­jal­bo y en el que na­rra su ex­pe­rien­cia a par­tir de ese in­ci­den­te.

Pa­ra Ei­leen Truax, otra pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na ra­di­ca­da en Los Án­ge­les que ha es­cri­to los li­bros Drea­mers, la lu­cha de una ge­ne­ra­ción por su sue­ño ame­ri­cano, We Built the Wall y Me­xi­ca­nos al gri­to de Trump, Ra­mos es un re­fe­ren­te no só­lo pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na, sino que, ade­más, es re­co­no­ci­do por bue­na par­te de los an­glo­sa­jo­nes. Un asun­to po­co co­mún, pues, di­ce Truax, son más bien los ac­to- res o los can­tan­tes quie­nes con­si­guen es­te gra­do de vi­si­bi­li­dad. Lue­go de pen­sar­lo unos mi­nu­tos, afir­ma: “Es el pe­rio­dis­ta de ori­gen la­tino que más se iden­ti­fi­ca en Es­ta­dos Uni­dos”.

A pe­sar de que pue­de te­ner dis­cre­pan­cias con él y con su es­ti­lo agre­si­vo de entrevistar, Ei­leen no de­ja de re­co­no­cer que es muy im­por­tan­te pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na con­tar con per­so­nas in­te­li­gen­tes que ten­gan un co­no­ci­mien­to po­lí­ti­co, au­to­ri­dad y pre­sen­cia en to­do el país, no só­lo en­tre la pro­pia co­mu­ni­dad. Pien­sa en Ra­mos, pe­ro tam­bién en los ci­neas­tas ga­lar­do­na­dos con el Ós­car Gui­ller­mo del To­ro, Al­fon­so Cua­rón y Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu. Gen­te que con su im­pac­to me­diá­ti­co lo­gra ha­cer un con­tra­pe­so al dis­cur­so an­ti­in­mi­gran­te y an­ti­me­xi­cano de la Ca­sa Blan­ca. De Ra­mos le gus­ta que es un hom­bre bien in­for­ma­do y que, an­te un acon­te­ci­mien­to re­le­van­te des­de el pun­to de vis­ta no­ti­cio­so o po­lí­ti­co, siem­pre tie­ne mu­chos ele­men­tos pa­ra con­tex­tua­li­zar­lo. “Es lo que se es­pe­ra de un pe­rio­dis­ta ve­te­rano”, afir­ma Truax, que ten­ga la ca­pa­ci­dad de vin­cu­lar lo que ha apren­di­do en to­da su tra­yec­to­ria pa­ra ayu­dar a di­men­sio­nar la in­for­ma­ción ac­tual.

Otra vir­tud de Ra­mos, se­gún ella, es que pue­de ex­pli­car lo ocu­rri­do ha­ce al­gu­nos años en otros go­bier­nos y eso le per­mi­te rea­li­zar pro­yec­cio­nes a fu­tu­ro.

AL AI­RE

De vuel­ta en el es­tu­dio de Uni­vi­sion Mé­xi­co, Jor­ge Ra­mos se pre­pa­ra pa­ra ha­cer un en­la­ce. Se po­ne el sa­co y se ajus­ta la ca­mi­sa azul que vis­te ese día. Se co­lo­ca fren­te a la cá­ma­ra y ve­ri­fi­ca que el en­cua­dre es­té co­rrec­to. Pi­de al ca­ma­ró­gra­fo abrir un po­co la to­ma pa­ra que pue­dan apa­re­cer los cien­tos de fa­ná­ti­cos que con­ti­núan ce­le­bran­do el pa­se de Mé­xi­co a los oc­ta­vos de fi­nal del Mun­dial de Ru­sia y que se al­can­zan a ver por una de las ven­ta­nas que dan ha­cia Pa­seo de la Re­for­ma.

Sa­ca de su bol­sa una ho­ja de pa­pel arroz con la que lim­pia el bri­llo de su ros­tro y es­tá lis­to. Se anu­da una cor­ba­ta de co­lor os­cu­ro, sen­ci­lla y del­ga­da. “¡Qué bo­ni­ta cor­ba­ta!”, le di­ce la mu­jer que se en­car­ga del ma­qui­lla­je en es­te es­tu­dio. Él agra­de­ce el cum­pli­do y le ex­pli­ca que a su abue­lo le gus­ta­ban mu­cho las cor­ba­tas, al igual que a su pa­dre, de quien he­re­dó al­gu­nas pren­das.

Son las 5:30 de la tar­de y nos piden que sal­ga­mos del es­tu­dio. El en­la­ce con Mia­mi es­tá a pun­to de co­men­zar. Jor­ge Ra­mos tie­ne que tra­ba­jar.

CON IN­FLUEN­CIA. Ra­mos es una de las vo­ces con más im­pac­to en­tre la co­mu­ni­dad la­ti­na de Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce va­rios años.

PROFETA EN DOS TIE­RRAS. En su li­bro más re­cien­te, Stran­ger,el­de­sa­fío deu­nin­mi­gran­te la­ti­noen­lae­radeT­rump, Jor­ge Ra­mos na­rra su ex­pe­rien­cia co­mo mi­gran­te me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos y la di­fí­cil im­pre­sión de sen­tir­se co­mo un ex­tra­ño en am­bas cul­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.