EN POR­TA­DA

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO SAL­VA­DOR CIS­NE­ROS FO­TO TAN­YA CHÁ­VEZ STYLING OLI­VIA ME­ZA DE LA ORTA

Die­go Lu­na se sa­le de su zo­na de con­fort pa­ra asu­mir un pa­pel del ta­ma­ño de su fa­ma: el de lí­der de opi­nión.

Ciu­dad de Mé­xi­co, 1979, ac­tor y ci­neas­ta.

SÓ­LO LE IN­TERE­SAN LOS RE­FLEC­TO­RES DE LA FA­MA SI PUE­DE APUN­TAR ESA LUZ HA­CIA TE­MAS QUE LO MUE­VEN, CO­MO LA SO­LI­DA­RI­DAD DES­PUÉS DEL TE­RRE­MO­TO O LA RE­CON­CI­LIA­CIÓN TRAS LA ELEC­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL. A PUN­TO DE ES­TRE­NAR LA CUAR­TA TEM­PO­RA­DA DE NAR­COS, DIE­GO LU­NA SE RE­VE­LA CO­MO UN HOM­BRE QUE SA­BE BIEN QUÉ HA­CER CON TO­DO EL PO­DER QUE TIE­NE EN SUS MA­NOS. Cuan­do en la puer­ta del res­tau­ran­te me pre­gun­tan a nom­bre de quién re­gis­trar la me­sa, res­pon­do que de Die­go. Así, sin ape­lli­do. Ya sen­ta­do en una es­qui­na, le pre­gun­to al me­se­ro si es po­si­ble ba­jar un po­co el vo­lu­men de la mú­si­ca, pe­ro res­pon­de con un no ro­tun­do. Mi­nu­tos des­pués lle­ga Die­go Lu­na, me sa­lu­da, de­ja su mo­chi­la en una si­lla y se dis­cul­pa pa­ra ir al ba­ño an­tes de co­men­zar la en­tre­vis­ta. Mien­tras se ale­ja, las mi­ra­das de los co­men­sa­les y los em­plea­dos del lu­gar lo si­guen.

Lo que pa­sa en el bre­ve lap­so que tar­da en re­gre­sar es in­tere­san­te: el ca­pi­tán se pre­sen­ta y me pre­gun­ta si nos están aten­dien­do bien; tam­bién pi­de que se ase­gu­ren de que la me­sa es­té bien cal­za­da y, aun­que no ha­ce fal­ta, la ajus­tan. Cuan­do Die­go vuel­ve, pi­de al­go de to­mar y un car­pac­cio de pes­ca­do al cen­tro. El me­se­ro, al ver la gra­ba­do­ra so­bre la me­sa, pre­gun­ta si el vo­lu­men de la mú­si­ca es­tá bien. Die­go se ade­lan­ta y res­pon­de, re­la­ja­do: “No te preo­cu­pes, ha­blo más fuer­te y ya”.

En es­ta es­ce­na, que po­dría pa­re­cer tri­vial, se re­ve­la el uso que Die­go ha­ce de la fa­ma: el po­der y la in­fluen­cia que tie­ne pre­fie­re re­ser­var­los pa­ra te­mas im­por­tan­tes. Bas­ta se­guir­lo en Twit­ter pa­ra re­co­no­cer que sus men­sa­jes son más so­bre asun­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos que acer­ca del ci­ne o pa­ra au­to­pro­mo­cio­nar­se. “Cuan­do me di cuen­ta del ni­vel de aten­ción que yo ge­ne­ra­ba y co­men­cé a via­jar y ver lo que ha­cían otros ac­to­res, que no só­lo es­ta­ban preo­cu­pa­dos por su pe­lí­cu­la, di­je: ‘Qué chin­gón ha­cer pre­gun­tas, te­ner un dis­cur­so y una pos­tu­ra’. Ade­más, qué fre­gón que con tu voz lle­ves un te­ma im­por­tan­te al si­guien­te ni­vel y seas un ciu­da­dano ac­ti­vo”, ex­pli­ca Die­go.

TRAS­CEN­DER EL CI­NE

La prue­ba más cla­ra de con­gruen­cia en­tre su dis­cur­so y sus ac­cio­nes se dio ha­ce un año, cuan­do fue una de las fi­gu­ras más ac­ti­vas en las la­bo­res de apo­yo des­pués del te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre.

En el mo­men­to del tem­blor, Die­go rea­li­za­ba, jun­to a Luis Ge­rar­do Mén­dez, una se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra la obra de tea­tro Pri­va­ci­dad, muy cer­ca del edi­fi­cio que co­lap­só en ave­ni­da Ga­briel Man­ce­ra. Re­cuer­da que al sa­lir a la ca­lle pre­sen­ció una es­ce­na que le pa­re­ció poé­ti­ca en tér­mi­nos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. “Des­co­no­ci­dos co­rrien­do en di­rec­ción a la ca­tás­tro­fe pa­ra ayu­dar: ¡qué ima­gen más des­ga­rra­do­ra, pe­ro, al mis­mo tiem­po, qué bo­ni­ta!”, afir­ma. “Yo que ten­go fa­mi­lia en In­gla­te­rra pen­sa­ba que si ellos ven una nu­be de pol­vo hu­bie­ran co­rri­do en di­rec­ción opues­ta, con la cer­te­za de sa­ber que al­gu­na ins­ti­tu­ción lle­ga­ría a ayu­dar; en cam­bio, aquí te­ne­mos la se­gu­ri­dad de que si no va­mos no­so­tros, na­die va a lle­gar”.

Abrió el cen­tro de aco­pio en La­go Tan­ga­ni­ca 67, don­de él mis­mo, su exes­po­sa Ca­mi­la So­di y sus hi­jos Fio­na y Je­ró­ni­mo ha­cían ca­de­na hu­ma­na pa­ra lle­nar ca­mio­ne­tas con ví­ve­res. In­clu­so can­ce­ló su par­ti­ci­pa­ción en el lan­za­mien­to de la pe­lí­cu­la Flat

li­ners, en Los Án­ge­les. “Les di­je a los del es­tu­dio de ci­ne que si asis­tía, mi ca­be­za iba a es­tar en otro la­do, que aquí es­ta­ban mis hi­jos y mi gen­te que­ri­da, y que yo te­nía que es­tar en mi país”.

Ade­más, la cam­pa­ña Le­van­te­mos Mé­xi­co, crea­da jun­to con Gael Gar­cía Ber­nal, reunió 28.5 mi­llo­nes de pe­sos en do­na­cio­nes que se des­ti­na­ron a dam­ni­fi­ca­dos y la­bo­res de re­cons­truc­ción. “Era una sen­sa­ción agri­dul­ce por­que, por un la­do, qué chin­gón que la gen­te me ten­ga con­fian­za, pe­ro, por otro, qué tris­te, por­que eso re­fle­ja una so­cie­dad que des­con­fía de las es­truc­tu­ras de go­bierno y de los per­so­na­jes que lle­van las ins­ti­tu­cio­nes”.

Su ac­ti­vis­mo so­cial fue más allá de es­ta ca­tás­tro­fe na­tu­ral y, pre­vio a la elec­ción pre­si­den­cial de es­te año, lan­zó la ini­cia­ti­va El Día Des­pués, cu­yo ob­je­ti­vo era pro­mo­ver la uni­dad de la so­cie­dad tras la vo­ta­ción y a la que se su­ma­ron al­gu­nas de las fi­gu­ras más re­co­no­ci­das del ám­bi­to cul­tu­ral, co­mo Al­fon­so Cua­rón, Ju­lie­ta Ve­ne­gas, Li­la Downs y Da­niel Gi­mé­nez Ca­cho. “Lo que ha su­ce­di­do en la ad­mi­nis­tra­ción de En­ri­que Pe­ña Nie­to me re­sul­ta in­to­le­ra­ble y, pa­ra mí, és­ta era una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra tra­du­cir ese har­taz­go so­cial en al­go po­si­ti­vo”.

Sin em­bar­go, la ini­cia­ti­va tam­bién tu­vo de­trac­to­res. Fue criticada por al­gu­nos pe­rio­dis­tas, co­mo Ri­car­do Ale­mán, y tam­bién por ciu­da­da­nos en re­des so­cia­les. “Al­gu­nos de­cían que me ha­bía pa­ga­do el PRI-AN. Re­cuer­do que en un Fa­ce­book Li­ve de

El País, al­guien es­cri­bió: ‘Pin­che chai­ro de mier­da, mé­te­te tu Día Des­pués por…’”, re­cuer­da. “Y yo res­pon­dí que jus­to por co­men­ta­rios así es que exis­te es­ta ini­cia­ti­va ciu­da­da­na, por­que he­mos nor­ma­li­za­do es­te ni­vel de violencia”.

Tras las elec­cio­nes, El Día Des­pués, ex­pli­ca Die­go, se trans­for­ma­rá en una he­rra­mien­ta pa­ra el ciu­da­dano que quie­re ac­tuar y no sa­be có­mo. Se­rá una pla­ta­for­ma di­gi­tal que co­nec­te a per­so­nas con ga­nas de apo­yar con or­ga­ni­za­cio­nes que tra­ba­jan en di­ver­sos te­mas so­cia­les prio­ri­ta­rios. “Aho­ra tam­bién te­ne­mos que cam­biar nues­tra di­ná­mi­ca co­mo so­cie­dad. De­be­mos es­tar pre­sen­tes, ce­le­bran­do lo bueno y cri­ti­can­do lo ma­lo. Hay que ser la sombra de nues­tros go­ber­nan­tes pa­ra que se en­te­ren de que nun­ca más van a po­der go­ber­nar si no es pa­ra no­so­tros”.

FUE­RA DE LA ZO­NA DE CON­FORT

Era ló­gi­co que Die­go Dio­ni­sio Lu­na Ale­xan­der, na­ci­do el 29 de di­ciem­bre de 1979 en la Ciu­dad de Mé­xi­co, fue­ra ac­tor. Cre­ció en­tre el tea­tro y el ci­ne, pues es hi­jo del es­ce­nó­gra­fo Ale­jan­dro Lu­na y la ves­tua­ris­ta in­gle­sa Fio­na Ale­xan­der, quien fa­lle­ció en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co cuan­do él te­nía dos años. Es­ta pér­di­da lo en­cau­zó aún más ha­cia la ac­tua­ción. “El tea­tro re­sul­tó vi­tal pa­ra mí por­que, co­mo só­lo éra­mos mi pa­pá y yo, de ahí me hi­ce de una fa­mi­lia. Por la me­dia or­fan­dad que me to­có vi­vir, de re­pen­te, el tea­tro me la so­lu­cio­nó por­que ahí te­nía 20 mamás”, re­cuer­da.

Una de ellas fue la ac­triz Pa­tri­cia Ber­nal, ma­dre de Gael. “Nues­tros pa­dres no só­lo fue­ron co­le­gas, sino gran­des ami­gos, so­bre to­do mi ma­má y la su­ya, que eran muy cer­ca­nas. Lo que su­ce­dió es que, con la pér­di­da de mi ma­dre, to­das sus ami­gas sin­tie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad de no de­jar­me sin esa pre­sen­cia fe­me­ni­na”.

Jus­to en es­te pun­to de la en­tre­vis­ta, se acer­ca a la me­sa una se­ño­ra pa­ra pe­dir­le una fo­to. Él acep­ta y mien­tras po­san, ella le di­ce que lo si­gue des­de El

abue­lo y yo (1992). Al des­pe­dir­se, lo abra­za, lo be­sa y le da las gra­cias “por to­do lo que es­tás ha­cien­do”.

Esa ad­mi­ra­ción que el pú­bli­co sien­te por Die­go, re­fle­jo tam­bién de la sa­tis­fac­ción que cau­sa ver a un me­xi­cano triun­far en el ex­tran­je­ro, no se­ría igual sin Al­fon­so Cua­rón. Gra­cias a su pe­lí­cu­la Y

tu ma­má tam­bién (2001), Die­go y Gael —quien ya ve­nía de pro­ta­go­ni­zar Amo­res perros (2000)— ga­na­ron el pre­mio Mar­ce­llo Mas­troian­ni en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, y se con­vir­tie­ron en el equi­va­len­te la­tino de Matt Da­mon y Ben Af­fleck, en un bi­no­mio mag­né­ti­co más allá del ci­ne.

Más allá de los pre­mios y la ex­po­si­ción que le dio el fil­me de Cua­rón, lo que su­ce­dió de­trás de las cá­ma­ras fue lo que cam­bió el rum­bo de Die­go co­mo ac­tor, pues él es­ta­ba en un ci­clo que, vis­to a la dis­tan­cia, lo hu­bie­se con­ver­ti­do en uno más del me­dio na­cio­nal. “Pen­sa­ba que te­nía lo me­jor de los dos mun­dos: ha­cía te­le y me pa­ga­ban su­per­bien, y tam­bién po­día ha­cer el tea­tro que me per­mi­tía cre­cer co­mo ac­tor. Pe­ro, sin dar­me cuen­ta, ya me ha­bía con­for­ma­do”, con­fie­sa.

Lo que pa­só en el set fue que Cua­rón, quien ya ha­bía fil­ma­do en Holly­wood A Little Prin­cess (1995) y Great Ex­pec­ta­tions (1998), lo re­ta­ba. “Él me jo­día to­do el tiem­po: ‘Re­gré­sa­te a tu no­ve­li­ta, Die­gui­to’, ‘qui­zá es­to no es pa­ra ti por­que es­tás en tu zo­na de con­fort’… Me pi­ca­ba la cres­ta, has­ta que yo de­cía: ‘¡Ca­brón, ya!’. Ahí me di cuen­ta, gra­cias a él, de que yo era el úni­co que po­nía mis lí­mi­tes”.

En res­pues­ta, Die­go pro­du­jo en tea­tro obras de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y des­pués hi­zo ci­ne fue­ra de Mé­xi­co. Fi­gu­ró en Sol­da­dos de Sa­la­mi­na (2003), cin­ta del es­pa­ñol Da­vid True­ba; en el fil­me in­de­pen­dien­te de Ke­vin Cost­ner, Open Ran­ge (2003); y tam­bién en películas de es­tu­dio de Holly­wood, co­mo The Ter­mi­nal (2004), de Ste­ven Spiel­berg, o

Milk (2008), de Gus Van Sant. Jus­to en es­te pe­rio­do, Die­go es­tre­chó aún más su víncu­lo con Gael. “Era muy di­fí­cil que a otro ca- brón de nues­tra edad le es­tu­vie­ra pa­san­do lo mis­mo que a no­so­tros y era po­ca ma­dre que Gael es­tu­vie­ra en el mis­mo via­je. Y co­mo yo me la vi­ví va­rios años en in­fi­ni­dad de ho­te­les y avio­nes, con él po­día ha­blar de eso que nos pa­sa­ba”.

Cuan­do le pre­gun­to si no te­me que los ne­go­cios pue­dan ero­sio­nar su amis­tad, no du­da en res­pon­der: “La ver­dad no, por­que te­ne­mos muy cla­ro que hay cosas vi­ta­les. Pri­me­ro es­tá la fa­mi­lia y lue­go, el ci­ne. Ni él ni yo pon­dría­mos en ries­go ni a nues­tras fa­mi­lias ni nues­tra amis­tad”.

Am­bos han em­pren­di­do un nue­va eta­pa co­mo pro­duc­to­res. Es­te año de­ja­ron Ca­na­na Films, que crea­ron en 2005 jun­to con Pa­blo Cruz, y fun­da­ron La Co­rrien­te del Gol­fo. “Los ci­clos de co­la­bo­ra­ción se ter­mi­nan, es al­go na­tu­ral que pa­sa con el tiem­po. Cuan­do em­pie­zas quie­res un mon­tón de gen­te pa­ra re­mar más, pe­ro des­pués tie­nes más cla­ri­dad so­bre qué quie­res ha­cer y me­nos tiem­po y me­nos in­se­gu­ri­da­des, bus­cas nue­vos ho­ri­zon­tes y hay que se­guir ese ins­tin­to”.

EN­TRE LA REALI­DAD Y LA FIC­CIÓN

Aun­que la fic­ción es su ma­te­ria pri­ma, a Die­go le in­tere­sa que las his­to­rias que cuen­ta co­mo di­rec­tor y ac­tor ten­gan el po­der de trans­for­mar a ni­vel hu­mano y con­tri­buir al cam­bio so­cial. No es una ca­sua­li­dad que su pro­yec­to más que­ri­do sea el fes­ti­val de do­cu­men­ta­les Am­bu­lan­te, crea­do en 2005 tam­bién jun­to a Gael. “Que­re­mos de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a un gé­ne­ro cas­ti­ga­do que, ade­más, es de lo me­jor que ha­ce­mos en es­te país y que re­sul­ta ur­gen­te por­que la im­pu­ni­dad y la in­jus­ti­cia se com­ba­ten con las his­to­rias”.

Es­ta mis­ma ló­gi­ca, aun­que en el te­rreno de la fic­ción, lo ha lle­va­do a in­ter­pre­tar al nar­co­tra­fi­can­te Mi­guel Án­gel Fé­lix Ga­llar­do en la cuar­ta tem­po­ra­da del pro­gra­ma de Net­flix, Nar­cos, pró­xi­mo a es­tre­nar­se. Es su pri­mer pro­ta­gó­ni­co en una se­rie y és­te, que fue anun­cia­do jus­to cuan­do Die­go pro­tes­ta­ba con­tra la Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior, des­per­tó crí­ti­cas por ser con­si­de­ra­do una con­tra­dic­ción a su dis­cur­so.

“Re­sul­ta que aho­ra to­do lo que se ha­ga re­la­cio­na­do al nar­co es una apo­lo­gía, pe­ro no es así. No es és­te el ca­so. Mu­chos se­na­do­res qui­sie­ron des­ca­li­fi­car­me, pe­ro fue un cla­ro opor­tu­nis­mo. Lo úni­co que me de­mos­tró es que lo que es­ta­ba ha­cien­do era co­rrec­tí­si­mo, por­que yo es­ta­ba in­co­mo­dan­do. Ade­más, el ci­ne y las se­ries tra­tan del con­flic­to,

sin él no hay his­to­ria. Y si un con­flic­to tie­ne Mé­xi­co es que la pin­che dro­ga, pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, tie­ne que pa­sar por aquí”.

Die­go cree que la na­rra­ti­va es la me­jor ma­ne­ra de hu­ma­ni­zar una es­ta­dís­ti­ca y un pro­ble­ma so­cial, y por eso con­si­de­ra opor­tu­na una se­rie co­mo

Nar­cos. “Evi­den­te­men­te, no es un do­cu­men­tal, pe­ro si la si­guien­te vez que al­guien ten­ga en­fren­te una lí­nea de co­caí­na se de­tie­ne a re­cor­dar de dón­de vie­ne, ya es­ta­mos ha­cien­do al­go po­si­ti­vo”. Su pró­xi­mo pro­yec­to en ci­ne, A Rainy Day in

New York, del ci­neas­ta Woody Allen, tam­bién cau­só con­tro­ver­sia, pe­ro de otro ti­po. Dos de sus pro­ta­go­nis­tas, Ti­mot­hée Cha­la­met y Selena Gomez, di­je­ron es­tar arre­pen­ti­dos de tra­ba­jar con el di­rec­tor lue­go de que las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual con­tra él co­bra­ron re­le­van­cia otra vez.

“No di­je na­da en su mo­men­to por­que soy in­ca­paz de ejer­cer un jui­cio si no ten­go la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro cuan­do se tie­ne la cer­te­za, hay que con­de­nar cual­quier ac­to de violencia y abu­so; cuan­do no, hay que ser muy pre­ca­vi­do por­que en dos se­gun­dos le jo­des la vi­da a cual­quie­ra”, ase­gu­ra Die­go.

EL CI­NEAS­TA PA­TER­NAL

No hay po­der más gran­de en el sép­ti­mo ar­te que el del di­rec­tor. To­dos sa­ben que és­te es el me­dio del ci­neas­ta, in­clu­so los (bue­nos) pro­duc­to­res. Pe­ro al Die­go ac­tor le lle­vó tiem­po en­ten­der­lo, no lo asi­mi­ló has­ta des­pués de de­bu­tar con el do­cu­men­tal J.C.

Chá­vez (2007) y el dra­ma Abel (2010), con el que fue al Fes­ti­val de Can­nes fue­ra de com­pe­ten­cia.

“Sí, fui muy in­jus­to con mu­chos ci­neas­tas”, ad­mi­te Die­go. “Cuan­do di­ri­gí mis pri­me­ras películas, me die­ron ga­nas de ha­blar­les y ofre­cer­les dis­cul­pas. Pe­ro des­pués de es­tas ex­pe­rien­cias me vol­ví un ac­tor mu­cho más ge­ne­ro­so, por­que al es­tar de­trás de cá­ma­ra, con­tro­lan­do un set, en­ten­dí el pe­do que es con­tar tu pro­pia his­to­ria”.

Co­mo ac­tor, ha lle­ga­do le­jos. Es el úni­co me­xi­cano que ha pro­ta­go­ni­za­do una cin­ta de Star Wars. Sin em­bar­go, sus am­bi­cio­nes co­mo crea­dor no apun­tan ha­cia las estrellas de una ga­la­xia muy le­ja­na, sino ha­cia su mun­do in­te­rior y, si se ana­li­za el sub­tex­to de sus películas, a un te­ma es­pe­cí­fi­co: la pa­ter­ni­dad. “No con­ci­bo, co­mo di­rec­tor, un pro­yec­to que no sea per­so­nal, que no sea un te­ma real­men­te cru­cial en tu vi­da”.

Ad­mi­te que, en un prin­ci­pio, el do­cu­men­tal so­bre Ju­lio Cé­sar Chá­vez es­ta­ría en­fo­ca­do en su vi­da co­mo bo­xea­dor y, al fi­nal, lo que ex­plo­ra es el la­zo fi­lial. Fue una sor­pre­sa pa­ra él, pe­ro, de ahí en ade­lan­te, es­te te­ma se con­vir­tió en una ob­se­sión cons­cien­te. “Abel re­fle­xio­na mu­cho so­bre el pa­dre en que yo no me que­ría con­ver­tir y so­bre ese ni­ño adul­to que me sen­tía cuan­do te­nía ocho años. Ce­sar Chá­vez (2014) es la his­to­ria del pa­dre que su­fre la dis­yun­ti­va de no es­tar pre­sen­te con sus hi­jos por su tra­ba­jo. Mr. Pig (2016) tra­ta so­bre la re­la­ción con tu pa­dre, pe­ro una vez que tú ya tie­nes hi­jos lo en­tien­des. Su­pon­go que así se­gui­rá mi ci­ne, ya ve­re­mos si la vi­da me da un vuel­co res­pec­to a los te­mas que to­ca­ré co­mo di­rec­tor… pe­ro, la ver­dad, no lo creo”.

Tras es­cu­char es­to, pi­do la cuen­ta y Die­go y yo nos des­pe­di­mos. Cuan­do se ale­ja ha­cien­do pe­que­ños sa­lu­dos a los co­men­sa­les que le son­ríen, coloco la gra­ba­do­ra jun­to a mi oí­do pa­ra ase­gu­rar­me de que la con­ver­sa­ción se es­cu­che a buen vo­lu­men. El me­se­ro re­gre­sa con la cuen­ta y, cu­rio­so, me pre­gun­ta si la gra­ba­ción es­tá bien. Le res­pon­do que sí, mien­tras pien­so que Die­go Lu­na, ade­más de ha­blar, li­te­ral­men­te, fuer­te y cla­ro, tam­bién lo ha­ce así so­cial y ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te.

“Evi­den­te­men­te,

Nar­cos no es un do­cu­men­tal, pe­ro si la si­guien­te vez que al­guien ten­ga en­fren­te una lí­nea de co­caí­na se de­tie­ne a pen­sar de dón­de vie­ne, ya lo­gra­mos al­go po­si­ti­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.