SAN­GRE NUE­VA

Cas­te­llón de la Pla­na, Es­pa­ña, 1982, ac­tor.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO EN­RI­QUE NA­VA­RRO FO­TO DANILO HESS STYLING SAL­VA­DOR COSIO GROO­MING ANDREAS SCHÖNAGEL

El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal de le­yen­das es­pa­ño­las co­mo An­to­nio Ban­de­ras y Ja­vier Bar­dem ha lle­ga­do. Se lla­ma Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre.

HE­RE­DÓ LA VENA AR­TÍS­TI­CA DE UNA TÍA QUE ERA DI­REC­TO­RA DE TEA­TRO Y EL TE­NIS LE DIO LA DE­TER­MI­NA­CIÓN PA­RA TRIUN­FAR FUE­RA DE SU PAÍS. AC­TOR DE NAR­COS Y SENSE8, EL ES­PA­ÑOL AL QUE TO­DOS DE­BEN CO­NO­CER TAM­BIÉN ES IMA­GEN DE HU­GO BOSS Y EN ES­TA SE­SIÓN LU­CE LOS ME­JO­RES POWERLOOKS DE LA CA­SA ALE­MA­NA.

Hay que te­ner mu­cho arro­jo pa­ra ha­cer la ma­le­ta, de­jar de la­do la fa­ma fue­ra y cru­zar el Atlán­ti­co. Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre lo hi­zo. Si­guió la tra­di­ción de An­to­nio Ban­de­ras, Pe­né­lo­pe Cruz y Ja­vier Bar­dem. Asu­mió la he­ren­cia cul­tu­ral de Pa­blo Pi­cas­so y Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, la de­ter­mi­na­ción de Ra­fael Na­dal y Pau Ga­sol, y se fue a Es­ta­dos Uni­dos. No es ra­ro, en­ton­ces, que los ci­te co­mo re­fe­ren­cias. Fue­ron ellos quie­nes ins­pi­ra­ron a es­te ac­tor es­pa­ñol y en­ton­ces se asu­mió co­mo el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal del ta­len­to ibé­ri­co en Holly­wood. Su per­so­na­je de Al­ber­to Már­quez en la se­rie Vel­vet lo en­cum­bró, pe­ro an­tes ha­bía apa­re­ci­do co­mo El Duque en Sin te­tas no hay pa­raí­so. Fue así co­mo es­te hom­bre de man­dí­bu­la cua­dra­da y men­tón par­ti­do se pu­so ba­jo el re­flec­tor.

“Al prin­ci­pio lle­vé muy mal la fa­ma. El mie­do sa­có lo peor de mí. La par­te más in­fan­til: cuan­do te en­cie­rras en ti y no te abres pa­ra ver al otro. Pe­ro es in­jus­to que me que­je de lo que me da mu­chas ale­grías, y, ade­más, de co­mer. Yo, co­mo ac­tor, sin el apo­yo de la gen­te no tra­ba­ja­ría na­da. Ni el me­jor ac­tor del mun­do, si la gen­te no le quie­re ver, tra­ba­ja”, di­jo Sil­ves­tre al dia­rio El País.

En eso con­sis­tió su va­len­tía: de­jó el las­tre, to­mó un vuelo a Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, e in­ten­tó re­pe­tir la ha­za­ña de sus ído­los. El año pa­sa­do lo vi­mos en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Nar­cos, se­rie de Net­flix so­bre el cár­tel de Ca­li. Pe­ro ya an­tes le ha­bía lle­ga­do una ofer­ta in­va­lua­ble que lo da­ría a co­no­cer co­mo el nue­vo es­pa­ñol del que to­dos de­bían ha­blar.

La­na y Lilly Wa­chows­ki, las crea­do­ras de la tri­lo­gía de Ma­trix, le die­ron el pa­pel más im­por­tan­te de su carrera has­ta el mo­men­to: el de Li­to Ro­drí­guez en Sense8, se­rie so­bre va­rias per­so­nas des­co­no­ci­das en­tre sí, ubi­ca­das al­re­de­dor del mun­do, pe­ro co­nec­ta­das sen­so­rial­men­te.

“Es­ta­ba en un mal mo­men­to de mi vi­da, ha­bía dor­mi­do dos ho­ras por un pro­ble­ma per­so­nal... es­ta­ba mal. Mi re­pre­sen­tan­te me con­ven­ció pa­ra ir a la prue­ba, al fin y al ca­bo, es­ta­ba en Los Án­ge­les ha­cien­do lo que siem­pre ha­bía que­ri­do. Creo que el mal mo­men­to per­so­nal me ayu­dó en el cas­ting, por­que, des­pués de ha­cer­lo, las Wa­chows­ki que­rían ver­me en Lon­dres. ¡Sa­lí de ahí con­ven­ci­do de que me lo da­ban, pe­ro tar­da­ron un mes! De­jé Ma­drid pa­ra ir­me a vi­vir a Los Án­ge­les y ahí em­pe­zó to­do”, con­tó al pe­rió­di­co El Mun­do.

Pe­ro no hay que con­fun­dir su tra­yec­to­ria con un gol­pe de suer­te. El mis­mo Mi­guel Án­gel ha ex­pli­ca­do que desa­rro­lló su te­na­ci­dad cuan­do se pre­pa­ra­ba pa­ra ser te­nis­ta pro­fe­sio­nal en la es­cue­la de Luis Bru­gue­ra, que ha da­do al mun­do cam­peo­nes de Ro­land Ga­rros y de la que tu­vo que sa­lir lue­go de una le­sión en un hom­bro.

Aun con ese sue­ño frus­tra­do, si­guió ejer­ci­tán­do­se. En­con­tró en el box una for­ma de tra­ba­jar su fí­si­co idó­neo pa­ra ser ima­gen de mar­cas in­ter­na­cio­na­les, co­mo Hu­go Boss. En el la­do ar­tís­ti­co, su tía le in­cul­có el amor a la ac­tua­ción y le en­se­ñó lo me­jor que una di­rec­to­ra de tea­tro po­día re­ga­lar­le: se­guir el ejem­plo y man­te­ner la de­di­ca­ción.

Eso es lo que ha he­cho de Mi­guel Án­gel un hom­bre de po­der en Es­pa­ña y Amé­ri­ca, y aun­que ad­mi­te que no sien­te la Me­ca del En­tre­te­ni­mien­to co­mo su ca­sa, sa­be, co­mo ex­pli­có a Men’s Health, que so­bre su es­pal­da lle­va el re­le­vo.

“Co­mo es­pa­ñol vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos, con­si­de­ro que mu­chas de las opor­tu­ni­da­des que me han da­do en es­te úl­ti­mo año se las de­bo a ac­to­res co­mo Ja­vier Bar­dem, An­to­nio Ban­de­ras, Pe­né­lo­pe Cruz... Tam­bién a Ra­fa Na­dal, Pau Ga­sol o Pe­dro Al­mo­dó­var. Gra­cias a ellos nos mi­ran con bue­nos ojos en Los Án­ge­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.