CLA­SE A LA ME­XI­CA­NA

Life and Style (México) - - LIFE / ENTREVISTA -

Su dis­tin­ti­vo y so­fis­ti­ca­do es­ti­lo mu­si­cal fue for­ja­do en es­ta tie­rra. An­tes de for­mar In­ter­pol, en 1998, en Nue­va York, Paul Banks vi­vió al­gu­nos años en la Ciu­dad de Mé­xi­co —es­tu­dió en el Co­le­gio Ame­ri­cano— y aquí com­pró sus pri­me­ras gui­ta­rras y, ade­más, apren­dió a desen­vol­ver­se en el es­ce­na­rio. El front­man de es­te trío, com­ple­ta­do por Da­niel Kess­ler y Sam Fo­ga­rino, que sen­tó pre­ce­den­tes en el in­die rock a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da, re­gre­sa con Ma­rau­der, su más re­cien­te ál­bum de es­tu­dio.

Tu co­ra­zón pa­re­ce aún es­tar pin­ta­do de ver­de, blan­co y ro­jo...

– Mé­xi­co es mi se­gun­da ca­sa. Mis pri­me­ros ins­tru­men­tos fue­ron com­pra­dos en es­ta tie­rra, pe­ro tam­bién ex­pe­ri­men­té al­go que en nin­gún otro lu­gar ha­bía en­con­tra­do: in­ge­nio y ale­gría de vi­vir. Es­to me lle­vó a ser el ar­tis­ta que soy hoy. –¿Trans­mi­tis­te es­tos sen­ti­mien­tos al res­to de la ban­da? – Cla­ro. El me­jor con­cier­to de nues­tra carrera fue aquí, en 2005, cuan­do nos pre­sen­ta­mos en el Sa­lón Me­xi­ca del WTC. Ese día com­pren­dí de lo que el pú­bli­co me­xi­cano era ca­paz: los gri­tos y la pa­sión me ate­rra­ron de ini­cio, pe­ro tam­bién sen­tó un pa­rá­me­tro pa­ra sa­ber có­mo de­be­rían sen­tir­se los con­cier­tos. –Los úl­ti­mos con­cier­tos de la gi­ra Turn On the Bright Lights fue­ron aquí, ¿en ese mo­men­to sa­bías que era tiem­po de gra­bar un nue­vo ál­bum? – Aho­ra es más com­pli­ca­do que an­tes, nin­guno de no­so­tros vi­ve en la mis­ma ciu­dad y nos en­con­tra­mos re­ga­dos por to­do el país. Cuan­do Da­niel (Kess­ler) ha jun­ta­do su­fi­cien­tes ideas pa­ra crear nue­vas can­cio­nes, sa­be­mos que es mo­men­to de re­unir­nos en Nue­va York, pa­ra co­men­zar el lar­go pro­ce­so de crear un nue­vo dis­co. –Es­te dis­co tie­ne un to­que par­ti­cu­lar: ¿el In­ter­pol ori­gi­nal de­jó de exis­tir?

– Aún man­te­ne­mos nues­tro so­ni­do dis­tin­ti­vo, ese que exal­ta los acor­des del ba­jo, pe­ro no po­día­mos se­guir co­mo pro­duc­to­res de nues­tros pro­pios dis­cos. Nos sen­tía­mos obli­ga­dos a re­no­var­nos e im­preg­nar­le al­go de ca­lor a la pa­si­vi­dad con la que to­cá­ba­mos y eso só­lo su­ce­de­ría te­nien­do a al­guien que nos di­je­ra la ver­dad, por más cru­da que pu­die­ra ser.

–Con el nue­vo dis­co, Ma­rau­der, ¿qué qui­sie­ron re­fle­jar? – Frial­dad. Cuan­do gra­ba­mos El Pin­tor (2014), sen­tí que de­bía­mos ser más di­rec­tos en nues­tras can­cio­nes. Cada una de ellas de­bía po­seer un tono más vis­ce­ral. El In­ter­pol de aho­ra tie­ne con­trol to­tal de lo que di­ce. Tan de­li­be­ra­do es mi co­men­ta­rio, co­mo lo que es­cu­cha­rán gra­ba­do.

Es­cu­cha nues­tra se­lec­ción mu­si­cal de In­ter­pol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.