LO BUENO DE SER EL MA­LO

Life and Style (México) - - LIFE / ENTREVISTA -

Cual­quier in­ten­to de fic­cio­nar la vi­da de ‘El Cha­po’ Guz­mán su­pon­dría un pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to pa­ra el ac­tor en­car­ga­do de in­ter­pre­tar al nar­co­tra­fi­can­te más bus­ca­do. Sin em­bar­go, en la ver­sión de Net­flix, un per­so­na­je co­rrup­to dispuesto a lo que sea por ocu­par la si­lla pre­si­den­cial ro­bó la aten­ción de los es­pec­ta­do­res en es­te th­ri­ller po­lí­ti­co. Hum­ber­to Bus­to es­car­bó en la vi­da de los gran­des vi­lla­nos de la his­to­ria, los reales y los fic­ti­cios, pa­ra crear al te­mi­ble Con­ra­do Hi­gue­ra Sol.

¿Có­mo lle­gó la in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par en El Cha­po?

— Siem­pre me ha­bía ne­ga­do a par­ti­ci­par en pro­yec­tos que abor­dan el te­ma del nar­co­trá­fi­co. Me pa­re­cía pe­li­gro­so glo­ri­fi­car a cier­tos per­so­na­jes y en­viar el men­sa­je a jó­ve­nes y ni­ños de que es­tá bien ha­cer cosas fue­ra de la ley. Pe­ro, cuan­do la gen­te de Story Hou­se me in­vi­tó y me con­ta­ron de qué iba, me pa­re­ció un re­to in­tere­san­te.

— ¿Qué en­con­tras­te en es­te pro­yec­to pa­ra de­ci­dir ha­cer­lo?

— Lo que me pa­re­ce im­por­tan­te de El Cha­po es que no es una nar­co­se­rie ni es una nar­co­no­ve­la, sino un th­ri­ller po­lí­ti­co que se mue­ve en el mun­do del nar­co­trá­fi­co y que es­tá im­pul­sa­do por va­rios años de in­ves­ti­ga­ción y el res­pal­do de di­rec­to­res co­mo Er­nes­to Con­tre­ras o Jo­sé Ma­nuel Cra­vio­to. Vi­vi­mos en un país lleno de men­ti­ras. Co­mo ac­tor sien­tes la res­pon­sa­bi­li­dad de con­tar his­to­rias que re­fle­jan dis­tin­tos as­pec­tos de la reali­dad.

— ¿Có­mo fue el pro­ce­so de crear el per­so­na­je de Con­ra­do Sol?

— A di­fe­ren­cia de El Cha­po, por ejem­plo, que es cla­ro en quién es­tá ba­sa­do el per­so­na­je, en mi ca­so tomé ele­men­tos de di­fe­ren­tes po­lí­ti­cos y lí­de­res de di­fe­ren­tes épo­cas y lu­ga­res. Me­ga­ló­ma­nos co­mo Ne­rón y Ca­lí­gu­la, has­ta Mus­so­li­ni y Hitler, con la in­ten­ción de sa­ber có­mo al­guien bus­ca el po­der y es­tá dispuesto a ha­cer lo que sea, ne­go­ciar con bue­nos y ma­los, con tal de con­se­guir­lo. Sin em­bar­go, no son el bueno y el ma­lo, son per­so­na­jes com­ple­jos que se están de­ba­tien­do fren­te a su pro­pio ob­je­ti­vo.

— ¿Cuá­les han si­do las sa­tis­fac­cio­nes y lo que te de­ja in­ter­pre­tar a es­te per­so­na­je?

— Son per­so­na­jes que re­pre­sen­tan un sal­to en tu carrera y una co­ne­xión con el pú­bli­co de ma­ne­ra su­pe­rior, al gra­do de de­te­ner­me en la ca­lle pa­ra sa­lu­dar­me, en Mé­xi­co y en el ex­tran­je­ro. Es un pro­yec­to muy bien cui­da­do. Uno, co­mo ac­tor, tie­ne la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar sus he­rra­mien­tas de ma­ne­ra más con­tun­den­te. Sí te­nía ga­nas de to­par­me con un per­so­na­je así en mi carrera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.