PES­CA­DO CON SAL­SA DE QUE­SO

Life and Style (México) - - LIFE / PLATO DE AUTOR -

Con bas­tón, som­bre­ro y pu­ro es co­mo se re­cuer­da al gran es­ta­dis­ta bri­tá­ni­co Sir Winston Leo­nard Spen­cer Churchill. En­tre sus pa­sio­nes es­ta­ba la gas­tro­no­mía y la com­bi­na­ba con sus es­tra­te­gias po­lí­ti­cas; so­lía in­vi­tar a co­le­gas, co­mo Roo­se­velt o Sta­lin, a gran­des ban­que­tes pa­ra ce­rrar acuer­dos. Él de­cía que “es bueno re­cor­dar que el es­tó­ma­go go­bier­na al mun­do”. Y es­to in­cluía la be­bi­da, pues el tam­bién his­to­ria­dor y es­cri­tor era un apa­sio­na­do de la cham­pa­ña y el ron, pe­ro so­bre to­do, del whisky: to­dos los días be­bía un va­so de John­nie Wal­ker Black La­bel al des­per­tar.

Aun­que es­te há­bi­to fue du­ra­men­te cri­ti­ca­do, Churchill vi­vió 90 años (1874-1965) con bue­na sa­lud. Na­ció en el pa­la­cio de Blen­heim, en In­gla­te­rra. Su pa­dre, Lord Ran­dolph Churchill, le he­re­dó su ri­que­za y su abo­len­go, mien­tras que su ma­dre, Jen­nie Je­ro­me (crea­do­ra del coctel Man­hat­tan), de as­cen­den­cia in­dia, le de­jó su gus­to por los cu­rris, la co­mi­da es­pe­cia­da y, se­gu­ra­men­te, por las so­pas. El es­tra­te­ga siem­pre to­ma­ba un pla­to de so­pa an­tes de acos­tar­se, in­clu­so cuan­do re­gre­sa­ba de una ce­na en The Sa­voy Ho­tel. Ade­más, era afi­cio­na­do a los que­sos y de­cía que “un ca­ba­lle­ro só­lo com­pra en Pax­ton & Whit­field”, una de las tien­das de que­sos más an­ti­guas de Lon­dres. Ahí, su co­ci­ne­ro es­co­gía el lác­teo ideal pa­ra pre­pa­rar­le So­les Cham­peaux, un len­gua­do (pes­ca­do de agua dul­ce) en sal­sa cre­mo­sa de que­so. Churchill no te­nía que es­pe­rar una oca­sión en par­ti­cu­lar pa­ra pro­bar­lo, pues, pa­ra él, co­mer siem­pre era un mo­men­to es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.