EL JE­FE DEL CA­MINO

Life and Style (México) - - PLAY / MOTOR -

Cor­vet­te ha si­do el amo de las ca­rre­te­ras es­ta­dou­ni­den­ses des­de 1953. Y la nue­va ver­sión ZR1 engrandece su fa­ma.

El es­pí­ri­tu de Cor­vet­te, des­de su na­ci­mien­to, ha si­do la po­ten­cia. Aquel pri­mer mo­de­lo de 1953 era la agre­si­va res­pues­ta de la ar­ma­do­ra a las ver­sio­nes de­por­ti­vas eu­ro­peas de dos pla­zas que mos­tra­ban ve­lo­ci­dad y una gran con­fia­bi­li­dad. Hoy, las cosas no son muy dis­tin­tas. Con nue­vos com­pe­ti­do­res, Cor­vet­te se rein­ven­ta pa­ra ofre­cer el es­pí­ri­tu es­ta­dou­ni­den­se con las exi­gen­cias de los nue­vos con­su­mi­do­res.

Gra­cias a ello lle­ga­mos al ZR1, el Cor­vet­te más po­ten­te que ha­ya si­do crea­do en la his­to­ria. Pa­ra com­pro­bar su for­ta­le­za era ne­ce­sa­rio lle­var es­te muscu­loso coupé a su hábitat na­tu­ral, el Cen­tro Di­ná­mi­co Pe­ga­so, en las afue­ras de To­lu­ca, don­de la rec­ta lar­ga del tra­za­do prin­ci­pal de­mos­tra­ría sus me­jo­ras.

Si bien la ge­ne­ra­ción an­te­rior go­za­ba de for­ta­le­za, su ma­ne­jo no era fino y, en oca­sio­nes, ha­bía que lu­char por me­ter la na­riz en las cur­vas sin que la po­ten­cia ga­na­ra, pe­ro la nue­va es­truc­tu­ra, más re­sis­ten­te y li­ge­ra, per­mi­te un me­jor equi­li­brio. Eso sí, la re­es­truc­tu­ra no fue sen­ci­lla, y co­men­zó des­de las en­tra­ñas, con una sus­pen­sión de bra­zos de alu­mi­nio fun­di­do y el sis­te­ma Mag­ne­tic Ri­de Con­trol, en­fo­ca­do en “sua­vi­zar” las sen­sa­cio­nes de ma­ne­jo.

Con­se­guir una con­duc­ción fi­na pe­ro con la adre­na­li­na en cada cur­va no fue co­sa fá­cil, pe­ro Cor­vet­te ZR1 lo con­si­gue con de­ta­lles que, su­ma­dos, mar­can la di­fe­ren­cia, co­mo las llan­tas de­lan­te­ras más an­chas por me­dia pul­ga­da, y dos to­mas de ai­re adi­cio­na­les al mo­tor, lo que otor­ga ma­yor flu­jo de ai­re y un me­jor desem­pe­ño.

Aun­que el de­sa­rro­llo más no­ta­ble pa­ra co­lo­car­lo en 755 hp fue la in­ge­nie­ría en el mo­tor LT5 de Che­vro­let, un gi­gan­tes­co V8 de 6.2 Li­tros su­per­car­ga­do con push­rod, 16 vál­vu­las y blo­que y ca­be­zas de alu­mi­nio. El ta­ma­ño del mo­tor es tal que, al mon­tar­lo en el pro­to­ti­po, los ingenieros se die­ron cuen­ta de que el co­fre no ce­rra­ba. La ba­se del nue­vo Cor­vet­te era esa po­ten­cia y tan só­lo pen­sar en cam­biar­lo por uno de me­no­res di­men­sio­nes, les pro­vo­ca­ba se­gu­ra­men­te una com­bi­na­ción de náu­seas y es­ca­lo­fríos.

El pro­pio su­per­de­por­ti­vo dio la res­pues­ta. Con ale­ro­nes y de­ta­lles de fi­bra de car­bono, la so­lu­ción siem­pre es­tu­vo a la vis­ta: ha­cer un hue­co en el co­fre y co­lo­car una ta­pa del re­sis­ten­te ma­te­rial. Me­nos pe­so, más ve­lo­ci­dad. Au­na­da a la be­lle­za del di­se­ño alar­ga­do y es­pec­ta­cu­lar, la for­ma del ZR1 es una au­tén­ti­ca cá­te­dra de ae­ro­di­ná­mi­ca. El tra­ba­jo de los ale­ro­nes ge­ne­ra has­ta 430 ki­lo­gra­mos de fuer­za des­cen­den­te, lo que es más que su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner­lo en el pi­so cuan­do se pre­sio­na el ace­le­ra­dor a fon­do y se ge­ne­ran 715 lb-pie de tor­que, que gol­pean la es­pal­da ba­ja.

El ha­bi­tácu­lo abra­za y brin­da una po­si­ción de ma­ne­jo en­vi­dia­ble. La trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des e Hy­dra­ma­tic tra­ba­ja —si se pre­fie­re— con pa­le­tas al vo­lan­te, lo que au­men­ta la sen­sa­ción “ra­cing” (aun­que exis­te la op­ción de trans­mi­sión ma­nual de 7 ve­lo­ci­da­des).

Me en­cuen­tro en la zo­na de pits, lis­to pa­ra en­fren­tar al Cor­vet­te más po­de­ro­so en la his­to­ria, pe­ro los ner­vios no exis­ten gra­cias al di­se­ño in­te­rior y me con­cen­tro en la can­ti­dad de de­ta­lles en fi­bra de car­bono: el vo­lan­te, el ta­ble­ro y las in­crus­ta­cio­nes en las puer­tas. La pan­ta­lla de in­foen­tre­te­ni­mien­to mues­tra un me­nú cla­ro, con una op­ción que lla­ma la aten­ción: PDR. El Per­for­man­ce Da­ta Re­cor­der gra­ba y ana­li­za to­dos los da­tos de con­duc­ción: fuer­zas G, re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to, ve­lo­ci­dad to­pe, fre­na­da, án­gu­lo del vo­lan­te, cam­bio y has­ta el mo­do de con­duc­ción se­lec­cio­na­do. To­do es­to, en con­jun­to con el vi­deo de la cá­ma­ra fron­tal, lo que per­mi­te crear ar­chi­vos his­tó­ri­cos y com­pa­ra­ti­vos pa­ra ob­te­ner un ma­ne­jo más efi­cien­te.

Se­lec­ciono “Track” co­mo mo­do de ma­ne­jo (en­tre Tour y Sport) y hun­do el pie de­re­cho. ZR1 reac­cio­na in­me­dia­ta­men­te gra­cias al su­per­car­ga­dor con in­ter­coo­ler y el pri­mer sis­te­ma de GM dual fuel-in­jec­tion que em­plea in­yec­ción di­rec­ta pri­ma­ria y con un puer­to de in­yec­ción su­ple­men­ta­rio; se re­du­ce el ca­len­ta­mien­to y hay una me­nor tem­pe­ra­tu­ra en el cuer­po de ad­mi­sión, lo que se tra­du­ce —en tér­mi­nos prác­ti­cos— en un me­jor desem­pe­ño. Pun­to.

Lle­go a la pri­me­ra cur­va a la de­re­cha y do­blo an­tes de tiem­po, en re­cuer­do a su an­te­ce­sor, pe­ro no ha­ce fal­ta. ¡Es­te Cor­vet­te no quie­re que pe­lee con él, sino que lo dis­fru­te. La con­duc­ción se her­ma­na con la lí­nea ideal del tra­za­do y cada vuel­ta brin­da con­fian­za de lo que es ca­paz de ha­cer, de lo que en reali­dad es, un je­fe del ca­mino. Che­vro­let lo con­si­guió: re­gre­só el pla­cer de con­du­cir un au­to po­de­ro­so.

A TU AN­TO­JO. Cor­vet­te ZR1 cuen­ta con una per­so­na­li­za­ción po­cas ve­ces vis­ta: 10 colores ex­te­rio­res, cin­co di­fe­ren­tes in­te­rio­res, cua­tro op­cio­nes de ri­nes, seis colores de ca­li­per y dos te­chos.

341 KM/H LA VE­LO­CI­DAD TO­PE DE ES­TE SU­PER­DE­POR­TI­VO GRA­CIAS A UN FLU­JO SIN RES­TRIC­CIO­NES EN EL MO­DO “TRACK”.

PU­RO MÚSCU­LO. Las nue­vas tec­no­lo­gías del mo­tor LT5 V8 su­per­car­ga­do in­clu­yen una “gar­gan­ta” de ace­le­ra­ción de 95 mm; sis­te­ma dual de in­yec­ción PI+DI y sis­te­ma de lu­bri­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.