EL FAL­SO PO­DER FE­ME­NINO

Life and Style (México) - - PUNTO FINAL - MAYRA GON­ZÁ­LEZ

His­tó­ri­ca­men­te, la pa­la­bra “po­der” ha si­do aso­cia­da con el gé­ne­ro mas­cu­lino. So­bre to­do en cul­tu­ras y paí­ses co­mo Mé­xi­co, don­de los ro­les per­ma­ne­cen aún tan arrai­ga­dos y el re­za­go y la ex­clu­sión de las mu­je­res en la to­ma de de­ci­sio­nes son más no­to­rios y de­ter­mi­nan­tes.

Es por eso que, cons­tan­te­men­te, me veo fren­te a pre­gun­tas co­mo: “Mayra, ¿có­mo te desen­vuel­ves en una in­dus­tria do­mi­na­da por hom­bres?” o “¿a qué re­tos te en­fren­tas, des­de el gé­ne­ro fe­me­nino, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes?”, “¿qué se sien­te ser la pri­me­ra mu­jer con po­der en una em­pre­sa trans­na­cio­nal co­mo Nis­san?”, “¿có­mo equi­li­bras tu vi­da pro­fe­sio­nal con ser ma­má y es­po­sa?”. Cues­tio­na­mien­tos que re­fle­jan la can­ti­dad de pre­jui­cios re­la­cio­na­dos con el gé­ne­ro que se­gui­mos im­po­nien­do co­mo so­cie­dad, ya sea de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta.

Eti­que­tas que, jus­ti­fi­ca­das en la con­di­ción de mu­je­res, li­mi­tan la des­tre­za, las ha­bi­li­da­des y, por qué no de­cir­lo, tam­bién los de­fec­tos y erro­res que, al fi­nal, nos co­lo­can a mí –y a mu­chas más– en po­si­cio­nes de li­de­raz­go, co­mo en la que me en­cuen­tro hoy.

Pien­so en el día en que mi his­to­ria y la de to­das aque­llas mu­je­res ad­mi­ra­bles y ta­len­to­sas, en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos den­tro de com­pa­ñías e ins­ti­tu­cio­nes, de­jen de ser no­ti­cia só­lo por el he­cho de per­te­ne­cer al “se­xo dé­bil”, y que, en su lu­gar, fi­je­mos los re­flec­to­res pa­ra real­zar­las por sus ca­pa­ci­da­des in­ne­ga­bles, su des­tre­za, crea­ti­vi­dad e in­te­li­gen­cia. Que una mu­jer em­po­de­ra­da, li­de­ran­do, sea pron­to un co­mún de­no­mi­na­dor. Tan co­mún, que de­je­mos de atri­buir­le re­le­van­cia.

Es in­clu­so des­de el mo­men­to en que usa­mos tér­mi­nos co­mo “mu­je­res empoderadas”, que uti­li­za­mos el con­cep­to de for­ma erró­nea, por­que no en to­das las si­tua­cio­nes “se nos da el po­der”. El po­der siem­pre lo he­mos te­ni­do, sim­ple­men­te no lo ha­bía­mos ejer­ci­do co­mo tal.

Va­le re­sal­tar que la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en los ne­go­cios es cada vez ma­yor, y eso ha­bla de pro­gre­so en te­mas de gé­ne­ro y di­ver­si­dad. Nis­san Me­xi­ca­na se enor­gu­lle­ce de con­tri­buir con so­lu­cio­nes que fo­men­tan es­tas prác­ti­cas a tra­vés de po­lí­ti­cas pa­ra to­da la or­ga­ni­za­ción y el in­cre­men­to de mu­je­res en el co­mi­té di­rec­ti­vo.

La plu­ra­li­dad cor­po­ra­ti­va aún tie­ne mu­cho po­ten­cial. Es ne­ce­sa­rio se­guir de­rri­ban­do es­te­reo­ti­pos y há­bi­tos dis­cri­mi­na­to­rios que ha­cen más di­fí­cil el de­sa­rro­llo in­te­gral de los in­di­vi­duos. De­be­mos apro­ve­char el va­lio­so ta­len­to y el in­ge­nio de to­dos pa­ra apor­tar a las co­mu­ni­da­des don­de vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos.

Uno de nues­tros ma­yo­res re­tos es­tá en ce­rrar la bre­cha y ter­mi­nar con las ideas y con­duc­tas que im­pi­den a cual­quier mu­jer as­pi­rar a una po­si­ción de li­de­raz­go. Pe­ro igual de im­por­tan­te es ha­cer­les sa­ber que son ca­pa­ces de ocu­par di­chos pues­tos, en cual­quier ám­bi­to en que se desen­vuel­van, ya sea so­cial, cien­tí­fi­co, po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co.

In­cul­car des­de el ho­gar una men­ta­li­dad de in­clu­sión, que fa­ci­li­te creer en uno mis­mo. Sa­ber­nos con el po­der de ser y lo­grar to­do aque­llo que so­ña­mos, sin que el gé­ne­ro re­pre­sen­te un obs­tácu­lo pa­ra al­can­zar­lo.

De ma­ne­ra per­so­nal, creo que uno de los ob­je­ti­vos de mi po­si­ción es el de ins­pi­rar a mu­chas per­so­nas, no só­lo a mu­je­res y ni­ñas, sino a to­dos aque­llos que al­gu­na vez han sen­ti­do que el mun­do es­tá he­cho de ba­rre­ras im­po­si­bles de ven­cer. Sa­ber que to­do se pue­de si hay vo­lun­tad, dis­ci­pli­na y un sen­ti­do cla­ro de di­rec­ción. Egre­sa­da del IPADE Business School Ciu­dad de Mé­xi­co, Mayra es, des­de 2016, la pre­si­den­ta y di­rec­to­ra ge­ne­ral de Nis­san Me­xi­ca­na. Es­te pues­to la con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer me­xi­ca­na, en 83 años de ope­ra­ción de Nis­san Mo­tor Com­pany, en di­ri­gir la ope­ra­ción de un país.

USA­MOS EL TÉR­MINO DE “MU­JE­RES EMPODERADAS” DE FOR­MA ERRÓ­NEA. EL PO­DER LO HE­MOS TE­NI­DO SIEM­PRE, SIM­PLE­MEN­TE NO LO HA­BÍA­MOS EJER­CI­DO CO­MO TAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.