EN­TRE CUER­DAS ELECTRICAS

La gui­ta­rra pa­re­ce una ex­ten­sión de Lenny Kra­vitz, quien nos ha­bló so­bre sus ins­tru­men­tos más es­pe­cia­les.

Life and Style (México) - - LIFE / MÚSICA -

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970, Lenny Kra­vitz era un ni­ño que guar­da­ba en su ha­bi­ta­ción un ca­tá­lo­go de gui­ta­rras Fen­der. Era su má­xi­mo te­so­ro. Du­ran­te ho­ras ad­mi­ra­ba los ins­tru­men­tos que apa­re­cían en esas pá­gi­nas. Si ha­bía desa­rro­lla­do es­ta ob­se­sión, los res­pon­sa­bles eran The Jack­son 5. Uno de los re­cuer­dos más ví­vi­dos de su in­fan­cia es cuan­do sus pa­dres —la ac­triz Ro­xie Ro­ker y el pro­duc­tor de no­ti­cie­ros Sy Kra­vitz— lo lle­va­ron al Ma­di­son Squa­re Gar­den pa­ra ver a la agru­pa­ción del fu­tu­ro Rey del Pop. Le to­có sen­tar­se a unos me­tros de la can­tan­te Aret­ha Fran­klin, quien, pre­vio al show, era li­te­ral­men­te una pre­sen­cia lu­mi­no­sa por las de­ce­nas de fo­tó­gra­fos que apun­ta­ban sus cá­ma­ras y flas­hes ha­cia ella. Al re­cor­dar ese con­cier­to, Lenny no en­cuen­tra una me­jor pa­la­bra que “elec­tri­zan­te”, pa­ra des­cri­bir esa no­che en la que tu­vo la cer­te­za de que la mú­si­ca se­ría su ca­mino, y la gui­ta­rra, su com­pa­ñe­ra eter­na.

Tras esa ex­pe­rien­cia, le in­sis­ti­ría a sus pa­dres que que­ría una gui­ta­rra eléc­tri­ca, pe­ro ellos se ne­ga­ron du­ran­te va­rios me­ses y só­lo se la ob­se­quia­ron cuan­do cum­plió nue­ve años. La pri­me­ra can­ción que apren­dió a to­car fue “Ta­ke Me Ho­me, Country Roads”, de John Den­ver. Él no lo sa­bía, pe­ro de sus de­dos so­bre las cuer­das ema­na­ría un so­ni­do par­ti­cu­lar que lo­gra­ría fu­sio­nar gé­ne­ros que van des­de el soul y el blues has­ta el rock y el folk. De su gui­ta­rra tam­bién se des­pren­de­rían unos riffs anacró­ni­cos (“It Ain’t Over Til It’s Over”) y otros tan potentes (“Are You Gon­na Go My Way”) que, al oír su mú­si­ca por pri­me­ra vez, da­ba la im­pre­sión de que se es­cu­cha­ba un clá­si­co de los 70 que, sim­ple­men­te, no lo­gra­bas re­cor­dar.

Exis­ten ar­tis­tas cu­yo nom­bre y es­té­ti­ca es­tán in­trín­se­ca­men­te li­ga­dos a un ins­tru­men­to. En el ca­so de Lenny Kra­vitz —aun­que tam­bién se ca­rac­te­ri­za por to­car te­cla­dos, ba­jo y ba­te­ría en la gra­ba­ción de prác­ti­ca­men­te to­dos sus dis­cos, co­mo el re­cién edi­ta­do Rai­se Vi­bra­tion—, la gui­ta­rra es una ex­ten­sión de sí mis­mo. Por eso ha­bla­mos con él de sus ins­tru­men­tos más es­pe­cia­les y la historia de­trás de ellos.

La pri­me­ra gui­ta­rra siem­pre es im­por­tan­te, ¿cuál es la historia de­trás de la tu­ya y có­mo la con­se­guis­te?

Yo que­ría que la pri­me­ra fue­ra eléc­tri­ca, pe­ro vi­vía­mos en Nue­va York, en un de­par­ta­men­to muy pe­que­ño y, co­mo te­nía­mos mu­chos ve­ci­nos cer­ca que se mo­les­ta­ban con el más mí­ni­mo rui­do, no me per­mi­tían te­ner un am­pli­fi­ca­dor rui­do­so.

¿Y có­mo te sa­lis­te con la tu­ya?

Fui muy in­sis­ten­te y apro­ve­ché que mi cumpleaños se acer­ca­ba (ri­sas). Pe­ro cuan­do por fin con­ven­cí a mis pa­pás de que me la ob­se­quia­ran, me dieron una Ya­maha acús­ti­ca. No me que­dé del to­do con­ten­to por­que yo aún que­ría una eléc­tri­ca. Sen­tía que ésa que me ha­bían re­ga­la­do no so­na­ba co­mo ima­gi­na­ba mi mú­si­ca en mi ca­be­za. Sin em­bar­go, la tu­ve du­ran­te to­da mi ni­ñez y la qui­se mu­cho, por­que con ella apren­dí a to­car.

Sue­na a que ya no la tie­nes, ¿qué pa­só con ella?

Cuan­do te­nía 16 años, ya te­nía va­rias gui­ta­rras eléc­tri­cas y es­ta­ba com­po­nien­do y apren­dien­do mú­si­ca. Jus­to en esa épo­ca, un ami­go mío me la pi­dió pres­ta­da… y le per­dí la pis­ta. Por fin lo re­en­con­tré unos años des­pués y le pre­gun­té: “Hey, man, ¿dón­de es­tá mi gui­ta­rra? Me gus­ta­ría que me la re­gre­sa­ras por­que, pa­ra mí, es co­mo un miem­bro de mi fa­mi­lia”. En­ton­ces me con­fe­só que la ha­bía per­di­do y que, por la pe­na, me ha­bía de­ja­do de ha­blar.

Aho­ra tie­nes de­ce­nas, ¿cuál es tu fa­vo­ri­ta?

Sa­bes… la ma­yo­ría de mis ins­tru­men­tos han lle­ga­do de ma­ne­ras in­tere­san­tes, pe­ro aho­ra que pien­so en eso re­cuer­do mi Gib­son Les Paul: tie­ne un co­lor ra­ro, por­que en la par­te su­pe­rior es do­ra­da y ha­cia la par­te ba­ja del ins­tru­men­to se des­va­ne­ce ca­si en un tono ver­do­so. Es una gui­ta­rra vie­ja, pe­ro, pa­ra mí, es la nú­me­ro uno de mi co­lec­ción. Es, de he­cho, la que siem­pre uso en el es­tu­dio en la gra­ba­ción de to­dos mis dis­cos, des­de que la ten­go. Con ella he gra­ba­do to­do des­de el ál­bum Ma­ma Said (1991).

Pe­ro más allá de la es­té­ti­ca y el so­ni­do, ¿qué la ha­ce tan es­pe­cial pa­ra ti?

Lo que pa­sa es que lle­gó a mí de una ma­ne­ra muy tris­te. Se la com­pré a un po­bre hombre en apu­ros. Mien­tras yo es­ta­ba de gi­ra, él se acer­có a mí por­que en­fren­ta­ba se­rios pro­ble­mas le­ga­les y te­nía la ne­ce­si­dad de ven­der to­dos sus ins­tru­men­tos, pa­ra po­der pa­gar un abo­ga­do. Re­cuer­do que lle­gó al backs­ta­ge y me di­jo: ‘Mi­ra, ten­go es­to, es­to y es­to’. Cuan­do la com­pré, nun­ca ima­gi­né que se­ría la gui­ta­rra con el me­jor so­ni­do que ja­más ten­dría. Por el va­lor emo­cio­nal y mu­si­cal que aho­ra tie­ne pa­ra mí, de­bo de­cir que la com­pré por un pre­cio muy ba­jo. Cuan­do la to­co, a ve­ces pien­so en ese su­je­to y en lo que tu­vo que sa­cri­fi­car. Pa­ra no ha­cer es­ta historia lar­ga, la con­clu­sión es que mi me­jor gui­ta­rra lle­gó a tra­vés del sa­cri­fi­cio de un po­bre hombre que evi­ta­ba ir a la cár­cel.

ROCK CRÍ­TI­CO Rai­se Vi­bra­tion, lan­za­do el 7 de sep­tiem­bre, es el 11º ál­bum en su tra­yec­to­ria. Con una fu­sión de rock, funk, blues y soul, es­te dis­co es una crí­ti­ca al es­ta­do ac­tual del mun­do, pues abor­da te­mas co­mo el ra­cis­mo, la gue­rra y la des­truc­ción del me­dioam­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.