LA HO­RA DE SI­LI­CON VA­LLEY

To­do el mun­do es­tá ha­blan­do del nue­vo iPho­ne XS, pe­ro la ver­da­de­ra es­tre­lla de la em­pre­sa es la cuar­ta ge­ne­ra­ción del po­de­ro­so Ap­ple Watch.

Life and Style (México) - - PLAY / GADGETS -

Si las bur­las hu­bie­ran te­ni­do al­gún efec­to ne­ga­ti­vo en Ste­ve Jobs, po­si­ble­men­te Ap­ple no se­ría la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca más im­por­tan­te del mun­do. Aho­ra, con Tim Co­ok al fren­te, hay que en­ten­der que nin­gu­na idea pro­ve­nien­te de la mar­ca de Cu­per­tino es mo­ti­vo de ri­sa: si ellos afir­man que un re­loj pue­de ha­cer un elec­tro­car­dio­gra­ma con só­lo co­lo­car la pun­ta del de­do ín­di­ce en la co­ro­na, de­be­mos creer­les. Hoy, es­ta pro­pues­ta dig­na de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción es una reali­dad en el nue­vo Ap­ple Watch. Cier­to, por aho­ra, la fun­ción só­lo es­tá dis­po­ni­ble en las pie­zas que se ven­den en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro la com­pa­ñía tra­ba­ja ar­dua­men­te pa­ra que aprue­ben el sis­te­ma en to­dos los paí­ses don­de se co­mer- cia­li­za­rá la cuar­ta ge­ne­ra­ción del smart­watch más fa­mo­so del mun­do. Y es que el te­ma healthy guía mu­chas de las me­jo­ras. Su me­ta es man­te­ner­te ac­ti­vo y sa­lu­da­ble al de­tec­tar los sín­to­mas de posibles pro­ble­mas car­dia­cos, por ejem­plo, al me­dir la fre­cuen­cia con la que la­te el co­ra­zón. En pa­la­bras de Co­ok, es­ta pie­za “es la cús­pi­de de la tec­no­lo­gía y el es­ti­lo de vi­da sano”.

Ade­más, el Ap­ple Watch aho­ra es más po­de­ro­so, más del­ga­do y su ba­te­ría pue­de du­rar has­ta 18 ho­ras con una so­la car­ga. Su di­se­ño cam­bió a una fi­gu­ra más ova­la­da que se ven­de en dos ta­ma­ños, de 40 y 44 mi­lí­me­tros de diá­me­tro. La pan­ta­lla pre­su­me otra de las más im­por­tan­tes in­no­va­cio­nes al am­pliar a ocho el nú­me­ro de com­pli­ca­cio­nes que se pue­den mos­trar al mis­mo tiem­po, pa­ra que uno las con­fi­gu­re a su gus­to y ten­ga to­da la in­for­ma­ción siem­pre a la mano. La ce­re­za del pas­tel es que los in­ge­nie­ros lo­gra­ron que, al ma­ni­pu­lar la co­ro­na, el usua­rio ten­ga la mis­ma ex­pe­rien­cia tác­til que con un re­loj me­cá­ni­co.

SU ME­JOR VER­SIÓN En­tre los prin­ci­pa­les cam­bios del Ap­ple Watch es­tán sus bor­des más afi­na­dos, pa­ra que el área de vi­sua­li­za­ción sea 30% ma­yor que en el mo­de­lo an­te­rior. Por suer­te, man­tie­ne su víncu­lo con mar­cas que nos en­can­tan, co­mo Ni­ke y Her­mès.

DE PE­LÍ­CU­LA. Con só­lo co­lo­car el de­do en la co­ro­na del Ap­ple Watch, el usua­rio ob­tie­ne un elec­tro­car­dio­gra­ma. La sa­lud fue un te­ma prio­ri­ta­rio pa­ra el equi­po de in­ge­nie­ros de la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.