El lu­jo se rein­ven­ta

Life and Style (México) - - GUÍA DE ESTILO - TEX­TO OLI­VIA ME­ZA DE LA ORTA

Una re­fle­xión so­bre la evo­lu­ción de la mo­da high end, la in­fluen­cia de las re­des so­cia­les y sus efec­tos en tu guar­da­rro­pa.

Des­de las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes, el lu­jo ha si­do si­nó­ni­mo de ex­clu­si­vi­dad, aris­to­cra­cia y po­der. Pe­ro, ac­tual­men­te, esa ecua­ción ha de­ja­do atrás el dis­fraz de es­mo­quin y bom­bín pa­ra sor­pren­der­nos con múl­ti­ples per­so­na­li­da­des. Aun así, hoy en día, se sigue con­si­de­ran­do que un ob­je­to o una ex­pe­rien­cia de lu­jo son ex­clu­si­vos o brin­dan cier­tos pri­vi­le­gios; es­tán re­ser­va­dos pa­ra la gen­te de ma­yo­res in­gre­sos; y su pre­cio sue­le ser muy ele­va­do. Si bien el lu­jo se ex­pre­sa en di­fe­ren­tes ra­mos, “la mo­da es el sím­bo­lo más enér­gi­co (y) al dic­tar las le­yes de la ele­gan­cia, abar­ca to­das las ar­tes”, se­gún el Tra­ta­do de la vi­da ele­gan­te, de Ho­no­ré de Bal­zac. Po­drá pa­re­cer una re­fe­ren­cia an­ti­cua­da, pe­ro la opi­nión de es­te es­cri­tor man­tie­ne su vi­gen­cia.

La mo­da, con­si­de­ra­da por al­gu­nos co­mo frí­vo­la, es­nob y su­per­fi­cial, ha evo­lu­cio­na­do en dis­tin­tas di­rec­cio­nes en el ni­cho del lu­jo, con el ob­je­ti­vo de con­quis­tar nue­vos te­rri­to­rios y con­su­mi­do­res. Es­ta in­dus­tria, te­mi­da co­mo un pla­cer cul­pa­ble por mu­chos, es un en­gra­ne sig­ni­fi­ca­ti­vo en la ma­qui­na­ria del sis­te­ma eco­nó­mi­co global. En 2017, Louis Vuit­ton, hi­jo con­sen­ti­do del con­sor­cio LVMH, ocu­pó el pri­mer lu­gar del sec­tor con ven­tas por más de 8,000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún Reuters. Guc­ci, pro­pie­dad del gru­po Ke­ring, es­tu­vo un es­ca­lón por de­ba­jo con 6,200 mi­llo­nes de eu­ros, aun­que anun­cia su in­ten­ción de des­ban­car a su ri­val y al­can­zar una fac­tu­ra­ción de 10,000 mi­llo­nes de eu­ros.

El año pa­sa­do, el va­lor del mer­ca­do mun­dial de bie­nes de lu­jo per­so­nal fue de unos 289,000 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún Bain & Com­pany. En La­ti­noa­mé­ri­ca, Bra­sil y Mé­xi­co son los dos paí­ses más im­por­tan­tes por su al­to ni­vel de con­su­mo en el seg­men­to, de acuer­do con el si­tio Bu­si­ness of Fas­hion. ¿Cuál es el sen­ti­do de ex­po­ner es­ta big pic­tu­re? Re­cor­dar el im­pac­to creciente del sec­tor del lu­jo y có­mo, aun­que los pro­duc­tos que ofre­ce no son im­pres­cin­di­bles —nun­ca lo han si­do—, si­guen sien­do in­fi­ni­ta­men­te desea­bles, con al­gu­nos cam­bios sus­tan­cia­les.

En los úl­ti­mos años, la in­me­dia­tez ha si­do un fac­tor cla­ve pa­ra ‘enamo­rar­nos’ del lu­jo de­bi­do al au­ge de las re­des so­cia­les, prin­ci­pal­men­te. Es­tos me­dios han pa­sa­do de ser me­ras vi­tri­nas vir­tua­les a per­mi­tir que los usua­rios com­pren de for­ma fá­cil y rá­pi­da. Un ejem­plo es la es­tra­te­gia de Ric­car­do Tis­ci, quien, en su de­but co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Bur­berry, pu­bli­có en Ins­ta­gram una se­lec­ción de pro­duc­tos de la co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano 2019, los cua­les se po­dían com­prar en un tiem­po li­mi­ta­do de 24 ho­ras.

A la par de la veloz fast fas­hion, el lu­jo ha sa­bi­do, co­mo buen si­ba­ri­ta, se­du­cir a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. La prio­ri­dad de la ca­li­dad so­bre la can­ti­dad es una ma­cro­ten­den­cia en as­cen­so. In­clu­so los di­se­ña­do­res emer­gen­tes es­tán apos­tan­do por una pro­duc­ción más ar­te­sa­nal, cer­ca­na y me­ticu­losa, co­mo las gran­des ca­sas del lu­jo hi­cie­ron en sus ini­cios, pre­ser­van­do su archivo a tra­vés del tiem­po. Pa­ra for­ta­le­cer su iden­ti­dad en es­ta nue­va era, las firmas his­tó­ri­cas con­ti­núan re­in­ter­pre­tan­do sus có­di­gos más le­gen­da­rios, co­mo el hor­se­bit de Guc­ci, las lí­neas sar­to­ria­les úni­cas de Boss, el mo­no­gra­ma de la do­ble F de Fen­di o la ca­rac­te­rís­ti­ca piel tren­za­da a mano de Er­me­ne­gil­do Zeg­na.

Le­jos de ser ob­so­le­to, el lu­jo mo­derno per­mi­te des­de en­con­trar una ca­mi­se­ta bá­si­ca del me­jor al­go­dón o una ma­le­ta de piel he­cha a mano, has­ta pe­dir unos an­te­ojos a la me­di­da. La cla­ve es­tá en la fa­mi­lia­ri­dad de los ob­je­tos y su eje­cu­ción crea­ti­va, en un sen­ti­do de bran­ding in­te­gral. Por ello, los jeans, las t-shirts o los te­nis han si­do ca­sos de éxi­to en firmas co­mo McQueen o Ba­len­cia­ga. Los usua­rios se iden­ti­fi­can con ellos y los quie­ren. La com­bi­na­ción de to­dos es­tos fac­to­res ha de­fi­ni­do un nue­vo pa­no­ra­ma pa­ra la mo­da mas­cu­li­na, uno con más po­si­bi­li­da­des de ex­plo­rar en cuan­to a di­se­ños y fun­cio­nes. El re­sul­ta­do es una mo­da me­nos os­ten­to­sa, más in­te­li­gen­te y con me­nos pre­jui­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.