EL AC­TOR NE­GO­CIAN­TE

Life and Style (México) - - Contenido - TEX­TO MA­RIO VI­LLA­GRÁN FO­TOS GUNT­HER SAHA­GÚN

Due­ño y se­ñor de nues­tros re­cuer­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, nos sen­ta­mos con el le­gen­da­rio Ro­bert De Ni­ro pa­ra des­cu­brir el me­jor pa­pel que sue­le in­ter­pre­tar cuan­do no es­tá fil­man­do, el de em­pre­sa­rio.

RO­BERT DE NI­RO HA IN­TER­PRE­TA­DO TO­DO TI­PO DE PER­SO­NA­JES, PE­RO DE­JÓ EL MÁS IM­POR­TAN­TE PA­RA LA VI­DA REAL. CO­MO HOM­BRE DE NE­GO­CIOS, HOY BUS­CA CON­QUIS­TAR EL MUN­DO CON PRO­YEC­TOS CO­MO ESA MA­RA­VI­LLA GAS­TRÓ­NO­MI­CA LLA­MA­DA NO­BU.

EN 2001, TRAS EL ATA­QUE A LAS TO­RRES GE­ME­LAS, NUE­VA YORK QUE­DÓ EN PAU­SA. FUE NE­CE­SA­RIA LA IN­TER­VEN­CIÓN DE HOM­BRES DE MU­CHO PE­SO EN LA CIU­DAD PA­RA VI­SUA­LI­ZAR EL NUE­VO IM­PE­RIO. EN­TRE ELLOS, APA­RE­CIÓ UNA MEN­TE BRI­LLAN­TE QUE LO­GRÓ RE­VI­VIR GRAN PAR­TE DE MAN­HAT­TAN, CON EL CI­NE CO­MO AR­MA ECO­NÓ­MI­CA.

Vi­to Cor­leo­ne, Nood­les Aa­ron­son, Tra­vis Bic­kle, Ja­ke LaMot­ta, Ru­pert Pup­kin, Al Ca­po­ne, Jack Ti­be­rius Byr­nes, Jimmy Con­way... Ro­bert De Ni­ro le ha da­do vi­da a tan­tos nom­bres le­gen­da­rios del ci­ne que, al ver­lo cru­zar por la puer­ta del No­bu, en Po­lan­co, na­die sa­be en reali­dad a quién es­tá vien­do o, qui­zá, ca­da quien ve a su per­so­na­je fa­vo­ri­to. El ac­tor vi­si­tó Mé­xi­co pa­ra inau­gu­rar la su­cur­sal nú­me­ro 29 del mun­do —y se­gun­da en nues­tro país— de la fa­mo­sa ca­de­na de res­tau­ran­tes que fun­dó con su so­cio, el chef No­bu­yu­ki Mat­suhi­sa.

Es­te ti­po es un hom­bre po­de­ro­so des­de la mi­ra­da: el ojo de­re­cho mues­tra los ras­gos del bo­xea­dor con ma­yor um­bral del do­lor en la his­to­ria, mien­tras que el iz­quier­do de­ja es­ca­par la lo­cu­ra de un ta­xis­ta psi­có­pa­ta neo­yor­quino. No ocul­ta en lo más mí­ni­mo que odia ha­blar an­te una gra­ba­do­ra. De he­cho, pre­fie­re que los más de 300 mi­llo­nes de dó­la­res que tie­ne en ac­ti­vo en to­das sus em­pre­sas se en­car­guen de de­jar en cla­ro que si exis­tie­ra el Os­car al em­pre­sa­rio del año es­ta­ría ca­da año en­tre los no­mi­na­dos.

“No lo voy a ne­gar, me sien­to muy afor­tu­na­do por ha­ber lo­gra­do el éxi­to que cual­quier ac­tor u hom­bre de ne­go­cios de­sea. Pe­ro no con­si­de­ro una gran for­tu­na te­ner que ha­blar de tus lo­gros, por­que po­dría ocu­par ese tiem­po pa­ra tra­ba­jar en pe­lí­cu­las y en dis­tin­tos ne­go­cios.Tu­ve la opor­tu­ni­dad de am­pliar mis ho­ri­zon­tes fue­ra de la in­dus­tria del ci­ne y, gra­cias a esa apues­ta, aho­ra es­toy en Mé­xi­co co­mo em­pre­sa­rio”, res­pon­de an­te la pri­me­ra pre­gun­ta que le ha­go so­bre su pa­pel, le­jos del ci­ne, de to­do­po­de­ro­so hom­bre de ne­go­cios.

Con su pe­cu­liar mez­cla de tics y mue­cas que cual­quier ci­né­fi­lo do­mi­na —des­de su pri­mer ac­tua­ción en Th­ree Rooms in Man­hat­tan has­ta su úl­ti­mo pa­pel me­mo­ra­ble en Meet the Fuc­kers—, De Ni­ro se to­ma un res­pi­ro de va­rios se­gun­dos an­tes de ce­der la pa­la­bra a No­bu Mat­suhi­sa. No es la pri­me­ra vez que vi­si­tan nues­tro país pa­ra su­per­vi­sar a de­ta­lle el ne­go­cio que tie­nen jun­tos.

“Mé­xi­co es un país que brin­da gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra in­ver­tir. Tie­ne gran­des atrac­ti­vos, de la ar­qui­tec­tu­ra al tu­ris­mo y a la cul­tu­ra. In­clu­so tie­nen even­tos in­ter­na­cio­na­les muy im­por­tan­tes, co­mo las pa­sa­re­las de mo­da que son un imán pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros. Ade­más de un gran co­men­sal, aun­que nun­ca se me­te a la co­ci­na, Ro­bert es un gran em­pre­sa­rio. Cuan­do es­tás con él te que­da muy cla­ro que sa­be ac­tuar muy bien en los ne­go­cios”, ase­gu­ra Mat­suhi­sa an­te la mi­ra­da ca­li­fi­ca­ti­va del ac­tor. Mien­tras tan­to, el ros­tro de De Ni­ro si­gue trans­for­mán­do­se: aho­ra pa­re­ce el de Nood­les, aquel jo­ven in­mi­gran­te ita­liano que ve cre­cer a Nue­va York du­ran­te las cua­tro in­ten­sas ho­ras que du­ra el fil­me clá­si­co de Ser­gio Leo­ne, On­ce Upon a Time in Ame­ri­ca.

Po­co im­por­ta si se tra­ta de ho­te­les, bie­nes raí­ces o res­tau­ran­tes. Lo que De Ni­ro quie­re ha­cer en la vi­da es in­ver­tir y te­ner po­der. Y aun­que re­sul­ta una ta­rea ti­tá­ni­ca lo­grar que se sal­ga de su dis­cur­so, es cla­ro que ha apren­di­do a cons­truir su per­so­na­je de em­pre­sa­rio gra­cias a la com­pli­ci­dad de dis­tin­tos hom­bres, co­mo el pro­pio No­bu o Ja­ne Ro­sent­hal, otra de sus so­cios, con la que ini­ció en 1989 la ma­yor jo­ya de su im­pe­rio: Tri­be­ca Production­s.

“Bus­co crear com­pa­ñías que pue­dan sos­te­ner­se por sí mis­mas, con au­to­no­mía, que me per­mi­tan se­guir avan­zan­do por otros ca­mi­nos. Pa­ra lo­grar el éxi­to es muy im­por­tan­te ser cóm­pli­ce de la per­so­na con la que tra­ba­jas. En el ca­so de No­bu, Mat­suhi­sa me enamo­ró por su pa­sión en el ofi­cio, la cual se re­fle­ja en su co­mi­da. La ca­li­dad ge­ne­ra con­fian­za”, ase­gu­ra el ac­tor. Tan bue­nas han si­do sus alian­zas que, hoy, De Ni­ro atrae nue­va­men­te los re­flec­to­res em­pre­sa­ria­les gra­cias a tres te­mas: pri­me­ro, su in­cur­sión en Asia con los ho­te­les de lu­jo tam­bién lla­ma­dos No­bu —inau­gu­ró re­cién el pri­me­ro en Ma­ni­la—; se­gun­do, su es­ti­ra y aflo­ja con el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se pa­ra lo­grar cier­ta con­do­na­ción de im­pues­tos a sus em­pre­sas; y, por

úl­ti­mo, el cri­ti­ca­do ma­cro­pro­yec­to de 300 mi­llo­nes de dó­la­res que pla­nea desa­rro­llar en An­ti­gua y Bar­bu­da, el con­glo­me­ra­do de is­las ca­ri­be­ñas, jun­to al mi­llo­na­rio aus­tra­liano Ja­mes Pac­ker.

Co­mo cual­quie­ra de sus épi­cas his­to­rias de mi­gra­ción y po­der, to­dos sus ne­go­cios tie­nen un pun­to de par­ti­da. Pa­ra el ac­tor na­ci­do en Green­wich Vi­lla­ge, ha­ce 71 años, es­tá muy cla­ro que es el ba­rrio de Tri­be­ca, en Nue­va York. Y es que tras el aten­ta­do te­rro­ris­ta que su­frió la Gran Man­za­na el 11 de sep­tiem­bre de 2001, Ro­bert De Ni­ro se con­vir­tió en uno de los po­cos hom­bres con la ener­gía y la che­que­ra pa­ra reac­ti­var la ciu­dad a tra­vés de la in­dus­tria que lo con­vir­tió en le­yen­da. Tras la caí­da de las To­rres Ge­me­las, Tri­be­ca Production­s apro­ve­chó ca­da es­pa­cio aban­do­na­do del ba­rrio pa­ra pla­ni­fi­car el cre­ci­mien­to y la gen­tri­fi­ca­ción del mis­mo a tra­vés de un mo­derno fes­ti­val de ci­ne —Tri­be­ca Fes­ti­val—, un ho­tel —Green­wich Ho­tel—, un res­tau­ran­te —Tri­be­ca Grill— y un ca­fé —Lo­can­da Ver­de—. Su pro­yec­to fue apo­ya­do por el go­bierno, al es­ta­ble­cer una cuo­ta es­pe­cial de im­pues­tos pa­ra su com­pa­ñía, y, en po­cos años, cre­ció de ma­ne­ra des­co­mu­nal. En cin­co años, lle­gó a ge­ne­rar in­gre­sos por 432 mi­llo­nes de dó­la­res gra­cias al tra­ba­jo de gen­te de su to­tal con­fian­za, co­mo su es­po­sa Gra­ce High­to­wer, la men­te de­trás de Cof­fees of Rwan­da, un ne­go- cio que bus­ca apo­yar el cre­ci­mien­to de es­ta na­ción afri­ca­na, y su hi­jo Rap­hael, uno de los ven­de­do­res de bie­nes raí­ces más im­por­tan­tes de Nue­va York.

Tri­be­ca se con­vir­tió en pun­ta de lan­za de la re­cons­truc­ción de Nue­va York, al tiem­po que ayu­dó a po­si­cio­nar­se co­mo hom­bre de ne­go­cios al di­rec­tor de pe­lí­cu­las co­mo A Bronx Ta­le y The Good Shep­herd, y ga­na­dor del Os­car en dos oca­sio­nes por The God­fat­her: Part II y Ra­ging Bull.

De Ni­ro co­lo­có así la pri­me­ra gran pie­dra de su vi­da em­pre­sa­rial, que lo ha lle­va­do a in­ver­tir en res­tau­ran­tes, in­mo­bi­lia­rias y un sin­fín de ho­te­les, co­mo el po­lé­mi­co pro­yec­to de An­ti­gua y Bar­bu­da lla­ma­do Pa­ra­di­se Found.

“Soy un hom­bre neo­yor­quino. He apren­di­do de co­mi­da y de cul­tu­ra con tan só­lo ca­mi­nar por las ca­lles que me han vis­to cre­cer, por eso te­nía tan­ta ener­gía pues­ta en reac­ti­var el down­town. Los tiem­pos eran di­fí­ci­les pa­ra to­dos, pe­ro to­dos bus­cá­ba­mos su­pe­rar­lo y co­men­za­mos a ver pro­pie-

da­des con las que me iden­ti­fi­ca­ba. El ob­je­ti­vo era re­cons­truir­las y re­in­ter­pre­tar­las”, con­fie­sa De Ni­ro. Es­tá cons­cien­te de que esa reac­ti­va­ción tam­bién fue cau­san­te de crí­ti­cas se­ve­ras en re­la­ción a su pe­cu­liar pa­go de im­pues­tos, que aho­ra le ha cos­ta­do más de 6 mi­llo­nes de dó­la­res —des­pués de que le ha­bían exen­ta­do 39 mi­llo­nes—, aun­que él bus­ca evi­tar po­lé­mi­cas en su mun­do de ne­go­cios. “Es un te­ma le­gal, no hay na­da que de­cir. No ten­go na­da que dar­te”. Así de cla­ra es su sen­ten­cia cuan­do las pre­gun­tas bus­can in­da­gar en los mé­to­dos que uti­li­za el em­pre­sa­rio que re­vi­vió Nue­va York.

De nue­vo, su mi­ra­da se trans­for­ma. Pa­re­ce que el ta­xis­ta Tra­vis es­tá de re­gre­so y a pun­to de pre­gun­tar, enoja­do: “Are you tal­kin’ to me?”. Es me­jor re­gre­sar al te­ma de su amor por la gas­tro­no­mía, en es­pe­cial por la co­mi­da ja­po­ne­sa. Hablemos pues de su in­ci­si­va mi­ra­da de em­pren­de­dor, que le ha pues­to el ojo dos ve­ces a Mé­xi­co.

“He­mos abier­to dos res­tau­ran­tes en cin­co años. Vi­mos en Mé­xi­co gran­des po­si­bi­li­da­des de éxi­to y una gran aper­tu­ra del co­men­sal me­xi­cano por co­no­cer nue­vas ofer­tas, así que el si­guien­te pa­so na­tu­ral fue cre­cer”, di­ce De Ni­ro, que, tras ape­nas 15 mi­nu­tos de en­tre­vis­ta, lu­ce har­to de se­guir ha­blan­do de lo que ya lo­gró. Tam­po­co quie­re ha­blar de lo que tie­ne en men­te pa­ra los si­guien­tes años.

In­te­rrum­pe Mat­suhi­sa: “Es ob­vio que Ro­bert es­tá in­vo­lu­cra­do en ca­da pro­yec­to de No­bu. No es al­guien que pon­ga su nom­bre y ya. Es­tá en ca­da pa­so de la pla­ni­fi­ca­ción, al mo­men­to de to­mar las de­ci­sio­nes y no per­mi­te que na­die lo sa­que de la ju­ga­da. El úni­co lu­gar don­de no se me­te, co­mo he men­cio­na­do, es en la co­ci­na”. Se no­ta que el chef es­tá en su pa­pel de “so­cio bueno” tra­tan­do de jus­ti­fi­car al “so­cio ma­lo”. Es ob­vio que Ro­bert De Ni­ro pre­fie­re ha­cer ne­go­cios y fil­mar pe­lí­cu­las que ha­blar so­bre ellos. Qui­zá no se da cuen­ta de que su tra­ba­jo ha ayu­da­do a de­fi­nir la vi­da cul­tu­ral de los úl­ti­mos 30 años, gra­cias tam­bién a su aso­cia­ción con otros genios, co­mo el di­rec­tor Mar­tin Scor­se­se, en­car­ga­do de di­ri­gir­lo en cin­tas co­mo Mean Streets, Ta­xi Dri­ver y God­fe­llas, en­tre otras.

Pa­ra De Ni­ro, la en­tre­vis­ta ha ter­mi­na­do. Se le­van­ta, to­ma un pe­que­ño ta­co de can­gre­jo, son­ríe y avan­za ha­cia el lu­gar don­de su ros­tro se­rá re­gis­tra­do una vez más. Se co­lo­ca en po­si­ción y vuel­ve a cam­biar de mi­ra­da. El tér­mino ca­ma­leó­ni­co cru­za por la men­te, pe­ro no: en reali­dad, él no es un ca­ma­león que se trans­for­me. Él es to­dos y ca­da uno de sus per­so­na­jes: es ta­xis­ta, es ma­fio­so, es psi­có­pa­ta, es es­pía y es un exi­to­so em­pre­sa­rio. Se des­pi­de y da las gra­cias. La sen­sa­ción es cla­ra: Ro­bert De Ni­ro is tal­king to me.

HOM­BRE DE NE­GO­CIOS. Bie­nes raí­ces, pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, res­tau­ran­tes y la Bol­sa de Va­lo­res. De Ni­ro ha bus­ca­do adap­tar­se a dis­tin­tos ti­pos de ne­go­cios a la par de su ca­rre­ra co­mo ac­tor. En va­rios de ellos, ha tra­ba­ja­do de cer­ca con su pro­pia...

A LO JA­PO­NÉS. Ro­bert de Ni­ro fue cap­ta­do por nues­tro edi­tor de foto en una de sus re­cien­tes vi­si­tas al No­bu de Po­lan­co, el res­tau­ran­te ja­po­nés del que es so­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.