Si

Life and Style (México) - - CARTA DEL EDITOR - Ale­jan­dro Or­tiz Mo­reno

tu­vie­ra hi­jos, se­ría el ti­po más hi­pó­cri­ta. Me sen­ti­ría in­ca­paz de ver­los a los ojos pa­ra en­se­ñar­les a pe­dir fru­tas y ver­du­ras an­tes que una ham­bur­gue­sa con pa­pas fri­tas. No, no, no y no. De­ja­ría de ser yo, y, de pa­so, les en­se­ña­ría que men­tir es­tá bien. Hay va­lien­tes hom­bres dis­pues­tos a to­do, no es mi ham­brien­to ca­so. Ya men­tí al­gu­na vez con tal de ca­sar­me con la mu­jer de mi vi­da, con una fra­se de la que to­da­vía me sien­to or­gu­llo­so: “Me gus­ta el sus­hi”. No más. Al me­nos, no con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Así que, sin más hi­po­cre­sías, me con­fie­so an­te us­te­des: soy fan de la —mal lla­ma­da— street food. Sí, de esa co­mi­da abun­dan­te, de pla­tos gran­des, gra­so­sa, ge­ne­ro­sa, in­ter­na­cio­nal y, ge­ne­ral­men­te, de buen pre­cio. De­bo acla­rar que tam­po­co es que sea de pa­la­dar cor­to: me en­can­ta la co­ci­na ela­bo­ra­da, la de tex­tu­ras y sa­bo­res que in­vi­tan a des­cu­brir, esa que re­pre­sen­ta nue­vos pla­ce­res. Pe­ro ése es otro te­ma. Aho­ra, lo que nos con­cier­ne en es­te nú­me­ro es la reivin­di­ca­ción de la street food. Pa­ra na­die es se­cre­to que, de un tiem­po pa­ra acá, bro­tan lu­ga­res en to­do el país que ofre­cen me­nús sal­va­jes: ham­bur­gue­sas su­cu­len­tas, hot dogs ori­gi­na­les y ta­cos gour­met, en­tre otros pla­ce­res ca­lle­je­ros rein­ven­ta­dos con el res­pal­do de chefs con­so­li­da­dos. Es­ta­mos en una épo­ca en que, co­mo hom­bres, hay que ce­le­brar la co­mi­da, pe­dir sin te­mor de ser se­ña­la­dos y ha­cer­le ca­so a nues­tro es­tó­ma­go. No se preo­cu­pen: pron­to tra­ba­ja­re­mos un nú­me­ro es­pe­cial de ejer­ci­cio pa­ra ba­jar to­das esas ca­lo­rías. Que no se ha­ble más: dis­fru­ten de lo que he­mos pre­pa­ra­do en es­tas pá­gi­nas pa­ra en­ri­que­cer es­te pa­no­ra­ma gour­met de la street food y de tan­tos otros te­mas que va­len la pe­na. Tal vez de­be­ría re­ca­pa­ci­tar en el te­ma de los hi­jos: ha­bla­ría con ellos du­ran­te ho­ras de au­tos, re­lo­jes, mo­da, de­por­tes, via­jes, ci­ne, li­bros, di­se­ño, drinks y mu­cho más. Ya les to­ca­rá a ellos en­fren­tar sus pro­pias hi­po­cre­sías.

PA­RA ABRIR EL APE­TI­TO. La ham­bur­gue­sa más me­mo­ra­ble del ci­ne, la Big Kahu­na de Ju­les (Sa­muel L. Jack­son) en Pulp Fic­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.