EL TRA­BA­JO

Life and Style (México) - - OPINIÓN -

Ca­da nú­me­ro, tres lí­de­res de opi­nión nos de­fi­nen un con­cep­to des­de su pers­pec­ti­va y su ofi­cio.

FRA­NÇOI­SE DON­CHE PER­FU­MIS­TA

Mi fe­li­ci­dad va li­ga­da a mi tra­ba­jo y a lo que desem­pe­ño en él. Lo que ha­go po­dría re­su­mir­se en con­si­de­rar las fra­gan­cias co­mo una eter­na fuen­te de be­lle­za y pla­cer. Los per­fu­mis­tas so­mos co­mo ma­gos que lo­gra­mos en­can­tar evo­can­do las más pu­ras emo­cio­nes. Hay tra­ba­jos, co­mo el mío, que no son a ba­se de má­qui­nas y de tec­no­lo­gía: son muy ma­nua­les y per­so­na­les. El po­der via­jar, con­ver­sar y dar en­tre­vis­tas es un buen ejer­ci­cio de re­tro­ali­men­ta­ción pa­ra mí, ya que lo­gro com­par­tir el pro­ce­so que con­lle­va la bús­que­da y crea­ción de las fra­gan­cias. Me con­si­de­ro muy afortunada, so­bre to­do por­que tra­ba­jar pa­ra Gi­venchy es co­mo es­tar en el pa­raí­so. En­tré a la em­pre­sa ha­ce 27 años —an­tes ha­bía co­la­bo­ra­do pa­ra Yves Saint Lau­rent— y ten­go mu­cha ad­mi­ra­ción por la fir­ma por­que me per­mi­te ex­pre­sar un es­ti­lo es­pe­cí­fi­co. Es reconocida en to­do el mun­do y, ade­más, una com­pa­ñía muy hu­ma­na con sus em­plea­dos. Fra­nçoi­se Don­che ha si­do na­riz y crea­ti­va de Gi­venchy por ca­si tres dé­ca­das, lo que la ha co­lo­ca­do co­mo una au­to­ri­dad en el área de fra­gan­cias de la mar­ca fran­ce­sa.

JOR­GE AL­DE­RE­TE

ILUS­TRA­DOR

Es mi pun­to de par­ti­da y mi iden­ti­dad. En mi ca­so, es mi tra­ba­jo el que me define, el que le da un án­gu­lo a mi for­ma de ver y en­ten­der la vi­da, y en el que se re­fle­ja, pre­ci­sa­men­te, mi vi­sión del mun­do. Afor­tu­na­da­men­te, mi tra­ba­jo es tam­bién una vo­ca­ción y eso le da un ca­rác­ter ca­si de hobby que lo ha­ce tan atrac­ti­vo ca­da día. Es al­go que se­gui­ría ha­cien­do in­clu­so si al­gún día ya no ten­go que ha­cer­lo. Tie­ne que ver con el ca­mino ele­gi­do y con la me­ta, la cual es, por sí mis­ma, po­der ha­cer lo que quie­res. Se pue­de en­ten­der el tra­ba­jo co­mo la ac­ti­vi­dad que rea­li­za­mos a cam­bio de una re­mu­ne­ra­ción, que pue­de o no ser eco­nó­mi­ca. Pe­ro hay que dis­tin­guir en­tre tra­ba­jo, ofi­cio y vo­ca­ción. Es de­cir, tra­ba­jo es aque­llo que ha­ce­mos pa­ra vi­vir-so­bre­vi­vir, mien­tras que el ofi­cio es un tra­ba­jo apren­di­do em­pí­ri­ca­men­te, y la vo­ca­ción es el tra­ba­jo u ofi­cio que ha­ría­mos sin im­por­tar la re­mu­ne­ra­ción... En es­ta úl­ti­ma es don­de pue­do al­zar la mano. Jor­ge Al­de­re­te na­ció en la Pa­ta­go­nia, pe­ro vi­ve a pla­cer en Mé­xi­co. Es uno de los ar­tis­tas grá­fi­cos la­ti­nos más im­por­tan­tes del mun­do. Su tra­ba­jo es re­co­pi­la­do en el li­bro So­no­ra­ma.

RI­CHARD PHI­LLIPS

MA­RINO

Mien­tras ejer­cí co­mo ca­pi­tán en la Ma­ri­na mer­can­te siem­pre creí que era un tra­ba­jo que ha­bía lle­ga­do a mí. A tra­vés del es­fuer­zo, es­ca­lé en la je­rar­quía y, even­tual­men­te, al­can­cé el ran­go su­pe­rior en mi na­vío, el MV Maersk Ala­ba­ma. Se tra­ta de una po­si­ción que im­pli­ca re­tos a dia­rio, ya que no exis­te nin­gu­na ru­ti­na mar­ca­da. Ca­da día te to­ca ser al­guien dis­tin­to. De­bes ser se­gun­do de a bor­do cuan­do so­lu­cio­nas te­mas de in­ge­nie­ría en los mo­to­res, doc­tor cuan­do pi­des me­di­ci­nas o co­ci­ne­ro cuan­do ra­cio­nas la co­mi­da. To­do se re­su­me en ayu­dar a tus com­pa­ñe­ros, tan sim­ple co­mo eso. Des­pués del se­cues­tro tar­dé ca­si 14 me­ses en vol­ver a tra­ba­jar y, la ver­dad, es­ta­ba im­pa­cien­te por ha­cer­lo. Al fin y al ca­bo, se tra­ta del mun­do y de la tri­pu­la­ción de los que he es­ta­do ro­dea­do 35 años de mi vi­da. Tam­po­co di­ría que mi vi­da cam­bió ra­di­cal­men­te tras el in­ci­den­te, sim­ple­men­te me con­fir­mó co­sas en las que creía. Ri­chard Phi­llips es­tu­vo al man­do del na­vío MV Maersk Ala­ba­ma que fue se­cues­tra­do por pi­ra­tas so­ma­líes en abril de 2009. De ahí el fil­me Ca­pi­tan Phi­lips, con Tom Hanks.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.