FAN­TA­SÍAS A LA PA­RRI­LLA

Life and Style (México) - - PLAY / INSPIRACIÓ­N -

Fa­mi­lia, ami­gos y co­la­dos bus­ca­rán un lu­gar en tu jar­dín una vez que ten­gas el asador que cam­bió las re­glas del jue­go: el We­ber Kettle.

¿Có­mo co­ci­nar car­ne los do­min­gos, en el pa­tio de la ca­sa, pa­ra 12 hi­jos, sin per­der el tiem­po en­tre cor­te y cor­te? Pa­ra Geor­ge Step­hen, gu­rú mo­derno de las pa­rri­lla­das, en­con­trar la res­pues­ta era su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción.

Lo in­ten­tó de mil ma­ne­ras: con alam­bre y fie­rros vie­jos; con po­llo y car­ne; con gas y car­bón; con fue­go len­to y directo. Has­ta que un día, con su pe­cu­liar in­ven­to lla­ma­do Kettle, en­con­tró la ma­ne­ra de con­ver­tir­se en el cen­tro de aten­ción ca­da do­min­go... y en el pro­to­ti­po del hom­bre más en­vi­dia­do: el pa­rri­lle­ro per­fec­to.

A más de me­dio si­glo de su in­ven­to, los asa­dos y pa­rri­lla­das si­guen sien­do el me­jor pre­tex­to de reunión, que pue­de ter­mi­nar en es­tre­pi­to­so fra­ca­so si crees que asar car­ne se re­su­me en ti­rar­la al asador sin to­mar en con­si­de­ra­ción las pe­cu­lia­ri­da­des de un buen pro­ce­so: la pa­rri­lla per­fec­ta y la car­ne de la más al­ta ca­li­dad.

Pa­ra cum­plir el pri­mer re­qui­si­to, We­ber se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te ab­so­lu­to des­de aquel in­ven­to de Step­hen. Su evo­lu­ción es evi­den­te, dé­ca­da tras dé­ca­da, has­ta lle­gar al mo­de­lo más mo­derno de su clá­si­co asador We­ber Kettle Pre­mium. Pa­ra el se­gun­do, na­da co­mo te­ner a un car­ni­ce­ro de con­fian­za lis­to pa­ra apar­tar los me­jo­res cor­tes. Pa­ra com­ple­tar y no que­dar­te cor­to en tex­tu­ras, coc­ción, hi­gie­ne y efi­cien­cia, la lí­nea Sty­le de We­ber cuen­ta con to­dos los ac­ce­so­rios pa­ra cer­ti­fi­car­te de­trás del fue­go, en­tre ellos, los má­gi­cos cu­bi­tos de pa­ra­fi­na con los que pren­der el car­bón es más sen­ci­llo que ele­gir en­tre rib-eye y t-bo­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.