SE­CRE­TO DE GENERACION´

Life and Style (México) - - LIFE / DRINKS -

Fran­co Brez­za, má­na­ger glo­bal de pro­duc­ción de Mar­ti­ni & Ros­si, nos lle­va has­ta el nor­te de Ita­lia pa­ra co­no­cer los se­cre­tos del his­tó­ri­co es­pu­mo­so.

“¡Fran­co! Pres­ta aten­ción: lo que te he en­se­ña­do, lo que has vis­to en el cam­po, lo que has to­ma­do del va­so y lo que pon­drás en la bo­te­lla tie­ne un in­gre­dien­te esen­cial: pa­sión. Res­pé­ta­la y bús­ca­la, o re­tí­ra­te del ne­go­cio”. Pa­ra Fran­co Brez­za, es­tas pa­la­bras que le di­jo su pa­dre, uno de los tres le­gen­da­rios pro­duc­to­res de es­pu­mo­sos de Mar­ti­ni & Ros­si, fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra en­ten­der que tra­ba­jar en los vi­ñe­dos de Pes­sio­ne, Ita­lia, era un pri­vi­le­gio he­re­da­do al que de­bía res­pon­der con —cla­ra­men­te— pa­sión: to­car con los ojos, oler con los oí­dos, mi­rar con la bo­ca...

Pa­ra Brez­za, alumno ade­lan­ta­do y res­pon­sa­ble del área de es­pu­mo­sos de la mar­ca —y, por su­pues­to, en­car­ga­do de mos­trar a de­ta­lle la pro­duc­ción en los im­pre­sio­nan­tes cam­pos del nor­te de Ita­lia—, cual­quier bo­te­lla de Mar- ti­ni re­quie­re la pues­ta en es­ce­na de los cin­co sen­ti­dos, con el fin de ob­te­ner el vino que por más de 150 años ha cau­ti­va­do a fi­gu­ras del ci­ne, la cul­tu­ra y la mi­xo­lo­gía.“Por más de un si­glo, he­mos cons­trui­do una mar­ca que no só­lo ha­bla de ca­li­dad sino de his­to­ria. Nues­tros cam­pos pue­den con­tar­te el gus­to de Lu­ciano Pa­va­rot­ti, la iro­nía de Sop­hia Lo­ren o las cos­tum­bres de cual­quier buen be­be­dor, pe­ro, so­bre to­do, pue­den con­tar­te la im­por­tan­cia de es­tar don­de se ce­le­bra. Esa pa­sión es la que me en­se­ña­ron siem­pre co­mo lec­ción final. Aquí no se ha­ce un es­pu­mo­so, se ha­ce un acom­pa­ñan­te del fes­te­jo no só­lo de las fe­chas mar­ca­das en el ca­len­da­rio, sino del día a día”, di­ce Fran­co, mien­tras se­pa­ra las uvas con la ex­pe­rien­cia y la sa­tis­fac­ción de co­no­cer cuán­do han ad­qui­ri­do la pa­sión que se ne­ce­si­ta pa­ra es­tar en la bo­te­lla.

Mar­ti­ni tie­ne más de 150 años. “La mar­ca es­tá li­ga­da a mo­men­tos his­tó­ri­cos en el ci­ne, la te­le­vi­sión y el de­por­te, pe­ro, so­bre to­do, a los re­cuer­dos. Lo que mi pa­dre me en­se­ñó es a res­pe­tar esos mo­men­tos y sa­ber que so­mos la ce­re­za de las gran­des ce­le­bra­cio­nes. Esa res­pon­sa­bi­li­dad no se ve en la bo­te­lla, pe­ro tra­ta­mos de im­po­ner­la en ca­da uva. Al final, lle­va­mos Pes­sio­ne has­ta cual­quier rin­cón de Mé­xi­co y el mun­do con la idea de mul­ti­pli­car la fe­li­ci­dad de re­unir­se y com­par­tir”, fi­na­li­za Brez­za, con co­pa en mano, pa­ra de­jar­nos en cla­ro que Mar­ti­ni no só­lo es pa­ra ce­le­brar mo­men­tos úni­cos, sino pa­ra ha­cer de cual­quier mo­men­to al­go úni­co. Y al mi­rar el pro­ce­so de su fa­bri­ca­ción, al en­trar a la tra­di­ción de­trás de la be­lle­za de sus cam­pos, uno pue­de en­ten­der a la per­fec­ción que el de­ta­lle si­gue en­fo­ca­do en las pa­la­bras que le di­jo su pa­dre pa­ra en­ten­der có­mo se ha­ce un es­pu­mo­so de Mar­ti­ni: o en­cuen­tras pa­sión en ca­da uva o me­jor no la cor­tes.

TRA­DI­CIÓN. Nos en­con­tra­mos con Fran­co Brez­za en la des­ti­le­ría de Mar­ti­ni, en el nor­te de Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.