MA­TAR AL DI­REC­TOR

Life and Style (México) - - LIFE / CINE -

Joa­quin Phoe­nix no no so­por­ta las “no­ti­tas” de los di­rec­to­res pa­ra me­jo­rar su tra­ba­jo. No to­le­ra fil­mar más que una pe­lí­cu­la al año. Y no es­tá

dispuesto a ce­der... a me­nos que su nue­vo je­fe se lla­me Woody Allen.

Al prin­ci­pio, no te­nía idea de lo que era la ac­tua­ción. El pe­que­ño her­mano de Ri­ver Phoe­nix, mi­to de una ge­ne­ra­ción sin mi­tos, sim­ple­men­te se de­ja­ba lle­var por lo que en su tem­pra­na ado­les­cen­cia era una “ex­pe­rien­cia au­tén­ti­ca”. Hoy, a los 40 años, Joa­quin Rafael se en­cuen­tra en un mo­men­to pe­cu­liar: re­co­no­ci­do co­mo uno de los ac­to­res más ta­len­to­sos de su ge­ne­ra­ción, no­mi­na­do al Os­car en tres opor­tu­ni­da­des y res­pe­ta­do por la in­dus­tria a pe­sar de su lo­cu­ra oca­sio­nal, a Phoe­nix se le per­mi­te bur­lar­se de to­dos, co­mo en la cu­rio­sa I’m Still Here, ha­cer­se pa­sar por un dro­ga­dic­to le­gen­da­rio en In­he­rent Vi­ce —la adap­ta­ción al ci­ne de otro mi­to, el es­cri­tor Tho­mas Pyn­chon— o ha­cer cas­ting con Mar­vel pa­ra tra­ba­jar en Dr. Stran­ge, sim­ple­men­te por­que es un gran fan de Iron Man.

Ca­ma­león, ge­nio o ca­pri­cho­so, Joa­quin Phoe­nix fas­ci­na a los in­te­lec­tua­les del ci­ne, pe­ro si­gue sin te­ner muy cla­ro lo am­bi­guo de su pro­fe­sión. “La ver­dad es que no siem­pre dis­fru­to mi tra­ba­jo co­mo ac­tor. Hay oca­sio­nes en que me en­cuen­tro con ma­te­rial que es di­fí­cil y me ge­ne­ra es­trés y hay otras en las que dis­fru­to mu­cho de lo que es­toy ha­cien­do. Pe­ro me ima­gino que es­to es al­go que pa­sa en cual­quier ac­ti­vi­dad, hay días en que vas a tra­ba­jar y no ves la ho­ra de que se ter­mi­ne la jor­na­da y hay otros en que no lo po­drías pa­sar me­jor. Hay oca­sio­nes en que me sien­to ab­so­lu­ta­men­te pri­sio­ne­ro de la ac­tua­ción, lo cual ha­ce que la ex­pe­rien­cia se vuel­va mi­se­ra­ble en to­do sen­ti­do. Pe­ro hay otras en que ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Por eso no pue­do de­cir que mis ex­pe­rien­cias ha­yan si­do ho­mo­gé­neas en mi ca­rre­ra. Lo que me gus­ta de ro­dar pe­lí­cu­las es que son co­mo una sín­te­sis de una vi­da, por­que te pa­sas cua­tro me­ses ex­plo­ran­do un per­so­na­je y trans­for­mán­do­te con él. Pe­ro, ade­más, a lo lar­go de un ro­da­je pue­des vi­vir mu­chas co­sas por­que, aun­que la ma­yo­ría de los días dis­fru­tes de tra­ba­jar con un di­rec­tor, no fal­ta la oca­sión en la que sien­tes que quie­res ma­tar­lo”.

Sin em­bar­go, a la ho­ra de ha­blar de Woody Allen, pa­ra quien pro­ta­go­ni­zó Irrational Man, que lle­ga es­te mes a Mé­xi­co, só­lo co­no­ce de elo­gios: “En­ten­dí el con­cep­to de di­rec­tor de ci­ne cuan­do era ni­ño gra­cias a él. Fue la pri­me­ra vez que su­pe que ha­bía al­guien de­trás que lo or­ga­ni­za­ba to­do. Re­cuer­do que es­ta­ba vien­do Lo­ve and Death, de Allen y me en­tu­sias­mó tan­to que les pre­gun­té a mis pa­dres so­bre el res­pon­sa­ble de esa his­to­ria. Des­de que me en­te­ré de que era Woody, siem­pre so­ñé con tra­ba­jar pa­ra él. Cuan­do me lla­mó pa­ra in­vi­tar­me a par­ti­ci­par en su pe­lí­cu­la, no lo po­día creer. Lo ha­bía lo­gra­do des­pués de tan­tos años de pen­sar­lo y tra­ba­jar pa­ra ello”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.