OTRO GRAN IRRA­CIO­NAL

Life and Style (México) - - LIFE / CINE -

Pa­ra Phoe­nix, tra­ba­jar con Woody Allen en Irrational Man fue un sue­ño y una prue­ba la­bo­ral: “Allen es in­creí­ble­men­te in­te­li­gen­te. En­tien­de me­jor

el tra­ba­jo de los de­más que los que lo es­tán ha­cien­do, lo cual

me in­ti­mi­dó. Yo creo que es el me­jor di­rec­tor

con el que he tra­ba­ja­do. Él es­tá ver­da­de­ra­men­te en­tu­sias­ma­do de es­tar en el set. Woody tie­ne una men­te increíble y en­tien­de per­fec­ta­men­te bien el rit­mo de una es­ce­na, y qué es lo que la vuel­ve len­ta. Te di­ce que qui­tes una fra­se del par­la­men­to y que, en cam­bio to­mes un va­so de agua... de pron­to to­do cam­bia

por el ar­te de su ma­gia”.

A Phoe­nix no le gus­ta ha­blar de su vi­da per­so­nal y su ges­to ami­ga­ble sue­le des­apa­re­cer rá­pi­da­men­te cuan­do le pre­gun­tan so­bre ese ti­po de co­sas. “La gen­te pue­de pen­sar que es­toy ocul­tan­do al­go de mí, pe­ro la ver­dad es que se ha­bla de­ma­sia­do de ti cuan­do eres ac­tor, y eso es al­go so­bre lo que no ten­go nin­gún con­trol”, se­ña­la, y en­se­gui­da acla­ra: “Por eso pre­fie­ro guar­dar­me to­da esa informació­n pa­ra mí. Só­lo voy a de­cir que lle­vo una vi­da muy sim­ple y muy tran­qui­la. De ver­dad, no ten­go na­da es­pec­ta­cu­lar pa­ra re­ve­lar”, afir­ma.

Su ac­ti­tud cam­bia cuan­do se tra­ta de ha­blar de sus ex­pe­rien­cias en La­ti­noa­mé­ri­ca, una co­ne­xión inusual en su evo­lu­ción pa­ra es­te hi­jo de un mi­sio­ne­ro de la con­tro­ver­ti­da sec­ta Los hi­jos de Dios que lo tra­jo al mun­do en Río Pie­dras, un su­bur­bio de San Juan, la ca­pi­tal de Puer­to Ri­co. “La ver­dad es que me fui de Puer­to Ri­co cuan­do te­nía dos años, por lo que no re­cuer­do na­da de esa épo­ca; lue­go via­jé a Mé­xi­co cuan­do te­nía 15 o 16, y me que­dé allí du­ran­te seis me­ses. Fue una eta­pa asom­bro­sa por­que en Es­ta­dos Uni­dos to­do el mun­do es­tá ob­se­sio­na­do con la se­gu­ri­dad y, en cam­bio, allí yo es­ta­ba en una co­mu­ni­dad en la que no exis­tía esa pa­ra­noia. Me ma­ne­ja­ba con mu­cha li­ber­tad y has­ta te­nía mi pro­pio ca­ba­llo. Y a lo lar­go de los años he via­ja­do mu­cho por Amé­ri­ca La­ti­na. Re­gre­sé a Mé­xi­co, y tam­bién es­tu­ve en Gua­te­ma­la y en Pa­na­má, y si­go pa­sán­do­la increíble cuan­do voy a la re­gión”, cuen­ta.

Irrational Man se­rá la úl­ti­ma pe­lí­cu­la en la que ve­re­mos a Joa­quin Phoe­nix por al­gún tiem­po por­que aun­que tie­ne en­tre ma­nos un pro­yec­to con el di­se­ña­dor Tom Ford, por aho­ra no hay na­da con­cre­to y só­lo tra­zos va­gos de un gran pro­yec­to; al­go ha­bi­tual en el rit­mo de tra­ba­jo del oriun­do de Puer­to Ri­co pa­ra el que, apa­ren­te­men­te, no exis­te la pre­mu­ra ni la obli­ga­ción de fil­mar pe­lí­cu­las va­rias ve­ces al año. “Sue­lo ter­mi­nar ca­da pe­lí­cu­la ago­ta­do, y en los pri­me­ros me­ses no ha­go ab­so­lu­ta­men­te na­da y le di­go a mis agen­tes que ni si­quie­ra se mo­les­ten en en­viar­me un guión”, des­cri­be, y lue­go pro­si­gue: “Pue­do pa­sar­me seis me­ses sin pen­sar en el te­ma, y re­cién en­ton­ces me pon­go an­sio­so, les pi­do que me man­den ma­te­rial, me de­pri­mo con lo que leo por­que to­do me pa­re­ce ba­su­ra, y lue­go em­pie­zo a en­trar en pá­ni­co. Me he pa­sa­do así un año, y ha­ce exac­ta­men­te un mes lla­mé a mi agen­te y le pre­gun­té si el pro­ble­ma era que mis ex­pec­ta­ti­vas eran de­ma­sia­do al­tas. Pe­ro, por lo ge­ne­ral, con­mi­go sue­le ser así. Me pa­so seis me­ses sin nin­gún in­te­rés en tra­ba­jar y los si­guien­tes seis en pá­ni­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.