EL EFEC­TO MIK­KEL­SEN

Life and Style (México) - - LIFE / CINE -

No só­lo es la gran es­tre­lla de ci­ne de Di­na­mar­ca, sino de to­do Es­can­di­na­via. Su pre­mio a Mejor Ac­tor en Cannes, con The Hunt, lo ava­la. Es co­rrec­to de­cir que, gra­cias a Mads Mik­kel­sen, hay un an­tes y un des­pués en el ci­ne da­nés.

Apa­re­ció en pan­ta­llas, es­pec­ta­cu­la­res y re­vis­tas de to­do el mun­do en 2006 gra­cias a Ca­sino Ro­ya­le, la vi­gé­si­mo pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, en la que le dio vi­da al im­pla­ca­ble vi­llano Le Chif­fre, que po­nía a prue­ba a Da­niel Craig en su pri­me­ra in­cur­sión co­mo el agen­te 007. Pe­ro en su na­ti­va Di­na­mar­ca, Mads ya era la ma­yor es­tre­lla de ci­ne de su país. Eso que­dó de­mos­tra­do me­ses más tar­de, cuan­do en los Os­car de 2007 se co­ló Ef­ter bry­llup­pet ( Des­pués de la boda, en es­pa­ñol) en la ca­te­go­ría de Mejor Pe­lí­cu­la ex­tran­je­ra. En el fil­me, en­car­na al ad­mi­nis­tra­dor de un or­fa­na­to en la In­dia que, al re­gre­sar a su país, des­cu­bre os­cu­ros se­cre­tos fa­mi­lia­res. A par­tir de ese mo­men­to, la ca­rre­ra de Mik­kel­sen co­rrió por ca­mi­nos pa­ra­le­los. Por un la­do, si­guió tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te en su país, y, por el otro, re­gre­só a Holly­wood pa­ra par­ti­ci­par en pro­duc­cio­nes co­mo Clash of the Titans y The Th­ree Mus­ke­teers.

Tras pro­ta­go­ni­zar En kon­ge­lig af­fæ­re ( La reina in­fiel) —una ex­tra­or­di­na­ria pe­lí­cu­la da­ne­sa en la que en­car­nó al mé­di­co Johann Frie­drich Struen­see, una fi­gu­ra no­ta­ble de la his­to­ria lo­cal—, pu­so otra vez a Di­na­mar­ca en la com­pe­ten­cia por el Os­car. Des­pués, acep­tó el re­to —un pa­pel que Ant­hony Hop­kins de­jó muy en al­to— de en­car­nar a Han­ni­bal Lec­ter, en la se­rie te­le­vi­si­va que re­ve­ló los orí­ge­nes de ese per­so­na­je —que fue can­ce­la­da es­te año tras su ter­ce­ra tem­po­ra­da—. Le si­guió The Hunt, la pe­lí­cu­la de su com­pa­trio­ta Tho­mas Vin­ter­berg —en la que in­ter­pre­tó a un maestro de kín­der que es acu­sa­do, erró­nea­men­te, de abu­so se­xual—, con la que re­gre­só, ape­nas un año des­pués y en la mis­ma ca­te­go­ría, a com­pe­tir por la es­ta­tui­lla do­ra­da. “Creo que las pe­lí­cu­las da­ne­sas tie­nen una ho­nes­ti­dad que las dis­tin­gue del res­to”, cuen­ta Mik­kel­sen, en en­tre­vis­ta ex­clu­si­va pa­ra Li­fe and Sty­le. Y agre­ga: “Si The Hunt hu­bie­se si­do una pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se ha­bría te­ni­do un po­co más de ac­ción, al­gún ti­ro­teo por allí o qui­zás la ha­brían con­ver­ti­do en un th­ri­ller. En cam­bio, el ci­ne que se pro­du­ce en Di­na­mar­ca siem­pre tra­ta de man­te­ner­se más cer­ca de la reali­dad, y eso lle­va a que los es­pec­ta­do­res se pue­dan re­co­no­cer a sí mis­mos en al­gu­nos de los per­so­na­jes. Ésa es, pro­ba­ble­men­te, una de las ra­zo­nes por las que las pe­lí­cu­las da­ne­sas han si­do tan só­li­das en los úl­ti­mos 20 años y por qué hay tan­tos buenos guio­nis­tas, ac­to­res y di­rec­to­res que han trans­for­ma­do al ci­ne lo­cal. Ade­más, to­dos es­ta­mos muy agra­de­ci­dos por­que se vea lo que ha­ce­mos en otras par­tes del mun­do”.

Quien fue­ra al ini­cio de su ca­rre­ra un gim­nas­ta y bai­la­rín ad­mi­te que, en es­tos días, le re­sul­ta muy di­fí­cil ele­gir qué pa­pe­les acep­tar, pues le llue­ven las pro­pues­tas. “Soy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.