THE NASTY GUY

Life and Style (México) - - LIFE AND STYLE - TEX­TO GA­BRIEL LER­MAN FO­TO RU­BÉN AFA­NA­DOR

QUEN­TIN TARANTINO RE­GRE­SA CON OTRA GRAN HIS­TO­RIA DE CA­NA­LLAS.

THE HATEFUL EIGHT, SU NUE­VA CIN­TA, EN­CA­BE­ZA NUES­TRO TOP DEL AÑO.

VEN­GAN­ZA. VIO­LEN­CIA. ASE­SI­NA­TO. SAR­CAS­MO. ODIO.

QUEN­TIN TARANTINO ES­TÁ DE VUEL­TA CON THE HATEFUL

EI GHT, EL NUE­VO ES­PEC­TÁCU­LO DE PRO­VO­CA­CIÓN DEL GRAN CA­NA­LLA DE HOLLY­WOOD. EN EN­TRE­VIS­TA PA­RA

LI­FE AND STY­LE, HA­BLA EL PE­CU­LIAR DI­REC­TOR.

Han pa­sa­do 23 años des­de que Quen­tin Tarantino sa­cu­dió la es­truc­tu­ra de Holly­wood con Re­ser­voir Dogs y, hoy, al mo­men­to de res­pon­der so­bre el ar­gu­men­to de su nue­vo proyecto The Hateful Eight —que se es­tre­na en Mé­xi­co la pri­me­ra quin­ce­na de 2016—, que­da cla­ro que la in­ten­ción de pro­vo­car y po­ner el de­do so­bre la mo­ral si­gue igual de vi­gen­te. La ra­zón es ob­via: Quen­tin Tarantino pa­re­ce no ha­ber cam­bia­do de­ma­sia­do. Si­gue ha­blan­do con un en­tu­sias­mo des­bor­dan­te que ha­ce que pa­rez­ca que no le al­can­za el tiem­po pa­ra lle­gar a de­cir to­do lo que se le ocu­rre, y en su ci­ne si­gue ha­bien­do ele­men­tos muy si­mi­la­res a los de aquel fil­me en el que tam­bién tra­ba­ja­ron Mi­chael Mad­sen y Tim Roth, dos de los pro­ta­go­nis­tas de The Hateful Eight, la se­gun­da en­tre­ga de su tri­lo­gía wes­tern.

Quen­tin si­gue sien­do Quen­tin. Y aun­que en sus pe­lí­cu­las pa­re­ce tocar te­mas y épo­cas dis­tin­tos en­tre sí, to­do se re­su­me a la mo­ral y a los ele­men­tos que le ayu­dan a co­nec­tar su fil­mo­gra­fía en una gran obra. Al me­nos, esa ex­pli­ca­ción pa­ra­ce ser su pun­to de par­ti­da en la en­tre­vis­ta: “Creo que mis pe­lí­cu­las com­par­ten cier­tos ele­men­tos. En ca­da una, por ejem­plo, he to­ca­do el te­ma de la ra­za, pe­ro tam­bién es­tá pre­sen­te el en­ga­ño. To­dos mis per­so­na­jes son ver­da­de­ra­men­te bue­nos ac­to­res. Siem­pre es­tán es­con­dien­do al­go. No es al­go que yo in­ten­te ha­cer, sim­ple­men­te apa­re­ce. En ca­da uno de es­tos tra­ba­jos siem­pre hay un mo­men­to en el que un per­so­na­je pre­ten­de ser al­guien que no es y pre­sen­ta una fal­sa idea de sí mis­mo... en­ga­ña”, se­ña­la, al tiem­po que de­ja cla­ro que el te­ma es­tá más pre­sen­te que nun­ca en su más re­cien­te en­tre­ga, en el que un ca­za­dor de re­com­pen­sas, John Ruth (Kurt Rus­sell), ha cap­tu­ra­do a una fu­gi­ti­va, Daisy Do­mer­gue (Jen­ni­fer Ja­son Leigh), pa­ra lle­var­la a Red Rock, en Ari­zo­na, en don­de se­rá ahor­ca­da. En el ca­mino re­co­ge­rá al ma­yor Mar­quis Wa­rren (Sa­muel L. Jack­son) y al nue­vo she­riff de Red Rock, Ch­ris Man­nix (Wal­ton Gog­gins). A es­tos per­so­na­jes se les su­ma­rá más gen­te en la cabaña, en­tre ellos, Bob (De­mián Bi­chir), un me­xi­cano a car­go del lu­gar; Os­wal­do Mo­bray (Roth), quien es el en­car­ga­do de ahor­car a Daisy; así co­mo el re­ti­ra­do ge­ne­ral Sandy Smit­hers (Bru­ce Dern) y el mis­te­rio­so Joe Gage (Mad­sen), lo que su­ma ocho an­ti­hé­roes en es­ce­na.

“Mi pri­me­ra in­ten­ción fue con­tar una his­to­ria en la que to­dos los per­so­na­jes fue­ran ca­na­llas. Ca­da uno de ellos po­dría ser un vi­llano en cual­quier otro wes­tern. Me in­tere­sa­ba que nin­guno de ellos tu­vie­ra un fun­da­men­to mo­ral pa­ra sus ac­cio­nes. La ver­dad es que a mí me in­fluen­cia­ron mu­cho las series de va­que­ros de la década de los 60. Por ejem­plo, Guns­mo­ke o Bo­nan­za ra­ra vez gi­ra­ban en torno al pro­ta­go­nis­ta, sino que el per­so­na­je más atrac­ti­vo era el ac­tor in­vi­ta­do, y mu­chas ve­ces par­ti­ci­pa­ban en esos pa­pe­les fi­gu­ras co­mo Char­les Bron­son, Ro­bert Culp, Ja­mes Co­burn o Vic Mo­rrow. Siem­pre ha­cían de per­so­na­jes que te­nían un pa­sa­do os­cu­ro y nun­ca que­da­ba cla­ro si lo que de­cían era ver­dad, si eran, o no, vi­lla­nos. Pen­sé que po­día ser in­tere­san­te te­ner a to­dos esos per­so­na­jes, con­tra­tar a gran­des ac­to­res pa­ra in­ter­pre­tar­los y re­unir­los en un cuar­to sin que hu­bie­ra uno que tu­vie­ra un cen­tro mo­ral. To­dos ar­que­ti­pos: el afro­ame­ri­cano, el su­re­ño, el me­xi­cano... así fue co­mo sur­gió el ar­gu­men­to”, di­ce.

Sin em­bar­go, aun­que pue­de com­par­tir mu­chos ele­men­tos con las sie­te pe­lí­cu­las que reali­zó pre­via­men­te, a la que más se pa­re­ce The

Hateful Eight fue la que dio co­mien­zo a to­do, Re­ser­voir Dogs, por su tea­tra­li­dad. El mis­mo Tarantino con­fie­sa que, aun­que nun­ca au­to­ri­zó una adap­ta­ción tea­tral de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, és­ta ha si­do re­crea­da so­bre los es­ce­na­rios en mu­chos lu­ga­res del mun­do, in­clu­yen­do una pues­ta en es­ce­na en Ir­lan­da que fue el pri­mer tra­ba­jo co­mo ac­tor pro­fe­sio­nal de Mi­chael Fass­ben­der, que en­car­nó a Mr. Pink. “Cuan­do es­cri­bí la pe­lí­cu­la, de­ci­dí ha­cer una lec­tu­ra del guión en un tea­tro, con mu­chos de los ac­to­res que des­pués ter­mi­na­ron tra­ba­jan­do en el fil­me. Es­ta­ba con­fia­do de la ca­li­dad del ma­te­rial y se­gu­ro de que, si nun­ca la fil­ma­ba, po­día usar el tex­to pa­ra una obra en una pe­que­ña sa­la de San­ta Mo­ni­ca Bou­le­vard, en don­de só­lo en­tra­ran 99 es­pec­ta­do­res, o que bien lo po­día mos­trar en el Mark Ta­per Fo­rum de Los Án­ge­les. Sa­bía que si lo fil­ma­ba y lo ha­cía en 16 mi­lí­me­tros tam­bién iba a que­dar bien. Pe­ro una vez que me de­ci­dí a ha­cer la pe­lí­cu­la, me pa­re­ció una bue­na idea tra­tar de apro­ve­char to­do lo que el ci­ne pue­de ofre­cer. Por eso de­ci­dí ro­dar­la en 70 mi­lí­me­tros. Si hu­bie­ra he­cho una obra de tea­tro, ha­bría te­ni­do que en­con­trar una for­ma de crear la tor­men­ta so­bre el es­ce­na­rio, pe­ro en el ci­ne me di el gus­to de mos­trar­la con to­da su es­pec­ta­cu­la­ri­dad. Me in­tere­sa­ba que fue­ra una ex­pe­rien­cia vi­sual. La gen­te pien­sa que 70 mi­lí­me­tros es un for­ma­to que sir­ve pa­ra mos­trar pai­sa­jes y es al­go en lo que no con­cuer­do, por­que en el ca­so de la di­li­gen­cia, sir­vió pa­ra ma­xi­mi­xar la claus­tro­fo­bia. A mi jui­cio, el for­ma­to ha ser­vi­do pa­ra crear una pe­lí­cu­la mu­cho más ín­ti­ma que si la hu­bie­se fil­ma­do con el an­cho de pan­ta­lla re­gu­lar”, sen­ten­cia, dan­do mues­tra de que su elec­ción por el fa­mo­so for­ma­to de los 60 y 70 fue uno de los gran­des acier­tos de su es­treno ac­tual y del fo­tó­gra­fo Ro­bert Ri­chard­son, ga­na­dor del Os­car por Hu­go (2011), con quien ya tra­ba­jó en Djan­go Un­chai­ned (2012).

Las si­mi­li­tu­des en su fil­mo­gra­fía pre­via no im­pi­den que, co­mo tam­bién lo ha he­cho con ca­da nue­va pe­lí­cu­la que hoy ya es un clásico, ha­ya bus­ca­do for­mas de cam­biar: The Hateful Eight ho­me­na­jea al ci­ne de otros tiem­pos, con un in­ter­me­dio po­co usual. Tam­bién in­clu­ye una ober­tu­ra an­tes de que co­mien­ce el fil­me, que só­lo po­drán ver los crí­ti­cos, ya que Tarantino de­ci­dió no in­cluir­la en su ex­hi­bi­ción co­mer­cial. Y es tam­bién en la mú­si­ca en don­de el gran di­rec­tor de­ci­dió su­bir la apues­ta, re­em­pla­zan­do su ha­bi­tual es­tra­te­gia de ele­gir pie­zas al azar pa­ra acom­pa­ñar sus his­to­rias por una ban­da de so­ni­do ori­gi­nal, com­pues­ta por una ver­da­de­ra le­yen­da: En­nio Mo­rri­co­ne. “Po­der con­tar con él fue un sue­ño he­cho reali­dad. Yo ten­go una gran co­lec­ción de sus ban­das so­no­ras y aho­ra ten­go mi pro­pio ál­bum de Mo­rri­co­ne pa­ra agre­gar a la co­lec­ción”, di­ce jo­co­so, pa­ra lue­go con­fe­sar que, en un prin­ci­pio, no es­ta­ba se­gu­ro de que con­vo­car al gran com­po­si­tor ita­liano fue­ra a fun­cio­nar. “Le en­vié un guión tra­du­ci­do al ita­liano. Le gus­tó, y a su es­po­sa, aún más. Ella fue una de las ra­zo­nes por las que acep­tó en­con­trar­se con­mi­go. Fi­nal­men­te, nos en­con­tra­mos en su ca­sa y lo pri­me­ro que me di­jo fue que yo nun­ca ha­bía usa­do ban­das so­no­ras ori­gi­na­les. Y que si a la gen­te le gus­ta­ba lo que yo ha­cía, ¿pa­ra qué lo iba a cam­biar? Le ex­pli­qué que no es­ta­ba se­gu­ro de si era una bue­na idea cam­biar, pe­ro que me in­tere­sa­ba mu­cho tra­ba­jar con él. Le ex­pli­qué que sen­tía que es­te proyecto ne­ce­si­ta­ba de una ban­da de so­ni­do ori­gi­nal. Que que­ría que la gen­te ta­ra­rea­ra las me­lo­días du­ran­te los pró­xi­mos 50 años. Por suer­te lo con­ven­cí. Via­jé a Pra­ga pa­ra ver có­mo la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de esa ciu­dad in­ter­pre­ta­ba la par­ti­tu­ra de En­nio. Fue un mo­men­to muy emo­cio­nan­te”. Así, la oc­ta­va pe­lí­cu­la de Tarantino pa­re­ce mar­char por muy buen ca­mino. Sin em­bar­go, el ini­cio del proyecto fue trau­má­ti­co cuan­do una co­pia del guión fue he­cha pú­bli­ca en un si­tio de in­ter­net y Quen­tin ame­na­zó con ol­vi­dar­se del proyecto, co­mo for­ma de pro­tes­tar por lo ocu­rri­do. “Pen­sé en re­nun­ciar a fil­mar­la por­que es­ta­ba do­lo­ri­do, enoja­do e in­dig­na­do... in­clu­so, de­silu­sio­na­do. Siem­pre he te­ni­do una ac­ti­tud re­la­ja­da con mis guio­nes. Nun­ca me in­tere­só dis­tri­buir­los en pa­pel ro­jo pa­ra que no se pue­dan co­piar, o que ten­gan una mar­ca de agua que com­pli­que la lec­tu­ra. Me in­tere­sa que la gen­te los dis­fru­te. Pe­ro és­te era un ejer­ci­cio de es­cri­tu­ra. Yo sa­bía que ése no iba a ser el fi­nal y que re­cién iba a en­con­trar có­mo ter­mi­nar co­rrec­ta­men­te la pe­lí­cu­la una vez que es­cri­bie­ra una ter­ce­ra ver­sión. Por eso, cuan­do ocu­rrió, me enojé tan­to con la in­dus­tria, con la per­mi­si­vi­dad con la que se ma­ne­ja, el mal com­por­ta­mien­to y la corrupción de la cul­tu­ra. Me enojó que se fil­tra­ra a tra­vés de los agen­tes que re­pre­sen­tan ar­tis­tas; no de­be­rían com­por­tar­se de esa ma­ne­ra. Lo bueno es que, gra­cias al es­cán­da­lo que ar­mé, cam­bió la ma­ne­ra de mi­rar es­te ti­po de si­tua­cio­nes en Holly­wood. Unas se­ma­nas atrás, quie­nes de­ja­ron que se fil­tra­ra mi guión, hu­bie­ran fan­fa­rro­nea­do, pe­ro, lue­go de mis que­jas, en­ten­die­ron que lo me­jor era ca­llar­se”, di­ce Quen­tin, quien, a su vez, de­ci­dió no ca­llar­se an­te el tra­to de la po­li­cía a los afro­ame­ri­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos, le­van­tan­do po­lé­mi­ca en la in­dus­tria. “Han si­do las tres se­ma­nas mas in­tere­san­tes de mi vi­da, pe­ro me sien­to muy sa­tis­fe­cho por­que ya no ne­ce­si­to acla­rar mis po­si­cio­nes. Me preo­cu­pa que me ha­yan acu­sa­do de odiar a los po­li­cías,pe­ro me sien­to sa­tis­fe­cho de apo­yar a las fa­mi­lias que han per­di­do a un ser que­ri­do por abu­so de au­to­ri­dad”, con­clu­ye el hom­bre que si­gue lu­chan­do, cá­ma­ra en mano, con­tra la mo­ral.

LOS OCHO.1. Bob, el me­xi­cano (De­mián Bi­chir)2. Os­wal­do, el eje­cu­ta­dor (Tim Roth) 3. Wa­rren, el ma­yor (Sa­muel Jack­son) 4. Joe,el mis­te­rio­so (Mi­chael Mad­sen)5. Daisy, la juz­ga­da (Jen­ni­fer Ja­son Leigh)6. Sandy, el ex co­ro­nel (Bru­ce Dern) 7. John, el ca­za re­com­pen­sas (Kurt Rus­sell)8. Ch­ris, el she­riff (Wal­tonGog­gins).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.