“SIEN­TO MU­CHA LI­BER­TAD EN NUEVA YORK. PUE­DO IR A COM­PRAR MI PE­RIÓ­DI­CO Y SA­LIR A CE­NAR. ES AL­GO QUE NO PO­DÍA HA­CER EN TU­RÍN Y LO VA­LO­RO”.

Life and Style (México) - - STYLE -

ter­ce­ra jor­na­da de la tem­po­ra­da 2016 de la MLS. Se sa­be que un jue­go de fut­bol es fra­ca­so ca­si siempre. El 90 por cien­to de un par­ti­do con­sis­te en prue­bas ma­lo­gra­das de apro­xi­ma­ción a la úni­ca me­ta im­por­tan­te: el gol. Pe­ro el par­ti­do en el que se­guí a Pirlo du­ran­te los 90 mi­nu­tos re­sul­tó pu­ro fra­ca­so de sus com­pa­ñe­ros que ba­ra­ja­ban siempre mal: cuan­do te­nían que re­ga­tear, ti­ra­ban: cuan­do te­nían que ti­rar, pa­sa­ban, cuan­do te­nían que pa­sar re­ga­tea­ban. El re­sul­ta­do 1-0 en contra y la pri­me­ra de­rro­ta en el tor­neo. Pe­se a to­do An­drea fue el úni­co que re­sal­ta­ba y te­nía un am­plio cam­po de ac­ción mo­vién­do­se en el círcu­lo cen­tral en­tre el sie­te y seis. A la­do del ar­gen­tino, ex Bo­ca Ju­niors, Fe­de­ri­co Bra­vo, el ita­liano se mos­tra­ba pa­ra re­ci­bir y la pe­lo­ta siempre sa­lió me­jo­ra­da de sus pies. Ha­gan jue­go, se­ño­res, les de­cía Pirlo. El úni­co que lo en­ten­día, si aca­so, era Da­vid Vi­lla, pe­ro nun­ca pu­do ano­tar. “Vi­lla me recuerda a Lu­ca To­ni, él siempre sa­bía a don­de le iba a ti­rar la pe­lo­ta”.

LAMETAMORF­OSISYELCAM­INODELMAES­TRO

Pirlo no siempre fue el Pirlo de los pies-pin­cel. Na­ció en Lom­bar­día, hi­jo de una fa­mi­lia de cla­se al­ta. Su pa­dre es un em­pre­sa­rio si­de­rúr­gi­co. A los 16 años, en 1995 ,se con­vir­tió en el ju­ga­dor más jo­ven en de­bu­tar en el cal­cio con el Bres­cia, don­de lo ha­cía co­mo cen­tro­cam­pis­ta ofen­si­vo. Lo­gró el as­cen­so a la Se­rie A y se ga­nó el fi­cha­je al equipo de sus amores, el In­ter de Mi­lán, pe­ro no pu­do que­dar­se ahí. Re­gre­só ce­di­do de nue­vo a Bres­cia don­de tu­vo la suer­te de en­con­trar­se con el gran fan­ta­sis­ta de la ge­ne­ra­ción an­te­rior, Ro­ber­to Bag­gio. “Tu­ve la suer­te de be­ber de la mano de Bag­gio”, me di­ce. “Es­tu­ve con un mi­to y la reali­dad, al ju­gar con él, era co­mo es­tar en un sue­ño. Tra­té de apro­ve­char­lo al má­xi­mo, pa­ra es­tu­diar có­mo ju­ga­ba y apren­der de él”.

En 2001 fue que Pirlo co­men­zó a ser Pirlo el de los pies-pin­cel cuan­do pa­só al Mi­lán. En el es­ta­dio Giu­sep­pe Meaz­za fue don­de em­pe­zó a ti­rar esos pa­ses co­mo lí­neas de una pin­tu­ra fu­tu­ris­ta ita­lia­na. A ve­ces, tra­zos lar­gos rec­tos, a ve­ces, con chan­fle, cur­vos, pa­ra dar­le mo­vi­mien­to, vi­da al jue­go. An­tes de eso, Pirlo era un cen­tro­cam­pis­ta ofen­si­vo. Des­de ahí co­men­zó a ju­gar un pa­pel más pro­fun­do y crea­ti­vo en el que so­bre­sa­lió so­bre to­do. “Fue Car­lo An­ce­lot­ti quien ali­men­tó mi jue­go, me mo­vió a la po­si­ción don­de mis cua­li­da­des es­tán más có­mo­das. No pien­so aho­ra ser en­tre­na­dor, pe­ro si lo fue­ra, se­ría más co­mo An­ce­lot­ti, lo con­si­de­ro un pa­dre den­tro del fut­bol”.

An­ce­lot­ti era el en­tre­na­dor de An­drea en el mo­men­to más os­cu­ro que recuerda de su ca­rre­ra. Fue la no­che del 25 de ma­yo en el Es­ta­dio Olím­pi­co de Es­tam­bul cuan­do el Mi­lán per­dió de ma­ne­ra es­can­da­lo­sa la fi­nal de la Cham­pions Lea­gue de 2005 fren­te al he­roi­co Li­ver­pool de Ra­fael Be­ní­tez. “Fue el año más du­ro, no te­nía ga­nas de ju­gar, aque­llo de Tur­quía fue co­mo un sui­ci­dio co­lec­ti­vo”. Tras va­pu­lear con tres go­les en el pri­mer tiem­po la por­te­ría del po­la­co Jersy Du­dek, el Mi­lán se aven­tó del puen­te del Bós­fo­ro con un gri­lle­te ama­rra­do al pie en el se­gun­do tiem­po. Ste­ven Ge­rrard, Vla­di­mir Smi­cer y Xa­bi Alon­so, ano­ta­ron pa­ra em­pa­tar el en­cuen­tro. En los pe­na­les, el cua­dro Ros­so­ne­ro se hun­dió en el es­tre­cho que di­vi­de Eu­ro­pa de Asia.

Des­pués de ello, Pirlo uti­li­zó la con­so­la de Play Sta­tion (“sin du­da, des­pués de la rue­da, el me­jor in­ven­to del hom­bre”), co­mo una for­ma de en­tre­na­mien­to a la­do de su com­pa­ñe­ro Ales­san­dro Nes­ta. “He ju­ga­do por lo me­nos cua­tro ve­ces más par­ti­dos de los que he ju­ga­do en la vi­da real”. An­drea, ob­via­men­te, uti­li­za­ba a Pirlo en el vi­deo­jue­go y, en 2006, lo­gró le­van­tar la Co­pa del Mun­do, así co­mo lo ha­cía en la reali­dad vir­tual. De aquel tor­neo recuerda lo que de­fi­ne co­mo el me­jor pa­se que ha da­do en su vi­da en Dortmund, fren­te a los an­fi­trio­nes ale­ma­nes. Des­pués de 119 mi­nu­tos no ha­bía go­les. Pe­ro en un ti­ro de es­qui­na, la pe­lo­ta le ca­yó a Pirlo, que ya ha­bía vis­to a Fa­bio Gros­so so­lo, “fue un pa­se en pro­fun­di­dad que le per­mi­tió dis­pa­rar con la iz­quier­da pa­ra mar­car el gol “. Pirlo in­clu­so recuerda que bus­có el perfil iz­quier­do de Gros­so pa­ra que fue­ra fá­cil de­fi­nir.

ITA­LIA EN NUEVA YORK

Los ita­lia­nos for­man par­te de Nueva York des­de siempre. Se­gún los re­gis­tros de la ciu­dad, el pri­mer ita­liano lle­gó en 1635 y se lla­ma­ba Pie­tro Ce­sa­re Al­ber­ti. Ori­gi­na­rio de Ve­ne­cia, com­pró un fin­ca en Brooklyn, lo que aho­ra es Fort Green don­de cul­ti­vó ta­ba­co. La ita­lia­ni­dad, sin em­bar­go, fue anec­dó­ti­ca has­ta que, a me­dia­dos del si­glo XIX des­em­bar­có la pri­me­ra de las dos gran­des mi­gra­cio­nes italianas a la Gran Man­za­na. Los vai­ve­nes re­vo­lu­cio­na­rios y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios del Ri­sor­gi­men­to en­via­ron al exi­lio a quie­nes apo­ya­ban el mo­vi­mien­to de la uni­fi­ca­ción na­cio­nal ita­lia­na.

Lue­go, en­tre 1880 y 1900, lle­gó la otra Ita­lia. La na­po­li­ta­na. En una so­la dé­ca­da, más de 300 mil jor­na­le­ros del sur irrum­pie­ron una ciu­dad cu­ya po­bla­ción no re­ba­sa­ba, en 1880, los 1.2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Tra­je­ron con­si­go una ale­gría a prue­ba de des­gra­cias, la piz­za e ins­ti­tu­cio­nes co­mo la ma­fia y el pa­drino, el po­lle­ro ita­liano, tra­fi­can­te de mi­gran­tes que les arre­gla­ba el via­je y los es­cla­vi­zó, una vez lle­ga­dos.To­do es anec­dó­ti­co aho­ra: el Little Italy de Nueva York ha si­do de­vo­ra­do por Chi­na Town. Se­gún el úl­ti­mo cen­so, me­nos de 2,000 ita­loa­me­ri­ca­nos vi­ven en el ba­rrio que se en­cuen­tra al la­do del SoHo. Hoy, pa­ra en­con­trar la Nueva York ita­lia­na ha­ce fal­ta to­mar el me­tro e ir­se a Ca­rroll Gar­dens, en Brooklyn, o a Bel­mont, en el Bronx, don­de Mar­tin Scor­se­se fil­mó Mean Streets, una oda a la Little Italy de su in­fan­cia. Pe­ro tam­bién exis­te la op­ción de ir al Yan­kee Sta­dium un día de par­ti­do del New York City FC, cuan­do el 21 jue­ga, pa­ra en­con­trar­se con Ita­lia den­tro de Nueva York. Pa­ra en­con­trar­se con el ge­nio ita­liano que, aún le­jos de ca­sa, si­gue pintando obras de ar­te en una can­cha que hoy, ya no es de los Yan­kees. Que hoy, pi­de a gri­tos que la pe­lo­ta sea to­ca­da por el ge­nio re­na­cen­tis­ta del fut­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.