AMOR POR EL TA­CO

Life and Style (México) - - L IFE / PLATO DE AUTOR -

Hay bandas avan­za­das a su tiempo que, me­dian­te una fu­sión de gé­ne­ros, aca­ban ex­pre­san­do un so­ni­do inexis­ten­te. De es­ta ma­ne­ra, en el año 1981, un gru­po al­ter­na­ti­vo de Nue­va York lla­ma­do So­nic Youth hi­bri­da­ría el hard­co­re punk con el no wa­ve pa­ra aca­bar crean­do un es­ti­lo que se con­ver­ti­ría en la pun­ta de lan­za del noi­se rock. Aun­que qui­zá la dis­tor­sión de su pri­mer ál­bum ho­mó­ni­mo, en 1981, co­rres­pon­die­ra más bien a una ne­ce­si­dad, al ser ar­tis­tas emer­gen­tes, Thurs­ton Moo­re, Lee Ra­nal­do, Ste­ve She­lley y Kim Gor­don usa­ron di­cho re­cur­so pa­ra en­mas­ca­rar le­ve­men­te sus ins­tru­men­tos ba­ra­tos; al­go que aca­bó por con­ver­tir­se en un signo de iden­ti­dad úni­ca y pre­sen­te en dis­cos tan ma­gis­tra­les como Day­dream Na­tion (1988), Goo (1990)—de por­ta­da em­ble­má­ti­ca— o su Was­hing Ma­chi­ne (1995). “Ca­da miem­bro ha­ce lo que quie­re con la can­ción y eso la cam­bia to­tal­men­te”, sen­ten­cia­ría en una oca­sión Thurs­ton Moo­re al ser cues­tio­na­do por su pro­ce­so crea­ti­vo como ban­da. No obs­tan­te, en el ca­so de la ca­rre­ra de un mú­si­co, es­te atra­vie­sa siempre un sen­de­ro de es­pi­nas pre­vio al le­cho de ro­sas del éxi­to —y don­de que­dan mu­chos ca­dá­ve­res—. Efec­ti­va­men­te, los gru­pos en sus pri­me­ras épo­cas no sue­len ser gran­des ejem­plos gas­tro­nó­mi­cos a se­guir, aun­que sí lo pue­den ser de su­per­vi­ven­cia cuan­do su­plen los ex­ce­sos de una gi­ra con pla­ti­llos que bien re­cuer­dan los de un ejér­ci­to en ple­na cam­pa­ña. Tal y como de­mues­tra la si­guien­te re­ce­ta, a ve­ces al­go sen­ci­llo es lo úni­co que ne­ce­si­tas pa­ra salir ade­lan­te…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.