PUN­TA­DA A PUN­TA­DA

Life and Style (México) - - STYLE / INSPIRACIÓ­N -

Un tra­je he­cho a la me­di­da po­see un va­lor úni­co que le apor­ta un se­llo per­so­nal a quien lo vis­te. Es por eso que el es­ti­lo de Hac­kett Lon­don —que tan­tos éxi­tos ha co­se­cha­do des­de que sus fun­da­do­res, Je­remy Hac­kett y Ash­ley Lloyd-Jen­nings, abrie­ron su pri­me­ra tien­da en King’s Road– tras­cien­de las co­lec­cio­nes que la fir­ma pre­sen­ta ca­da tem­po­ra­da de la mano de un ser­vi­cio ex­clu­si­vo de sas­tre­ría que le da ma­yor re­le­van­cia a la con­fec­ción de la ves­ti­men­ta mas­cu­li­na.

No se es­pe­ra­ba me­nos de es­ta ca­sa de mo­da, que tie­ne co­mo fun­da­dor y CEO a un Lord in­glés en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra.

o “Mr.Clas­sic”, es co­no­ci­do por su es­ti­lo im­pe­ca­ble, gra­cias al cual se ha con­ver­ti­do en to­do un ícono siem­pre fiel a tres cla­ves bá­si­cas: “Apues­ta por la sen­ci­llez, no abu­ses de los ac­ce­so­rios y op­ta siem­pre por un re­loj”.

Ba­jo es­tas pre­mi­sas, el en­fo­que de la marca es cui­dar el cor­te de las pren­das, que pa­ra Hac­kett ha­ce to­da la di­fe­ren­cia. Un tra­je con el fit ade­cua­do pue­de cam­biar la ima­gen de un hom­bre drás­ti­ca­men­te, sin ne­ce­si­dad de aña­dir nin­gún otro ele­men­to. Los in­gle­ses lo han sa­bi­do to­da la vi­da, man­te­nien­do la tra­di­ción de la sas­tre­ría por si­glos. Por eso, aho­ra que vuel­ven a va­lo­rar­se las pren­das he­chas a la me­di­da es el me­jor mo­men­to pa­ra ofre­cer su ex­per­ti­se.

Su ser­vi­cio per­so­na­li­za­do es guia­do por un con­se­jo de ex­per­tos que orien­ta a los clien­tes pa­ra que pue­dan encontrar el cor­te per­fec­to en­tre las opciones que ofre­cen: Bes­po­ke, Made to Mea­su­re, Ca­mi­sas a la me­di­da y Su mi­su­ra. Ya sea pa­ra agre­gar un de­ta­lle per­so­nal a una pren­da ya con­fec­cio­na­da, o pa­ra crear des­de ce­ro un tra­je o una camisa, la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en el pro­ce­so de una pie­za a la me­di­da ha­ce po­si­ble re­vi­vir el sa­bor del au­tén­ti­co lu­jo, ese que sen­tó sus ba­ses a prin­ci­pios del si­glo XX.

Así, la mo­da se trans­for­ma en una in­ver­sión atemporal y, aun­que ca­da vez se ha­ce más di­fí­cil encontrar tiem­po pa­ra di­se­ñar un out­fit com­ple­to from scratch, nin­gún hom­bre preo­cu­pa­do por su es­ti­lo de­be­ría pres­cin­dir de es­ta ex­pe­rien­cia que per­mi­te crear pren­das clá­si­cas de la más al­ta ca­li­dad, con un to­que per­so­nal que las dis­tin­gue del res­to.

Hac­kett, Je­remy

En la ver­sión Bes­po­ke eres prác­ti­ca­men­te di­se­ña­dor, ya que eli­ges ca­da de­ta­lle des­de ce­ro.

Su ser­vi­cio de ca­mi­sas per­mi­te ele­gir bo­to­nes, cue­llos, pu­ños y has­ta 1,100 ti­pos de te­la.

Los sas­tres cor­tan y co­sen a mano las pie­zas pa­ra que se ajus­ten exac­ta­men­te al cuer­po.

En Ma­de to Mea­su­re los tra­jes son con­fec­cio­na­dos a par­tir de un pa­trón exis­ten­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.