GE­NE­RA­CIÓN TRAINS­POT­TING

Life and Style (México) - - PORTADA -

EWAN MCG­RE­GOR, AC­TOR, 45 AÑOS ‘RENTON’ Y LOS SU­YOS ES­TÁN DE RE­GRE­SO PA­RA EN­SE­ÑAR A UN NUE­VO EJÉR­CI­TO DE FANS CÓ­MO ES­CRI­BIR SUS PRO­PIAS RE­GLAS.

A lo lar­go de su im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra ha for­ma­do par­te del mun­do de Star Wars co­mo Obi-Wen Ke­no­bi, bai­ló y can­tó jun­to a Ni­co­le Kid­man en

Mou­lin Rou­ge!, ha si­do un roc­ke­ro glam en Vel­vet Gold­mi­ne y vi­vió un romance apa­sio­na­do con Jim Ca­rrey en I Lo­ve You Phi­llip Mo­rris. Por su­pues­to, ha tra­ba­ja­do pa­ra Woody Allen, Ro­man Po­lans­ki, Rid­ley Scott y Ste­ven So­der­bergh, sin ol­vi­dar, cla­ro, a J. A. Ba­yo­na. Ade­más, ha en­con­tra­do la for­ma de ro­dar sin in­te­rrup­ción, re­co­rrer el mun­do en su mo­to­ci­cle­ta y man­te­ner una só­li­da vi­da fa­mi­liar jun­to a su es­po­sa de to­da la vi­da, Eve Ma­vra­kis, con quien tie­ne cua­tro hi­jas. Y, sin em­bar­go, cuan­do uno con­sul­ta la fil­mo­gra­fía de Ewan McG­re­gor en imdb.com, el po­pu­lar si­tio de in­ter­net que guar­da la in­for­ma­ción de to­das las pe­lí­cu­las ja­más fil­ma­das, su nom­bre si­gue apa­re­cien­do jun­to al de aque­lla cin­ta es­tre­na­da dos dé­ca­das atrás, la mis­ma que lo ca­ta­pul­tó a la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, Trains­pot­ting.

Por eso no sor­pren­de que, aun­que en los úl­ti­mos me­ses ha­ya te­ni­do una pre­sen­cia muy fuer­te en las carteleras es­ta­dou­ni­den­ses con el fil­me con el que ha de­bu­ta­do co­mo di­rec­tor, Ame­ri­can Pas­to

ral, y con el que lo ha he­cho su co­le­ga Don Chead­le, Mi­les Ahead, las ex­pec­ta­ti­vas por vol­ver­lo a ver en­car­nan­do a Renton, aquel inol­vi­da­ble adic­to a la he­roí­na, en la se­cue­la que marca el re­en­cuen­tro de to­do el re­par­to ori­gi­nal —di­rec­tor in­clui­do—, son sen­ci­lla­men­te enor­mes.

“La fil­ma­mos en­tre ma­yo y agos­to en Edim­bur­go y fue una ex­pe­rien­cia ex­traor­di­na­ria”, cuen­ta el ac­tor es­co­cés. Y agre­ga: “Fue ma­ra­vi­llo­so vol­ver a com­par­tir un set con Danny Boy­le. Ex­tra­ña­ba mu­cho tra­ba­jar con él y me da pe­na to­do el tiem­po que pa­só sin que lo hi­cié­ra­mos. Dis­fru­ta­ba mu­cho fil­mar ba­jo sus ór­de­nes cuan­do era jo­ven y por eso me la pa­sé tan bien es­te ve­rano. Pe­ro, por otro la­do, fue un ver­da­de­ro desafío vol­ver a me­ter­me en la piel de es­te per­so­na­je. Con­fie­so que la idea me da­ba mu­cho mie­do, por­que me po­nía ner­vio­so sa­ber que po­día no lle­gar a es­tar a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas. Es un per­so­na­je que yo creé, y que fue es­cri­to por Ir­vi­ne Welsh y John Hod­ge en la dé­ca­da de los 90, pe­ro, aun así, te­mía no po­der vol­ver a in­ter­pre­tar­lo. Es que me sien­to muy dis­tin­to aho­ra que cuan­do te­nía vein­ti­pi­co. Pe­ro, ob­via­men­te, en­se­gui­da me di cuen­ta de que los años tam­bién han pa­sa­do pa­ra Renton. Cuan­do me re­la­jé, disfruté mu­cho de in­ter­pre­tar­lo por­que fue co­mo re­en­con­trar­me con un vie­jo ami­go. Ade­más, fue fa­bu­lo­so vol­ver a ac­tuar con Jonny Lee Mi­ller, Ewan Brem­mer y Bobby Carly­le. Vol­ver a ha­cer es­ce­nas con Sick Boy, Beg­bie y Spud es al­go que agra­dez­co mu­cho”.

SE­GUN­DAS PAR­TES NUN­CA FUE­RON BUE­NAS

Ewan, que el año pa­sa­do tam­bién en­car­nó al vi­llano que ate­rro­ri­za a Na­ta­lie Port­man en Ja­ne Got a Gun y al pro­ta­go­nis­ta de Our Kind of

Trai­tor, ad­mi­te que el mo­men­to pa­ra vol­ver a vi­si­tar al per­so­na­je fue el apro­pia­do. “Si me hu­bie­ran pro­pues­to ha­cer es­ta pe­lí­cu­la 10 años atrás, hu­bie­se di­cho que no”, afir­ma sin du­dar. Y ex­pli­ca: “Es que yo cui­da­ba mu­cho la repu­tación de Trains­pot­ting. Sen­tía que el pe­li­gro de ha­cer una se­cue­la era de­silu­sio­nar a la au­dien­cia. No que­ría ha­cer na­da que pu­die­ra man­char el fil­me ori­gi­nal, por­que yo creo que una ma­la se­cue­la pue­de qui­tar­le pres­ti­gio a la pe­lí­cu­la que la ori­gi­na y eso es al­go que no po­día per­mi­tir que le pa­sa­ra a un tra­ba­jo tan especial pa­ra mí”.

McG­re­gor re­ve­la que el pro­ce­so pa­ra lle­gar a una se­gun­da par­te fue desa­rro­llán­do­se a lo lar­go de los años y, po­co a po­co, fue cam­bian­do de idea. “Las ga­nas de vol­ver a tra­ba­jar con Danny fue­ron más fuer­tes. Pa­sa­ron mu­chos años des­de que hi­ce con él A Li­fe Less

Or­di­nary. Mi hi­ja te­nía ocho me­ses y aho­ra tie­ne 20 años. Él me di­ri­gió pri­me­ro en Sha­llow Gra­ve, y los tres fil­mes que hi­ce con él fue­ron los más im­por­tan­tes pa­ra mí, por­que for­mé par­te de un equi­po. Él me de­fi­nió co­mo ac­tor. Yo era el fe­ti­che de Danny Boy­le. Cuan­do esa eta­pa se ter­mi­nó, fue muy do­lo­ro­so y muy di­fí­cil. Fue una pe­na por­que nos lle­vá­ba­mos muy bien y creo que él lo­gró ob­te­ner de mí al­gu­nos de mis me­jo­res tra­ba­jos. El ha­ber­me acos­tum­bra­do a co­la-

bo­rar con él hi­zo que mis ex­pec­ta­ti­vas cuan­do tra­ba­ja­ba con otros di­rec­to­res fue­ran (y sean) muy al­tas. Y, bueno, mu­chas ve­ces los de­más no es­tán a su al­tu­ra...”.

El ac­tor, de 45 años, con­fie­sa que en su pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­tor, en la que tam­bién ac­túa jun­to a Elle Fan­ning y Jen­ni­fer Con­nelly, usó mu­chas de sus ex­pe­rien­cias en los sets de Boy­le. “Él me en­se­ñó mu­cho, por eso, en mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia de­trás de las cá­ma­ras, uti­li­cé mu­chas de las téc­ni­cas que lo vi em­plear, co­mo los lar­gos en­sa­yos con los ac­to­res, y la pre­pa­ra­ción del set an­tes de que co­mien­ce el ro­da­je. Co­mo, pa­ra mí, la for­ma en que él di­ri­ge es la me­jor ma­ne­ra de ha­cer­lo, yo que­ría se­guir su ejem­plo en mi pri­me­ra aven­tu­ra co­mo di­rec­tor”.

Si bien Ewan no quie­re dar más pis­tas so­bre el ar­gu­men­to del nue­vo fil­me, más allá de que re­la­ta lo que ocu­rre cuan­do Renton re­gre­sa a Es­co­cia, y que es­tá ba­sa­do, va­ga­men­te, en la no­ve­la Porno, se­cue­la li­te­ra­ria tam­bién es­cri­ta por Ir­vi­ne Welsh, afir­ma que de­ja­rá sa­tis­fe­cho a quie­nes va­yan a ver­la. “Si el guión no hu­bie­se si­do ex­tra­or­di­na­rio, nin­guno de no­so­tros hu­bie­se que­ri­do par­ti­ci­par. Co­mo ya he di­cho, no nos in­tere­sa­ba arrui­nar la repu­tación del pri­mer fil­me. Pe­ro lo que John Hod­ge es­cri­bió es sen­ci­lla­men­te des­lum­bran­te. Eso fue lo que nos con­ven­ció”, sos­tie­ne.

DON’T DO DRUGS

Si bien mu­chos pue­den te­ner la im­pre­sión de que tan­to Boy­le co­mo McG­re­gor se hi­cie­ron fa­mo­sos in­ter­na­cio­nal­men­te gra­cias a Trains­pot­ting, en reali­dad ese mé­ri­to le co­rres­pon­dió a Sha­llow Gra

ve, pri­me­ra co­la­bo­ra­ción en­tre los dos y el sal­to del ga­na­dor del Os­car a me­jor di­rec­tor por Slum­dog Mi­llio­nai­re al ci­ne des­pués de un fruc­tí­fe­ro pa­so por la te­le­vi­sión lo­cal. Por su la­do, quien pron­to se­rá vis­to en la ter­ce­ra tem­po­ra­da de la ce­le­bra­da se­rie Far­go, re­co­no­ce que nun- ca mi­ra de­ma­sia­do pa­ra atrás, ni re­vi­si­ta aque­llos tiem­pos de tem­pra­nos éxi­tos po­co des­pués de lle­gar a Lon­dres, a los 18 años, pa­ra con­ti­nuar sus es­tu­dios de tea­tro.

“Sien­to que si­go es­tan­do en el mis­mo camino que en­ton­ces”, con­fie­sa Ewan. “No veo un an­tes y un des­pués en mi ca­rre­ra. Es to­do par­te del mis­mo viaje. Me veo a mí mis­mo co­mo la mis­ma per­so­na. No en­ca­ro mis pa­pe­les de una for­ma dis­tin­ta. Pa­ra mí, lo más im­por­tan­te si­gue sien­do el tra­ba­jo en sí mis­mo. Es cier­to que cuan­do eres jo­ven es di­fí­cil di­fe­ren­ciar la la­bor del ac­tor de la fa­ma que és­ta trae, de las fies­tas y del be­ber de más. Pe­ro lle­ga un mo­men­to en el que te das cuen­ta de que to­das esas co­sas son las que te dis­traen. Si hay al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre es­te Ewan McG­re­gor y el de aque­llos tiem­pos, di­ría que es ésa. Yo siem­pre le he pres­ta­do mu­cha aten­ción al tra­ba­jo, y tam­bién a mi fa­mi­lia, por su­pues­to. Le he da­do un cien por cien­to a ca­da pa­pel. Lo que he de­ja­do atrás es el gla­mour de la fa­ma”.

Cla­ro que, aho­ra que es pa­dre, su opi­nión so­bre las dro­gas, sin du­da el ele­men­to más con­mo­cio­nan­te de Trains­pot­ting, ha cam­bia­do un po­co. “Es ver­dad que creo que hay una re­la­ción en­tre las adic­cio­nes y el ge­nio crea­ti­vo, aun­que no me pa­re­ce que ten­ga que ver con lo que se es­tá crean­do. Lo que opino es que no es fá­cil ser un

“SI E L G U I ÓN NO H U B I E - S E S I DO E XTRAORDINA­R I O, N I NGUNO D E NOSOT ROS H U B I E SE QUE R I DO PART I C I PAR. N O N OS I NT E R E SA­BA A R RUI­NA R L A R E PUTACIÓN D E L F I L ME ”.

ge­nio crea­ti­vo. Bas­ta fi­jar­se en cuán­tos de ellos han te­ni­do mu­chos pro­ble­mas y han lle­va­do vi­das di­fí­ci­les. Por eso ten­go la im­pre­sión de que tan­to las dro­gas co­mo el al­cohol sir­ven co­mo un cal­man­te pa­ra el al­ma crea­ti­va, pe­ro que no tie­nen que ver con los re­sul­ta­dos. Es­toy se­gu­ro de que la crea­ción va a sur­gir con dro­gas o sin ellas. Es un gra­ve error pen­sar que por con­su­mir cier­ta dro­ga vas a ser ca­paz de crear una her­mo­sa pin­tu­ra. Y, eso sin du­da, ten­go muy cla­ro que nues­tra mi­sión co­mo pa­dres es de­cir­le a nues­tros hi­jos que no con­su­man dro­gas y ex­pli­car­les lo pe­li­gro­sas que son. No pue­do en­ten­der a esos pa­dres que fu­man ma­rihua­na con sus hi­jos. Mi ex­pe­rien­cia per­so­nal, si te di­go la ver­dad, es que las dro­gas y el al­cohol li­mi­tan tu ca­pa­ci­dad crea­ti­va. Que de to­dos mo­dos si­gues sien­do ca­paz de crear, pe­ro tus opciones son mu­cho más li­mi­ta­das por­que só­lo pue­des ver una for­ma de ha­cer las co­sas. Cuan­do es­tás so­brio y es­tás lim­pio de dro­gas, tus opciones son mu­cho más am­plias. Y eso es mu­cho me­jor pa­ra tu crea­ti­vi­dad”, afir­ma, con­tun­den­te.

DE ES­CO­CIA PA­RA EL MUN­DO

Hi­jo de dos maes­tros, McG­re­gor se crió en un ho­gar de cla­se me­dia en Crieff, Es­co­cia. Su­po, des­de muy jo­ven, que su fu­tu­ro es­ta­ba en el tea­tro y, por eso, en cuan­to aban­do­nó sus es­tu­dios, a los 16 años, se mar­chó a tra­ba­jar en la sa­la de re­per­to­rio de Perth, la ciu­dad don­de na­ció, sin du­da, in­fluen­cia­do por sus tíos Den­nis Law­son (que lo pre­ce­dió en la sa­ga de Star Wars) y Shei­la Gish. Aun­que en aquel en­ton­ces no so­ña­ba con con­ver­tir­se en di­rec­tor de ci­ne, és­ta fue, du­ran­te años, una idea muy ten­ta­do­ra que no se hi­zo reali­dad has­ta que el pro­yec­to que ter­mi­na­ría ma­te­ria­li­zán­do­se en Ame­ri­can Pas­to­ral apa­re­ció en su camino.

“Me con­tra­ta­ron pa­ra que ac­tua­ra en la pe­lí­cu­la unos tres años an­tes de que la fil­má­ra­mos. Leí el guion, me en­can­tó y acep­té, aun­que to­da­vía no ha­bía nin­gún di­rec­tor vin­cu­la­do con el pro­yec­to. La­ke-sho­re, la com­pa­ñía que la pro­du­jo, ha­bló con unos cuan­tos can­di­da­tos, pe­ro nun­ca con­tra­tó a na­die. Se su­po­nía que la íba­mos a fil­mar en 2014, pe­ro no pa­só, y lue­go, que la íba­mos a ha­cer en mar­zo de 2015. En­ton­ces, mien­tras yo tra­ba­ja­ba en Broad­way en The

Real Thing, mi agen­te me lla­mó pa­ra de­cir­me que la pe­lí­cu­la no se iba a fil­mar por­que no con­se­guían al di­rec­tor ade­cua­do. Es una si­tua­ción ha­bi­tual. Te lla­man pa­ra un pro­yec­to, no se con­cre­ta y lo de­jas pa­sar. Pe­ro, en es­te ca­so, no me qui­se re­sig­nar a que la pe­lí­cu­la no se fil­ma­ra. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dí que, tal vez, te­nía que di­ri­gir­la yo mis­mo”, re­cuer­da, vi­si­ble­men­te ex­ci­ta­do. “Ve­nía ju­gan­do con la idea de ha­cer­lo des­de ha­cía mu­cho tiem­po, pe­ro siem­pre pen­sa­ba que te­nía que es­pe­rar has­ta encontrar una his­to­ria que no me de­ja­ra res­pi­rar, una his­to­ria que me hi­cie­ra sen­tir que yo era la úni­ca per­so­na que la po­día con­tar. No me in­tere­sa­ba dirigir pa­ra po­ner­lo en mi cu­rrí­cu­lum, la ver­dad. Re­cuer­do que, en una oca­sión, me enamo­ré de una no­ve­la que se lla­ma­ba Silk, pe­ro no tu­ve la va­len­tía de per­se­guir los de­re­chos y la adap­ta­ción fue di­ri­gi­da por otra per­so­na. En­ton­ces pa­só to­do es­to y quién sa­be por qué me sen­té con el guión de Ame­ri­can

Pas­to­ral en las ma­nos y co­men­cé a ima­gi­nar­me ca­da es­ce­na. No tar­dé mu­cho en lla­mar a la gen­te de La­kes­ho­re pa­ra de­cir­les que, si es­ta­ban de acuer­do, yo po­día ser el di­rec­tor de la pe­lí­cu­la. Por suer­te les gus­tó la idea, qui­zá por­que lle­va­ban des­de 1999 tra­tan­do de con­cre­tar­la —ríe—. Les es­toy muy agra­de­ci­dos por­que ha si­do una ex­pe­rien­cia trans­for­ma­do­ra pa­ra mí”.

No sa­be­mos si la T2 Trains­pot­ting cum­pli­rá su pro­me­sa de no de­frau­dar a los mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos que si­guen vien­do, una y otra vez, en su ca­sa la pri­me­ra par­te de es­ta his­to­ria de cul­to. La mi­sión es di­fí­cil, to­dos sa­be­mos que la crí­ti­ca po­pu­lar es, en es­tos tiem­pos di­gi­ta­les, más des­pia­da­da que nun­ca. Pe­ro, pa­se lo que pa­se cuan­do se es­tre­ne el pró­xi­mo mes en nues­tro país, lo que te­ne­mos cla­ro es que Ewan McG­re­gor tie­ne un lu­gar ase­gu­ra­do en la me­mo­ria de to­dos no­so­tros y va camino de re­afir­mar­lo en su pa­pel de di­rec­tor. L&S

AR­GU­MEN­TO. La pe­lí­cu­la na­rra el re­gre­so de Renton a Es­co­cia tras va­rios años de au­sen­cia y es­tá le­ve­men­te ins­pi­ra­da en la no­ve­la Porno, de Ir­vi­ne Welsh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.