CA­MINO A EL DO­RA­DO

Life and Style (México) - - STYLE / RELOJERÍA -

Es par­te de la na­tu­ra­le­za de to­do hom­bre sen­tir­se atraí­do por ob­je­tos os­ten­to­sos ca­pa­ces de con­ver­tir­se en sím­bo­los de po­der y pres­ti­gio, así co­mo lo es la ne­ce­si­dad de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do con un per­so­na­je exi­to­so. En la dé­ca­da de los 80, el ícono má­xi­mo en cuan­to a po­der e in­te­li­gen­cia fue Gor­don Gek­ko, el ban­que­ro sin es­crú­pu­los que pro­ta­go­ni­za Wall Street (Oli­ver Sto­ne, 1986), in­ter­pre­ta­do por un Mi­chael Dou­glas ves­ti­do pa­ra con­quis­tar la me­ca del po­der mun­dial. En su mu­ñe­ca, un Car­tier San­tos Gal­bée en oro ama­ri­llo de 18 qui­la­tes re­sal­ta­ba so­bre el res­to de com­po­nen­tes de su look, acor­de con la es­té­ti­ca ex­tra­va­gan­te de una dé­ca­da de abun­dan­cia eco­nó­mi­ca y de­rro­che. El im­pac­to que la ima­gen del per­so­na­je tu­vo re­vo­lu­cio­nó pa­ra siem­pre el dress co­de de los hom­bres de ne­go­cios, po­si­cio­nan­do el po­wer suit co­mo cla­ro si­nó­ni­mo de éxi­to. Los hom­bres, li­mi­ta­dos al uso de jo­ye­ría o bol­sos cos­to­sos, ex­pre­sa­ban su au­to­ri­dad con una pie­za de re­lo­je­ría en oro ama­ri­llo de la que la dis­cre­ción no era una de sus cua­li­da­des.

Los años pa­sa­ron y el nue­vo mi­le­nio cam­bió la ma­ne­ra de con­ce­bir la mo­der­ni­dad y el lu­jo, y tra­jo con­si­go una es­té­ti­ca fu­tu­ris­ta en la que el pla­tea­do y el blan­co eran los co­lo­res pre­do­mi­nan­tes. La es­té­ti­ca mi­ni­ma­lis­ta in­va­dió la mo­da, y las tendencias de ob­je­tos re-

El gla­mur y la ele­gan­cia del oro re­gre­san a las mu­ñe­cas de los ver­da­de­ros lí­de­res de es­ti­lo, que bus­can es­tar a la van­guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.