NOS­TAL­GIA AR­TÍS­TI­CA

EL RE­CO­NO­CI­DO S KATER TI NO R AZORE CO­RRIÓ CON SUS AMI­GOS EL SUR DE CA­LI­FOR­NIA EN BUS­CA DE AL­BER­CAS EN DESUSO DON­DE PA­TI­NAR Y RE­VI­VIR LOS ORÍ­GE­NES DE ES­TA SUB­CUL­TU­RA .

Life and Style (México) - - CONTENIDO - EN­TRE­VIS­TA SER­GI SIENDONES FOTOS TINO RA­ZO

El pri­mer li­bro fo­to­grá­fi­co del re­co­no­ci­do ska­ter Tino Ra­zo nos tras­la­da a un pa­sa­do de ensueño, hoy de­mo­li­do por el pa­so del tiem­po.

Con 19 años, Tino Ra­zo se mu­dó de su Ver­mont na­tal a Nue­va York pa­ra es­tar más cer­ca de sus dos her­ma­nos ... y pa­ti­nar.

Tras es­tu­diar di­se­ño, en­tró a tra­ba­jar en Max Fish, mí­ti­co bar de Man­hat­tan co­no­ci­do por ser un im­por­tan­te pun­to de en­cuen­tro de la es­ce­na ska­ter, del que aca­bó ha­cién­do­se car­go por más de una dé­ca­da. Ser­vía co­pas de no­che, gra­fi­tea­ba en la ma­dru­ga­da, dor­mía has­ta pa­sa­do el me­dio­día y pa­ti­na­ba cuan­do po­día. Así vi­vió has­ta 2010, año en que el bar ce­rró y Tino de­ci­dió mu­dar­se con su mu­jer –fa­lle­ci­da po­co des­pués– a Los Án­ge­les, don­de un ami­go le con­si­guió tra­ba­jo en la mar­ca Su­pre­me y re­cu­pe­ró el en­tu­sias­mo por pa­ti­nar.

El re­sul­ta­do de es­ta nue­va eta­pa es el li­bro Party In The Back (Ant­ho­logy Edi­tions), un pro­yec­to fo­to­grá­fi­co que se cen­tra en las múl­ti­ples al­ber­cas en desuso que pue­blan los jar­di­nes tra­se­ros de tan­tas ca­sas en el sur de Ca­li­for­nia. Imá­ge­nes de ska­te­boar­ders de cla­se mun­dial en ac­ción se mez­clan con fo­to­gra­fías ar­qui­tec­tó­ni­cas pa­ra dar co­mo re­sul­ta­do un ejer­ci­cio de nos­tal­gia que ilus­tra con li­ri­cis­mo la muer­te del sue­ño americano.

Apro­ve­chan­do su vi­si­ta a Mé­xi­co pa­ra pre­sen­tar el li­bro en Anony­mous Ga­llery, ha­bla­mos con él.

¿Qué tal la ex­pe­rien­cia de pa­ti­nar en la CDMX?

Pa­ti­nar siem­pre es ge­nial, pe­ro ha­cer­lo en ciu­da­des nue­vas es to­da­vía me­jor. La ar­qui­tec­tu­ra, las pro­pie­da­des del pi­so... to­do in­flu­ye. En­ten­der có­mo ‘bai­lar’ en un lu­gar nue­vo es emo­cio­nan­te. Lo me­jor del ska­te es la ex­plo­ra­ción, des­cu­brir nue­vos rin­co­nes que te re­ten y sa­car­les pro­ve­cho.

¿El me­jor lu­gar del mun­do pa­ra pa­ti­nar?

Nue­va York es la me­jor ciu­dad pa­ra el ska­te. Syd­ney, San Fran­cis­co y Bar­ce­lo­na tam­bién son ge­nia­les. Aun­que, en reali­dad, cual­quier ciu­dad es bue­na.

¿Te con­si­de­ras una per­so­na nos­tál­gi­ca?

100%. Es­te li­bro ha­bla de eso, de re­cu­pe­rar ese sen­ti­mien­to tan es­pe­cial que sien­tes cuan­do em­pie­zas a pa­ti­nar. De he­cho, yo nun­ca ha­bía he­cho pool ska­te, así que pa­ti­nar en to­das esas al­ber­cas cons­trui­das en­tre los 50 y los 60 fue co­mo apren­der de ce­ro.

Tus al­ber­cas no se pa­re­cen mu­cho a las de la épo­ca de los Z-Boys.

Pues lo son. Pe­ro el mun­do ha cam­bia­do. La apa­ri­ción de los ska­te

parks, pa­ra em­pe­zar, pro­vo­có que pa­ti­nar en ca­sas de­ja­ra de ser ne­ce­sa­rio. Por otro la­do, el es­ta­do de esas al­ber­cas re­tra­ta, a mi pa­re­cer, có­mo el sue­ño americano se fue a la mier­da en al­gún pun­to. Hu­bo una fa­mi­lia que tra­ba­jó du­ro pa­ra te­ner esa ca­sa, y la al­ber­ca era el lu­gar al­re­de­dor del cual se reunían con su fa­mi­lia y ami­gos. ¿Qué pa­só? ¿Có­mo lle­gó a es­tar en es­te es­ta­do? Era la ca­sa de al­guien. Al­guien le en­se­ñó a su hi­jo a na­dar ahí, ¿sa­bes? Pe­ro ya no.

¿To­das las ca­sas que re­tra­tas­te es­tán aban­do­na­das?

No to­das. Cuan­do sí, te­nía­mos que ser rá­pi­dos: en­trar, pa­ti­nar, to­mar fotos y sa­lir an­tes de que los ve­ci­nos nos es­cu­cha­ran y lla­ma­ran a la po­li­cía. Cuan­do no, al­guno de no­so­tros ha­bla­ba con el pro­pie­ta­rio. En mi ca­so, me pre­sen­ta­ba y les ha­bla­ba de mi pro­yec­to e, in­clu­so, les en­se­ña­ba fotos en mi ce­lu­lar. Cuan­do no los veía­mos con­ven­ci­dos, les pro­po­nía­mos ha­cer fotos de la al­ber­ca y, ya den­tro, les ex­pli­cá­ba­mos que so­mos ska­ters y que el ob­je­ti­vo era pa­ti­nar.

¿Fue com­pli­ca­do en­con­trar edi­tor?

Al prin­ci­pio era un pro­yec­to de dos, pe­ro el ami­go con quien lo iba a ha­cer re­sul­tó no ser un buen ti­po, así que de­jé de tra­ba­jar con él. Por aquel en­ton­ces só­lo pen­sa­ba en­se­ñar las fotos en la ga­le­ría de unos ami­gos, na­da más. Fue me­dian­te mi fa­mi­lia, mis ami­gos y ami­gos de mis ami­gos que el ma­te­rial em­pe­zó a cir­cu­lar has­ta lle­gar a ma­nos de Johan Ku­gel­berg, pro­pie­ta­rio de Boo-Hoo­rey y cu­ra­dor de los pro­yec­tos de Ant­ho­logy Edi­tions. El mío fue su ter­cer li­bro.

¿Cuál es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre NYC y Los Án­ge­les?

En Nue­va York to­do es pú­bli­co, mien­tras que Los Án­ge­les es más pri­va­da, el en­tre­te­ni­mien­to es­tá den­tro de las ca­sas. En NYC só­lo con sa­lir a la ca­lle te pa­san co­sas, mien­tras que en LA tie­nes que ha­cer pla­nes. Los Án­ge­les pue­de ser muy so­li­ta­ria, pe­ro es una gran ciu­dad pa­ra lo­grar es­tar có­mo­do con­ti­go mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.