BE­LLE­ZA CA­LI­FOR­NIA­NA

MI­LLO­NES Y MI­LLO­NES DE SE­GUI­DO­RES EN RE­DES SO­CIA­LES NO PUE­DEN EQUI­VO­CAR­SE: GIGI HA DI D, ORI­GI­NA­RIA DE LOS ÁN­GE­LES, ES EL 10 PER­FEC­TO DE CUAL­QUIER HOM­BRE ... Y UN IMÁN CO­TI­ZA­DO PA­RA LAS MAR­CAS.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO DAVID LÓ­PEZ CA­NA­LES

Mu­sa del es­ta­do del eterno ve­rano, la mo­de­lo Gigi Ha­did ha lle­ga­do a la ci­ma con sus raí­ces co­mo ar­ma prin­ci­pal.

Gigi Ha di des úni­ca: lo­gra con­ver­tir cual­quier ima­gen en una pos­tal del ve­rano ca­li­for­nia no.

Hay his­to­rias que fun­cio­nan por el si­tio don­de se desa­rro­llan. Ca­li­for­nia, co­mo di­cen los es­ta­dou­ni­den­ses, es ese lu­gar en el que ya no se pue­de huir más allá sin mo­jar­se. Es el des­tino, co­mo con­ta­ba la no­ve­lis­ta Tracy Che­va­lier, al que se acu­de pa­ra em­pe­zar de nue­vo. Es la tie­rra sal­va­je y su­do­ro­sa en la que los aman­tes solitarios, exi­lia­dos y ex­cén­tri­cos se vuel­ven co­mo pá­ja­ros, co­mo la des­cri­bía Jack Ke­rouac cuan­do an­da­ba aún en la ca­rre­te­ra. Otras his­to­rias son bue­nas por el tiem­po en el que su­ce­den, por la épo­ca. Por­que si es ver­dad, co­mo se la­men­ta­ba el fi­ló­so­fo Fran­cis Ba­con, que “el ve­rano, co­mo la be­lle­za, es de­ma­sia­do efí­me­ro”, Ca­li­for­nia es el lu­gar con uno de los ve­ra­nos más lar­gos, co­no­ci­dos y en­vi­dia­dos del pla­ne­ta. Aun­que tam­bién es­tán las his­to­rias que fun­cio­nan por sus per­so­na­jes, por esas per­so­nas que po­drían tras­la­dar­se de es­ce­na­rio y se­gui­rían sos­te­nien­do la ten­sión has­ta el fi­nal. Pues bien, es­ta his­to­ria tie­ne la com­bi­na­ción per­fec­ta de ele­men­tos.

Su pro­ta­go­nis­ta es Gigi Ha­did. A es­tas al­tu­ras pue­des sa­ber per­fec­ta­men­te quién es. O no, pe­ro lle­var me­ses sorprendid­os pen­san­do qué ha he­cho o de dón­de ha sa­li­do es­ta es­cul­tu­ral mu­jer de la que se es­cu­cha, in­can­sa­ble­men­te, ha­blar en las re­vis­tas y que aca­pa­ra mi­nu­tos de te­le­vi­sión y men­cio­nes in­fi­ni­tas en re­des so­cia­les. Re­pa­se­mos rá­pi­do su bio­gra­fía: su nom­bre real es Je­le­na Nou­ra Ha­did, na­ció en Los Án­ge­les en 1995, es hi­ja de un mi­llo­na­rio pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio de ori­gen pa­les­tino y de una ex­mo­de­lo ho­lan­de­sa —¡con ra­zón!— que, des­pués, ha he­cho ca­rre­ra en un reality show. Gigi Ha­did era una ni­ña ri­ca de Ma­li­bú, que mon­ta­ba a ca­ba­llo y po­día com­prar­se la ro­pa de los me­jo­res di­se­ña­do­res que ven­die­ran en Be­verly Hills. A sus dos años, Paul Marciano, fun­da­dor de la com­pa­ñía Guess y ami­go de su fa­mi­lia, le di­jo que po­día ser mo­de­lo. Y Gigi, la pe­que­ña Gigi, ru­bia y ri­sue­ña, po­só pa­ra las cam­pa­ñas in­fan­ti­les de la mar­ca, pe­ro des­pués lo de­jó por­que en­ton­ces el co­le­gio era más im­por­tan­te. Pe­ro esa ca­ra inocen­te, que ha cre­ci­do en­tre ri­que­za y mo­da, que ha ha­bi­ta­do ese te­rri­to­rio ca­si mi­to­ló­gi­co de la Ca­li­for­nia de las as­pi­ra­cio­nes y la fa­ma, no le cos­ta­ba tan­to creer en esos mi­tos. Así que se gra­duó del ins­ti­tu­to y re­gre­só a la mo­da. Y vol­vió en­ton­ces a ha­cer cam­pa­ñas pa­ra Guess. Y so­ñó que se­ría una su­per­mo­de­lo. Y pron­to aque­llo se cum­plió y ha­cía se­sio­nes tam­bién pa­ra Ver­sa­ce, y se con­ver­tía en ima­gen de May­be­lli­ne y en ami­ga de Oli­vier Rous­teing, de Bal­main. Y po­sa­ba sen­sual pa­ra dos es­pe­cia­les de Sports Illus­tra­ted, de esos que se mi­ran y fa­ci­li­tan la de­ci­sión en­tre pla­ya y mon­ta­ña. Y tam­bién pa­ra un ca­len­da­rio Pi­re­lli en el que ella re­pre­sen­ta­ba a no­viem­bre y que sa­be, co­mo cuen­ta, que al­gu­nos ami­gos su­yos tie­nen col­ga­do en sus ha- bi­ta­cio­nes, y no pre­ci­sa­men­te por su afi­ción a la mo­da. Y ha­ce dos años des­fi­la­ba, ade­más, pa­ra Vic­to­ria’s Se­cret tras ha­ber­se ga­na­do las alas des­pués de dos re­cha­zos de la mar­ca. La ce­re­za del pas­tel fue la cam­pa­ña pa­ra Ree­bok que co­no­ci­mos es­te año en la que pre­su­me el Club C, un mo­de­lo que se es­ta­ble­ció co­mo un clá­si­co ab­so­lu­to des­de su lan­za­mien­to en los 80 y que re­gre­sa es­te año más atrac­ti­vo que nun­ca... con Gigi co­mo ima­gen.

DO YOU LO­VE ME? DO YOU SUR­FER GIRL?

“Cre­cí en Ma­li­bú, así que siem­pre lle­vo la pla­ya en el co­ra­zón. Só­lo ne­ce­si­to un tra­je de ba­ño, unos avia­do­res y mis pies des­cu­bier­tos”, di­ce Gigi. “No pue­do re­cor­dar la can­ti­dad de ve­ces que he es­ta­do en la pla­ya, tie­ne mis me­jo­res recuerdos”. Gra­cias a esa sen­ci­llez, en me­nos de cua­tro años, es­ta mu­jer ha des­fi­la­do, ade­más, en to­do ti­po de pa­sa­re­las y ha posado pa­ra de­ce­nas de por­ta­das de re­vis­tas, in­clui­do el pri­mer nú­me­ro, es­ta pri­ma­ve­ra, de Vo­gue Midd­le

East. Pe­ro to­do es­to, así, más o me­nos, lo cuen­ta cual­quier pá­gi­na de in­ter­net que apa­rez­ca só­lo bus­can­do su nom­bre en Google, en cual­quie­ra de los 15 mi­llo­nes de re­sul­ta­dos que ge­ne­ra. Y to­do es­to, ade­más, no ter­mi­na de ex­pli­car por qué Gigi es tan fa­mo­sa, por qué su le­yen­da va más allá de las pa­sa­re­las.

Pa­ra en­ten­der eso lo me­jor es que vol­va­mos al per­so­na­je y al es­ce­na­rio. Ella tie­ne as­pec­to, con su ca­si me­tro ochen­ta de al­tu­ra, con su me­le­na ru­bia, con sus ojos cla­ros, de chi­ca sur­fis­ta gua­pa de Ca­li­for­nia. Co­mo aque­lla a la que los Beach Boys can­ta­ban eso de “I ha­ve wat­ched you on the sho­re, stan­ding by the ocean's roar... Do you lo­ve me? do you sur­fer girl?”. Pe­ro Gigi po­see tam­bién ese pun­to exó­ti­co de las raí­ces de Orien­te Pró­xi­mo de su fa­mi­lia pa­ter­na. Y eso ha­ce que cam­bie la fór­mu­la del per­so­na­je. Que lo tras­cien­da. Que va­ya más allá. Ade­más a Gigi le ha to­ca­do vi­vir en Ca­li­for­nia —aun­que aho­ra di­vi­de su tiem­po con Nue­va York— en una épo­ca en la que, más que nun­ca, co­mo allí di­cen, si no se pue­de ha­cer en Ca­li­for­nia es que no se pue­de ha­cer.

Su éxi­to, el de su per­so­na­je, ade­más de su ca­li­dad co­mo mo­de­lo, de que la re­cla­men las mar­cas o de, co­mo di­ce el fo­tó­gra­fo Ma­rio Tes­tino, la am­bi­ción que tie­ne y que re­cuer­de esa épo­ca do­ra­da de las supermodel­os de los 90, hay que bus­car­lo en in­ter­net, por­que es ahí don­de se ha con­ver­ti­do, en pa­ra­le­lo a su in­se­pa­ra­ble ami­ga Ken­dall Jen­ner, her­ma­na de las Kar­das­hian, en la pri­me­ra gran sen­sa­ción de la mo­da de los mi­llen­nials y las re­des so­cia­les. Si per­so­na­jes co­mo Be­yon­cé o Kim Kar­das­hian han mar­ca­do una era ya en el mun­do di­gi­tal tam­bién han mos­tra­do un ca­mino. Gigi es una

alum­na aven­ta­ja­da y una há­bil es­tra­te­ga. Más de 35 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Instagram la ava­lan. En la red se mues­tra co­mo una chi­ca de Ca­li­for­nia nor­mal. Cuen­ta que co­me piz­za o ham­bur­gue­sas, que le gus­ta co­ci­nar pas­te­les y que ha­ce bo­xeo en el gim­na­sio por­que no tie­ne cons­tan­cia pa­ra nin­gún otro plan de en­tre­na­mien­to. Va­mos, es la mu­jer per­fec­ta.

UN TOR­NA­DO DE APE­LLI­DO HA­DID

Gigi Ha­did es, des­de lue­go, to­do me­nos una chi­ca de Ca­li­for­nia más. Pe­ro la es­tra­te­gia fun­cio­na. Hoy, to­do lo que ha­ce pue­de ser vi­ral. Ca­da fo­to su­ya re­ci­be más de un mi­llón de li­kes. Pe­ro no só­lo eso: ya di­se­ña, por ejem­plo, ro­pa pa­ra Tommy Hil­fi­ger. A ini­cio de es­te año se anun­ció que, tras el exi­to­so lan­za­mien­to de las co­lec­cio­nes TommyX­Gi­gi pa­ra oto­ño de 2016 y pri­ma­ve­ra de 2017, con­ti­nua­rá co­di­se­ñan­do en co­la­bo­ra­ción con el di­se­ña­dor es­ta­dou­ni­den­se por otras dos tem­po­ra­das. De he­cho, el shoo­ting fue he­cho en San­ta Mo­ni­ca. “Soy una chi­ca de Ca­li­for­nia, así que es­te shoo­ting fue na­tu­ral pa­ra mí. Dis­fru­té dar­le mi pro­pio twist de la cos­ta oes­te a la nue­va co­lec­ción con Tommy", di­jo.

Pe­ro Gigi no só­lo es mo­da y re­des so­cia­les. De nue­vo tras­cien­de las ba­rre­ras. Sa­be ex­plo­tar to­dos los es­ce­na­rios de la fa­ma. Gra­cias a su ma­dre, co­no­ce el po­der de la te­le­vi­sión. Ha ac­tua­do en vi­deos mu­si­ca­les de can­tan­tes co­mo su ami­ga Tay­lor Swift. Se de­ja ver en shows de co­ci­na. Y en­ci­ma tie­ne una pa­re­ja tam­bién fa­mo­sa, el can­tan­te bri­tá­ni­co Zayn Ma­lik, ex de One Di­rec­tion, con el que, co­mo cuan­do apa­re­ce con su ami­ga Jen­ner, con­si­gue aún más di­fu­sión. Y así, de re­pen­te, en cues­tión de un par de años, Gigi ha irrum­pi­do en to­das par­tes sin que mu­chos se­pa­mos bien

quién es, qué ha he­cho o si de­be­ría­mos sa­ber­lo. Co­mo si hu­bie­ra pa­sa­do un tor­na­do.

Pe­ro ahí es­tá. Por­que siem­pre es­tá ahí. En la ga­la del Met en Nue­va York con un su­ge­ren­te ves­ti­do, ob­vio, de Tommy Hil­fi­ger. Y en ju­nio, só­lo unas se­ma­nas des­pués, en Los Án­ge­les en la fies­ta del Con­se­jo de Di­se­ña­do­res de Es­ta­dos Uni­dos, ves­ti­da con una lar­ga tú­ni­ca bei­ge de The Row, la firma de las her­ma­nas Ol­sen, y unos za­pa­tos do­ra­dos pla­nos, desafian­do las trans­pa­ren­cias de sus com­pa­ñe­ras de al­fom­bra, des­te­rran­do la pro­vo­ca­ción, na­dan­do a con­tra­co­rrien­te. De­mos­tran­do, en de­fi­ni­ti­va, que hay más de­trás de cual­quier fo­to su­ya de lo que se ve, que ella va por li­bre, que si quie­re pue­de ha­cer una de­cla­ra­ción de gue­rra con un sel­fie.

Pe­ro, aun así, ni si­quie­ra es­to ex­pli­ca to­da­vía por qué es­ta his­to­ria fun­cio­na tan bien. Es­to tam­bién les su­ce­de a otras it girls. A otras mo­de­los. Aquí, al fi­nal, la reali­dad es mu­cho más sen­ci­lla. En la his­to­ria de Gigi, real­men­te, no im­por­tan tan­to las pa­sa­re­las, ni los al­go­rit­mos ni los fo­llo­wers. Es to­do más sim­ple y más fres­co y más ins­tin­ti­vo. Lo can­ta Rob­bie Williams. “El ve­rano es esa épo­ca en la que las mu­je­res van des­cal­zas y sus co­ra­zo­nes es­tán li­bres, co­mo sus za­pa­tos”. Lo can­ta­ron los Beach Boys. Y lo sa­be­mos to­do. Lo peor de los amo­res de ve­rano es que ca­du­can en oto­ño. Gigi Ha­did qui­zá sea un pro­duc­to del Ca­li­for­nia sum­mer. Pe­ro es uno per­fec­to pa­ra es­tos tiem­pos: ha con­se­gui­do tam­bién rom­per el ca­len­da­rio y alar­gar la tem­po­ra­da del año que sim­bo­li­za. Con ella, se equi­vo­ca­ba el fi­ló­so­fo, nun­ca hay in­vierno, siem­pre que­dan olas en Ca­li­for­nia, siem­pre ten­dre­mos el mi­to vi­vo de que hay una chi­ca sur­fis­ta es­pe­rán­do­nos en la ori­lla. De que exis­ten los amo­res eter­nos de ve­ra­nos eter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.