Hay una pre­gun­ta que per­si­gue a to­dos aque­llos que asis­ti­mos al es­pec­tacu­lo de Red­ze­pi en la sel­va: ?va­le lo que cues­ta?

01. Ro­sio Sán­chez, an­ti­gua chef re­pos­te­ra de No­ma, fue una pie­za cla­ve de la aven­tu­ra ca­ri­be­ña de Red­ze­pi. 02. Un “sol” di­bu­ja­do por Red­ze­pi, apro­ve­chan­do la va­rie­dad del maíz me­xi­cano. 03. Po­co más que la­dri­llos y pa­rri­llas hi­cie­ron la co­ci­na de No­ma e

Life and Style (México) - - CALIFORNIA DREAMIN' -

y que in­clu­yó un brunch co­ci­na­do por Solís, ade­más de un re­co­rri­do por la me­sa de in­gre­dien­tes del res­tau­ran­te, en el que hi­zo de guía Ro­sio Sán­chez, an­ti­gua chef re­pos­te­ra de No­ma, quien aho­ra di­ri­ge su pro­pia ta­que­ría —bau­ti­za­da Hi­ja de Sán­chez— en Co­pen­ha­gue, pe­ro que de­ci­dió vol­ver a su­mar­se a las fi­las de No­ma du­ran­te su re­cien­te in­cur­sión en Amé­ri­ca.

So­bre el lar­go mos­tra­dor de ma­de­ra des­can­san to­das las flo­res, to­dos los chi­les (es la pri­me­ra vez que es­te staff de co­ci­na tra­ba­ja con pi­can­tes, in­elu­di­bles en nues­tro país), to­dos los cí­tri­cos y, des­de lue­go, to­dos los in­sec­tos con los que Re­né Red­ze­pi di­bu­jó su ver­sión de Mé­xi­co. Co­mo la ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes y ba­res que co­rren a lo lar­go de la tu­rís­ti­ca pla­ya en Tulum, No­ma es po­co más que unas me­sas re­don­das y un jue­go de pa­rri­llas, ape­nas pro­te­gi­das por pe­que­ñas es­truc­tu­ras de la­dri­llo. “Po­co más” en tér­mi­nos de la res­tau­ra­ción co­mo la co­no­ce­mos, por­que No­ma Mé­xi­co es, so­bre to­do, la in­do­ma­ble sel­va que lo co­bi­ja.

LA PO­LÉ­MI­CA

Hay dos pre­gun­tas que per­si­guen a to­dos aque­llos que asis­ti­mos al es­pec­tácu­lo de Red­ze­pi en la sel­va. To­dos quie­ren sa­ber, con un po­co del mor­bo y el vér­ti­go que acom­pa­ñan las ga­nas de que la res­pues­ta sea un ro­tun­do y po­lé­mi­co “no”, si “¿la ce­na sí va­le lo cues­ta?” (la ex­pe­rien­cia en No­ma obli­gó a sus co­men­sa­les a des­em­bol­sar 750 dó- la­res por per­so­na, que in­cluían el com­ple­to ma­ri­da­je, el ser­vi­cio y los im­pues­tos) y si “¿es la me­jor ce­na de tu vi­da?”. Cues­tio­nes que, des­de que so­bre la me­sa apa­re­ce una flor de ma­yo con go­tas de jen­gi­bre y man­go, se­gui­da por una al­me­ja rei­na con hier­bas de la re­ser­va de Sian Ka’an y sal de al­ga —una elo­cuen­te re­pre­sen­ta­ción del ma­tri­mo­nio, tan in­sos­pe­cha­do co­mo na­tu­ral, en­tre Di­na­mar­ca y el tró­pi­co—, re­ve­lan su ne­ce­dad. El ale­gre y aro­má­ti­co cal­do de flo­res con acei­te de ha­ba­ne­ro y li­ma, y el co­co que abra­za con de­li­ca­de­za el in­quie­to ca­viar, de­jan en cla­ro que el es­pec­tácu­lo es­tá en otra par­te. El per­for­man­ce irre­pe­ti­ble en­tre la sel­va y el ma­go que te­jió la to­po­gra­fía ima­gi­na­ria de una mis­ma reali­dad bi­po­lar, di­vi­di­da en­tre dos tra­di­cio­nes, es­tá con los gran­des fes­ti­va­les y con­cier­tos, los par­ti­dos de fut­bol, las fi­na­les de baloncesto y las ca­rre­ras de Fór­mu­la 1. Cuan­do asis­ti­mos a otra ver­sión del pre­sen­te, nos ol­vi­da­mos de te­ner fa­vo­ri­tos.

La ur­gen­cia del pul­po con dzi­kil­pak por ce­der al pri­mer con­tac­to con la len­gua, y la ne­ce­sa­ria y fu­gaz rup­tu­ra de la cos­tra de hor­mi­gas que en­vuel­ve el he­la­do de agua­ca­te con acei­te de se­mi­llas de ma­mey, sim­bo­li­zan la va­lio­sa tem­po­ra­li­dad de un mun­do re­crea­do, ma­ni­pu­la­do y reor­de­na­do en el os­cu­ro in­te­rior del ce­re­bro de un ilu­sio­nis­ta ca­paz de con­fun­dir el sue­ño con la reali­dad. Y de ha­cer que no­so­tros tam­bién los con­fun­da­mos.

01

03

02

04

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.