SENNA, POLÉMICO

P E RI ODI S TAS, P I L O T OS, I NGENIEROS E , I NCLUSO, FA M I L I A . . . E L L O S R E S P ONDE N L A GRAN P REGUNTA : ¿ E S E L B RASILEÑO E L M E J OR P I L O T O QU E H A CO R R I D O E N L A F Ó R M U L A 1?

Life and Style (México) - - CONTEN IDO - COOR­DI­NA­CIÓN MARTÍN AVILÉS

¿Aca­so la le­yen­da bra­si­le­ña ha si­do el me­jor en las pis­tas? Di­ver­sos lí­de­res de opi­nión res­pon­den a es­ta in­cóg­ni­ta.

No es fá­cil de­fi­nir cuál ha si­do el me­jor piloto de Fór­mu­la 1 de la his­to­ria, tal co­mo no es ta­rea sen­ci­lla de­ci­dir en­tre Pe­lé y Ma­ra­do­na. Cuan­do se vi­ve en épo­cas dis­tin­tas, las con­di­cio­nes cam­bian y en el ca­so de las ca­rre­ras la co­sa es más com­pli­ca­da por­que los re­sul­ta­dos de­pen­den mu­cho de un fac­tor ex­te­rior a la ca­li­dad y el ta­len­to del piloto: el co­che.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer dos días de la mí­ti­ca ca­rre­ra his­tó­ri­ca Mi­lle Mi­glia, en Ita­lia, al la­do de dos gran­des pi­lo­tos de F1: David Coult­hard y Mi­ka Häk­ki­nen (es­te úl­ti­mo, co­le­ga de Senna en McLa­ren). Ahí con­fir­mé que los pi­lo­tos, en­tre ellos, sa­ben que exis­ten va­rios ni­ve­les de ta­len­to. En el pri­mer día fui co­pi­lo­to de Coult­hard, en un Mercedes SL de 1955, y en los in­creí­bles pai­sa­jes de la Tos­ca­na me con­fe­só al­go so­bre Hak­ki­nen, que nos se­guía de­trás en un mo­derno Mercedes SLR: “lo que más me im­pre­sio­na­ba en Mi­ka era que mien­tras yo lle­va­ba dos o tres días en­tre­nan­do para lo­grar un tiem­po por vuel­ta real­men­te rá­pi­do, él lle­ga­ba por la mañana y, me­dia ho­ra des­pués, ya es­ta­ba al mis­mo ni­vel o in­clu­so más rá­pi­do que yo”. Al día si­guien­te, ya co­mo co­pi­lo­to de Hak­ki­nen, és­te me di­jo: “Lo que real­men­te me de­ja­ba sin pa­la­bras era la ra­pi­dez na­tu­ral de Ayr­ton. Se jun­ta­ba a nues­tros en­tre­na­mien­tos pri­va­dos y, tras cua­tro o cin­co vuel­tas ya po­día sa­car al­gu­nas dé­ci­mas de se­gun­do a mi me­jor vuel­ta, he­cha al fi­nal de 20 in­ten­tos”.

Cuan­do em­pe­cé a se­guir las ca­rre­ras de F1, a prin­ci­pio de la dé­ca­da de los 70, me con­ver­tí en un fa­ná­ti­co in­con­di­cio­nal de Ni­ki Lau­da, que jun­ta­ba su ra­pi­dez a gran­des atri­bu­tos de es­tra­te­ga para im­po­ner­se a los de­más. En el úl­ti­mo año an­tes de su pri­me­ra re­ti­ra­da, en 1979, tu­vo co­mo com­pa­ñe­ro de equi­po a un jo­ven bra­si­le­ño muy pro­mi­so­rio; su nom­bre era Nel­son Pi­quet y lo sus­ti­tu­yó el año si­guien­te co­mo pri­mer piloto. A par­tir de ese mo­men­to, pa­sé a lu­char “al la­do” de Pi­quet en ca­da ca­rre­ra de F1 a la que asis­tía co­mo es­pec­ta­dor. Mi apo­yo “da­ba” bue­nos re­sul­ta­dos y Pi­quet se que­da­ba con la co­ro­na de cam­peón en 1981, 1983 y 1987, pe­ro, en reali­dad, en ese úl­ti­mo año, ya era evi­den­te que otro bra­si­le­ño le su­pe­ra­ba en ta­len­to.

Ayr­ton Senna se es­tre­nó con un in­ca­paz To­le­man, en 1984, y de pron­to, so­na­ron las alar­mas de to­dos los je­fes de equi­pos de F1 y de los de­más pi­lo­tos. El pa­so a Lo­tus, el año si­guien­te, no le per­mi­tía to­da­vía lu­char con ar­mas igua­les con­tra Nel­son Pi­quet, Ni­gel Man­sell o Alain Prost… a no ser en el ca­so de que hu­bie­se lluvia du­ran­te la ca­rre­ra co­mo ele­men­to equi­li­bra­dor en­tre los co­ches más po­ten­tes y los me­nos com­pe­ti­ti­vos, co­mo el su­yo. En la se­gun­da ca­rre­ra de la tem­po­ra­da de 1985 el “cir­co” se tras­la­dó a mi tie­rra, a Por­tu­gal, para el Gran Pre­mio de Es­to­ril, don­de me en­con­tra­ba, a mis 18 años, para asis­tir, en vi­vo, al na­ci­mien­to del úl­ti­mo mi­to del de­por­te au­to­mo­tor.

La ca­rre­ra fue un“es­cán­da­lo” en el que Senna lo­gró que só­lo el se­gun­do cla­si­fi­ca­do ter­mi­na­ra la ca­rre­ra en la mis­ma vuel­ta que él, a más de un mi­nu­to de di­fe­ren­cia (una eter­ni­dad cuan­do ha­bla­mos de F1). El mi­to es­ta­ba es­ta­ble­ci­do, co­mo lo re­co­no­ció la re­vis­ta in­gle­sa Mo­to­ring News al día si­guien­te: “Senna se des­li­zó, na­ve­gan­do co­mo un ti­mo­nel ex­pe­ri­men­ta­do so­bre una pis­ta lle­na de tram­pas, mien­tras que los pi­lo­tos ve­te­ra­nos nau­fra­ga­ban”. Así, su fi­cha­je por McLa­ren, en 1988, le per­mi­tió dis­po­ner del me­jor ma­te­rial para ga­nar y con­quis­tar tres de cua­tro cam­peo­na­tos po­si­bles, só­lo de­jan­do es­ca­par uno para Prost tras un polémico ac­ci­den­te en­tre am­bos en el GP de Ja­pón de 1989. En 1992 y 1993, el Wi­lliams ya era un co­che cla­ra­men­te me­jor que el McLa­ren y ni el ta­len­to de Senna per­mi­tió vol­ver a ga­nar un mun­dial, al­go que se es­pe­ra­ba co­mo na­tu­ral a par­tir de 1994, cuan­do el bra­si­le­ño se tras­la­dó al equi­po de Frank Wi­lliams, en cu­yo co­che pe­re­ció el 1 de ma­yo de ese año, en el GP de Imo­la.

La frial­dad de los números nos ayu­da a cla­si­fi­car a Ayr­ton co­mo el piloto más rá­pi­do de la F1: en 89% de las vuel­tas de ca­li­fi­ca­ción que hi­zo fue más rá­pi­do que su com­pa­ñe­ro de equi­po (le si­guen Juan Ma­nuel Fan­gio, con 88%, y Mi­chael Schu­ma­cher, con 84%), ade­más de ga­nar los due­los con­tra to­dos sus com­pa­ñe­ros de equi­po en ca­li­fi­ca­ción (ven­ció a Ce­cot­to, Johans­son, De An­ge­lis, Dum­fries, Na­ka­ji­ma, Prost, Ber­ger, An­dret­ti, Hak­ki­nen y Hill). Ci­fras co­mo és­tas son las que ayu­dan a ilus­trar su su­pe­rio­ri­dad y las que lle­va­ron a la con­sa­gra­da re­vis­ta in­gle­sa Au­tos­port a rea­li­zar un son­deo en­tre to­dos los pi­lo­tos de F1 vi­vos (217 en to­tal) pi­dién­do­les que nom­bra­sen el me­jor de siem­pre al man­do de un F1. Senna fue el ga­na­dor, por de­lan­te de Schu­ma­cher (que vo­tó por Senna co­mo el me­jor de to­dos los tiem­pos).

La di­men­sión mí­ti­ca de Ayr­ton se ba­sa en números y per­cep­cio­nes, pe­ro tam­bién en al­gu­nos ac­tos que hoy en­ten­de­mos co­mo pre­mo­ni­to­rios. “Cuan­do lle­gué al lí­mi­te me di cuen­ta de que era el lí­mi­te. Pe­ro cuan­do lo to­qué sen­tí que po­día ir más allá… y lue­go tu­ve la sen­sa­ción de que es­ta­ba vo­lan­do en el co­che y ya no era yo”.

Pa­la­bras de un hé­roe. De un mi­to. De una le­yen­da... De la má­xi­ma le­yen­da.

¿Es el me­jor de la his­to­ria?¿Es tan gran­de co­mo cuen­ta su le­yen­da? Co­mo con to­dos los ído­los, siem­pre ha­brá con­tro­ver­sia y con Ayr­ton no pa­re­ce ha­ber tér­mino me­dio: se le ama o se le odia. Las es­ta­dís­ti­cas y los ré­cords di­cen mu­cho, pe­ro no cuen­tan to­da la his­to­ria. No dan de­ta­lle jus­to de su desem­pe­ño so­bre la pis­ta y de su maes­tría para ma­ne­jar ba­jo la lluvia, por ejem­plo. Sin em­bar­go, con Ayr­ton Senna el te­ma no se que­da en lo de­por­ti­vo, ya que su ba­ga­je per­so­nal in­cluía una per­so­na­li­dad ava­sa­lla­do­ra, una es­pe­cial fi­lo­so­fía de la vi­da y una au­tén­ti­ca vo­ca­ción por ayu­dar a los me­nos afor­tu­na­dos.

Senna te­nía una par­ti­cu­lar ani­mad­ver­sión por la in­jus­ti­cia. Es­to pro­vo­ca­ba que aque­llos que no en­ten­dían la for­ma en que se­pa­ra­ba lo que su­ce­día den­tro y fue­ra de la pis­ta lo cri­ti­ca­ran. Es­to lo lle­vó a en­fren­ta­mien­tos se­rios con las au­to­ri­da­des del de­por­te, con­vir­tién­do­se en un hom­bre in­có­mo­do que de­cla­ra­ba “quien ter­mi­na en se­gun­do, es el pri­me­ro de los per­de­do­res”. Y es que Senna no acep­ta­ba otra co­sa que no fue­ra la vic­to­ria. Es to­do es­to lo que ha­cía de Ayr­ton un ser hu­mano di­fe­ren­te, uno que com­bi­na­ba ese mun­do de fri­vo­li­dad e in­tere­ses que, en oca­sio­nes, sacan lo más ne­ga­ti­vo de los se­res hu­ma­nos, con un mun­do en el que las sa­tis­fac­cio­nes se lo­gran a tra­vés de dar... y en am­bos mun­dos, Ayr­ton Senna fue un gran cam­peón. Y, para mí, sin du­dar­lo, es el me­jor de to­dos los tiem­pos.

A ve­ces, pien­so: “Mo­ri­ría por leer el me­jor tuit de Senna”. En el en­ten­di­do de que, si vi­vie­ra, Ayr­ton uti­li­za­ría Twit­ter u otras re­des so­cia­les. O tal vez no. Yo creo que sí, por­que era un hom­bre al que le gus­ta­ba con­ver­sar, era un ti­po de ideas. Y es que, hoy, no es di­fí­cil en­con­trar elo­cuen­tes fra­ses del acer­vo de quien para mu­chos —¡la ma­yo­ría, di­ría!— es el me­jor piloto de to­dos los tiem­pos. Ima­gi­nen qué de­lei­te leer so­bre un hom­bre que re­vo­lu­cio­nó su ac­ti­vi­dad por los cua­tro cos­ta­dos.

A la dis­tan­cia, se­ría ab­sur­do de­jar de pen­sar que Senna tras­cen­dió más allá del de­por­te para ser una fi­gu­ra so­cial em­ble­má­ti­ca, que si­gue ins­pi­ran­do a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. In­clu­so, para aque­llos que no pu­die­ron ver­lo co­rrer, se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de éxi­to, de­ter­mi­na­ción y su­pera­ción.

Tu­ve la for­tu­na de co­no­cer­lo y de vi­vir con él al­gu­nos epi­so­dios inol­vi­da­bles, bue­nos y ma­los. Mi pri­mer con­tac­to con Senna fue el 16 de oc­tu­bre de 1987, en el ga­ra­je de Lo­tus, en el au­tó­dro­mo Her­ma­nos Ro­drí­guez du­ran­te el GP de México. Él es­ta­ba sen­ta­do en po­si­ción de flor de lo­to, des­cal­zo, con unos avia­dor de Ray-Ban. Era di­fí­cil es­ca­par a su ca­ris­ma: se tra­ta­ba del piloto más re­lam­pa­guean­te de una épo­ca en Fór­mu­la 1 que no se de­di­ca­ban a ocul­tar, ni a los me­dios ni a los afi­cio­na­dos, a sus gran­des fi­gu­ras. Me que­dó una im­pre­sión ale­ja­da de lo que se leía, por aque­llos días, so­bre Senna en los me­dios eu­ro­peos. Ha­bla­ban de un gran ta­len­to en la con­duc­ción, sin du­da, pe­ro lo ca­li­fi­ca­ban co­mo un ni­ño ri­co y mi­ma­do ya que su pa­dre era un em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio. Le ta­cha­ban de irre­ve­ren­te y alo­ca­do, y le au­gu­ra­ban un ca­mino di­fí­cil. Pe­ro la de­ter­mi­na­ción de Senna des­can­sa­ba en su vi­sión mís­ti­ca del ser y en su re­la­ción pro­fun­da con Dios. Gra­cias a es­to, tu­vo el em­pa­que de so­bra para en­ca­rar la dis­cri­mi­na­ción en el me­dio au­to­mo­vi­lís­ti­co eu­ro­peo y para re­tri­buir a su país, so­bre to­do a los ni­ños, un po­co de la for­tu­na que siem­pre tu­vo.

Me atre­vo a de­cir que quien más lo co­no­ció fue el me­xi­cano Jo Ra­mí­rez, di­rec­tor de lo­gís­ti­ca de McLa­ren en la glo­rio­sa épo­ca de la es­cu­de­ría. Fue su ami­go, con­fi­den­te y una de las con­ta­das per­so­nas a las que el bra­si­le­ño per­mi­tió en­trar en su círculo pri­va­do. “Jo, ¿qué es lo que más le ad­mi­ras­te co­mo piloto?”, le pre­gun­té una vez. “Lo per­fec­cio­nis­ta, sin du­da. Nun­ca se per­do­nó la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de error. Y, co­mo per­so­na, la ho­nes­ti­dad.

Era com­ple­jo, con­tra­dic­to­rio, ar­dien­te”. Senna, de ello no me ca­be du­da, ha si­do el cam­peón más ge­ne­ro­so de la his­to­ria. Se en­tre­gó, en ca­da res­pi­ro de su vi­da, a su vo­ca­ción de piloto. Hoy si­gue en­tre­gan­do su gran amor, que nun­ca mo­ri­rá.

Se­ría fa­bu­lo­so que en es­ta épo­ca de tan­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, y de tan­tas re­des so­cia­les, Ayr­ton Senna es­tu­vie­ra co­rrien­do. Ten­dría­mos a un Usain Bolt o a un Mi­chael Phelps en la Fór­mu­la Uno. De ese ta­ma­ño es Ayr­ton, só­lo com­pa­ra­ble con gi­gan­tes del de­por­te, co­mo Muham­mad Ali o Mi­chael Jor­dan... de esos atle­tas elec­tri­zan­tes.

Senna es­tá en ese gru­po de pro­di­gios del de­por­te. De esos ge­nios y re­vo­lu­cio­na­rios, ca­pa­ces de cau­ti­var a la afi­ción co­mo lo hi­zo Die­go Armando Ma­ra­do­na. De esos ti­pos irre­ve­ren­tes, que van a contracorr­iente. Él es par­te de esa co­lec­ción de hé­roes, pues era due­ño de un ca­ris­ma muy es­pe­cial y co­mo fi­gu­ra era al­go glo­bal.

Era un ti­po cal­cu­la­dor, se­rio y ce­re­bral. Un ilu­mi­na­do, un ge­nio al vo­lan­te; de esos ti­pos ge­nia­les que apa­re­cen ca­da 30 o 40 años en el mun­do, era una co­sa de pro­di­gios y un ade­lan­ta­do a su ge­ne­ra­ción.

Así co­mo la pe­ne­tra­ción me­diá­ti­ca de Cris­tiano Ro­nal­do, Ayr­ton era un ti­po que no pa­sa­ba inad­ver­ti­do, sin ser elo­cuen­te ni es­tra­fa­la­rio, pe­ro su per­so­na­li­dad era arro­lla­do­ra. Te­nía un ta­len­to na­tu­ral, unas ma­nos pro­di­gio­sas. Era un piloto ca­paz de ir más rá­pi­do que los de­más sin im­por­tar el co­che que tu­vie­ra, era un ti­po real­men­te há­bil e in­te­li­gen­te, un fe­nó­meno que en­ten­día la ve­lo­ci­dad me­jor que cual­quie­ra.

Re­cuer­do per­fec­ta­men­te aquel 1 de ma­yo de 1994 cuan­do per­dió la vi­da. Fue al­go trá­gi­co, un cho­que de fren­te y una no­ti­cia de im­pac­to glo­bal. No tar­dó mu­cho en sa­ber­se. En cues­tión de mi­nu­tos se con­fir­mó su muer­te y se pa­ra­li­zó el mun­do. Fue te­rri­ble, yo te­nía 19 años y nun­ca ol­vi­da­ré lo emo­ti­vo que fue cuan­do, me­ses des­pués, la se­lec­ción de Bra­sil le de­di­có su triun­fo en el Mun­dial de 1994.

Ayr­ton Senna tie­ne un lu­gar úni­co en la his­to­ria. No sé si sea el me­jor, pues me pa­re­ce que, en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad y de tí­tu­los, es inevi­ta­ble de­cir que Mi­chael Schu­ma­cher es el me­jor de to­dos los tiem­pos, pe­ro es cier­to que el ale­mán tu­vo tal vez el me­jor au­to que se re­cuer­de en la F1, en una épo­ca con me­nor com­pe­ten­cia en­tre mo­to­res, a di­fe­ren­cia de Senna que tu­vo que co­rrer con­tra au­tos muy com­pe­ti­ti­vos.

Tu­vo ré­cords im­pre­sio­nan­tes, ade­más de ga­nar ca­rre­ras muy jo­ven. Es­tá, sin du­da, en­tre los tres me­jo­res de la his­to­ria, pe­ro lo más im­por­tan­te es que tie­ne un lu­gar úni­co en el Olim­po; mu­rió co­mo un ído­lo y eso lo en­cum­bró. El mo­rir jo­ven lo hi­zo le­gen­da­rio y de ma­ne­ra tan trá­gi­ca en ple­na pis­ta, eso lo con­vier­te en un per­so­na­je de le­yen­da, un au­tén­ti­co mi­to del au­to­mo­vi­lis­mo.

Uno de mis más gran­des te­so­ros es una fo­to­gra­fía en la que apa­rez­co, aún sien­do be­bé, en los bra­zos de Senna. Mi tío fue doc­tor de la FIA y del Gran Pre­mio de México por mu­chos años y, en oca­sio­nes, nos de­ja­ba in­gre­sar al pad­dock con él. Tras aten­der a Ayr­ton, lue­go del ac­ci­den­te que su­frió en la pe­ral­ta­da du­ran­te las prác­ti­cas del Gran Pre­mio de 1991, le pi­die­ron que me car­ga­ra para una fo­to. No lo du­dó. Me sos­tu­vo y son­rió; es gra­cias a eso que pue­do pre­su­mir ha­ber com­par­ti­do el mis­mo es­pa­cio con mi ído­lo... una le­yen­da.

Tu­ve la for­tu­na de co­no­cer­lo de ma­ne­ra ca­sual y, de­fi­ni­ti­va­men­te, mar­có mi vi­da des­de el ini­cio. Aún re­cuer­do el día de su muer­te. Mi pa­pá es­ta­ba ató­ni­to vien­do las no­ti­cias. Al­can­cé a es­cu­char y de pron­to, por un ins­tan­te mi mun­do se de­rrum­bó.

Era ape­nas un ni­ño y él era mi hé­roe. Fue una gran tris­te­za que mu­rie­ra mi ído­lo. Des­de en­ton­ces, apren­dí a va­lo­rar ca­da anéc­do­ta, ca­da co­men­ta­rio y ca­da de­ta­lle na­rra­do por gen­te que pu­do con­vi­vir con él. Así he des­cu­bier­to la ca­li­dad hu­ma­na de Ayr­ton Senna, de quien la gen­te si­gue ha­blan­do con ca­ri­ño, por­que pi­lo­tos van y vie­nen, pe­ro son las le­yen­das las que tras­cien­den en el tiem­po.

Aho­ra, co­mo di­rec­tor de Mar­ke­ting del GP de México, si Ayr­ton si­guie­ra vi­vo, se­gu­ra­men­te lo ten­dría co­mo em­ba­ja­dor del even­to, pues en es­tu­dios que he vis­to del Ins­ti­tu­to de Ayr­ton Senna, el país en don­de más afi­cio­na­dos con­ser­va, des­pués de Bra­sil, es México.

En mi opi­nión, es el me­jor piloto que ha exis­ti­do en la his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo y lo se­gui­rá sien­do por siem­pre. Des­de mi mi­ra­da de fa­ná­ti­co, era al­go más que un buen piloto y es una pe­na que no es­té pre­sen­te, que la gen­te de aho­ra no pue­da ver­lo co­rrer, que no pu­die­ra de­mos­trar con más tí­tu­los que fue la gran le­yen­da.

A pe­sar de to­do, siem­pre per­ma­ne­ce­rá en la men­te y en el co­ra­zón de to­dos los que con­for­ma­mos la F1... un piloto irrem­pla­za­ble.

Si tu­vie­ra que de­fi­nir con una pa­la­bra a Ayr­ton Senna, eli­gi­ría “le­yen­da”. Es mi má­xi­mo ído­lo de la Fór­mu­la Uno. Des­afor­tu­na­da­men­te, no pu­de co­no­cer­lo en per­so­na, pe­ro he vis­to prác­ti­ca­men­te to­das sus ca­rre­ras en vi­deo y pue­do afir­mar que era al­guien des­ti­na­do a ha­cer his­to­ria.

Senna des­ta­ca­ba por ser muy rá­pi­do, él era si­nó­ni­mo de ve­lo­ci­dad. Hay ma­nio­bras que he vis­to una y otra vez en gra­ba­cio­nes, sim­ple­men­te por­que no lo­gro ex­pli­car­me cómo era ca­paz de rea­li­zar se­me­jan­te mo­vi­mien­to, con tan­to con­trol so­bre el au­to y con se­me­jan­te lu­ci­dez a la ho­ra de ma­ne­jar. No de­ja de im­pre­sio­nar­me la au­da­cia con la que con­du­cía so­bre mo­ja­do; él ha­cía de la lluvia su alia­da y, sim­ple­men­te, no hay quién se le com­pa­re ba­jo la tem­pes­tad.

Creo que ésa es una cua­li­dad que com­par­ti­mos, me gus­ta mu­cho con­du­cir so­bre el as­fal­to mo­ja­do tam­bién y fue por Senna que tra­té de ha­cer de mí un piloto fuer­te ba­jo la lluvia. Un pe­que­ño Senna.

He co­rri­do seis ve­ces co­mo piloto de Fór­mu­la Uno en el Cir­cui­to de In­ter­la­gos, en Bra­sil, y es im­pre­sio­nan­te cómo Senna si­gue vi­vien­do en el re­cuer­do de to­dos los bra­si­le­ños; su pre­sen­cia se sien­te en ca­da par­te del au­tó­dro­mo y es im­po­si­ble no pen­sar en él en al­gún mo­men­to de la ca­rre­ra. No hay un só­lo afi­cio­na­do al au­to­mo­vi­lis­mo en ese país que no re­cuer­de con una son­ri­sa a Ayr­ton. Se emo­cio­nan al ha­blar de él, le guar­dan un enor­me ca­ri­ño y los más afor­tu­na­dos que lo vie­ron co­rrer, no du­dan en con­tar una anéc­do­ta per­so­nal que pu­die­ron pre­sen­ciar en vi­vo.

Pe­ro ade­más de sus cua­li­da­des co­mo piloto, a Senna le de­be­mos la se­gu­ri­dad ac­tual que te­ne­mos no só­lo en los au­tos, sino en to­da la in­fra­es­truc­tu­ra de la F1. A par­tir de su muer­te, la se­gu­ri­dad es un te­ma prio­ri­ta­rio y se ha in­ver­ti­do tiem­po y di­ne­ro para mi­ni­mi­zar los ries­gos de un de­por­te que es pe­li­gro­so por na­tu­ra­le­za.

Ayr­ton Senna, para mí, es el me­jor piloto de la his­to­ria.

Te­ner el ape­lli­do Senna es un or­gu­llo para mí. Es un ho­nor, al­go que to­mo con mu­cho ca­ri­ño, pe­ro que tam­bién ma­ne­jo con mu­cho cui­da­do y pre­cau­ción, pues sig­ni­fi­có mu­cha pre­sión para mí en el pa­sa­do, ya que las com­pa­ra­cio­nes con una le­yen­da del ca­li­bre de Ayr­ton siem­pre me ron­da­ron y me afec­ta­ron en al­gún mo­men­to. Tra­té de ha­cer to­do por no em­pa­ñar el nom­bre y fue cuan­do de­jé de in­tere­sar­me por la opi­nión de los de­más que apren­dí a es­cri­bir mi pro­pia his­to­ria, ad­mi­ran­do siem­pre el le­ga­do de mi tío.

Ayr­ton Senna te­nía un ta­len­to in­men­so y una im­pre­sio­nan­te ha­bi­li­dad para im­pul­sar­se a sí mis­mo has­ta el lí­mi­te en to­do lo que ha­cía y para su­pe­rar­lo. Fue uno de esos pi­lo­tos que tras­cen­dió más allá de las pis­tas; él era más gran­de que eso, pues pu­do in­fluen­ciar la vi­da de mi­les de per­so­nas de mu­chas for­mas y creo que ésa es la ra­zón prin­ci­pal por la que es con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res de la his­to­ria. Más allá de ser un gran piloto, es una le­yen­da.

Co­mo per­so­na fue siem­pre muy agra­da­ble, ja­más ol­vi­da­ré esos mo­men­tos cuan­do vol­vía a ca­sa con la fa­mi­lia des­pués de una ca­rre­ra. Era una épo­ca lin­da, dis­fru­tá­ba­mos mu­cho, pues eran mo­men­tos real­men­te di­ver­ti­dos. So­mos tre­men­da­men­te uni­dos y mi tío fue una gran in­fluen­cia para mí en mu­chos sen­ti­dos, dis­fru­té mu­cho pa­sar tiem­po a su la­do y no pue­do ex­pre­sar con pa­la­bras cuán­to desea­ría po­der pa­sar más tiem­po con él. Cuán­to desea­ría es­cu­char­lo una vez más y ver­lo en la pis­ta, a su rit­mo y a su ma­ne­ra.

Al­gu­na vez me dio un par de con­se­jos, pe­ro él tra­tó de en­se­ñar­me con ex­pe­rien­cias reales to­do lo que sa­bía. Cuan­do le dije que que­ría se­guir sus pa­sos me ayu­dó a pre­pa­rar­me, y no só­lo a ma­ne­jar, sino tam­bién a in­mis­cuir­me en cues­tio­nes me­cá­ni­cas. Me impulsó a co­no­cer el co­che de pies a ca­be­za. Siem­pre que pu­do acu­dió con­mi­go a las pis­tas, tra­tó de que apren­die­ra mien­tras él co­rría a mi la­do, pues ésa era su ma­ne­ra de en­se­ñar­me; era del ti­po de per­so­nas que apren­dió por ex­pe­rien­cia y así lo qui­so para mí, real­men­te apren­dí mu­cho de él.

Del la­do de­por­ti­vo no hay mu­cho más que de­cir, era un hom­bre muy com­pe­ti­ti­vo, a quien yo dis­fru­ta­ba mi­rar­lo com­pe­tir en la pis­ta co­mo lo dis­fru­tan aún mi­les de per­so­nas que lo ven en vi­deo. Ten­go re­cuer­dos con él que son ver­da­de­ros te­so­ros; no hay uno que sea me­jor que otro, to­das nues­tras ex­pe­rien­cias fue­ron es­pe­cia­les y úni­cas. Era un fue­ra de se­rie, con cua­li­da­des úni­cas, co­mo la de ma­ne­jar di­ver­sos au­tos, po­día ser ex­tre­ma­da­men­te rá­pi­do en di­fe­ren­tes co­ches, eso lo con­vir­tió en un ver­da­de­ro cam­peón y en un mi­to.

La ten­sión me man­te­nía in­quie­to en el avión. Só­lo po­día pen­sar en que yo te­nía la mi­sión de con­ven­cer a Ayr­ton Senna de per­ma­ne­cer en McLa­ren una tem­po­ra­da más. Era 1993 y, re­cien­te­men­te, ha­bía anun­cia­do su sa­li­da del equi­po para co­rrer con Wi­lliams al año si­guien­te, aun sin im­por­tar­le ga­nar me­nos di­ne­ro del que co­bra­ba con no­so­trosy to­do lo que ha­bía­mos lo­gra­do. Vo­lá­ba­mos de re­gre­so de una ca­rre­ra jun­to con su her­ma­na Vi­via­ne, y me acer­qué a él y pu­se so­bre la me­sa to­da cla­se de ar­gu­men­tos. Ayr­ton me mi­ró y só­lo di­jo: “He ga­na­do to­do con McLa­ren, pe­ro para com­ple­men­tar mi vi­da co­mo piloto ten­go que ga­nar cam­peo­na­tos con otras mar­cas. No quie­ro que la gen­te me vea co­mo a esos pi­lo­tos que só­lo tie­nen éxi­to en un equi­po”. No tu­ve ré­pli­ca.

Am­bos ad­mi­rá­ba­mos a Juan Ma­nuel Fan­gio y Ayr­ton pen­sa­ba se­guir los pa­sos del ar­gen­tino. Yo co­no­cí a Senna cuan­do ape­nas co­men­za­ba a for­jar­se co­mo piloto. Cuan­do da­ba sus pri­me­ras mues­tras de ta­len­to y per­so­na­li­dad en la pis­ta. Era prin­ci­pio de los años 80 y nos en­con­tra­mos en una se­sión de prue­bas en Sil­vers­to­ne, In­gla­te­rra. Con él es­ta­ba Emer­son Fit­ti­pal­di quien, tan pron­to vio a Ayr­ton ale­jar­se ca­mi­nan­do, me di­jo: “Si­gue a es­te chi­co, se­rá uno de los más gran­des en la his­to­ria”. Y no se equi­vo­có. Con Ayr­ton ten­go mu­chas anéc­do­tas, pe­ro ja­más ol­vi­da­ré nues­tra úl­ti­ma ca­rre­ra jun­tos. Ja­más ol­vi­da­ré esa des­pe­di­da que el des­tino nos re­ga­ló. Que el des­tino me re­ga­ló. Era el Gran Pre­mio de Aus­tra­lia, en Ade­lai­de, y ha­bía in­gre­dien­tes de so­bra para un emo­ti­vo desen­la­ce de la ca­rre­ra, pues era el ca­pí­tu­lo fi­nal de Senna con McLa­ren y Alain Prost ha­bía anun­cia­do su re­ti­ro. Ade­más, Fe­rra­ri y McLa­ren lle­ga­ban con 103 vic­to­rias ca­da uno, si ga­ná­ba­mos, nos con­ver­ti­ría­mos en el equi­po más exi­to­so de la his­to­ria.

Ayr­ton, que jus­to ha­bía mar­ca­do la po­le con el McLa­ren-Ford, la pri­me­ra de un mo­tor Cos­worth en 10 años, me lla­mó al cock­pit co­mo si qui­sie­ra que le apre­ta­ra los cin­tu­ro­nes. Co­mo in­ten­tan­do ex­pli­car­me al­go sin pa­la­bras. Me acer­qué y me to­mó del bra­zo, ahí en­ten­dí que ne­ce­si­ta­ba de­cir­me al­go que no que­ría que es­cu­cha­ra na­die más.

“Me sien­to muy ex­tra­ño de arran­car por úl­ti­ma vez en un McLa­ren”, me con­fe­só mien­tras me mi­ra­ba fi­ja­men­te a los ojos y to­ma­ba alien­to para con­ti­nuar su pe­que­ño discurso al oí­do. “Si tú te sien­tes mal, ima­gí­na­te cómo nos sen­ti­mos no­so­tros que no que­re­mos que nos de­jes”, le res­pon­dí con un nu­do en la gar­gan­ta. “Si tú ga­nas es­ta ca­rre­ra por no­so­tros, te voy a amar para siem­pre”, con­ti­nué di­cién­do­le y ahí, los ojos de Ayr­ton se cris­ta­li­za­ron fren­te a mí.

Ese día, Senna ven­ció a Prost, se die­ron la mano y se abra­za­ron en el po­dio y de­ja­ron una fo­to­gra­fía his­tó­ri­ca que aún guar­do. Ayr­ton ha­bía con­ver­ti­do a McLa­ren en la es­cu­de­ría más exi­to­sa de to­da la Fór­mu­la Uno. Ti­na Tur­ner ofre­ció un con­cier­to al tér­mino de la ca­rre­ra, can­tó “Simply the Best” y el es­ta­dio ca­si se vino aba­jo, no hu­bo na­die a quien no se le eri­za­ra la piel y ahí, Ayr­ton y yo nos des­pe­di­mos des­pués de tan­tos años de tra­ba­jo. Des­pués de tan­tas sa­tis­fac­cio­nes.

La úl­ti­ma vez que lo vi fue la mañana del 1 de ma­yo de 1994 en San Ma­rino. Yo lo sa­lu­dé en el

dri­vers’ mee­ting, tal y co­mo lo ha­bía he­cho du­ran­te las dos pri­me­ras fe­chas de aque­lla tem­po­ra­da, la pri­me­ra des­de que Ayr­ton Senna ha­bía de­ja­do McLa­ren tras seis años en el equi­po. Fue un sa­lu­do, más que cor­dial, emo­ti­vo.

Era ya la sép­ti­ma vuel­ta del Gran Pre­mio y la ca­rre­ra se de­tu­vo y al­can­cé a ver el ac­ci­den­te en el te­le­vi­sor. Ayr­ton ha­bía cho­ca­do, pe­ro se mo­vió por un ins­tan­te y sen­tí ali­vio. Se­guí con mi tra­ba­jo, no obs­tan­te, en mi men­te só­lo es­ta­ba el ac­ci­den­te y la ima­gen de Ayr­ton en el co­che.

No­so­tros co­rría­mos con Mi­ka Häk­ki­nen y Mar­tin Brund­le en nues­tro McLa­ren-Peu­geot. Mi­ka ter­mi­nó ter­ce­ro, pe­ro no ce­le­bra­mos, fue el po­dio más tris­te que ja­más vi en to­da mi ca­rre­ra en la Fór­mu­la 1. No qui­se oír nin­gu­na no­ti­cia so­bre Ayr­ton y con­ti­nué con las la­bo­res pos­te­rio­res a la ca­rre­ra, tra­tan­do de man­te­ner la cal­ma.Vi mi re­loj, eran las seis de la tar­de cuan­do, de pron­to, Ke­ke Ros­berg se acer­có, me abra­zó y di­jo: “¿Ya oís­te las no­ti­cias?”. Bas­ta­ron esas pa­la­bras para en­ten­der lo que ha­bía ocu­rri­do, me que­dé in­mo­vi­li­za­do, no le po­día pa­sar eso a él, no po­día mo­rir en una pis­ta el me­jor del mun­do.

¿Que si Ayr­ton Senna es el me­jor piloto de la his­to­ria? No sé si yo sea la me­jor per­so­na para res­pon­der, tra­ba­ja­mos seis años jun­tos y eso de­fi­ni­ti­va­men­te in­flu­ye mu­cho mi ma­ne­ra de per­ci­bir al piloto y al hom­bre; co­no­cí al gran ser hu­mano fue­ra de las pis­tas y se con­vir­tió en un ami­go.

Para mí, no só­lo, era el me­jor, era otra co­sa dis­tin­ta. Yo vi esa in­creí­ble aura que te­nía a su al­re­de­dor. Yo la vi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.