EL HOLANDÉS VER­TI­GI­NO­SO

A SUS 20 AÑOS, MAX VERS­TAP­PEN, DE RED BULL, EN­CA­BE­ZA A LOS PI­LO­TOS QUE AVAN­ZAN RÁ­PI­DA­MEN­TE EN LA ESCALERA QUE LLE­VA DEL KARTISMO AL GLA­MOUR DE LA FÓR­MU­LA UNO.

Life and Style (México) - - CONTEN IDO -

Via­ja­mos a tie­rras nórdicas para pro­bar, de pri­me­ra mano, el nue­vo y es­pec­ta­cu­lar Ran­ge Ro­ver Ve­lar.

¿POR QUÉ HA­CER LA PRE­SEN­TA­CIÓN DEL VE­LAR EN NO­RUE­GA? LA RES­PUES­TA RE­SUL­TA OB­VIA TAN PRON­TO SE PO­NE UN PIE EN ES­TE PAÍS.

La his­to­ria nos ha di­cho —y las en­cues­tas se han can­sa­do de con­fir­mar­lo— que en Es­can­di­na­via sa­ben vi­vir bien. Para em­pe­zar, en es­ta tie­rra con­for­ma­da por más de 50,000 is­las, que des­ta­can en­tre cien­tos de fior­dos y bahías, los pai­sa­jes re­sul­tan un re­ga­lo dia­rio para los lu­ga­re­ños. Mi pri­me­ra con­clu­sión es que el lan­za­mien­to del Ran­ge Ro­ver Ve­lar se rea­li­za en es­te es­ce­na­rio por sus pai­sa­jes in­creí­bles y por­que, de pa­so, es­tá cer­ca de In­gla­te­rra, se­de de los head­quar­ters que al­ber­gan a Land Ro­ver y Ja­guar.

Unos mi­nu­tos des­pués de ate­rri­zar en Mol­de, unos 500 ki­ló­me­tros al nor­te de Os­lo, nos es­pe­ra —a mí y a un gru­po de es­ca­sos 20 pe­rio­dis­tas— una fi­la de 20 ca­mio­ne­tas que des­ta­can por sus lí­neas re­fi­na­das y sus co­lo­res so­brios... y por­que pa­re­ce que ape­nas en la mañana las re­ti­ra­ron de la lí­nea de pro­duc­ción. Me asig­nan una co­lor pla­ta, ele­gan­te y mo­der­na, en la que com­par­ti­ré tra­yec­to na­da me­nos que con Joa­quim Oli­vei­ra, uno de los re­pre­sen­tan­tes de me­dios más res­pe­ta­dos en la in­dus­tria au­to­mo­triz eu­ro­pea, correspons­al de pu­bli­ca­cio­nes en cua­tro con­ti­nen­tes, ami­go de ce­le­bri­da­des del de­por­te mo­tor, pre­sen­ta­dor de TV y ex di­rec­tor de Men’s Health, en­tre otros pues­tos de pe­so.

El pri­mer tra­mo nos lle­va del ae­ro­puer­to a un es­pec­ta­cu­lar lu­gar lla­ma­do Trolls­ti­gen, con mi ami­go por­tu­gués al vo­lan­te. En el tra­yec­to, a me­dia ho­ra de nues­tra par­ti­da, mi pri­mer pen­sa­mien­to es que bue­na par­te de la be­lle­za de No­rue­ga es res­pon­sa­bi­li­dad de sus ha­bi­tan­tes. Sin

previo avi­so, se lo co­men­to a Joa­quim: “Es­toy im­pre­sio­na­do: uti­li­zan tec­no­lo­gía de van­guar­dia, sa­ben cómo in­no­var, res­pe­tan el me­dio am­bien­te, apro­ve­chan al má­xi­mo el es­pa­cio y siem­pre res­pe­tan sus raí­ces, pe­ro tie­nen un pie en el fu­tu­ro”, le di­go. Me vol­tea a ver, un po­co sor­pren­di­do, y só­lo se li­mi­ta a de­cir­me: “Y eso que no lo has ma­ne­ja­do... es­te au­to es to­do eso y mu­cho más”.

AQUÍ SE RES­PI­RA LUJO

El Ran­ge Ro­ver Ve­lar es el más re­cien­te miem­bro de es­ta res­pe­ta­da fa­mi­lia de SUVs, que lle­ga para ocu­par ese im­por­tan­te es­pa­cio en­tre el mo­de­lo Evo­que —el au­to de en­tra­da— y la Ran­ge Ro­ver Sport —el to­pe de ga­ma—. La lí­nea se com­ple­men­ta con la Ran­ge Ro­ver, por lo que el Ve­lar re­pre­sen­ta así el cuar­to mo­de­lo de la sub­mar­ca de Land Ro­ver que, a lo lar­go de su his­to­ria, ha des­ta­ca­do por sus pres­ta­cio­nes to­do­te­rreno, así co­mo por su es­ti­lo re­fi­na­do y su tec­no­lo­gía de pun­ta.

Se tra­ta de un SUV de lujo, de ta­ma­ño me­diano, que con­ti­núa la tra­di­ción de una mar­ca que Land Ro­ver lan­zó en 1970. Tan­to en el ex­te­rior co­mo en el in­te­rior, des­ta­ca de in­me­dia­to una re­vo­lu­ción en el di­se­ño, ejem­pli­fi­ca­da por la pre­ci­sión y la simpleza en ca­da de­ta­lle. De he­cho, el nom­bre in­di­ca que vie­ne de raí­ces só­li­das: Ve­lar es el nom­bre que re­ci­bie­ron al­gu­nos pro­to­ti­pos que los in­ge­nie­ros in­gle­ses pre­sen­ta­ron en 1969. De he­cho, el nom­bre se de­ri­va de la pa­la­bra la­ti­na ve­la­ris, que sig­ni­fi­ca “ve­lo” o “al­go que cu­bre”. La idea de­trás de aque­lla nue­va pro­pues­ta era fa­ci­li­tar un vehícu­lo que le brin­da­ra la con­fian­za su­fi­cien­te a su due­ño para lle­gar siem­pre más le­jos y vi­vir las ex­pe­rien­cias más en­ri­que­ce­do­ras en es­te mun­do. So­bra de­cir que, hoy, lo han lo­gra­do: el Ve­lar es un nue­vo Ran­ge Ro­ver para un nue­vo clien­te, uno que vi­ve en el si­glo XXI.

Mien­tras mi com­pa­ñe­ro ma­ne­ja, me de­di­co a es­tu­diar las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del vehícu­lo. El mo­tor V6 3.0 lt supercarga­do brin­da 380 ca­ba­llos de fuer­za en una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des. Su pe­so cer­cano a las dos to­ne­la­das (1,885 kg) pa­sa des­aper­ci­bi­do cuan­do uno aprie­ta li­ge­ra­men­te el ace­le­ra­dor para re­ba­sar. Sus lí­neas ex­te­rio­res son un gui­ño in­me­dia­to al Evo­que, pe­ro no de­jo de pen­sar que el Ve­lar tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad. Es­te SUV, al igual que la fi­lo­so­fía que pre­do­mi­na en No­rue­ga, es­tá ba­sa­da en el con­cep­to de sim­pli­ci­dad que, bá­si­ca­men­te, se sus­ten­ta en la idea de que “me­nos es más”. Es re­sul­ta­do, tam­bién, de la es­tra­te­gia que ha per­se­gui­do Ran­ge Ro­ver en la úl­ti­ma dé­ca­da, en la cual se ha po­si­cio­na­do co­mo una mar­ca de di­se­ño ba­lan­cea­do e in­ge­nie­ría van­guar­dis­ta.

Las pro­por­cio­nes del cha­sis son idea­les para una fa­mi­lia me­dia­na. Las ca­rac­te­rís­ti­cas lí­neas en el fren­te re­co­rren los cos­ta­dos sin des­co­nec­tar­se para ter­mi­nar en la par­te tra­se­ra que se mues­tra flui­da, lim­pia y se­duc­to­ra. Los ri­nes de 22 pul­ga­das le dan ese to­que fi­nal,

ru­do e im­po­nen­te. De­fi­ni­ti­va­men­te, es­toy fren­te a la Ran­ge Ro­ver más ae­ro­di­ná­mi­ca de la his­to­ria.

TRES SIEM­PRE ES ME­JOR QUE UNO

Trolls­ti­gen sig­ni­fi­ca, li­te­ral­men­te, la escalera de los trolls. Y es que es­tos per­so­na­jes del fol­clor es­can­di­na­vo son pro­ta­go­nis­tas de la vi­da nór­di­ca, con apa­ri­cio­nes fre­cuen­tes en la literatura, el ar­te y la mú­si­ca lu­ga­re­ña des­de si­glos atrás. Es­te lu­gar fue abier­to en 1936 y, hoy en día, es vi­si­ta­do por más de 800,000 tu­ris­tas al año. Para lle­gar a la ci­ma, don­de se en­cuen­tra un ca­fé de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta, hay que tran­si­tar por una de las ca­rre­te­ras más es­pec­ta­cu­la­res que me ha to­ca­do ma­ne­jar. Los re­to a que bus­quen “Trolls­ti­gen road” en Goo­gle para que anoten es­te des­tino en su buc­ket list.

Por suer­te, ya es­toy al vo­lan­te. Mi pri­me­ra im­pre­sión del in­te­rior del au­to es que la tec­no­lo­gía bus­ca, en to­do mo­men­to, que mi via­je sea pla­cen­te­ro. Co­mo el me­jor smartp­ho­ne del mer­ca­do, to­do el sis­te­ma es in­tui­ti­vo. Ten­go a mi dis­po­si­ción tres pan­ta­llas di­gi­ta­les: la pri­me­ra es la que mues­tra el ve­lo­cí­me­tro y el ta­có­me­tro, ade­más de los da­tos más uti­li­za­dos du­ran­te el tra­yec­to, co­mo el es­ta­do del au­to o la can­ción que es­ta­mos es­cu­chan­do. A mi de­re­cha es­tá la se­gun­da, más alar­ga­da, que per­mi­te con­tro­lar to­do el en­tre­te­ni­mien­to y los sis­te­mas des­ti­na­dos al con­fort, co­mo la tem­pe­ra­tu­ra o el sis­te­ma de so­ni­do desa­rro­lla­do por la afa­ma­da fir­ma bri­tá­ni­ca Me­ri­dian. La ter­ce­ra y úl­ti­ma pan­ta­lla, la de ma­yor ta­ma­ño, es­tá des­ti­na­da para con­tro­lar to­dos los as­pec­tos del vehícu­lo. Por­que no de­be­mos ol­vi­dar que, si bien lle­va la ban­de­ra del es­ti­lo y el lujo, es un vehícu­lo to­do­te­rreno que pue­de su­bir pen­dien­tes pro­nun­cia­das, cru­zar ríos o su­pe­rar obs­tácu­los di­fí­ci­les.

De he­cho, tras un ca­fé para su­pe­rar el frío de las mon­ta­ñas, dis­fru­to unas ho­ras más de tra­yec­to para pro­bar las dis­tin­tas mo­da­li­da­des de ma­ne­jo: Dy­na­mic, Eco, Co­mo­di­dad, Pas­to-tie­rra-nie­ve, Are­na, Au­to, Lo­do y 4x4. Un só­lo to­que en la pan­ta­lla bas­ta para elegir el mo­do más efec­ti­vo.

Unos 200 ki­ló­me­tros de so­li­ta­rios caminos me per­mi­ten dis­fru­tar co­mo po­cas ve­ces an­tes de un au­to. Pa­re­ce que Joa­quim, mi co­le­ga, es­tá en el mis­mo ca­nal: am­bos es­ta­mos im­pac­ta­dos, en si­len­cio, lo mis­mo por los pai­sa­jes ex­te­rio­res que por la be­lle­za in­te­rior del Ve­lar. Es una fan­ta­sía que no desea­mos ter­mi­nar. El tiem­po pa­sa y cru­za­mos una se­rie sin­fín de puen­tes y tú­ne­les que in­te­gran la red ca­rre­te­ra en No­rue­ga, los cua­les co­nec­tan con to­das las pe­que­ñas is­las. In­clu­so, lle­ga el mo­men­to de su­bir el SUV a un ferry para cru­zar, en 20 mi­nu­tos, de un is­lo­te a otro.

LA ELE­GAN­CIA LLE­GA A MÉXICO

Si bien el ma­ne­jo del nue­vo Ran­ge Ro­ver Ve­lar lo rea­li­za­mos en agos­to, el país ya es­tá pre­pa­ra­do para su arri­bo: des­de es­te mes, pre­ci­sa­men­te, ya es­tá dis­po­ni­ble en ex­hi­bi­ción en to­da la red de dis­tri­bui­do­res Ja­guar Land Ro­ver a lo lar­go del país. Su pre­cio fi­nal aún no ha si­do re­ve­la­do, pe­ro bien va­le la pe­na una vi­si­ta a la agen­cia no só­lo para co­no­cer el au­to y pre­gun­tar por to­dos los de­ta­lles para ser el pró­xi­mo due­ño de es­te vehícu­lo. Por­que si de al­go nos en­te­ra­mos

en es­te via­je es la fir­ma in­gle­sa tie­ne ex­ce­len­tes —y muy ex­clu­si­vas— pro­mo­cio­nes para México.

De he­cho, el lan­za­mien­to en el país es de una ma­ne­ra no­ve­do­sa: para ob­te­ner el vehícu­lo más van­guar­dis­ta de la mar­ca se ha crea­do un no­ve­do­so es­que­ma de co­mer­cia­li­za­ción. Se tra­ta de un sis­te­ma en el que se pue­de preor­de­nar el mo­de­lo fa­vo­ri­to para ga­ran­ti­zar el abas­te­ci­mien­to del Ve­lar en el mer­ca­do me­xi­cano.

Y para los que no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con la mar­ca in­gle­sa, va un po­co de his­to­ria. Des­de 1948, Land Ro­ver fa­bri­ca vehícu­los 4×4 que des­ta­can en un am­plio aba­ni­co de ca­pa­ci­da­des a tra­vés de to­da la ga­ma. Des­de el Dis­co­very, pa­san­do por el Dis­co­very Sport, el Ran­ge Ro­ver Sport, el Ran­ge Ro­ver, Ran­ge Ro­ver Evo­que y, aho­ra, el Ran­ge Ro­ver Ve­lar, to­dos ellos de­fi­nen los seg­men­tos SUV del mun­do.

EL PA­RAÍ­SO NO TER­MI­NA

La úl­ti­ma pa­ra­da del día es en el ho­tel don­de pa­sa­re­mos la no­che. Bueno, es­tos es un de­cir, por­que en los días del ve­rano, en es­ta zo­na del pla­ne­ta, los días du­ran más de 18 ho­ras, así que la os­cu­ri­dad de la no­che só­lo du­ra un ra­to.

De nom­bre Storf­jord, lle­ga­mos a un pe­que­ño ho­tel bou­ti­que cons­trui­do en el es­ti­lo de las ca­sas que los no­rue­gos han ha­bi­ta­do du­ran­te si­glos. Va­rias ho­ras des­pués de re­co­rrer es­te país, ya re­sul­ta fa­mi­liar ver los jar­di­nes com­ple­ta­men­te ver­des so­bre los te­chos de las vi­vien­das. No só­lo es una ma­ne­ra de con­vi­vir con la na­tu­ra­le­za, sino que es­te ti­po de es­truc­tu­ra fun­cio­na co­mo cáp­su­la de ais­la­mien­to con­tra el cli­ma ex­tre­mo que se vi­ve du­ran­te los me­ses más fríos.

El lu­gar fo­men­ta el am­bien­te fa­mi­liar —otra si­mi­li­tud con el Ve­lar— a tra­vés de un staff que te ha­ce sen­tir en ca­sa. Mi cuar­to re­to­ma la teo­ría de la sim­pli­ci­dad: si bien tie­ne to­das las co­mo­di­da­des del mun­do mo­derno, es un es­pa­cio que só­lo tie­ne

lo in­dis­pen­sa­ble, eso sí, con la me­jor tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. Si desean vi­si­tar es­te país, una pa­ra­da en es­te lu­gar ha­rá el via­je inol­vi­da­ble.

Du­ran­te la ce­na, to­dos los co­le­gas apro­ve­cha­mos para pla­ti­car de lo que fue nues­tra ex­pe­rien­cia. Las opi­nio­nes coin­ci­den: “Ve­lar tie­ne un di­se­ño atrac­ti­vo, que po­ne nue­vos es­tán­da­res den­tro de la mar­ca y el seg­men­to de los SUV de lujo”. “Su in­te­rior es­tá per­fec­ta­men­te op­ti­mi­za­do”. “La tec­no­lo­gía es in­tui­ti­va y per­mi­te dis­fru­tar ca­da ki­ló­me­tro del ca­mino”. “Se­rá un éxi­to por­que tie­ne to­do lo que uno ne­ce­si­ta”. “Es ideal para ir a la ofi­ci­na en­tre se­ma­na y per­fec­to para sa­lir con la fa­mi­lia el fin de se­ma­na”. Fue po­co más de una ho­ra de es­cu­char elo­gios para es­te nue­vo vehícu­lo.

LA EX­PE­RIEN­CIA NUN­CA TER­MI­NA

Ca­da vez más es­toy con­ven­ci­do que fue la me­jor idea pre­sen­tar es­te vehícu­lo en No­rue­ga. No es ca­sua­li­dad: el Ran­ge Ro­ver Ve­lar es pio­ne­ro en di­se­ño van­guar­dis­ta de la in­dus­tria au­to­mo­triz, al igual que Es­can­di­na­via es re­fe­ren­cia mun­dial en el di­se­ño in­dus­trial. Am­bos son lim­pios, ele­gan­tes y ge­nui­nos, con una pre­sen­cia in­dis­cu­ti­ble­men­te im­po­nen­te y con­tem­po­rá­nea.

Des­per­tar en un ho­tel co­mo el Storf­jord con un vehícu­lo co­mo el Ve­lar en la puer­ta de la ha­bi­ta­ción se­ría el fi­nal fe­liz de cual­quier aven­tu­ra, pe­ro, en és­ta, hay un úl­ti­mo epi­so­dio. El equi­po a car­go del lan­za­mien­to nos tie­ne pre­pa­ra­da una sor­pre­sa fi­nal: pro­bar las ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno del vehícu­lo.

Así, po­ne­mos el GPS con di­rec­ción a un lu­gar que, nos ase­gu­ran, nos qui­ta­rá el alien­to. Strandf­je­llet —va­le la pe­na otra bús­que­da en Goo­gle— es un re­sort de es­quí al es­te del país, en una zo­na que es co­no­ci­da co­mo los Al­pes no­rue­gos. Cuan­do abrió sus puer­tas en 1957, só­lo po­día lle­var a 140 per­so­nas a la ci­ma por ho­ra. Hoy, son mi­les los que dis­fru­tan del mo­derno lu­gar gra­cias a sus sie­te sis­te­mas de trans­por­te y a sus múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des. In­clu­so, fue nom­bra­do co­mo la me­jor atrac­ción del país, por los pro­pios ha­bi­tan­tes, en­tre los nu­me­ro­sos pla­nes que ofre­ce el sec­tor tu­rís­ti­co no­rue­go.

Aun­que pu­die­ra so­nar lo con­tra­rio, lle­ga­mos en un mo­men­to pri­vi­le­gia­do, sin nie­ve. ¿Por qué va­le la pe­na vi­si­tar un re­sort de es­quí en el que no se pue­de es­quiar? Fá­cil. Por­que las co­li­nas don­de sue­len ba­jar los es­quia­do­res las uti­li­za­mos para su­bir con el Ve­lar, en pen­dien­tes que re­ba­sa­ban los 45 gra­dos y que te­nían un ca­mino lleno de pie­dras que el au­to pu­do su­pe­rar sin pro­ble­mas. El sis­te­ma de trac­ción to­tal AWD con Tor­que-On-De­mand pro­por­cio­na una ca­pa­ci­dad to­do­te­rreno in­te­gral. Para man­te­ner una trac­ción óp­ti­ma, la trans­mi­sión del Ran­ge Ro­ver Ve­lar es­tá co­nec­ta­da a una se­rie de tec­no­lo­gías mi­nu­cio­sa­men­te di­se­ña­das. Por ejem­plo, el All Te­rrain Pro­gress Con­trol (ATPC) es un no­ve­do­so y avan­za­do sis­te­ma op­cio­nal que per­mi­te pro­gra­mar y man­te­ner una ve­lo­ci­dad cons­tan­te en con­di­cio­nes ad­ver­sas co­mo lo­do, pas­to mo­ja­do, hie­lo, nie­ve y caminos de tie­rra, co­mo el de es­te des­tino.

Tras cru­zar un pe­que­ño río sin con­tra­tiem­pos y sor­tear dos ki­ló­me­tros de pen­dien­tes, lle­ga­mos a la ci­ma del re­sort, don­de nos es­pe­ra un ri­co lunch. “¿No te pa­re­ce que es­to fue crea­do por una men­te divina? Su be­lle­za no tie­ne com­pa­ra­ción, ca­da co­sa es­tá en su lu­gar y ha­ce mu­cho no veía tan­ta ar­mo­nía jun­ta”, me di­ce Joa­quim. No es­toy se­gu­ro si ha­bla del pai­sa­je o el Ve­lar, pe­ro es un he­cho que am­bos com­par­ten la mis­ma de­fi­ni­ción y atraen to­das las mi­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.