COS­TA CA­RE­YES, KATANA, RAICILLA Y RAP

Life and Style (México) - - STYLE - TEX­TO MAR­CO PO­LO CONSTANDSE

¿QUÉ HA­CÍAN UMA THUR­MAN, Et­han Haw­ke, Ju­lia Louis-Drey­fus, RZA, Quen­tin Ta­ran­tino, Da­vid Ca­rra­di­ne y, peor aún, qué ha­cía yo en esa fies­ta de ka­ta­nas, raicilla y rap?

La res­pues­ta es bas­tan­te sen­ci­lla, pe­ro no me­nos es­pec­ta­cu­lar: Quen­tin Ta­ran­tino ha­bía de­ci­di­do fil­mar par­te de Kill Bill en Ca­re­yes, Ja­lis­co.

Por suer­te pa­ra mí, fue en es­ta se­duc­to­ra cos­ta don­de el ído­lo de mis días co­mo es­tu­dian­te de ci­ne en UCLA ha­bía de­ci­di­do ter­mi­nar el ro­da­je de su épi­ca Kill Bill Vol. 1. En esa épo­ca, 2002, yo ha­cía mis pi­ni­nos co­mo jo­ven ci­neas­ta tra­ba­jan­do de asis­ten­te de di­rec­ción en pe­lí­cu­las es­ta­dou­ni­den­ses fil­ma­das en Mé­xi­co. No hu­bie­ra ha­bi­do otra for­ma de co­lar­se a es­ta aven­tu­ra...

Pa­ra Quen­tin, to­das sus pe­lí­cu­las son un sta­te­ment y lo que fil­ma­mos en Ca­re­yes no ne­ce­sa­ria­men­te te­nía que ha­ber­se ro­da­do ahí. Eran se­cuen­cias pe­que­ñas, pe­ro él te­nía es­ta idea de que la pe­lí­cu­la era épi­ca y te­nía mu­cho sen­ti­do ter­mi­nar­la aquí: creía que el ADN del lu­gar de­bía es­tar en sus pe­lí­cu­las.

Uno de esos tan­tos días en el set, ama­ne­cí al­re­de­dor del me­dio­día y me le­van­tó el inigua­la­ble rui­do del mar, acom­pa­ña­do de una bri­sa de fi­na­les de enero. La fies­ta de la no­che an­te­rior ha­bía si­do úni­ca. La cru­da pu­do ha­ber si­do mu­cho peor, pe­ro la bri­sa, y, en es­pe­cial, la vis­ta de mi re­cá­ma­ra del en­ton­ces ho­tel Ca­re­yes, lan­za­ron su he­chi­zo. Los re­cuer­dos eran mu­chos y ha­bía que aco­mo­dar­los. Me vino la ima­gen de es­tar brin­dan­do con raicilla con RZA, de The Wu Tang Clan, el fa­mo­so gru­po de hip hop. Tam­bién re­cor­da­ba ha­ber bailado con la ac­triz Daryl Han­nah.

Pe­ro, ¿por qué es­ta­ba be­bien­do raicilla? ¡Cla­ro! El an­fi­trión de la fies­ta, Quen­tin, me ha­bía da­do a pro­bar es­ta má­gi­ca be­bi­da no sin an­tes ad­ver­tir­me: “This ain’t no te­qui­la, ¡así que con cui­da­do!”. Así de fes­ti­vos eran los ro­da­jes. El so­ni­do di­rec­to lo es­ta­ba ha­cien­do Mark Ulano, quien ha­bía ga­na­do el Ós­car por Ti­ta­nic y po­nía música mien­tras nos pre­pa­rá­ba­mos. Un día en el set so­na­ba una can­ción del dis­co de

Pulp Fic­tion y Quen­tin em­pe­zó a gri­tar: “¡Fe­li­ci­da­des, sa­bían que yo ve­nía y por eso la pu­sie­ron!”.

Ha­bía un am­bien­te muy re­la­ja­do y ha­cía­mos ri­fas to­dos los días. ¡Se ri­fa­ban la­na y bo­te­llas!

Ha­ber he­cho es­ta pe­lí­cu­la me re­ena­mo­ró com­ple­ta­men­te del ci­ne, del por­qué de la im­por­tan­cia de con­tar his­to­rias. Fue por él, por Quen­tin Ta­ran­tino, na­da más, por es­ta per­so­na que ama las pe­lí­cu­las.

SE­GUN­DO AI­RE. Ta­ran­tino, co­mo lo hi­zo an­tes con John Tra­vol­ta en Pulp Fic­tion, fue el en­car­ga­do de re­su­ci­tar la ca­rre­ra de Da­vid Ca­rra­di­ne (foto), quien en los 70 fue pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Kung Fu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.