AL­ME­JAS POSILLIPO

Life and Style (México) - - L IFE / PLATO DE AUTOR -

En la dé­ca­da de los 40, Fran­cis Al­bert Sinatra ya ha­cía so­ñar a las jó­ve­nes es­ta­dou­ni­den­ses con su voz se­duc­to­ra y sus can­cio­nes ro­mán­ti­cas. In­clu­so, lo ha­bían vin­cu­la­do con la ma­fia y era par­te del lla­ma­do Rat Pack. Se tra­ta­ba de un gru­po de ami­gos ín­ti­mos que or­ga­ni­za­ban reunio­nes, gi­ras y pe­lí­cu­las, en­tre quie­nes se en­con­tra­ban Dean Mar­tin, Sammy Da­vis Jr., Pe­ter Law­ford, Joey Bis­hop, Shir­ley Ma­clai­ne y An­gie Dic­kin­son. Su gus­to por las mu­je­res era in­ne­ga­ble: qui­zás, el in­tér­pre­te “só­lo” se ca­só cua­tro ve­ces, pe­ro se le re­la­cio­nó con mu­chas otras be­lle­zas den­tro y fue­ra de la pan­ta­lla.

A Frank Sinatra lo ca­rac­te­ri­za­ba su sen­ci­llez, es­pe­cial­men­te, en el te­ma gas­tro­nó­mi­co. En Nue­va York era asi­duo vi­si­tan­te de Patsy’s Res­tau­rant, un lu­gar que abrió sus puer­tas en Mid­town, en 1944. Ahí, la es­pe­cia­li­dad era —y si­gue sien­do— la co­ci­na ita­lia­na, y, se­gu­ra­men­te, el amor por es­ta co­mi­da fue he­re­da­do de su ma­dre Na­ta­lia De­lla Ga­ra­van­tes, una her­mo­sa ge­no­ve­sa de ca­rác­ter fuer­te. En di­cho es­ta­ble­ci­mien­to te­nía una me­sa ex­clu­si­va en la par­te de arri­ba a la que lle­ga­ba su pla­ti­llo fa­vo­ri­to: al­me­jas posillipo (en cal­do de to­ma­te), jun­to con mi­la­ne­sa de ter­ne­ra, fu­si­lli con fi­le­to di po­mo­do­ro y, de pos­tre, ri­cot­ta. Hoy en día, son bue­na su­ge­ren­cia en una me­sa de­cem­bri­na, ade­más del play­list en la que no pue­den fal­tar “My Way”, “I’ve Got You Un­der My Skin” y “New York, New York”, no só­lo por la nos­tal­gia que ins­pi­ra la tem­po­ra­da, sino tam­bién por­que su cum­plea­ños era na­da me­nos que el 12 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.