LO NO TAN NE­GRO DE ‘EL NE­GRO’

QUÉ PA­SA POR LA MEN­TE DE UN HOM­BRE QUE ES­TÁ EN LA CI­MA DEL CI­NE MUN­DIAL? ES­TU­VI­MOS, FREN­TE A FREN­TE, CON ALE­JAN­DRO GONZÁLEZ IÑÁ­RRI­TU.

Life and Style (México) - - CONTEN IDO - TEX­TO JUAN MANUEL NA­VA­RRO

Iñá­rri­tu, por un mo­men­to, to­ma un des­can­so de Holly­wood pa­ra crear Car­ne y are­na, una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca que re­tra­ta el te­ma de los in­mi­gran­tes apo­yán­do­se de la reali­dad vir­tual. Pla­ti­ca­mos con él de ci­ne, re­des so­cia­les y la po­si­bi­li­dad de vol­ver a fil­mar en Mé­xi­co.

Mi­rar ha­cia aden­tro. Las pe­lí­cu­las de Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu lo­gran jus­to es­to. Obli­gan a ce­rrar los ojos, apa­gar la luz del mun­do co­mo si fue­ra una sa­la ci­ne y mi­rar ha­cia no­so­tros mis­mos pa­ra bus­car res­pues­tas. Por­que con su fil­mo­gra­fía, el di­rec­tor me­xi­cano no ha he­cho más que cues­tio­nar so­bre te­mas vi­ta­les: ¿por qué es tan di­fí­cil, a ve­ces, co­nec­tar con las per­so­nas que ama­mos? ( Amo­res perros, 2000), ¿es po­si­ble per­do­nar a quien nos arre­ba­tó lo más pre­cia­do? ( 21 Grams, 2003), ¿son muy dis­tin­tos el amor y las fa­mi­lias en el mun­do? ( Ba­bel, 2006), ¿có­mo se afron­ta la muer­te? ( Biu­ti­ful, 2010), ¿por qué es tan im­por­tan­te el re­co­no­ci­mien­to y la fa­ma pa­ra el hom­bre? ( Bird­man, 2014) y ¿pue­de la ven­gan­za do­mar el do­lor de per­der a un hi­jo? ( The Re­ve­nant, 2015) y ¿por qué te­ne­mos ol­vi­da­da la con­di­ción hu­ma­na de las per­so­nas in­mi­gran­tes y re­fu­gia­das? ( Car­ne y are­na, 2017)

En po­co me­nos de dos dé­ca­das, des­de su dis­rup­ti­va ópe­ra pri­ma, Iñá­rri­tu ha lo­gra­do una tra­yec­to­ria siem­pre acla­ma­da, tan­to por la crí­ti­ca más se­ve­ra de los fes­ti­va­les —en Can­nes es ado­ra­do; su­ma cin­co ga­lar­do­nes— y tam­bién ser abra­za­do por Holly­wood —ahí es­tán sus cin­co Óscar; dos de ellos con­se­cu­ti­vos co­mo me­jor di­rec­tor—, to­do es­to sin sa­cri­fi­car su pun­to de vis­ta co­mo au­tor. Más allá de su ta­len­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co y su don pa­ra di­ri­gir ac­to­res —fi­nal­men­te él le dio la an­he­la­da es­ta­tui­lla a Leo­nar­do DiCa­prio—, hay que re­co­no­cer que ‘El ne­gro’ tie­ne la ga­llar­día pa­ra no ce­der an­te las ten­ta­cio­nes y pre­sio­nes de la in­dus­tria, y así ser con­gruen­te con su fi­lo­so­fía y su le­ga­do ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Aun­que lo su­yo es el dra­ma, tie­ne arro­jo, ga­llar­día, y se atre­ve a sa­lir de su zo­na de con­fort. Con Bird­man de­mos­tró que tam­bién tie­ne hu­mor y con The Re­ve­nant de­jó cla­ro que pue­de ha­cer un cos­to­so fil­me de es­tu­dio a su ma­ne­ra, fil­ma­do só­lo con luz na­tu­ral, sin con­ce­sio­nes: si no que le pre­gun­ten a DiCa­prio, a quien le hi­zo co­mer el co­ra­zón de un ca­ba­llo y na­dar en un río gé­li­do.

Su más re­cien­te obra, Car­ne y Are­na (2017), es la ma­te­ria­li­za­ción de su per­so­na­li­dad in­quie­ta, que abo­rre­ce lo au­to­com­pla­cien­te, es una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca que re­tra­ta el te­ma in­mi­gran­te apo­yán­do­se en la reali­dad vir­tual. Ac­tual­men­te ex­pues­ta en el Cen­tro Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio Tla­te­lol­co, en la CDMX, y en el Los An­ge­les County Mu­seum of Art, en Ca­li­for­nia, don­de Iñá­rri­tu pla­ti­có en ex­clu­si­va con Li­fe and Sty­le, es­ta obra to­mó por sor­pre­sa has­ta a la Aca­de­mia, que, sin em­bar­go, su­po reac­cio­nar a tiem­po y lo pre­mió en no­viem­bre con un Óscar es­pe­cial —¡que no se en­tre­ga­ba des­de 1996!— por “abrir nue­vas puer­tas de per­cep­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca”. Nue­va­men­te, Iñá­rri­tu nos sor­pren­de al evo­lu­cio­nar y al obli­gar­nos a mi­rar, jun­to con él, ha­cia el fu­tu­ro del ci­ne. ¿Le in­tere­sa de­jar es­cue­la con su es­ti­lo? “Yo no sé en­se­ñar na­da, ésa es la ver­dad. Yo apren­dí por mí mis­mo, soy au­to­di­dac­ta”, di­ce. Pla­ti­ca­mos un buen ra­to con él, tiem­po en el que nos mos­tró su la­do más ho­nes­to.

Pa­ra em­pe­zar, ¿có­mo de­fi­nes a Ale­jan­dro? ¿So­ña­dor, apa­sio­na­do, ter­co...?

Es pre­gun­ta muy di­fí­cil. No sé có­mo de­fi­nir­me, no sé si pue­da por­que no me veo a mí mis­mo. De he­cho, ni si­quie­ra me to­mo mu­chas sel­fies, no ten­go re­des so­cia­les, no me pro­mue­vo a mí mis­mo. To­da­vía no me he he­cho un pro­duc­to pa­ra ven­der, no sa­bría de­cir­te có­mo soy por­que no me veo muy se­gui­do.

Y có­mo di­rec­tor, ¿te po­drías de­fi­nir?

Soy muy ob­se­si­vo, muy ro­mán­ti­co. ¿Di­fí­cil? Sí y no. Sí, por­que, evi­den­te­men­te, exi­jo lo me­jor de las per­so­nas y de las co­sas. Siem­pre ten­go una gran fe en la gen­te, así que les de­man­do lo me­jor que pue­dan dar­me. Y, des­de lue­go, me exi­jo a mí mis­mo pri­me­ro que a ellos. Mues­tro lo que yo pue­do dar. En ese sen­ti­do, sí soy muy exi­gen­te. La me­dio­cri­dad me im­pa­cien­ta de­ma­sia­do, ten­go ce­ro to­le­ran­cia en ese te­ma, ade­más de la ti­bie­za. Por otro la­do, soy fá­cil por­que ten­go muy cla­ro lo que ne­ce­si­ta la pe­lí­cu­la, no lo que ne­ce­si­to yo. Ten­go muy cla­ro ha­cia dón­de va el pro­yec­to, así que pue­do ser muy cla­ro en las co­sas que pi­do. Hay mu­chas per­so­nas que se pue­den per­der y ser con­fu­sas, pe­ro yo do­mino los ob­je­ti­vos y soy exi­gen­te en los re­sul­ta­dos. Ése es mi tra­ba­jo.

Re­cién re­ci­bis­te tu quin­to Óscar, ¿con­si­de­ras que has con­quis­ta­do Holly­wood?

Nun­ca lo vi co­mo una con­quis­ta. Pa­ra mí, el ci­ne no es una con­quis­ta. Me pa­re­ce­ría muy an­gus-

tian­te ser un con­quis­ta­dor. Con el te­ma de la pu­bli­ci­dad, por ejem­plo, es dis­tin­to por­que es­tá ali­men­ta­da por co­sas mu­cho más su­per­fi­cia­les, co­sas más de mo­da. Ahí hay que es­tar a la van­guar­dia: to­do es su­per­fi­cial y rá­pi­do. A di­fe­ren­cia del ci­ne, la pu­bli­ci­dad me an­gus­tia­ba mu­chí­si­mo, pe­ro siem­pre me gus­ta re­pe­tir es­to: jun­to con la ra­dio y el tea­tro, fue­ron los ríos que me lle­va­ron al océano. El ci­ne es ese océano in­fi­ni­to que nun­ca vas a po­der en­ten­der.

¿Có­mo se na­ve­ga con éxi­to en los ríos que lle­van al océano?

En mi ca­so, fil­mé mu­cho, es­tu­dié tea­tro, hi­ce co­mer­cia­les mu­cho tiem­po y lle­gó un mo­men­to en el que, de­li­be­ra­da­men- te, me di cuen­ta de que de­bía en­con­trar al­go que en la vi­da me pu­die­se sos­te­ner du­ran­te mu­chos años y que no fue­se una co­sa mo­men­tá­nea, pe­re­ce­de­ra, o, al me­nos, que no mu­rie­ra tan rá­pi­do.

¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra do­mi­nar en el ci­ne?

Nun­ca lo vas a po­der do­mi­nar. Puedes na­ve­gar eter­na­men­te sin lle­gar a nin­gún lu­gar, sim­ple­men­te, por el pla­cer de na­ve­gar. Es de­cir, puedes te­ner 80 años y se­guir ha­cien­do ci­ne. Yo quería eso, quería en­con­trar al­go que me pu­die­ra dar cre­ci­mien­to in­te­rior y ex­te­rior, y que no ter­mi-

na­ra. Por­que el ci­ne ja­más se va a aca­bar. Nun­ca lo pen­sé co­mo al­go que voy a con­quis­tar. Yo de­cía: “De­bo te­ner al­go que me dé la po­si­bi­li­dad de hacerlo, aun­que es­té vie­jo”.

¿Sien­tes pre­sión de te­ner que lle­var en al­to el nom­bre de Mé­xi­co por el mun­do?

No me pon­go la ban­de­ra co­mo hé­roe na­cio­nal. A mí me gus­ta ser par­te de la con­ver­sa­ción mun­dial. Soy un or­gu­llo­sí­si­mo me­xi­cano al que le en­can­tan sus raí­ces, pe­ro, tam­bién, me en­can­tan mis alas con las que vue­lo a to­dos la­dos y pue­do par­ti­ci­par en la con­ver­sa­ción de la reali­dad mun­dial.

¿Te con­si­de­ras una fuen­te de ins­pi­ra­ción?

Si en un mo­men­to da­do tu obra, tu tra­ba­jo, ins­pi­ra o mo­ti­va a al­guien, se sien­te una gran sa­tis­fac­ción y es pa­drí­si­mo por­que, fi­nal­men­te, tienes un im­pac­to po­si­ti­vo en la vi­da de al­guien.

¿Por qué crees —y has de­cla­ra­do— que no fue gra­cias a ti que Leo­nar­do DiCa­prio ga­nó su pri­mer Óscar?

Por­que el in­di­vi­dua­lis­mo me mo­les­ta mu­chí­si­mo. Si fue­ra así, en ese ca­so, Leo­nar­do tam­bién me re­ga­ló el Óscar a me­jor di­rec­ción por­que, si él no hu­bie­ra ac­tua­do tan bien, la di­rec­ción no hu­bie­ra te­ni­do los mis­mos re­sul­ta­dos. Es co­mo si la mano iz­quier­da y la mano de­re­cha em­pe­za­ran a dis­cu­tir y una le di­je­ra a la otra: “Yo ha­go to­do, es­cri­bo, ha­go es­to, lo otro y tú no ha­ces na­da”. Cier­to, pe­ro cuan­do tú te cla­vas un cla­vo, la mano iz­quier­da en­tra; cuan­do es­cri­bes en la compu­tado­ra, las dos ma­nos en­tran... lo que quie­ro de­cir es que la com­pli­ci­dad da co­mo re­sul­ta­do un buen tra­ba­jo. Yo no le doy na­da a na­die, nos da­mos. So­mos un or­ga­nis­mo don­de, si hay una di­rec­ción, tie­ne que ha­ber, cla­ra­men­te, una idea. To­dos los ele­men­tos tie­nen que dar lo me­jor.

La cla­ve son los equi­pos de tra­ba­jo...

Es que no exis­te na­da que sea in­di­vi­dual. To­dos es­ta­mos in­ter­co­nec­ta­dos, por eso exi­jo lo me­jor no só­lo de los ac­to­res, sino de ca­da uno de los miem­bros del equi­po. Sé que cual­quier mi­cro­cé­lu­la que fa­lle en el or­ga­nis­mo va a in­fec­tar a to­do el cuer­po. No puedes ig­no­rar eso. Un ex­tra que es­té ac­tuan­do mal pue­de rom­per­le la ma­dre a una es­ce­na. Es co­mo una so­pa ex­qui­si­ta: no pue­de ser­lo si tie­ne un pe­lo.

¿Eres igual de exi­gen­te en tu vi­da que en el set?

En un prin­ci­pio, te­nía ese há­bi­to de que las co­sas de­bían fun­cio­nar de al­gu­na for­ma, pe­ro he tra­ba­ja­do mu­cho en los úl­ti­mos años pa­ra ren­dir­me a la reali­dad. Aho­ra la acep­to tal co­mo es. Es de­cir, la reali­dad de una pe­lí­cu­la de­pen­de de mí, pe­ro la de mi vi­da no. Es­ta úl­ti­ma es más com­ple­ja que lo que yo creo o qui­sie­ra que fue­ra mi vi­da. En los úl­ti­mos años, he apren­di­do a ren­dir­me, a acep­tar esa mi­le­na­ria co­sa que se lla­ma la vi­da, a de­jar que flu­ya y a que me en­se­ñe lo que es, no lo que yo quie­ro que sea. Cuan­do era más in­ma­du­ro, era más idio­ta, ego­cén­tri­co e im­bé­cil, pe­ro siem­pre se­guí apren­dien­do. Lo úni­co bueno de ha­cer­te vie­jo, a ve­ces, es que puedes lle­gar a ser un po­qui­ti­to más sa­bio en al­gu­nas co­sas.

¿En qué crees que ha cam­bia­do el di­rec­tor de Amo­res perros al rea­li­za­dor de Car­ne y are­na?

Creo que en la re­la­ción con la ma­te­ria, di­ga­mos, con el ofi­cio. El ci­ne, en mi for­ma de con­ce­bir­lo, de abor­dar­lo y de en­ten­der­lo, evo­lu­cio­na con la per­so­na, evo­lu­cio­na con­ti­go mis­mo. Pa­ra na­da soy la mis­ma per­so­na de ha­ce 16 o 17 años.

¿Có­mo se dio Car­ne y are­na? Aun­que na­ció ha­ce cin­co años, em­pe­zó a ges­tar­se des­de Ba­bel, in­clu­so, an­tes, cuan­do es­ta­ba en la pre­pro­duc­ción y es­cu­cha­ba las his­to­rias de los in­mi­gran­tes que en­tre­vis­té en la fron­te­ra pa­ra el per­so­na­je de Ame­lia (Adria­na Ba­rra­za). Lue­go lo re­pen­sé, ha­ce cin­co años, cuan­do el me­dio de la reali­dad vir­tual em­pe­zó a ser más ac­ce­si­ble, aun­que la tec­no­lo­gía no es­ta­ba lis­ta. Fi­nal­men­te, em­pe­cé

full ti­me ha­ce un año o un año y me­dio.

¿Có­mo de­fi­ni­rías es­te pro­yec­to?

Car­ne y are­na es una for­ma de abor­dar el im­por­tan­te te­ma de la in­mi­gra­ción pa­ra po­der con­fron­tar a la gen­te con la reali­dad. Aun­que, tris­te­men­te, con la reali­dad vir­tual por­que ya he­mos per­di­mos la sen­si­bi­li­dad pa­ra ver la reali­dad. Aho­ra ne­ce­si­ta­mos la tec­no­lo­gía pa­ra vi­vir o ex­pre­sar la reali­dad. Pe­ro es un pro­yec­to que ayu­da a la con­cien­cia so­cial de una co­mu­ni­dad tan frá­gil, en es­pe­cial, en es­tos mo­men­tos, co­mo la de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos. Es un pro­yec­to in­no­va­dor en el que la más al­ta tec­no­lo­gía se uti­li­za pa­ra una de las si­tua­cio­nes más an­ti­guas que en­fren­ta el ser hu­mano: la in­mi­gra­ción.

¿En qué es di­fe­ren­te al ci­ne?

En to­dos los as­pec­tos. De al­gu­na for­ma, en Car­ne y are­na es­tás ac­ti­vo: no es­tás vien­do al­go, lo es­tás ex­pe­ri­men­tan­do. El ci­ne se ve, Car­ne y are­na es una ex­pe­rien­cia. Siem­pre lo vi­sua­li­cé co­mo una in­ter­pre­ta­ción mía de la reali­dad, de la vi­sión de una co­mu­ni­dad que ha si­do se­cues­tra­da por las ideo­lo­gías y que no ha per­mi­ti­do ver lo que su­ce­de con es­tas per­so­nas y, por lo tan­to, es­tán aban­do­na­das en su des­tino. Los in­mi­gran­tes son huér­fa­nos de am­bos paí­ses.

“Des­pre­cio la po­lí­ti­ca. Creo que la po­li­ti­za ciónd el as­co­sas, jun­to con las ideo­lo­gías, han se­cues­tra­do la reali­dad y no nos de­jan ver­la ”.

¿Ima­gi­nas­te ga­nar un Óscar con una ins­ta­la­ción vir­tual?

Nun­ca. So­mos las pri­me­ras per­so­nas de la his­to­ria en ga­nar una es­ta­tui­lla sin ha­ber he­cho una pe­lí­cu­la. Se me ha­ce her­mo­so por­que es el na­ci­mien­to de un nue­vo ar­te, sí, vi­sual y auditivo, pe­ro mul­ti­di­men­sio­nal. No es­tá den­tro de un mar­co y tie­ne in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des. No es pa­si­vo, por el con­tra­rio, es muy ac­ti­vo.

¿Crees que es­te ti­po de ar­te se re­pli­ca­rá en los pró­xi­mos años? ¿Da pa­ra más te­mas?

Sí, la ma­yo­ría, muy pa­té­ti­cos por­que ha­brá mu­chos te­mas co­mo vi­deo­jue­gos, pornografí­a e, in­clu­so, de se­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca. Se­rá uti­li­za­do pa­ra for­ta­le­cer las ideo­lo­gías ha­cia di­fe­ren­tes la­dos. Pe­ro tam­bién se pue­de uti­li­zar pa­ra ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, hu­ma­nís­ti­cas y es­té­ti­cas de di­fe­ren­tes ar­tes. Tam­bién pue­de cam­biar los es­ce­na­rios de mu­seos y ga­le­rías. Es­toy con­ven­ci­do de que pue­de ser uti­li­za­do de for­ma po­de­ro­sa. Creo que to­da­vía no sa­be­mos si­quie­ra has­ta dón­de lo po­de­mos lle­var. El me­dio tie­ne una gra­má­ti­ca vi­sual y to­da una sin­ta­xis que ape­nas es­ta­mos des­cu­brien­do. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes lo van a lle­var a lu­ga­res in­creí­bles una vez que en­ten­da­mos has­ta dón­de pue­de lle­gar es­to.

¿Cual­quie­ra pue­de ha­cer ci­ne?

Los chi­cos que estudian ci­ne no lo sa­ben, pe­ro ya son ci­neas­tas. Cuan­do le das a un chi­co la con­fian­za y lo mo­ti­vas pa­ra que no le pi­da per­mi­so a na­die pue­de ha­cer una pe­lí­cu­la be­llí­si­ma. Por­que de­be sa­ber que no ne­ce­si­tas li­cen­cia ni per­mi­so de na­die pa­ra ha­cer ci­ne, in­clu­so, con un te­lé­fono puedes ha­cer una pe­lí­cu­la. Eso es lo bo­ni­to, por­que en las es­cue­las no les ha­cen creer eso, les di­cen que es mu­cho más di­fí­cil. Des­de lue­go, hay que ver mu­chí­si­mo ci­ne y hay que leer mu­chí­si­mo del te­ma y apren­der de tus com­pa­ñe­ros.

¿Crees que es fá­cil ha­cer lo que tú ha­ces?

Apren­der de ci­ne, tal cual, no me pa­re­ce que sea muy di­fí­cil. De he­cho, co­noz­co mu­cha gen­te que sa­le de las uni­ver­si­da­des es­pe­cia­li­za­das me­nos pre­pa­ra­dos que los que van por la iz­quier­da. Es de­cir, ha­cer ci­ne es fá­cil. La par­te téc­ni­ca y el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co no son tan com­ple­jos, en reali­dad, son muy pri­mi­ti­vos. Lo que es bien di­fí­cil es te­ner al­go que de­cir y que con­tar, eso es lo más im­por­tan­te. Lue­go, lo com­pli­ca­do es ser ho­nes­to y sa­ber có­mo de­cir­lo.

¿Cuál es el más sig­ni­fi­ca­ti­vo de los Óscar que has ga­na­do?

Ca­da uno tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy im­por­tan­te, pe­ro te po­dría de­cir que el Óscar por Car­ne y are­na es muy es­pe­cial por­que no hu­bo per­de­do­res. Cuan­do es­tás en una com­pe­ten­cia, o eres per­de­dor o eres ga­na­dor, y si te al­zas con la vic­to­ria sa­bes que otros cua­tro es­tán he­chos mier­da. Sa­bes que per­die­ron. En esos ca­sos, siem­pre me que­da una sen­sa­ción muy des­agra­da­ble. El que ha­ya re­ci­bi­do es­te Óscar sin que na­die ha­ya per­di­do —o, in­clu­so ga­na­do, por­que fue un re­co­no­ci­mien­to a un pro­yec­to— tie­ne un sig­ni­fi­ca­do her­mo­so por­que, ade­más, lo hi­ce sin la in­ten­ción de ser re­co­no­ci­do, de ga­nar pre­mios ni de ven­der bo­le­tos. Ja­más pen­sé que al­go que no era ci­ne po­día ga­nar un ga­lar­dón de la Aca­de­mia. Eso me tie­ne con­ten­to y me ha­ce sen­tir muy or­gu­llo­so.

“Apren­der de ci­ne, tal cual, no me pa­re­ce que sea muy di­fí­cil. Lo que es bien di­fí­cil es te­ner al­go que de­cir y que con­tar”.

En ge­ne­ral, ¿qué pien­sas de la po­lí­ti­ca?

Des­pre­cio la po­lí­ti­ca. Creo que la po­lí­ti­ca, o la po­li­ti­za­ción de las co­sas, jun­to con las ideo­lo­gías, han se­cues­tra­do la reali­dad y no nos de­jan ver­la. Cuan­do se ha­ce po­lí­ti­ca se de­gra­da, se re­du­ce co­mo equi­pos de fut­bol: blan­co y ne­gro.

¿Te in­tere­sa opi­nar del te­ma?

La po­lí­ti­ca es muy pri­mi­ti­va, muy bá­si­ca fren­te a la reali­dad que es mu­cho más her­mo­sa, com­ple­ja y poé­ti­ca. Es ahí don­de en­tra el ar­te y el hu­ma­nis­mo. Yo es­toy más en ese la­do. No me gus­ta te­ner una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca por­que no me con­si­de­ro un po­lí­ti­co, no soy po­lí­ti­co. Tam­po­co me con­si­de­ro ejem­plo de na­da, mu­cho me­nos, lí­der po­lí­ti­co. Me pa­re­ce una res­pon­sa­bi­li­dad muy pe­li­gro­sa de to­mar. Yo ha­go las co­sas lo me­jor que pue­do y, re­pi­to, si mi tra­ba­jo im­pac­ta a al­guien po­si­ti­va­men­te, me en­can­ta, pe­ro no lo sien­to co­mo un de­ber mío por­que no es pa­ra lo que tra­ba­jo. Me de­bo na­da más a mí, en el sen­ti­do de que la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad que uno tie­ne co­mo ar­tis­ta es ser fiel a uno mis­mo, ser ho­nes­to con­ti­go mis­mo. Hay que ha­cer lo me­jor que pue­das en la for­ma en que tú ves las co­sas y ex­pre­sar­lo lo me­jor que pue­das. Lue­go, que Dios te ben­di­ga por­que lo de­más no lo con­tro­las tú.

¿Qué pien­sas de los es­cán­da­los se­xua­les que se han da­do en Holly­wood en me­ses re­cien­tes?

Creo que be­ne­fi­cian a la jus­ti­cia y a la re­la­ción de hom­bres con mu­je­res. Ya es ho­ra de que esa vi­sión ma­chis­ta y mi­só­gi­na del hom­bre, de ob­je­ti­vi­zar a la mu­jer, se ter­mi­ne. Ce­le­bro que hoy es­tén ex­pues­tos a la ver­güen­za quie­nes lo han eje­cu­ta­do y me en­can­ta que las mu­je­res es­tén en­va­len­to­na­das pa­ra “ha­blar al tú por tú” y que no se que­den ca­lla­das con nin­gún ti­po de abu­so. Yo ten­go una hi­ja y es­pe­ro que es­té mas pro­te­gi­da en un fu­tu­ro... y que al­guien se lo pien­se tres ve­ces más an­tes de po­ner una mano en ella. Por otro la­do, me preo­cu­pa que, en ca­sos a ve­ces no tan cla­ros, las re­des so­cia­les se pue­dan con­ver­tir en la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia y que se in­cen­die a al­guien con he­chos no com­pro­ba­bles o que ne­ce­si­ta­rán in­ves­ti­ga­ción más pro­fun­da. El in­cen­dio so­cial pue­de ter­mi­nar una ca­rre­ra con un ar­ma no tan jus­ta.

¿ Te gus­ta­ría re­gre­sar a fil­mar a Mé­xi­co?

Ten­go un pro­yec­to que se es­tá ger­mi­nan­do. No sé cuán­do va­ya a ter­mi­nar­lo, pe­ro sí ten­go pla­nes en un fu­tu­ro de re­gre­sar a Mé­xi­co.

¿ Vol­ve­re­mos a ver la man­cuer­na González Iñá­rri­tu-Lu­bez­ki? ¿O sa­le muy ca­ro ‘El Chi­vo’ con tres Óscar?

No lo sé, ¡ya co­bra de­ma­sia­do el pin­che Chi­vo! Ya se ha­ce mu­cho de ro­gar (ri­sas).

OTRO ÓSCAR Una ima­gen de Ale­jan­dro du­ran­te sus tra­ba­jos en Car­ne y are­na, una ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca que re­tra­ta el te­ma de los in­mi­gran­tes apo­yán­do­se en la reali­dad vir­tual, que le va­lió su quin­to pre­mio de la Aca­de­mia.

EL TRI­PLE­TE El ma­go de la len­te, Em­ma­nuel ‘Chi­vo’ Lu­bez­ki, Leo­nar­do DiCa­prio y Ale­jan­dro González Iñá­rri­tu po­san pa­ra una fo­to tras ob­te­ner ca­da uno, el Óscar por The Re­ve­nant, du­ran­te la 88a en­tre­ga de la co­di­cia­da es­ta­tui­lla, en fe­bre­ro de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.