LA PLU­MA DE MISTER PAUL

Life and Style (México) - - LIFE / LITERATURA -

Aus­ter do­mi­na de nue­vo la me­sa de no­ve­da­des de las li­bre­rías con un nue­vo tí­tul0 4 3 2 1, don­de la fic­ción es la cla­ve pa­ra na­rrar nues­tra reali­dad.

Paul Aus­ter vis­te de ne­gro y es di­fí­cil des­ci­frar ha­cia dón­de di­ri­ge su mi­ra­da, ocul­ta de­trás de unas ga­fas os­cu­ras. Apro­ve­cha las pau­sas de las pre­gun­tas pa­ra fu­mar de un ci­ga­rro elec­tró­ni­co. A pe­sar de ex­pre­sar can­san­cio, in­ten­ta ser cor­dial. Cuan­do se re­fie­re al ac­to es­cri­tu­ral, gol­pea con sus de­dos en el ai­re las hi­po­té­ti­cas te­clas de una vie­ja má­qui­na de es­cri­bir, una si­mi­lar a la que aún uti­li­za pa­ra crear sus no­ve­las de per­so­na­jes sor­pren­den­tes. Sen­ta­do, fren­te a no­so­tros, abier­to a la en­tre­vis­ta, no es di­fí­cil ima­gi­nar­lo... Paul es una má­qui­na de es­cri­bir bien.

El azar y la coin­ci­den­cia son una cons­tan­te en su obra, ¿qué tan pre­sen­tes es­tán en su vi­da co­ti­dia­na?

Yo no lo lla­mo coin­ci­den­cia, le lla­mo “la in­ci­den­cia de lo inesperado”. Lo inesperado su­ce­de con enor­me fre­cuen­cia en el día a día. Es “la me­cá­ni­ca de la reali­dad”.

¿Es és­ta reali­dad el de­to­nan­te de la no­ve­la 4 3 2 1?

To­dos mis li­bros tie­nen pre­sen­te el ele­men­to de la reali­dad. En sí, son rea­lis­tas. Qui­zás és­te es mu­cho más den­so, tie­ne más de­ta­lles. Es, tal vez, tres ve­ces más lar­go que cual­quier otro li­bro que es­cri­bí en el pa­sa­do. ¿Qué de­to­nó es­te li­bro? En reali­dad no lo sé. Sin em­bar­go, hay dos li­bros au­to­bio­grá­fi­cos en par­ti­cu­lar que, di­ga­mos, pre­pa­ra­ron el te­rreno pa­ra lo que es es­ta fic­ción: Dia­rio de invierno e In­for­me del in­te­rior. En el nue­vo li­bro ha­blo de la ni­ñez, un te­ma que me in­tere­sa mu­cho y, a me­di­da que me ha­go más vie­jo, más me in­tere­sa.

Fer­gu­son, el pro­ta­go­nis­ta, vi­ve cua­tro vi­das dis­tin­tas... En la vi­da real ¿cuán­tas vi­das pue­de vi­vir una per­so­na?

Una, so­la­men­te una. Nos po­de­mos ima­gi­nar mu­chas otras, pe­ro real­men­te só­lo vi­ves una.

Men­cio­nó que el tra­ba­jo de un escritor era un ac­to so­li­ta­rio, ¿no co­rre el ries­go de ser un tra­ba­jo egoís­ta?

No, la ver­dad no veo la co­ne­xión. En to­da ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca tienes que es­tar so­lo. Los ar­tis­tas ne­ce­si­ta­mos la so­le­dad. Po­de­mos es­tar tal vez ocho ho­ras de­di­ca­dos a nues­tro tra­ba­jo y so­los, cuan­do a la ma­yo­ría de la gen­te es­to no le gus­ta. Sin em­bar­go, el día no tie­ne só­lo ocho ho­ras, tie­ne 24 y des­pués de esas ho­ras de tra­ba­jo en so­le­dad el res­to del tiem­po es­toy con otras per­so­nas. Es­toy con la fa­mi­lia, con mi es­po­sa, ten­go 37 años de ca­sa­do. No puedes ser un buen ma­ri­do si eres egoís­ta. Eso es im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.