LA VI­DA DES­PUÉS DE UN TRA­GO

Life and Style (México) - - L IFE / CINE -

En su vi­si­ta a Mé­xi­co co­mo Em­ba­ja­do­ra Glo­bal del Internatio­nal Scotch Day, Su­ki Wa­ter­hou­se nos di­ce có­mo bri­llar a par­tir de un whisky.

La in­gle­sa no pa­re­ce mo­de­lo. No es mio­pía ni lo­cu­ra. Es cier­to que es una ru­bia con unas pier­nas que pa­re­cen no ter­mi­nar nun­ca. De he­cho, sa­be po­sar con tal gra­cia que, en me­nos del tiem­po es­pe­ra­do, nues­tro fo­tó­gra­fo di­ce, re­la­ja­do, que ya tie­ne la ima­gen que ne­ce­si­ta­ba. In­clu­so, pa­ra con­tra­de­cir la idea ini­cial, la bri­tá­ni­ca es ima­gen de mar­cas de mo­da. Pe­ro sos­ten­go que no pa­re­ce mo­de­lo es por­que su ac­ti­tud —ale­ja­da del ar­que­ti­po de mu­jer per­fec­ta que va por el mun­do co­mo un án­gel que no se des­pei­na— se ase­me­ja más al de una chi­ca roc­ke­ra con la que sien­tes que po­drías ha­blar de fut­bol y be­ber cer­ve­za o whisky (no por na­da es la Em­ba­ja­do­ra Glo­bal del Internatio­nal Scotch Day que se ce­le­bra en fe­bre­ro). Bas­ta me­nos de una ho­ra de shoo­ting con ella en un bar de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra cons­ta­tar­lo: si el fo­tó­gra­fo le di­ce que po­se jun­to al piano, ella se mon­ta so­bre él y lan­za una mi­ra­da fe­li­na a la cá­ma­ra; si es­cu­cha una can­ción que le gus­ta, co­mien­za a can­tar al­to, sin pe­na; y cuan­do se le pre­gun­ta si le emo­cio­na más ver­se en la portada de una re­vis­ta de mo­da que en el póster de una pe­lí­cu­la, no ti­tu­bea en in­cli­nar­se por la se­gun­da op­ción. “La ac­tua­ción es mu­cho más im­por­tan­te pa­ra mí. Nun­ca me sen­tí en ca­sa cuan­do fui mo­de­lo. La ver­dad es que siem­pre lo con­si­de­ré co­mo una fa­se, co­mo un es­ca­lón pa­ra ha­cer otras co­sas ma­yo­res”, di­ce en en­tre­vis­ta pa­ra Life and Style, en su re­cien­te vi­si­ta al país.

Es­tá cla­ro que, pa­ra Su­ki, hi­ja de un ci­ru­jano plás­ti­co y una en­fer­me­ra, las pa­sa­re­las fue­ron un ata­jo afor­tu­na­do. Ja­más ima­gi­nó que en un pub, a los 17 años, se­ría des­cu­bier­ta por una ca­za­ta­len­tos, a quien tar­dó un año en de­ci­dir­se a lla­mar. Lo que al fi­nal la mo­ti­vó fue su de­seo de que­rer in­de­pen­di­zar­se cuan­to an­tes. “Es­ta­ba de­ses­pe­ra­da por su­bir­me un avión pa­ra co­no­cer el mun­do… pe­ro nun­ca me con­si­de­ré una bue­na mo­de­lo —di­ce en­tre ri­sas—. No soy ma­la­gra­de­ci­da, la mo­da me ha da­do mu­cho, co­mo la opor­tu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.