EL PO­DER DEL DE­POR­TE

Life and Style (México) - - PLAY / DEPORTES -

Mi­chael John­son fue el hom­bre más ve­loz del pla­ne­ta, que ga­nó po­der con sus pies. Hoy, jun­to a la Fun­da­ción Lau­reus, el atle­ta usa es­to pa­ra trans­for­mar el mun­do.

An­tes de Usain Bolt es­tu­vo Mi­chael John­son. Pun­to. No hay otra ma­ne­ra de com­pren­der­lo o sen­ten­ciar­lo: era el rey de la ve­lo­ci­dad. El hom­bre espectácul­o. Nues­tro Flash. Nues­tro Bolt. Pe­ro lle­ga un día en que hay que, li­te­ral­men­te, col­gar los te­nis y de­jar atrás un le­ga­do. Y John­son no fue la ex­cep­ción. Só­lo que hay un de­ta­lle: Mi­chael sí en­ten­dió su po­der co­mo atle­ta pa­ra cam­biar el mun­do y es por eso que lle­gó a tra­ba­jar a la Fun­da­ción Lau­reus, en­car­ga­da de usar el de­por­te co­mo he­rra­mien­ta de trans­for­ma­ción so­cial.

Colin Kae­per­nick dio una mues­tra a la NFL y a Es­ta­dos Uni­dos del po­der de un atle­ta pa­ra cam­biar la reali­dad, ¿de­be ser la fun­ción de un de­por­tis­ta?

Siem­pre exis­tió la po­si­bi­li­dad de que los atle­tas ac­tua­ran en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas, más allá del cam­po de jue­go. Hoy, los que tie­nen el po­der sa­ben que sí exis­te una gran in­je­ren­cia de los atle­tas en el es­ta­do de áni­mo de una so­cie­dad y el ejem­plo de Kae­per­nick es per­fec­to pa­ra en­ten­der­lo. Lo que ve­mos en la NFL, a par­tir de Colin, es que mu­chos ju­ga­do­res es­tán usan­do su po­der pa­ra atraer aten­ción ha­cia la si­tua­ción ra­cial del país, y des­de ahí han crea­do una em­pa­tía im­po­si­ble de ig­no­rar por par­te del go­bierno y de las ins­ti­tu­cio­nes de­por­ti­vas.

En­ten­dis­te tu pa­pel so­cial co­mo atle­ta y dis­te un pa­so pa­ra uti­li­zar tu fa­ma pa­ra trans­for­mar el mun­do, ¿có­mo llegaste a tra­ba­jar a la Fun­da­ción Lau­reus?

Soy un miem­bro aca­dé­mi­co de Lau­reus des­de sus ini­cios. Mi pa­pel ahí es uti­li­zar mi per­fil co­mo atle­ta y el es­ta­tus que lo­gré pa­ra resaltar el tra­ba­jo que la fun­da­ción ha­ce en torno a la ma­ne­ra de usar el de­por­te co­mo una he­rra­mien­ta de cam­bio so­cial. Lo que in­ten­ta­mos es ha­cer en­ten­der el al­can­ce que tie­ne y así re­ca­bar fon­dos pa­ra po­der lle­var el de­por­te don­de más se ne­ce­si­ta en el mun­do. Ahí mi pa­pel es atraer la aten­ción de los me­dios al tra­ba­jo que ha­ce­mos. Al fi­nal, no es que ne­ce­si­te­mos en­ten­der la esen­cia de los pro­ble­mas, sino ha­cer en­ten­der el al­can­ce que pue­de te­ner pa­ra trans­for­mar una so­cie­dad.

¿Có­mo re­su­mi­rías la esen­cia de la fun­da­ción?

No im­por­ta dón­de es­tés en el mun­do, si hay gen­te jo­ven que no tie­ne opor­tu­ni­da­des por la po­bre­za, de­be­mos bus­car có­mo sa­car­los de ahí y nues­tra la­bor es en­con­trar or­ga­ni­za­cio­nes con las que tra­ba­je­mos pa­ra lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.