LEN­TE DE CAM­PEO­NA­TO

VER LOS PAR­TI­DOS DEL MUN­DIAL A NI­VEL DE CANCHA ES EL SUE­ÑO DE MI­LLO­NES Y AGUS­TÍN CUEVAS SA­BE CÓ­MO VI­VIR­LO CON SU OFI­CIO CO­MO GRAN HE­RRA­MIEN­TA: EL OJO DEL FO­TÓ­GRA­FO DE­POR­TI­VO.

Life and Style (México) - - CONTENIDO - TEX­TO MAR GAR­CÍA FO­TOS AGUS­TÍN CUEVAS

En 10 pá­gi­nas, abri­mos bo­ca (o pu­pi­la) pa­ra es­te mun­dial, a tra­vés de un por­ta­fo­lio fo­to­grá­fi­co del gran Agus­tín Cuevas.

SIN FOR­TA­LE­ZA

Ho­lan­da aca­ba­ba de eli­mi­nar a Mé­xi­co el 29 ju­nio de 2014. Pa­sa­mos de es­tar en el quin­to par­ti­do a que­dar fue­ra en mi­nu­tos. “Sin sa­ber qué pa­só a cien­cia cier­ta, co­men­cé a bus­car a los ju­ga­do­res me­xi­ca­nos a tra­vés de mi cá­ma­ra. En­con­tré a Chi­cha­ri­to así, co­mo se ve en la fo­to, con el le­tre­ro de la ciu­dad se­de de­trás: For­ta­le­za. Des­de mi po­si­ción, en la som­bra que me otor­ga­ba el te­cho del es­ta­dio, pen­sé en lo du­ro que se­ría ese mo­men­to pa­ra él y sus com­pa­ñe­ros ba­jo el abra­sa­dor sol bra­si­le­ño”, di­ce Agus­tín Cuevas.

la ri­sa del cam­peón

“En el mo­men­to en el que hay un cam­peón al que ya se le en­tre­gó la co­pa y con ella da la vuel­ta olím­pi­ca, to­do el res­pe­to que los fo­tó­gra­fos te­ne­mos se con­vier­te en ham­bre por es­tar lo más cer­ca po­si­ble de los ga­na­do­res. Ya no hay re­glas”, ex­pli­ca Agus­tín. “Cuan­do Ale­ma­nia se acer­có a su pú­bli­co pa­ra fes­te­jar el tí­tu­lo que aca­ba­ban de con­se­guir el 13 de ju­lio, Ma­nuel Neuer, el por­te­ro, nos em­pu­jó a to­dos –unas 30 cá­ma­ras– por­que no lo de­já­ba­mos lle­gar a la tri­bu­na pa­ra ce­le­brar con su gen­te. Abrió los bra­zos unos cin­co me­tros (o, al me­nos, así lo sen­tí), nos en­vol­vió en ellos y nos qui­tó, de un so­lo mo­vi­mien­to, a to­dos. Re­za­ga­dos del fes­te­jo, los in­vo­lu­cra­dos en aque­lla co­sa in­ve­ro­sí­mil nos vol­tea­mos a ver un se­gun­do, pa­ra lue­go vol­ver a en­trar al grand slam o cha­ca­leo fo­to­grá­fi­co.

¡MOR­DI­DA!

El 24 ju­nio 2014 su­ce­dió al­go ca­si in­ve­ro­sí­mil en los mun­dia­les. “Gior­gio Chie­li­ne, de­fen­sa ita­liano, co­men­zó a que­jar­se. Mos­tra­ba el hom­bro, apa­ren­te­men­te mor­di­do, al ár­bi­tro”, re­me­mo­ra Agus­tín. “Co­men­zó a ge­ne­rar­se una sen­sa­ción de es­cán­da­lo. Bus­qué a Luis Suárez, de in­me­dia­to, y lo en­con­tré “so­bán­do­se” los dien­tes. Una ima­gen ra­rí­si­ma que cap­tu­ré. Ho­ras des­pués me en­te­ré de que ha­bían sus­pen­di­do al uru­gua­yo del Mun­dial”.

ese tram­po­lín co­no­ci­do co­mo gol

“El es­ta­dio, to­tal­men­te ama­ri­llo, ru­gía a mi al­re­de­dor”, des­cri­be Agus­tín. “En­ton­ces, Ney­mar sal­tó en el mo­men­to jus­to, fren­te a mí. Los mo­men­tos más im­pre­sio­nan­tes de es­te ti­po de fo­to­gra­fías es que no te acuer­das de un so­lo rui­do, só­lo el de tu cá­ma­ra ha­cien­do clic”.

Los pri­me­ros acer­ca­mien­tos de Agus­tín Cuevas al mun­do de la fo­to­gra­fía fue­ron, has­ta cier­to pun­to, in­di­rec­tos. Un gran apa­sio­na­do del ci­ne, en las sa­las des­cu­brió el po­der de la ima­gen y su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir una visión del mun­do. Pe­ro fue le­jos de las bu­ta­cas y los te­lo­nes don­de des­cu­brió su ver­da­de­ra vo­ca­ción.

Co­mo la in­men­sa ma­yo­ría de los hom­bres me­xi­ca­nos, su más gran­de pa­sión en la vi­da es el fut­bol y que­ría ju­gar­lo co­mo pro­fe­sio­nal. Al no te­ner mu­cho éxi­to per­si­guien­do su sue­ño, en­con­tró la ma­ne­ra de man­te­ner­se cer­ca del cam­po: re­tra­tan­do su uni­ver­so. Tras años de ha­cer­lo a tra­vés de la pluma, Cuevas cam­bió su he­rra­mien­ta por la cá­ma­ra. “En 2005, me fui con un fo­tó­gra­fo de­por­ti­vo a la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes de Ale­ma­nia. En Leip­zig, lle­ga­mos a un Bra­sil-Gre­cia y, al acer­car­nos al es­ta­dio, la en­tra­da de fo­tó­gra­fos es­ta­ba de­lan­te nues­tro. Mi com­pa­ñe­ro de via­je to­mó rum­bo a la cancha y yo me fui ha­cia la zo­na de pren­sa, en lo más al­to del es­ta­dio. En el ca­mino ha­cia mi lu­gar, lo su­pe: quie­ro es­tar ahí aba­jo, quie­ro con­tar, con imá­ge­nes, mi gran pa­sión, quie­ro ser tan bueno pa­ra que me en­víen por to­do el mun­do a cap­tu­rar esos mo­men­tos. Unas cuan­tas se­ma­nas des­pués vol­ví a Mé­xi­co y com­pré mi pri­me­ra cá­ma­ra di­gi­tal”, re­ve­la, po­nién­do­le fe­cha al día en que co­men­zó to­do.

Y qué bueno que así lo hi­zo. Tras 15 años de tra­ba­jo, dan­do sus pri­me­ros pa­sos y clics re­tra­tan­do a la liga en la que ju­ga­ba los sá­ba­dos, co­men­zó a per­se­guir el ob­je­ti­vo de to­mar fo­tos me­jo­res. Hoy, sus imá­ge­nes de­mues­tran un do­mi­nio de la téc­ni­ca, pe­ro, ade­más, trans­mi­ten su visión: una que atra­pa emo­cio­nes y que re­ve­la la be­lle­za ex­tre­ma del fut­bol. Su cuen­ta de Ins­ta­gram (@agus­cue­vas) des­pier­ta re­cuer­dos y llama la aten­ción de quién la mi­ra a de­ta­lle, pe­ro tam­bién re­ve­la un fo­tó­gra­fo con­cen­tra­do en to­do mo­men­to. Con jus­ta ra­zón, va­rios ju­ga­do­res lo con­tac­tan con re­gu­la­ri­dad pa­ra pe­dir­le que les re­ga­le la fo­to que les to­mó.

Si tie­ne al­gu­na pre­fe­ren­cia por un equipo, se lo guarda ce­lo­sa­men­te. “No soy de los pe­rio­dis­tas que traen el es­cu­do por de­lan­te”, afir­ma. Pe­ro lo que sí re­ve­la es su com­pro­mi­so con la Se­lec­ción de Mé­xi­co: “Só­lo pue­do pen­sar en un par­ti­do que no se ha da­do nun­ca y que me en­can­ta­ría do­cu­men­tar: Mé­xi­co en una fi­nal de Co­pa del Mun­do”. Pe­ro mien­tras eso su­ce­de, pla­ti­ca­mos con él so­bre su la­bor y de lo que es­pe­ra del Mun­dial que es­tá por do­cu­men­tar.

¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­nes de Ru­sia 2018?

Me en­tu­sias­ma to­do: la gen­te, el cli­ma, la co­mi­da, la be­bi­da, las jor­na­das de tra­ba­jo, vol­ver a po­ner­me las chin­gas de mi vi­da, el olor a Mun­dial, en fin, to­do. En re­su­men, vi­vir, otra vez, el me­jor mes de mi vi­da. Sin du­da, lo es.

¿Cuál es tu se­cre­to pa­ra plas­mar esos ins­tan­tes?

Só­lo amar lo que ha­ces, por en­ci­ma de to­do. Sen­tir un pro­fun­do res­pe­to por el jue­go y por los per­so­na­jes que lo ha­cen po­si­ble.

¿Qué es lo más inol­vi­da­ble que has vi­vi­do a ni­vel cancha?

Cuan­do ha­ces al­go que te apa­sio­na tan­to, ca­da even­to sig­ni­fi­ca mu­cho, de ver­dad. Pe­ro re­cuer­do, con es­pe­cial ca­ri­ño, dos fi­na­les del fut­bol me­xi­cano, de las más de 20 que me ha to­ca­do pre­sen­ciar. Una de To­lu­ca con­tra Cruz Azul en el es­ta­dio del To­lu­ca, don­de pa­só de to­do y al fi­nal, en pe­na­les, los Diablos Ro­jos que­da­ron cam­peo­nes. La otra es la de Amé­ri­ca con­tra Cruz Azul en el Azteca, don­de hu­bo un gol de úl­ti­mo mi­nu­to ¡del por­te­ro del Amé­ri­ca! Fue épi­co. Ade­más, ver a Mé­xi­co en dos mun­dia­les y po­der vi­vir las fi­na­les de los mun­dia­les de Su­dá­fri­ca 2010 y Bra­sil 2014. A ve­ces ni yo me creo que es­tu­ve ahí.

¿Có­mo ha cam­bia­do tu dis­fru­te del jue­go?

Co­mo afi­cio­na­do me apa­sio­na­ba: men­ta­ba ma­dres si mi equipo per­día y tam­bién llo­ra­ba de emo­ción cuan­do ga­na­ba. Era de los fie­les. Asis­tía a to­dos los par­ti­dos. Esa in­men­sa pa­sión se fue trans­for­man­do en una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de ser el en­car­ga­do de do­cu­men­tar ese even­to. No po­día de­jar de te­ner las fo­tos por cul­pa de una emo­ción.

¿Qué par­ti­do aún no pue­des creer que tu­vis­te la for­tu­na de po­der do­cu­men­tar?

No creo que ha­ya uno igual de emo­cio­nan­te que Uru­guay-Gha­na en Su­dá­fri­ca 2010. Luis Suárez de­tu­vo con las ma­nos un gol in­mi­nen­te de Gha­na en el úl­ti­mo mi­nu­to del jue­go. Lo ex­pul­sa­ron y fue pe­nal pa­ra Gha­na. Si lo me­tían, pa­sa­ban a se­mi­fi­na­les y eli­mi­na­ban a Uru­guay. El gran vi­llano era Suárez. Gha­na, es­tan­do en Áfri­ca, el fa­vo­ri­to. Se co­bra el pe­nal y lo fa­llan, na­die en el es­ta­dio Soc­cer­city po­día creer­lo, ni gha­ne­ses, ni uru­gua­yos, ni afi­cio­na­dos. Na­die. Se van a tiem­po ex­tra, lle­gan a los pe­na­les y un lo­co uru­gua­yo de­fi­ne la se­rie con un co­bro de pe­nal­ti a lo Pa­nen­ka. Vi­ví una no­che his­tó­ri­ca des­de la cancha.

¿Cuál es la ma­yor idea equi­vo­ca­da que has es­cu­cha­do que la gen­te tie­ne de tu tra­ba­jo?

Que es muy sen­ci­llo, que bas­ta con “apre­tar un bo­tón” pa­ra lo­grar las imá­ge­nes y no hay na­da más ale­ja­do de la realidad. El tra­ba­jo re­quie­re un ni­vel de es­pe­cia­li­za­ción muy al­to, mu­chí­si­mas ho­ras de prác­ti­ca y ex­pe­rien­cia, ac­tua­li­za­ción cons­tan­te de co­no­ci­mien­tos y equipo, buen estado fí­si­co pa­ra aguan­tar las lar­gas jor­na­das así co­mo car­gar el equipo y mu­chos de­ta­lles más que la gen­te no ve. Hay que su­mar un fac­tor que no exis­te en otros ám­bi­tos de la fo­to­gra­fía: la suer­te. Acá no le pue­des pe­dir a los ju­ga­do­res que me­tan el gol otra vez o que ha­gan la mis­ma ju­ga­da. Aquí no hay re­pe­ti­cio­nes instantáne­as. L&S

los ojos so­bre el tal lio­nel

“Po­drías es­tar con los ojos ce­rra­dos y, aun así, sa­ber cuan­do Leo Mes­si se acer­ca: el dis­pa­ro de las cá­ma­ras, to­das al uní­sono, se con­vier­te en un so­lo rui­do, co­mo el de una me­tra­lle­ta tra­tan­do de al­can­zar su ob­je­ti­vo. Im­pac­tan­te”, re­ve­la Agus­tín. En la ima­gen, el de­lan­te­ro en el jue­go con­tra Ho­lan­da, el 9 de ju­lio de 2014. Un par­ti­do que se de­fi­nió en pe­na­les y le dio el pa­se a la se­lec­ción de Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.