BA­LO­NES DE 8 MM

Life and Style (México) - - LIFE / CINE -

El pa­ra­le­lo en­tre el fut­bol y el ci­ne con­sis­te en emo­cio­nes y glo­rias que se ade­cuan al co­rrer de una his­to­ria.

Un es­ta­dio de fut­bol no es tan di­fe­ren­te a una sa­la de ci­ne. To­dos de­po­si­tan su aten­ción en un rec­tán­gu­lo (la cancha y la pantalla) y des­de las gra­das, uno se en­tre­ga sin fil­tros a lo que pa­sa al fren­te. En sen­ti­do con­tra­rio, de­lan­te hay ac­to­res que quie­ren con­tar una his­to­ria, eri­zar la piel, arran­car lá­gri­mas, cor­tar alien­tos. No es ca­sua­li­dad que las pe­lí­cu­las y el fut­bol fun­cio­nen tan bien cuan­do se les jun­ta y que, en cier­ta me­di­da, el co­rrer del ce­lu­loi­de lle­gue a emo­cio­nar tan­to co­mo un ti­ro de tres de­dos. “El fut­bol de­pen­de del tiem­po, los no­ven­ta mi­nu­tos del par­ti­do y los que re­ga­la o in­ven­ta el ár­bi­tro”, es­cri­bi­ría Juan Vi­llo­ro. Y de in­me­dia­to en­con­tra­mos otra se­me­jan­za. En pro­me­dio, par­ti­dos y pe­lí­cu­las du­ran en­tre 90 y 120 mi­nu­tos. No es ra­ro, en­ton­ces, que ci­neas­tas de éli­te y cul­to, co­mo Emir Kus­tu­ri­ca, ha­yan pues­to a co­rrer la cá­ma­ra cuan­do ro­da­ba el ba­lón. Es­tos filmes, que he­mos ele­gi­do en el mar­co de la Co­pa del Mun­do Ru­sia 2018, y que van des­de la fic­ción has­ta lo do­cu­men­tal, lo jus­ti­fi­can: en un ci­ne no se pue­de gri­tar un gol, pe­ro se pue­de vi­vir de igual mo­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.