LA JO­YA DE LA CO­RO­NA

El tam­bién lla­ma­do Cos­mos Are­na fue el úl­ti­mo es­ta­dio mun­dia­lis­ta en inau­gu­rar­se, su­peran­do los pro­ble­mas en su edi­fi­ca­ción. Hoy, es­tá lis­to pa­ra la his­to­ria.

Life and Style (México) - - PLAY / DEPORTES -

Es el gran re­fe­ren­te de la ar­qui­tec­tu­ra de­por­ti­va que Ru­sia mos­tra­rá al mun­do y es­tá lis­to pa­ra res­pon­der a la ex­pec­ta­ti­va. Se tra­ta de Cos­mos Are­na, el es­ta­dio que ini­ció su cons­truc­ción en ju­lio de 2014, cua­tro años des­pués de que la can­di­da­tu­ra de Ru­sia pa­ra al­ber­gar el mun­dial de 2018 re­sul­ta­ra ven­ce­do­ra, cau­san­do re­vue­lo en­tre los mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que si­guen ha­bi­tual­men­te la liga lo­cal, com­pues­ta por 16 clu­bes, y que vie­ron la opor­tu­ni­dad de te­ner el es­ta­dio que una afi­ción leal me­re­ce.

Con la ciu­dad de Sa­ma­ra con­fir­ma­da co­mo se­de del cer­ta­men, lle­gó el pri­mer pro­yec­to de es­ta­dio el que pro­po­nía la cons­trucc­ción de un in­mue­ble en una is­la al sur de la en­ti­dad. Ahí, en don­de el río Vol­ga se fun­de con la re­gión. Pe­ro la ta­rea re­sul­tó im­po­si­ble an­te la fal­ta de ca­rre­te­ras o puen­tes que co­nec­te­ran la is­la con Sa­ma­ra y los or­ga­ni­za­do­res de­ci­die­ron cam­biar el te­rreno al dis­tri­to Ra­diot­sentr, don­de se co­men­zó la cons­truc­ción.

Una zo­na ro­dea­da por cen­tros re­si­den­cia­les y mar­ca­da por la gran can­ti­dad de em­pre­sas ae­ro­es­pa­cia­les ubicadas en la re­gión, sien­do fi­gu­ras cla­ve pa­ra en­ten­der el nom­bre y el di­se­ño del Cos­mos Are­na, un es­ta­dio que vi­vió dos re­tra­sos de­bi­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, pe­ro que ter­mi­nó cum­plien­do el gran de­seo de la afi­ción ru­sa y de la FIFA: “Es una es­ca­le­ra al es­pa­cio”, di­jo el di­rec­tor de com­pe­ti­cio­nes de la ins­ti­tu­ción, Colin Smith.

Un es­pa­cio don­de vi­ve una ‘na­ve’ que fue di­se­ña­da pa­ra dar la im­pre­sión del fu­tu­ro, en gran me­di­da apo­ya­do por el di­se­ño de la par­te más ele­va­da del re­cin­to (a más de 65 me­tros de al­tu­ra) don­de los 32 pa­ne­les dan la for­ma de un ob­je­to vo­la­dor no iden­ti­fi­ca­do. Y es pre­ci­sa­men­te en es­tos de­ta­lles en los que ra­di­ca su be­lle­za, que lo lle­vó a ser “el es­ta­dio más es­té­ti­co de Ru­sia”, de acuer­do con la FIFA.

El Sa­ma­ra Are­na ofrece una ex­pe­rien­cia muy ale­ja­da de la que otor­ga el gi­gan­tes­co Es­ta­dio Olím­pi­co de Luzh­ni­kí de Mos­cú, don­de las di­men­sio­nes sor­pren­den a primerizos y los pa­si­llos con­fun­den a inex­per­tos. En el Cos­mos será sen­ci­llo ima­gi­nar que, en lu­gar de pre­sen­ciar un en­cuen­tro fut­bo­lís­ti­co, se es­tá ex­plo­ran­do el in­te­rior de un vehícu­lo con ma­trí­cu­la in­ter­ga­lác­ti­ca.

Así, cuan­do el mun­dial se re­suel­va y Sa­ma­ra des­pi­da a sus hués­pe­des, la na­ve se con­ver­ti­rá en la ca­sa del club Kryl­ya So­ve­tov, que será el en­car­ga­do de de­fen­der la cancha, tal co­mo lo hi­zo en la inauguraci­ón, el 28 de abril de 2018. Un pró­lo­go exi­to­so.

ES­PA­CIAL. El Cos­mos Are­na se cons­tru­yó en el dis­tri­to de Ra­diot­sentr, una re­gión vin­cu­la­da a la in­dus­tra es­pa­cial. La idea era si­mu­lar un crá­ter de as­te­roi­de en su ba­se, y una na­ve en su fa­cha­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.