ATRÁS DE LA HIS­TO­RIA

Life and Style (México) - - PUNTO FINAL - Syl­via Geor­gi­na Es­tra­da Syl­via Geor­gi­na Es­tra­da es pe­rio­dis­ta cul­tu­ral, poe­ta y au­to­ra de los li­bros La ca­sa abier­ta y El li­bro del adiós. Ac­tual­men­te es edi­to­ra de la sec­ción Ar­te del pe­rió­di­co Zó­ca­lo y co­la­bo­ra­do­ra de Ra­dio Zó­ca­lo.

EN EL NUE­VO MI­LE­NIO, VE­MOS A MU­JE­RES PRE­PA­RA­DAS AL LA­DO DEL PRE­SI­DEN­TE EN TURNO. EL CAM­BIO VIE­NE DES­DE ABA­JO, POR QUIE­NES SE LE­VAN­TAN A ECHAR A AN­DAR LA VI­DA DIA­RIA.

En el ar­chi­vo de Al­fon­so Ca­rri­llo Váz­quez —fo­tó­gra­fo del pe­rió­di­co El Na­cio­nal por ca­si 40 años— exis­te una ima­gen en la que se ve a So­le­dad Oroz­co en­fun­da­da en tra­je de tehua­na, po­san­do para la cá­ma­ra jun­to a un gru­po de mu­je­res con el mis­mo atuen­do. No son­ríe. Si se mi­ra la fo­to con aten­ción, se pue­de apre­ciar a su ma­ri­do, Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho, sen­ta­do en un si­llón al fon­do mien­tras ates­ti­gua la es­ce­na con in­do­len­cia.

Al goo­glear el nom­bre de So­le­dad Oroz­co, Wikipedia arro­ja es­ta des­crip­ción: “La Pri­me­ra Da­ma se de­di­có por en­te­ro a aten­der su ho­gar y a su ma­ri­do, a quien ca­ri­ño­sa­men­te lla­ma­ba ‘Ma­no­lo’. Do­ña So­le­dad asis­tía a ca­si to­dos los ac­tos ofi­cia­les, acom­pa­ña­ba al pre­si­den­te en las gi­ras por los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca y apa­re­cía con fre­cuen­cia en la sec­ción de so­cia­les de los pe­rió­di­cos, ves­ti­da con fi­nos tra­jes y cu­bier­ta de pie­les que mu­cho le gus­ta­ban”.

Por la his­to­ria na­cio­nal no só­lo han des­fi­la­do hé­roes y cau­di­llos, tam­bién sus es­po­sas, a pe­sar de que sus nom­bres ra­ra vez se re­cuer­dan. Ahí es­tá Mar­ga­ri­ta Ma­za de Juárez, que se pa­sea­ba por los rin­co­nes de una vie­ja ca­so­na de Sal­ti­llo, preo­cu­pa­da por la suer­te de su es­po­so; la in­se­pa­ra­ble Sa­ri­ta, que si­guió a Fran­cis­co I. Ma­de­ro en su lu­cha con­tra la dic­ta­du­ra de Por­fi­rio Díaz; o Mart­ha Saha­gún de Fox, que pa­só de vo­ce­ra a pri­me­ra da­ma y, lue­go, a vi­lla­na favorita de los re­flec­to­res me­diá­ti­cos.

Du­ran­te años, las mu­je­res de los pre­si­den­tes tu­vie­ron un pa­pel li­mi­ta­do en la es­fe­ra pú­bli­ca, re­la­cio­na­do ade­más con fun­cio­nes pro­pias del ma­tri­mo­nio: el cui­da­do de los ni­ños y su edu­ca­ción, la aten­ción del ho­gar, el apo­yo al ma­ri­do. Ta­reas que fue­ron tras­la­da­das a la fi­gu­ra de la pri­me­ra da­ma, en­fo­ca­da a la­bo­res de asis­ten­cia so­cial y cu­yo pre­ce­den­te fue es­ta- ble­ci­do por Vir­gi­nia Sa­li­nas, es­po­sa de Ve­nus­tiano Carranza. En su li­bro La suer­te de la con­sor­te, pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en 1999, Sa­ra Sef­cho­vich apun­ta có­mo Vir­gi­nia ini­ció el tra­ba­jo que des­pués ha­rían to­das las pri­me­ras da­mas del país. En va­rias imá­ge­nes de la épo­ca se ob­ser­va có­mo la cie­ne­guen­se re­par­te re­ga­los, co­mi­da y ju­gue­tes a sol­da­dos, ni­ños y gen­te po­bre.

Pe­ro en Mé­xi­co tam­bién hay pri­me­ras da­mas que no se man­tu­vie­ron a la som­bra del po­der. Sa­ra Pé­rez Ro­me­ro de­jó la comodidad de su ho­gar en San Pe­dro de las Co­lo­nias, Coahui­la, por una vi­da re­vo­lu­cio­na­ria al la­do de Ma­de­ro. De he­cho, cuan­do el au­tor de La su­ce­sión pre­si­den­cial es­tu­vo en­car­ce­la­do en Mon­te­rrey, Sa­ri­ta vi­vió con él en pri­sión y con­si­guió la fian­za —10,000 pe­sos, una can­ti­dad con­si­de­ra­ble para la épo­ca— para sa­car a Ma­de­ro de la pe­ni­ten­cia­ría de San Luis Po­to­sí.

La lla­ma­da “Pri­me­ra Da­ma de la Re­vo­lu­ción” no só­lo acom­pa­ñó a Ma­de­ro en su lu­cha por la de­mo­cra­cia, ella mis­ma aren­gó a las tro­pas, fo­men­tó los clu­bes an­ti­rree­lec­cio­nis­tas, or­ga­ni­zó ac­tos pro­se­li­tis­tas, par­ti­ci­pó en las cam­pa­ñas mi­li­ta­res y tra­ba­jó con la Cruz Blan­ca Neu­tral de la Hu­ma­ni­dad, fun­da­da por su ami­ga Ele­na Arizmendi. Su vi­ta­li­dad so­cial ter­mi­nó, en for­ma abrup­ta, con el ase­si­na­to de su ma­ri­do, en fe­bre­ro de 1913.

Ha pa­sa­do más de un si­glo des­de que Sa­ri­ta pu­so in­te­lec­to en su la­bor de pri­me­ra da­ma. En el nue­vo mi­le­nio he­mos vis­to a mu­je­res con una am­plia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal al la­do del pre­si­den­te en turno, in­clu­so hu­bo quien fue can­di­da­ta a la si­lla que ocu­pó su ma­ri­do en Los Pi­nos. Es­te cam­bio no co­rres­pon­de a una lí­der o he­roí­na, se ha for­ja­do des­de aba­jo, por las mu­je­res que ca­da ma­ña­na se le­van­tan para echar a an­dar la vi­da co­ti­dia­na, que es­tá ahí, ina­mo­vi­ble, atrás de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.